Se nos ve el plumero Se nos ve el plumero

"La libertad produce monstruos, pero la falta de libertad produce infinitamente más monstruos"

Entradas etiquetadas como ‘obispo de tenerife’

¿Quién pone el cascabel a los obispos? Zapatero se arruga

El partido socialista ha reaccionado hoy, con la boca pequeña, a las incendiarias y antidemocráticas arengas espiscopales contra las leyes aprobadas por el pueblo español.

El título del comunicado del PSOE (“Las cosas en su sitio”) no puede ser mas suave, melifluo o melindroso. ¿Es así como Zapatero piensa poner el cascabel al episcopado para que respete la soberanía popular? Lo dudo. Tengo la impresión de que el presidente del Gobierno se arruga cada vez que los obispos le mojan la oreja. A mi me gusta que los obispos se expresen libremente, se metan en política y digan de verdad lo que piensan. Así sabemos a qué atenernos a la hora de ir a votar.

Aún pretenden imponer sus normas a quienes no creemos en su religión. Tienen un modelo de familia. Muy bien. Lo respeto. Pero no es posible que traten aún de imponerlo a quienes no lo comparten.

El Tribunal del Santo Oficio de la Inquisición ya no está vigente en España y el franquismo y el nacionalcatolicismo de brazo en alto y dictador bajo palio se acabó hace tiempo. Alguien debería enseñar a estos obispos trabucaires que el poder reside en el pueblo y no procede, como antes, de “la gracia de Dios” o “por decreto de Alá“, como rezaba en las monedas de Franco o de Abderramán III.

Zapatero debería reaccionar seriamente dando un paso más hacia la separación constitucional de la Iglesia Católica del Estado laico.

Si nos guiamos por lo que publica El Mundo , podremos pensar que apenas ha habido reacciones de los líderes demócratas españoles a las barbaridades que dijeron los obispos el domingo pasado, en su enésima concentración contra el Gobierno de Zapatero.

Nadie les niega el derecho a hablar, a manifestarse y a predicar en la calle (quizás por la ineficacia del púlpito) todo lo que crean conveniente para sus seguidores. Tampoco podemos negar a los demás el derecho que tenemos a discrepar de sus eminencias respetuosamente, salvo -eso sí- cuando traspasan los límites de la Ley o del decoro, como fue el caso del Excrementísimo Señor Obispo de Tenerife.

El Mundo lleva hoy en su portada un breve sumario (bajo “Otras noticias“) en el que informa de la reacción del ministro de Justicia (encargado de las relaciones del Gobierno con las distintas religiones) al acto que califica de “nacionalcatolicismo“. En su interior, despacha la información correspondiente a dos columnas.

En cambio, El País dedica cuatro hermosas columnas de su portada , dos páginas interiores y un editorial a la concentración organizada por la jerarquía católica y a la que asistieron casi todos los los obispos españoles, salvo, naturalmente, el de Tenerife. Público también dedica dos páginas interiores a “El eco del mitin de los obispos” en su sección “En Portada”

El Excrementísimo Señor Obispo no sale en El Mundo

A menudo, las cartas de los lectores, obligados resumir y concentrar sus opiniones en pocas líneas (como es costumbre en 20 minutos) nos iluminan más que cien editoriales o sesudos artículos de opinión. Esta carta del lector Manuel Peris Vidal que publica hoy El País resume muy bien el estado de la cuestión entre personas que valoran la razón tanto o más que la fe. Ya empiezan a brotar por doquier reacciones de ONG´s y defensores del menor que acusan al obispo de “perversión”, “aberración” y de hacer “apología de la pederastia”

Produce escalofríos el silencio culpable y vergonzante de algunos medios de comunicación y de los líderes políticos defensores de la familia ante la infamia cometida por este obispo sinvergonzón.

He buscado por todas las páginas de El Mundo alguna información, opinión o reacción a las declaraciones de Su Excrecencia el obispo de Tenerife, Bernado Alvarez, arrepentidos quizás por el error de valoración que tuvieron ayer, y no he encontrado ni una línea. Pedro Jota lo ha considerado “no noticia“. He copiado y pegado aquí textos de El País y de Público porque no he encontrado nada en El Mundo sobre la actitud inmoral -quizás, viciosa- de este obispo tinerfeño. ¿Qué habrán hecho los pobres católicos tinerfeños para merecer este vergonzoso pastor?

Pero -¡ojo!- ni Rajoy ni Zapatero han querido mojarse en este jardín de inmundicia moral episcopal, por si acaso sus opiniones le restan votos de pederastas o violadores de menores.

¡Cuánta hipocresía!

En casos tan graves como éste, el silencio de los líderes políticos es culpable y el de los demás obispos, pecaminoso. Según sus propias creencias -que conozco muy bien y respeto, aunque no comparto- no creo que los obispos puedan comulgar ni decir misa sin antes condenar públicamente las procaces y escandalosas palabras de su colega el Excrementísimo Señor Obispo de Tenerife, que aún sigue incomprensiblemente en su cargo.

Su Excrecencia el obispo de Tenerife no es de este Mundo

Llevo muchos días sin ganas de leer la prensa de pago, refugiado en Internet y en mi trabajo (y más que nada en la poesía y la música) y con dificultad para conciliar el sueño. Los amigos me dicen que lo que me está ocurriendo es normal, en casos de duelo como el mío. Debe ser cierto. Cada día lloro menos en solitario y me siento más culpable por ello. Pero unas pastillas milagrosas de melatonina, que usaba contra el “jet lag” (cuando viajaba con frecuencia entre Nueva York y Madrid), me están ayudando a dormir.

Ayer me sacudió el asesinato de Benazir Bhutto y me despertó las ganas de enfrentarme de nuevo con la prensa de pago.

¿Qué me encuentro hoy en sus portadas?

Por supuesto, la primera noticia es unánime: el magnicidio en Pakistán . Me sobresalta y enfurece, además, otra noticia de primera página que ya había leído yo en 20minutos.es y había oído en la radio (no precisamente en la COPE de los obispos).

Me ha pasado como a Santo Tomás:

“Si no lo veo, no lo creo”.

Lo he visto en la portada de El País, en la portada de Público, en la portada de 20 minutos. Sin embargo, en la portada de El Mundo no aparece ni una sola línea sobre las vergüenzas de Su Excrecencia el todavía obispo de Tenerife, Bernardo Alvarez.

Su Excrecencia el sepulcro blanqueado obispo de Tenerife no es de este Mundo de Pedro Jota.

No encuentro palabras para denigrar, como se merece, a este prelado sinvergüenza que, a estas alturas, aún no ha sido expulsado de la diócesis de Tenerife por todos los padres que tienen hijos en edad de ser abusados por pedófilos y pederastas con sotana o sin ella.

El País le dedica al escándalo cinco columnas en su interior:

El diario Público le dedica también cinco columnas al pecaminoso obispo de Tenerife

Y 20 minutos, además de llevarlo en portada, le dedica cuatro columnas en su interior con ilustración especial de nuestro genial Eneko:

El Mundo oculta las vergüenzas episcopales en su portada y sólo informa de ellas con un minititular interior a una columna:

Cada diario conoce a su público.