Se nos ve el plumero Se nos ve el plumero

"La libertad produce monstruos, pero la falta de libertad produce infinitamente más monstruos"

Entradas etiquetadas como ‘kgb’

Iglesia-Estado: ¡Qué triste es luchar por cosas evidentes!

Los obispos amenazaron ayer al Gobierno laico de España con la desobediencia civil, la movilización callejera, la objeción de conciencia, etc., contra leyes del Estado si sus demandas sobre la enseñanza privilegiada de la religión católica en la escuela no eran atendidas a su gusto.

“Con la Iglesia hemos topado”, amigo Zapatero. Ahí quiero verle.

Sacar a nuestras tropas de Irak, y enfrentarse por ello al mayor imperio del mundo, fue una minucia, si lo comparamos con la que se le viene encima al Gobierno si mantiene sus principios éticos y su programa político y no cede a las amenazas y chantajes de los dueños de la COPE.

Entiendo que Rajoy, Acebes y Zaplana sean (o se sientan) prisioneros de la COPE y de elmundobórico.es, porque en ello les puede ir un puñado de votos de la derecha exaltada. Y que sean fieles aliados de la Iglesia. Su doctrina -dicen- está inspirada por el humanismo cristiano.

En cambio, no puedo entender el pánico que les entra a los líderes socialistas (ya sean creyentes o ateos) cuando reciben la más mínima presión, amenaza o chantaje de los obispos más montaraces y cavernícolas de la Iglesia católica. Se arrugan a la primera de cambio.

He recomendado a varios colegas por sms que no se pierdan el chiste que Forges publica hoy en El País:

Después de verlo, una colega y, sin embargo, amiga, me ha contestado con este mensaje:

“¡QUÉ TRISTE VOLVER A LOS TIEMPOS EN QUE LA VERDAD Y LO IMPORTANTE SÓLO LO DECÍAN LOS HUMORISTAS!”

Me ha recordado una frase parecida de Dürremat (creo que en “Frank V“) que decía (más o menos):

“Es triste una época en la que hay que luchar por las cosas evidentes”

La información sobre el presunto pacto educativo Iglesia-Estado sólo es publicada hoy en El Mundo y, por los mensajes cruzados y velados que envía de una parte a la otra, creo que vale la pena leerla.

Tiene algunos párrafos de opinión -como de costumbre, sin citar fuentes- que caen fueran de cualquier manual de periodismo para principiantes.

Este, por ejemplo, es uno de ellos:

“El trato es tan favorable para la Iglesia que los obispos no podrán negarse a aceptarlo”

¿Quien envía a quién este mensaje tan valorativo de la presunta oferta del Gobierno a la Iglesia?

¿Va desde el Gobierno a la Iglesia?

¿Va desde la Iglesia – con 2.000 años de diplomacia continuada- al Gobierno socialista -tan bisoño y asustadizo en estas lides?

El País -salvo por el magnífico artículo de Fernando Savater de hace un par de semanas- parece no enterarse de lo

que se juega la democracia española (y buena parte de sus lectores) con el gravísimo asunto de la enseñanza de la religión en las escuelas laicas de España, en lugar confinar tan sagrado ministerio -como ocurre en los países más avanzados del mundo- a la familia, a la parroquia, a la mezquita o a la sinagoga.

Dedica la información sobre la cumbre de los obispos, reunidos en Madrid, a la “preocupación moral” que sienten por la situación politica de España y por la unidad nacional.

Preocupación moral e indignación me produjeron a mi las palabras guerracivilistas de un obispo fascista (¿de Cartagena?) que leí en “Morir en Madrid”:

“Benditos los cañones si en la brechas que ellos abren florece el Evangelio”

¿Es esta la doctrina cristiana que quieren inculcar a mis hijos en la escuela laica?

¡Válgame dios!

Nada de esto aparece hoy en las portadas, tan diferentes, de ambos diarios.

Tan sólo comparten un tema en portada.

El Mundo, a una columna:

En ex espía ruso, a punto de morir envenenado en Londres mientras seguía una pista del asesinato de Anna Politkovskaya

El País, a tres columnas:

El envenenamineto de un ex agente ruso en Londres resucita la sombra del KGB

Sumario:

El coronel exiliado investigaba el asesinato de la periodista Politkóvskaya

Sobre el asesinato de nuestra colega rusa, Juan Goytisolo publica hoy un artículo interesante en El País. (Pongo el enlace, en lugar de copiarlo como hacía antes, por si el acceso fuera gratuito a partir de hoy).