Se nos ve el plumero Se nos ve el plumero

"La libertad produce monstruos, pero la falta de libertad produce infinitamente más monstruos"

Entradas etiquetadas como ‘suecia’

Ha muerto Gerry Westley, la abuela de mis hijos

En primer lugar, muchas gracias a todos los amigos que han enviado su mensaje de pésame a Ana -que sigue en el área de Boston, atareada con asuntos funerarios- y al resto de la familia. Es difícil responder ahora mismo, individualmente, a cada uno. Gracias.

Pese a ser una persona extraordinaria, con una inteligencia brillante, superada tan sólo por su bondad, mi suegra, Geraldine (Gerry) Westley, apenas ha salido en los papeles.

Hoy ha muerto en su residencia de Riverwoods, Exeter, N.H., a los 89 años, y mañana se publicará una pequeña esquela y un breve obituario en el diario local.

Cuando se enteró de que Barak Obama había ganado las elecciones presidenciales norteamericanas, la abuela Westley rompió a llorar.

Como este blog tiene una pestaña de asuntos y recuerdos personales (y pido perdón a quien no le interese), me atrevo a dejar aqui constancia de que mi suegra -¡y mira que suena mal este título!- ha dejado una huella de exquisita humanidad, imponente e imborrable, en toda nuestra familia y en todos cuantos la conocieron. Fue profesora de Literatura, anticuaria, especializada en utensilios de hierro, pintora, rebelde y pionera del feminismo más auténtico. Esto último lo transmitió muy bien a su hija, Ana, y a su nieta, Andrea. (¡Si lo sabré yo!)

Es una pena que no haya publicado sus escritos, o incluso sus cartas familiares, dando cuenta de la historia cotidiana reciente de Estados Unidos desde la Gran Depresión hasta nuestros días. Su prosa era brillante, cargada de humor y de fina ironía, no exenta de ternura. Vamos a hurgar en sus archivos para recuperar algunas de sus joyas literarias domésticas.

Se han salvado, eso sí, sus acuarelas y óleos.

Hace tres semanas, su hija le organizó la última exposición de pintura de su vida. Acabo de recibir los recortes de prensa y compruebo que Grandma Westley salió en los papeles y ¡en primera página!. El titular de primera del periódico de Exeter , N.H. (la ciudad de la Phillips Academy, vivero para la Universidad de Harvard y otras “Ivy League“), es muy revelador:

Reina por un día

Mientras la abuela Westley se recuperaba de una trombosis y fractura de cadera, su hija, G. Ana Westley, dejó en este óleo un vivísimo recuerdo de nuestra última visita a su residencia. Madre e hija, cada una en su mundo…

—-

Este es un detalle de la foto (disculpen la pésima calidad) que acabo de hacer al cuadro de Ana que tenemos en casa.

Gerry Westley era muy norteamerica y también muy noruega, nieta de immigrantes de la zona de Bergen . Los abuelos de su marido, Alph Westley, tembién fueron inmigrantes noruegos, pero procedentes de la zona de Stavanger. Todos ellos se instalaron en Dakota del Norte hasta que la postguerra mundial les distribuyó por todo el país. Los pueblos de Dakota aún conservan multitud de bares y clubes con el nombre de “Sons of Norway” donde conservan las tradiciones escandinavas (comida, música, artesanía, etc.).

Ahí va una anécdota para la pequeña historia de 20 minutos, en la que mi suegra creyó haber jugado un papel de protagonista.

Me gustaría registrarla y recordarla aquí, en este blog de 20minutos.es, pues tiene relación con la superviviencia y el éxito de nuestra empresa (Multiprensa y Más, S.L.) cuya primera sede social escriturada fue el sótano de mi casa.

El diario sueco Metro (hoy desaparecido) aterrizó en Madrid y Barcelona en 2001 y trató de pisarnos los talones, mediante grandes tiradas fianciadas por su casa matriz con sede en Estocolmo. Naturalmente, nos asustamos.

Ante tamaña amenaza, nuestros socios cofundadores (siete valientes Cajas de Ahorro, entre otros) debían decidir entre cerrar nuestra compañía, pionera de la prensa gratuita diaria en España, ampliar significativamente su capital, para poder financiar grandes tiradas como las de los suecos y mantener nuenstro liderazgo o bien venderla a un poderoso grupo editor extranjero o nacional.

Entre los candidatos finalistas del “road show” figuraban nuestros competidores suecos de Metro Internacional , los italianos del Grupo Rizzoli (los dueños de El Mundo de Pedro Jota) y los noruegos del Grupo Schibsted (editores desde 1830), a quienes afortunadamente vendimos finalmente nuestra compañía.

Hoy, el grupo Schibsted, (a través de 20 minutos España S.A). es el dueño del 80% de Multiprensa y Más, S.L. editora del diario líder de la prensa española 20 minutos, de la tercera web de información general de España, www.20minutos.es , de la revista mensual Calle 20 y de la red social www.nettby.es.

Cuando Ana Westley, administradora única fundadora de Multiprensa y Más S.L comunicó a su madre, Gerry Westley, nuestra intención de vender la mayoría de control de la compañía a un socio extranjero (sueco, italiano, noruego, etc.), ya ningún grupo de comunicación español había hecho una oferta creíble, obtuvo una respuesta contundente, como sólo la podría expresar una anciana emigrante noruega que sufrió la II Guerra Mundial:

“Dont even think to sell your company to the Swedish!”

(“¡Ni se te ocurra vender tu compañía a los suecos!”)

Cuando su hija le preguntó el porqué de su reacción tan airada, replicó con igual contundencia:

“Porque los suecos dejaron pasar a los nazis de Hitler hasta Noruega”

.

Finalmente, vendimos la companía a los noruegos, naturalmente por otras razones profesionales y económicas (en ese orden) que nada tenían que ver con la invasión nazi de Noruega a través de Suecia.

El presidente de 20 minutos España S.A, Sverre Munck, es de Bergen, la ciudad de donde partieron los abuelos de mi suegra hacia Dakota del Norte. Ella estaba encantada con sus raíces noruegas y ha muerto hoy convencida quizás de que, con su intervención antinazi (y antisueca) , había cambiado el rumbo de la historia de 20 minutos.

Nunca quisimos defraudarla diciéndole que nuestro editor, el grupo noruego Schisbsted, es también el dueño del primer diario de Estocolmo (Aftonbladet)y de la primera web de Suecia (www.aftonbladet.se).

Seguramente, se habría partido de la risa.

Echaremos mucho de menos a Gerry Westley.

No encuentro palabras para celebrar la excelencia -y la superioridad moral y artística- de mi suegra.

Descanse en paz.