Fiestas libres de violencias machistas

Por María Reglero

Que las mujeres vivamos una vida libre de violencias machistas es un derecho humano fundamental reconocido a nivel internacional. Libres de violencias en el ámbito de la familia, la pareja, expareja, el trabajo, en nuestras comunidades, online, y en el espacio público. 

Porque sobre la relación que las mujeres tenemos con el espacio público podríamos escribir largo y tendido, ya que es el espacio en el que tradicionalmente un sistema patriarcal nos quiere poco o nada visibles, con perfil muy bajo, solo a ciertas horas y en ciertos lugares. 

Lee el resto de la entrada »

Damas anónimas: historias de mujeres y cine

Por Patricia Álvarez Casal

Los documentales son necesarios pero dolorosos; las películas, sin embargo, tienen la capacidad de empatizar de tú a tú. Son capaces de hacer que entiendas a Mata Hari y de que te pongas en pie defendiendo que su historia no es sino el fruto de la rebelión contra una serie de abusos intolerables para una mujer que no está de acuerdo en ser dominada, en cuya mentalidad no entra la opción de ser sumisa. También hace que te subas a los pedales de Wadjda y quieras ser la más rápida en la flamante bici verde esmeralda; que quieras ser veloz…, y libre.

Hay formas y formas de conocer el feminismo, de generar debate y opinión crítica, y una forma, quizás más global, de acercarlo a aquellas personas que no están familiarizadas con el tema es con el libro Damas anónimas. Historias de mujeres y cine de Nines del Río y Ana Delgado. El libro es una guía calei­doscópica que mediante una selección de películas y la reflexión informada define un punto de vista sobre la situación de la mujer y sus derechos, a través de grandes figuras o de pequeños dramas anónimos a lo largo del tiempo y de la anchura del mundo. Una obra que, partiendo de veintidós filmes, aboga por una igualdad sin ambages desde una óp­tica feminista.

Además está ilustrado para conseguir una continuidad de imagen, que lo hace más armónico, amable e integrado. Cada película tiene una luz, un fotografía diferente, que a través de la ilustración se puede plasmar. Es primordial hacer retrospectiva histórica para contar de dónde venimos y para que los que hemos tenido la suerte de nacer en un estado más equilibrado, reflexionemos sobre todo el trabajo que se ha hecho anteriormente, que valoremos lo que tenemos y que seamos conscientes de que esa lucha se hizo de manera colectiva. Debemos seguir luchando por un mundo mejor y más justo.

La educación contemporánea tiene muchas carencias, y entre sus lagunas nos parece que hay una total falta de espacio a la formación histórica feminista. Llegar al público joven no es fácil; llegar a personas que no han estado en contacto con este aprendizaje ni con los movimientos sociales feministas tampoco lo es, sobre todo si cada día te dicen que el feminismo ya está instaurado, que ya no hay discriminación, que ya se lograron los objetivos, que vale, que ocurrió, pero que ya está todo el trabajo hecho.

Patricia Álvarez Casales periodista de formación y actualmente la responsable de edición en Libros.com y de una pequeña editorial que creó hace un par de años de divulgación histórica, Huevo Cósmico Editorial.

La ‘venta’ del Orgullo

Por Amelia Neumayer

Cuando tenía 19 años me mudé a Nueva York para estar más cerca de mi primera novia. Encontré un trabajo de verano como captadora de socios a pie de calle de la parte de la Unión Americana de los derechos civiles. Mi primer cargo fue aprender un texto sobre el matrimonio gay. Me sentí rebelde estando en la ciudad, hablando todos los días sobre el derecho de las personas gays de casarse. En junio fui al Orgullo y recibí un montón de productos arcoiris con nombres de empresas, cosas que unos meses más tarde mi madre descubriría en mi armario (lo sé, la ironía no se me escapa) y me echaría una bronca sobre “los valores cristianos”. Dos años más tarde se legalizó el matrimonio gay en los EEUU.

El primer Orgullo conmemoró las revueltas de junio de 1969 lideradas por mujeres trans de color como Marsha P. Johnson y Sylvia Rivera que protestaban en Nueva York contra la violencia de la policía. En 1970 el primer orgullo conmemoró y continuó esta lucha. Sin embargo, en la actualidad el Orgullo parece haber perdido su carácter de reivindicación política, su herencia de revuelta, de denuncia y parece haberse convertido en una fiesta más. 

@Sharon Mc Cutcheon en Pixabay.

Lee el resto de la entrada »

Colombia, tierra de defensoras

Por Julia García

«A mi papá lo mataron”, nos cuenta Silvia*. “Empezamos a asistir a reuniones de víctimas del conflicto y entonces empecé a conocer a otras mujeres Wayúu, que hablaban sobre la vulneración de sus derechos». Silvia es una defensora del pueblo indígena Wayuu, originario de la Guajira, en la parte más nororiental de Colombia donde un inmenso desierto contrasta con el turquesa mar caribe de sus costas.

Han pasado 2 años y 5 meses desde que el mundo asistiera esperanzado a la firma de los Acuerdos de Paz entre las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia-Ejército del Pueblo (FARC-EP) y el Estado. Sin embargo, a dos años de aquel histórico acontecimiento, la promesa de paz que proclamaban estos acuerdos no se ha saldado, al menos en lo que se refiere a las defensoras de derechos de la tierra y el medioambiente en el país. 

La organización Fuerza de Mujeres Wayuu defienden los derechos humanos, territoriales y ambientales. ©Pablo Tosco, Oxfam Intermón

Lee el resto de la entrada »

Que decida ella

Por Eva Garzón

Did you mean “refugiados”?, me pregunta el buscador cuando introduzco el término en femenino. No. Quise buscar precisamente lo que busqué: “refugiadas”. Me cabrea un poco, pero me anima a seguir escribiendo esta entrada sobre la ausencia de las refugiadas en los imaginarios comunes y en los lugares donde se toman las decisiones que les afectan.

Sajia Zamanii, en la frontera entre Serbia y Croacia. Con 17 años tuvo que huir de Afganistán.          © Oxfam

Lee el resto de la entrada »

Feminismo para cambiar el sistema

Por Pilar Orenes

Estos días amanecíamos con un nuevo dato: 1000 mujeres víctimas de la violencia machista, asesinadas, desde el 2003. Terrible. Y sabemos que “no están todas las que son”, que quedan muchas fuera de esta estadística que solo reconoce a los asesinatos de mujeres en manos de parejas y exparejas. Valiosísima la labor de Feminicidio.net, observatorio de la sociedad civil que visibiliza el asesinato de mujeres. Y, claro, si amplias la mirada, entonces suben aún más las cifras transmitiéndonos el horror de historias de dolor, únicas e irrepetibles pero con un sesgo común: mujeres asesinadas por hombres el hecho de ser mujeres.

Porque no nos engañemos, no es solo un número que suma a la lista de sucesos violentos aislados que ocurren en nuestros días. Estamos ante un problema social que algunos todavía se niegan a reconocer diluyéndolo en la generalidad de los hechos que se producen en los ámbitos familiares y domésticos, sin entrar en la causa ni en el sujeto que los ejerce. Invisibilizándolo. Que no nos confundan.

Lee el resto de la entrada »

El riesgo de ser niña en África

Por Pepa Benítez

Fatoumata tiene dos años y es la mediana de 3 hermanas. Su madre, mujer coraje y emprendedora se gana la vida como esteticista a domicilio en Bamako. Llegada por amor desde Togo y casada con un maliense, tiene claro que sus hijas son el motor de cambio en África, por eso no duda en trabajar duro por poner a su disposición todos los medios necesarios para que puedan estudiar y llegar a la universidad.

Su amor y esperanza en ellas se palpa en cada palabra de nuestra conversación y en los gestos de amor que les ofrece. Mirando a sus hijas nunca hubiera podido imaginar lo que Aminata, la madre de Fatoumata, me contó en una nuestras conversaciones, buscando una confidente que pudiera aconsejarla en un mundo de tradiciones machistas y religiosas. Un día, aprovechando una de sus citas de trabajo, su suegra se llevó sin su consentimiento a su hija para mutilarla genitalmente. Sin razón, sin ningún criterio, sin preguntar, sin respetar, ese día Fatoumata fue la elegida.

La cifra estimada de niñas y mujeres que sufren la mutilación genital femenina en el continente africano supera los 200 millones. Crédito: Ayuda en Acción

Lee el resto de la entrada »

En la PPIINA agradecemos, celebramos y continuamos

María Pazos Por María Pazos Morán 

La desigualdad de los permisos de maternidad es un pilar que sostiene este sistema en el que las mujeres somos las principales cuidadoras, y las más precarias en el empleo, mientras que los hombres están alejados de los cuidados y ocupan las posiciones preeminentes en la sociedad. Este no es el único obstáculo para una sociedad igualitaria, pero es uno muy importante y muy fácil de erradicar con solo conceder a los padres el derecho a ocuparse de sus bebés en igualdad. Cuando lo hacen, están contentos y les cambia el chip: se inician en los cuidados. ¿Hay algo mejor para madres, padres, criaturas y sociedad?

Después de tan largo y difícil recorrido, nuestra demanda por unos permisos iguales e intransferibles de nacimiento y adopciones ha reconocido en el texto de una ley. Desde el 1 de abril de 2019 está en vigor el Real Decreto Ley 6/2019 que establece un calendario de aumento del permiso del padre (o la otra madre) hasta llegar a 16 semanas en 2021. Y este permiso, que ya no se llamará de paternidad o maternidad sino “por nacimiento y cuidado de menor” será intransferible y pagado al 100%. Por ese logro, estamos de celebración. 

Lee el resto de la entrada »

Día contra el trabajo infantil: 11 millones de niñas invisibles

Por Blanca Carazo

Levántate antes que nadie, haz las camas, prepara el desayuno, friega los cacharros, ¿qué haces que todavía está la mesa sin recoger? ¿Y mi camisa? ¿Cómo que está sin planchar? ¡Pero cómo eres tan inútil! Horas y horas de trabajo no remunerado, no reconocido, no valorado. Horas de dedicación “pagadas”, en los peores casos, con vejaciones, aislamiento, maltrato. Violencias diarias, íntimas, invisibles. Probablemente puedes imaginar esa escena. ¿A quién ves? ¿A quién se dirigen los insultos, los reproches? ¿Un hombre? Es poco probable. ¿Una mujer? ¿De mediana edad, quizás? ¿Una niña? Sí, una niña. Millones de niñas. Unos 11 millones de ellas (y probablemente sean muchas más) que realizan trabajo doméstico en todo el mundo.

© Kiran Hania, de Pixabay

Lee el resto de la entrada »

Publicidad sin estereotipos sexistas

Por Uschi Henkes

Que desaparezcan de las pantallas las mujeres engañosamente perfectas, las noñas, las obsesivas compulsivas de la limpieza, las pacatas, las recatadas, las arpías, las banales, las que son meras comparsas, las sosas, las sin gracia, y que en su lugar, veamos mujeres de todo tipo y condición, pero que no responden a un marcado patrón, a un estereotipo. Esa es la ambición de un proyecto llamado #OVER_, que ha puesto en marcha el Club de Creativos (c d c), asociación que reúne a los profesionales que trabajan en publicidad en España, con la colaboración del Instituto de la Mujer. Un proyecto que se ha materializado en un libro y un folleto que buscan concienciar a  la industria publicitaria de la necesidad de acabar con los estereotipos que encorsetan y limitan a las mujeres.

En estas dos décadas, ha estado regido por diez profesionales, en mandatos de dos años. De los diez, nueve son hombres. Yo soy la primera mujer que preside el club en toda su historia. Mi mandato concluye ahora y quien llega es también mujer, Judith Francisco. Una rotación que representa un claro signo del cambio que estamos viviendo.
Lee el resto de la entrada »