Educación con género para un planeta sostenible

Por Giulia Pizzuti

Fue el 20 de agosto del año pasado cuando Greta Thunberg se sentó enfrente del Parlamento Sueco reivindicando la urgencia de tomar decisiones políticas para contrarrestar el cambio climático. Este día marcó también el inicio de las movilizaciones sociales que han ido cogiendo fuerza hasta lograr la organización de casi 4.000 manifestaciones en todo el mundo a las que asistimos en la semana de acción global contra la crisis climática. En España más de 300 organizaciones se han sumado a la Huelga Mundial por el Clima y han firmado el Manifiesto “en defensa del futuro, de un planeta vivo y de un mundo justo” en el que se remarca la urgencia de tomar medidas concretas ante la emergencia climática. En el Manifiesto se hace referencia a la necesidad de compromisos políticos reales y vinculantes, pero también a la necesidad de contar con una mayor participación por parte de la ciudadanía en formar parte activa de la lucha contra las causas estructurales que se encuentran a la base de la emergencia climática, económica y civilizatoria que estamos viviendo.

© Flickr

Sin lugar a duda, las manifestaciones llevadas a cabo en estos días han conseguido visibilizar de una forma extraordinaria una de las mayores emergencias a la que nos enfrentamos, el cambio climático. Pero no ha sido solamente esto, sino que también se ha logrado visibilizar el impacto que se puede conseguir cuando los y las jóvenes, la sociedad civil y de los movimientos sociales eligen tomar parte activa y levantar su voz exigiendo cambios a nivel político, económico y cultural para garantizar una vida digna a todas las personas de la generación presente y futura.  

Luchar contra las causas y consecuencias del cambio climático pasa necesariamente por hacerlo contra las desigualdades. Es también batallar por encontrar alternativas a un sistema económico, político y cultural que ha permitido que el bienestar de unos pocos se haya construido en detrimento de la mayoría de la población sin considerar, además, esa crisis climática que perjudica especialmente a las personas más vulnerables, a pesar de ser quienes menos han contribuido a provocarla. La emergencia climática evidencia una vez más el papel que tienen las desigualdades entre los países y dentro de ellos, visibiliza cómo incluso -en los contextos de crisis- la discriminación que sufren las mujeres es aún mayor. Los datos recogidos a raíz de los desastres naturales a los que hemos asistido en los últimos meses, como las sequías que han afectado el cuerno de África y los ciclones que han golpeado Mozambique evidencian que ellas, mujeres y niñas, forman parte de la población más afectada por las consecuencias generadas por el cambio climático (Oxfam, 2019).

La urgencia y la necesidad de revertir las dinámicas que se encuentran en la base de la crisis sistémica que estamos viviendo, apuntan a la importancia de contar con herramientas que puedan seguir alimentando las acciones de sensibilización y movilización emprendidas en estos días. Hay que trabajar para que su fuerza, a medida que su eco mediático vaya disminuyendo, siga alimentando el proceso de formación de una ciudadanía activamente comprometida con la construcción de una realidad más justa y sostenible.

Entendiendo que una educación de calidad y universal no es solo un derecho fundamental que proporciona los conocimientos necesarios para que cada persona pueda ejercer sus derechos sino también una de las principales herramientas para hacer frente a los retos que caracterizan la realidad en la que vivimos, resulta de fundamental importancia defender una educación que apueste por la formación de una ciudadanía critica, consciente y comprometida con la transformación social. Una educación transformadora que, fomentando el respeto de la diversidad, la conciencia medioambiental, el consumo responsable, los derechos humanos, la igualdad de género y la participación democrática, facilite las herramientas para cuestionar los comportamientos sociales tradicionales, para acabar con las desigualdades de género y para generar oportunidades y capacidades para que todas las personas puedan tomar parte activa en las dinámicas y políticas que rigen sus vidas.  

Reconocer los centros educativos como espacios de transformación social, fortalecer el papel del profesorado como agente de cambio, y facilitar la participación del alumnado en procesos de aprendizaje dirigidos a la construcción de una ciudadanía crítica y activamente comprometida con la construcción de una sociedad justa, equitativa y solidaria puede representar un paso importante para consolidar los cambios puestos en marcha por la movilización global a la que hemos asistido en esta semana y para construir una vida digna para todas las personas. 

Guilia Pizzuti es responsable territorial de Educación de Oxfam Intermón.

Escribe aquí tu comentario





    Normas para comentar en 20minutos.es

    • Antes de enviar su comentario lee atentamente las normas para comentar en 20minutos.es.
    • Esta es la opinión de los internautas, no la de 20minutos.es.
    • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
    • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
    • Por favor, céntrate en el tema.
    • Algunos blogs tienen moderación previa, ten paciencia si no ves tu comentario.

    Información sobre el tratamiento de sus datos personales

    En cumplimiento de lo dispuesto en el Reglamento (UE) 2016/679 del Parlamento Europeo y del Consejo de 27 de abril de 2016 relativo a la protección de las personas físicas en lo que respecta al tratamiento de datos personales y a la libre circulación de estos datos, y Ley Orgánica 3/2018, de 5 de diciembre, de Protección de Datos Personales y garantía de los derechos digitales le informamos que los datos de carácter personal que nos facilite en este formulario de contacto serán tratados de forma confidencial y quedarán incorporados a la correspondiente actividad de tratamiento titularidad de 20 MINUTOS EDITORA, S.L, con la única finalidad de gestionar los comentarios aportados al blog por Ud. Asimismo, de prestar su consentimiento le enviaremos comunicaciones comerciales electrónicas de productos y servicios propios o de terceros.

    No está permitido escribir comentarios por menores de 14 años. Si detectamos el envío de comentario de un usuario menor de esta edad será suprimido, así como sus datos personales.

    Algunos datos personales pueden ser objeto de tratamiento a través de la instalación de cookies y de tecnologías de tracking, así como a través de su acceso a esta web desde sus canales en redes sociales. Le rogamos consulte para una más detallada información nuestra Política de Privacidad y nuestra Política de Cookies.

    Los datos personales se conservarán indefinidamente hasta que solicite su supresión.

    Puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, supresión y portabilidad de sus datos, de limitación y oposición a su tratamiento, así como a no ser objeto de decisiones basadas únicamente en el tratamiento automatizado de sus datos, cuando procedan, ante el responsable citado en la dirección dpo@henneo.com

    Le informamos igualmente que puede presentar una reclamación ante la Agencia Española de Protección de Datos, si no está satisfecho con en el ejercicio de sus derechos.