BLOGS

Comprar por ellas

Por Belén de la Banda

Mayo. Estaba buscando algo especial para la fiesta de graduación de mi hija. No quería comprarse nada, pero como mal menor, pensó que sería buena idea buscar algo de comercio justo. No sé si hay muchas chicas de 17 años que se lo planteen, pero me pareció estupendo, y muy educativo. Desde hace más de 20 años soy una convencida del poder de los consumidores. Y también de la necesidad de que las personas seamos conscientes de las consecuencias de nuestros actos.  De todas maneras, me parecía un reto: a veces, la falta de variedad, tallas, las distancias… podrían llevar a que se frustrara esta estupenda idea.

Una trabajadora de la cooperativa Craft Resource Center, de la India, muestra un ejemplo de su trabajo. Imagen: Oxfam Intermón.

Buscamos una lista de tiendas en nuestra ciudad que practicaran moda sostenible, y decidimos empezar por una de Comercio Justo que conocemos bien, la de Oxfam Intermón en Alberto Aguilera 15, en Madrid. En este caso, el reto fue posible. Encontramos un conjunto de camisa suelta y pantalón de Veraluna de un verde oliva muy elegante, nada pretencioso, y un fular a contraste… Talla perfecta, prueba superada, experiencia positiva. No siempre ocurre, pero ocurrió.

Al llegar al mostrador, hubo otro buen momento inesperado. Nos explicaron que por comprar comercio justo, especialmente textil, estábamos participando en una campaña para demostrar que los consumidores podemos tener voz, activa y preventiva, ante situaciones como el derrumbe que se llevó la vida de mil personas en el edificio Rana Plaza, de Bangladesh, hace ahora cuatro años. Que esas personas estuvieran trabajando en la absoluta precariedad, en condiciones infrahumanas, forma parte de un sistema en el cual estamos muchas veces participando sin ser conscientes de nuestra responsabilidad.

Esa compra ha sido importante para mí. Descubrí que el pañuelo venía de una cooperativa de la India, CRC, en la que trabajan más de mil personas, y que fundó Irani Sen, una mujer de negocios visionaria y capaz de cambiar radicalmente sus vidas a través del comercio justo. Creo que merece la pena comprar por ellas.

La campaña ‘No les rebajes’ ha permitido que muchas personas, como nosotras hicimos accidentalmente, se sientan activistas y apoyen estas mujeres que sólo quieren ganarse la vida con su trabajo. Deberíamos guiarnos por una norma permanente: mirar antes de comprar. Porque es importante saber cómo cambia la vida de las personas cuando tienen la oportunidad de trabajar en una cadena de negocio digna y limpia, como muestra es te informe.

Belén de la Banda es periodista y trabaja en Oxfam Intermón. Comprometida con el Proyecto Avanzadoras.

Los comentarios están cerrados.