Se nos ve el plumero Se nos ve el plumero

"La libertad produce monstruos, pero la falta de libertad produce infinitamente más monstruos"

Entradas etiquetadas como ‘jose bono’

¿Información u opinión? Pedro J. nos da gato por liebre

El Mundo titula a cuatro columnas, en portada, una opinión interesada como si se tratara de una información sobre hechos que han ocurrido. A esto se le llama en castellano dar gato por liebre.

Cuando Pedro Jota titula “… para compensar las cesiones a ETA…” está dando por hecho que Zapatero ha cedido ante ETA , ha dado concesiones a la banda terrorista.

Como opinión de El Mundo, expresada en su comentario editorial de la página 3, o en un artículo o análisis con tipografía en cursiva, podría valer este titular, por falsos que sean los hechos que da por supuestos sin prueba alguna.

Pero darlo como títular de una información, en el lugar más informativo del diario y con tipografía correspondiente al relato de hechos y no de opiniones es, simplemente, engañar al lector.

Con esta portada tan deplorable, desde el punto de vista puramente profesional, yo supendería hoy al director de El Mundo en un examen de primer curso de Periodismo.

¡Lástima de profesión!

Nostálgicos del Trono y del Altar

JUAN GOYTISOLO 09/07/2007

La lectura del reciente Foro de Debate de El Mundo en torno a la figura del cardenal-arzobispo de Toledo, Antonio Cañizares, me llenó de estupor. Tras dar la bienvenida al ilustre prelado, el director del diario madrileño le pidió disculpas por haber podido ofender a la Iglesia con motivo de una entrevista publicada en sus páginas con el escritor Álvaro Pombo, en el que éste zahería su beligerancia antilaica y su anatema contra el matrimonio homosexual. El homenaje de pleitesía a quien mejor encarna posiciones que en otros tiempos eran denominadas ultramontanas y que hoy lo son de integristas tiene al menos el mérito de dejar las cosas claras: para algunos la sociedad española, liberada al fin de siglos de tutela eclesiástica, debería someterse de nuevo a los preceptos y prerrogativas que la actual jerarquía religiosa añora y reclama en su peculiar guerra santa contra el “laicismo radical” y la, en verdad inocua, asignatura de Educación para la Ciudadanía, en la que “Dios no cuenta” y “la dimensión trascendente del ser humano queda reducida a la esfera de lo privado”.

¿Disculpas? ¿Cabe excusarse con una institución que jamás lo ha hecho por los crímenes y brutalidades que jalonan su larga y poco piadosa historia? ¿Se ha disculpado la Iglesia por los tormentos y hogueras del Santo Oficio que acabaron con la vida de decenas de millares de españoles, acusados de judaizantes, luteranos, sodomitas, hechiceros y una larga lista de herejías reales o supuestas? ¿Por la condena de quienes se arriesgaron a pensar por su cuenta y a vivir de acuerdo con su naturaleza y creencias? ¿Por su reiterada excomunión de liberales, masones, republicanos, comunistas, etcétera, desde el absolutismo fernandino hasta hace unas cuantas décadas? ¿Por su intervención directa en las guerras civiles del XIX que frenaron la modernización de España y por su vergonzoso apoyo al pronunciamiento militar contra la República, calificada nada menos que de Cruzada en la Carta Colectiva del Episcopado de 1937? ¿Por el exterminio planificado de “los rojos” por ese mismo dictador católico a quien recibían bajo palio en sus tiempos y que acuñaba con su asenso las famosas monedas de “Caudillo de España por la Gracia de Dios”?

El actual e imparable proceso de apertura de la sociedad hispana eriza los cabellos de nuestros santos tonsurados. Sus iglesias se vacían, un creciente número de jóvenes se proclaman agnósticos y, pese a las apariciones carismáticas de los dos últimos Pontífices y la espectacular mercadotecnia a su servicio, la grey se aleja de ellos y no atiende a sus diatribas contra el funesto radicalismo que “niega la libertad religiosa”. Podrían dar un ejemplo de humildad y de espíritu evangélico, pero no lo dan. Llenan sus arcas con el dinero del Estado, esto es, del bolsillo del contribuyente, ya sea católico o no, y no obstante de eso sueñan en el retorno a la alianza del Trono y el Altar. Presiden bodas principescas y de celebridades del orden de la hija del ex presidente Aznar en El Escorial, mientras privan de la facultad de decir misa a quienes se inspiran en las enseñanzas de Jesús de Nazaret en la medida en que su ejemplo pone al descubierto el fariseísmo propio y el afán de acumular poder y más poder.

Las leyes adoptadas en la actual legislatura responden a las realidades del cambio social y a las expectativas de la gran mayoría de españoles que les da la espalda. La simplificación de los procedimientos para abortar, la legalización del divorcio, la ley de parejas de hecho y el matrimonio homosexual no son los cuatro jinetes del Apocalipsis que amenazan, según ellos, los fundamentos de la sociedad. Quiebran tan sólo la sujeción de la conciencia de los fieles a los mandamientos de la Iglesia de Roma a través del confesonario y de la imposición de preceptos de imposible cumplimiento, como pueden ser el celibato de los clérigos y la castidad de los jóvenes. ¡No importa que el anatema contra los anticonceptivos condene a millones de africanos a una muerte lenta, víctimas del “monstruo de las dos sílabas”, si sus sufrimientos en este bajo mundo le redimen de sus pecados (o de los de sus padres) y facilitan su acceso a la gloria eterna en el Más Allá!

Las tesis de Huntington sobre el choque de civilizaciones no concierne por ahora a nuestros dómines. La Iglesia de Roma no busca la confrontación con el islam: secretamente, lo admira y envidia. ¿Cómo se las arregla para mantener la fe de sus fieles y para congregarlos en sus templos en tanto que los suyos cierran por falta de público y las ovejas de su antiguo rebaño se entregan al hedonismo más descarado? El culpable es el laicismo, ese laicismo que permite vivir a cada cual conforme a su conciencia.

El proselitismo expansivo de las iglesias evangélicas en Iberoamérica, con la consiguiente deserción de una parte de la propia grey, agrava su angustia y dispara todas las alarmas. ¿Por qué las otras creencias se robustecen y la suya amengua? Y, en vez de proceder a un examen de su vida y conducta y a corregir su muy poco cristiana ostentación de riqueza, nuestros obispos vuelven la mirada hacia atrás. A la bendita época de Fernando VII y del generalísimo Franco, a esos centenares de mártires beatificados por Juan Pablo II en Valencia, a quienes el actual arzobispo de la ciudad, Agustín García-Gasco, quiere erigir un templo a imitación del excavado en el Valle de los Caídos. Pues, al tiempo que truenan contra la Ley de Recuperación de la Memoria Histórica de las víctimas de Franco, se aferran al recuerdo de las persecuciones religiosas evocadas machaconamente durante 40 años por los servicios de propaganda del Régimen y cuyo testimonio se perpetuaba (y a veces se perpetúa aún) en las lápidas que ornaban (u ornan) las fachadas de sus templos.

Lo que aprendieron duramente los españoles de derechas o de izquierdas tras 150 años de guerras civiles -acabar de una vez por todas con los hechos, situaciones y doctrinas que las provocaron- choca frontalmente con el programa de Rouco, Cañizares y de los portavoces de la cadena episcopal. Si no hay clima de guerra civil, habrá que inventarlo. España agoniza, vuelven los tiempos en los que será necesario defender los principios que sustentan con peligro de sus personas (y de las de los demás). Tales dislates, repetidos a diario, no responden, para desdicha suya, a realidad alguna. Los españoles nunca han vivido tan bien como hoy, aunque quizá el porcentaje de quienes salvan su alma haya descendido un tanto desde los tiempos felices de Arias-Salgado. La tolerancia y el respeto a la libre conciencia de los ciudadanos no matan a nadie. Son los fanáticos e intolerantes de toda laya quienes manchan sus manos de sangre. Menos de la suya, claro, que de la de los demás.

Juan Goytisolo es escritor.

El Supremo “desbarata” o “legitima”. ¡Vaya papo el de Pedro Jeta!

¿Se comerá Hidalgo el turrón siendo aún juez en ejercicio?

Copio y pego aquí el comentario de urgencia que hice ayer para que no se nos olvide la jeta que tiene el estrafalario juez Hidalgo:

Los policias, condenados por el juez Hidalgo por la presunta detención ilegal del dos angelitos del PP -pillados in fraganti palo en mano-, han sido absueltos por el Tribunal Supremo.

El juez Hidalgo (en esta foto), que condenó injustamente a los policías del falso caso Bono en una sentencia estrafalaria, ha quedado con el culo al aire. El Tribunal Supremo ha anulado su sentencia y los policías han sido absueltos. A veces, hay Justicia. Aunque un poco tarde.

¿Despedirán ahora al juez Hidalgo por el daño que ha hecho a favor de la teoría conspiratoria?

¿Le ascenderá el PP, si gana las elecciones, para pagarle los servicios prestados?

Siempre nos quedará el Supremo.

Aquí tienen algunas entradas en mi blog sobre el Caso Bono/Caso Hidalgo

¡Jo! ¡Qué alivio!

¡Y qué vergüenza de juez Hidalgo! ¿Dimitirá de su cargo?

“Por la paz, contra el terrorismo”, aunque sea con casco

El próximo 23 de enero se cumplen dos años de la última manifestación contra el terrorismo a la que asistieron unidos líderes del PP y del PSOE.

A la vista de las porras que militantes del PP llevaban en sus manos, en busca de la cabeza del ministro socialista José Bono, no es de extrañar que ambos partidos no volvieran a ir juntos. El País publica hoy esta foto que no quiso ver el juez Hidalgo al dictar su estrafalaria sentencia (ya recurrida) contra varios policías.

Han tenido que pasar dos años y dos asesinatos de ETA para que se presente de nuevo la triste oportunidad de que los dos partidos más grandes de España puedan ir juntos a otra manifestación “Por la paz y contra el terrorismo”.

Ninguno de los dos partidos debe perder esta oportunidad de ir juntos contra el terrorismo de ETA.

El próximo sábado, a las 18:00 horas, lo sabremos quienes vayamos a la Plaza de Colón de Madrid para ver si se juntan o no nuestros líderes en un asunto tan principal.

ETA y 11-M, abonados a la portada de El Mundo

El Mundo tiene, desde luego, cierto arte o habilidad para incluir a ETA y al 11-M en un mismo titular, o en titulares distintos pero dentro de la misma página.

El efecto “yuxtaposición” suele jugar malas pasadas al subconsciente de quienes miran el diario sin prevención. No viene mal advertirlo, por si acaso.

Hoy, por ejemplo, domingo sin apenas noticias, es un día muy propicio para rellenar las portadas con imaginación, naturalmente en la línea que marca la cultura corporativa del medio que queramos analizar.

El Mundo abre su portada, a dos columnas, mandando con ETA:

Telesforo Rubio redujo a la mitad los infiltrados en Francia contra ETA

Y cierra la portada, también a dos columnas, con el 11-M:

Lavandera: “Quiero contarlo todo antes de que me maten”

Y este sumario:

El Mundo empieza mañana la prepublicación del libro del testigo clave de la trama asturiana de 11-M

O sea, ETA por arriba y 11-M por abajo, abriendo y cerrando la portada, en titulares separados.

En cambio, ayer iban ETA y el 11-M muy unidos en un sospechoso titular a toda página.

Anteayer, ETA iba a la derecha, de entrada, a cuatro columnas, y el 11-M a la izquierda, de salida, a una columna.

Y así, muchos días.

Son insaciables.

En realidad, si repasamos la hemeroteca, o este mismo blog, observaremos que, desde que el PP perdió las elecciones, el 14 de marzo de 2004, El Mundo ha publicado numerosísimas portadas con titulares conteniendo ETA y el 11-M juntos, separados o revueltos, muy del gusto del “trío Pinocho“:Aznar-Acebes-Zaplana

En un alarde de compensación, que le honra, El Mundo dedica el resto de su portada de domingo, con foto familar, al ex ministro de Defensa:

José Bono rompe su silencio como “ex”

“Tengo las manos limpias y los bolsillos de cristal”

El País tampoco tiene noticias de primera y hoy la rellena con una enorme foto de Gunter Grass y un titular a dos:

Grass habla sobre su paso por las SS

“Era joven y en en fondo estaba de acuerdo”

Y abre su portada con un titular gubernamental que nos pone la tirita antes de que se nos produzca la herida:

Los servicios de inteligencia alertan del riesgo de ataque a las tropas en Líbano

Me ha sorprendido que El País se lanzara hoy por el edificante camino de la comparación de noticias y “no noticias”, tal como venimos haciendo aquí, entre todos nosotros, desde hace casi un año.

Pero ha empezado tímidamente, comparando anuncios (presumimos que de pago) de esquelas de muertos de los dos bandos en la Guerra Civil española.

Ya lo hicimos nosotros antes de las vacaciones (“Hordas fascistas y horadas rojas. Una cosa es la guerra y otra, la postguerra”) y con numerosos comentarios (183) a favor y en contra.

Obsérvese que las esquelas superiores de la página 28 y la central de la página 29 (publicadas en El País) son de carácter laico y no llevan cruces, sino una antetítulo que dice “In memoriam” o “En memoria de”.

En cambio, las esquelas inferiores (en sentido sólo físico, quiero decir, de posición en la página), publicadas por El Mundo y ABC, llevan cruces, ruegan oraciones por su alma y ofrecen misas.

Este es el texto del reportaje de Nuria Tesón en El País:

70 años de la Guerra Civil

REPORTAJE

Esquelas de las dos Españas

La polémica por la ley de memoria histórica propicia la publicación en periódicos de necrológicas de víctimas de la Guerra Civil

NURIA TESÓN

– Madrid

EL PAÍS – España – 10-09-2006

Pie de foto superior:

Varios de los recordatorios de republicanos víctimas de la guerra publicados recientemente en EL PAÍS.

Pie de foto inferior:

Esquelas en memoria de fallecidos del bando nacional publicadas en El Mundo (las dos primeras) y Abc (a la derecha).

Sumarios:

Una mujer publicó una esquela en memoria de su tío en la que cuenta quién le delató

“Durante 40 años no pudimos hacer nada. Me sentí paralizado”, explica José Toribio

La esquela de Primo de Rivera, fundador de Falange Española, se publica desde 1937

Texto:

Primero fueron las de los hijos y nietos de los represaliados por los nacionales. Después las de los muertos a manos de los republicanos. Decenas, en las últimas semanas, en las páginas de los diarios de mayor tirada: EL PAÍS, El Mundo, y Abc; y, en menor medida, en algunos periódicos de provincias, como El Diario de Ávila. Desde el 17 de julio pasado, fecha en la que se publicó a media página en este periódico la esquela del comandante de la base de hidroaviones del Atalayón de Melilla, Virgilio Leret, fusilado al amanecer del 18 de julio de 1936, el goteo no ha cesado.

Su hija Carlota fue la que desencadenó esta polémica batalla: “Quise darle un reconocimiento a mi padre, a sus suboficiales y a todos los que estaban con él aquel día en la base de Hidros”, explica telefónicamente desde Caracas (Venezuela). El 17 de julio, se cumplía el 70 aniversario de la primera batalla de la Guerra Civil, en Melilla, en la que Leret defendió la legalidad de la República frente al ejército de regulares indígenas, sublevados al mando del Comandante Mohammed Ben Mizzian, y Carlota pensó que “ahora o nunca”.

“El mismo sentimiento de impotencia, de injusticia y abandono que yo sentía está dentro de la España de los vencidos y humillados, yo lo único que hice fue quitarle el tapón a la botella; prender la mecha de una bomba de tiempo”. Y la mecha prendió.

Apenas un mes después, otros periódicos empezaban a publicar esquelas de fallecidos en el bando nacional o a manos de los republicanos. Algunos de los familiares que lo hicieron no quisieron abundar, en conversaciones con este periódico, sobre los motivos que tuvieron. Uno de ellos, que no desea revelar su nombre, explicó que “sería mejor no haber empezado con esto y haber dejado las cosas como estaban”. Pero respeta a los republicanos que lo hacen, y señala que él tiene el mismo derecho a poner la esquela de su padre, “que fue asesinado por los rojos sin tener nada que ver con la política”.

Sin duda, la más controvertida que ha aparecido es la de un sacerdote víctima de los republicanos. Carmen Bonell publicó en memoria de su tío, Jesús María y Arroyo, una esquela en la que cuenta con todo lujo de detalles quien le delató y la condena que le fue impuesta.

Juan Toribio Bravo, el padre de José, de 84 años, fue detenido en Aguilar de Campoo (Palencia), sometido a juicio sumarísimo y fusilado en la noche del 19 al 20 de agosto, justo cuando la Guerra Civil estaba quemando sus primeros cartuchos. Él tiene claro cuales fueron sus motivos: “Durante 40 años no pudimos hacer nada. Me sentía paralizado por esa dictadura horrible. Aunque con la democracia hemos ido avanzando un poquito, tenía que empezarse a hablar para que nosotros nos atreviéramos a sacar lo que llevábamos dentro”. Se le quiebra la voz y uno se lo imagina escribiendo la esquela que publicó en EL PAÍS del 19 de agosto: “Te perdimos en el brumoso amanecer del 20 de agosto de 1936…”

Han pasado 70 años y las heridas parecen seguir abiertas. El proyecto de ley de memoria histórica, que a nadie satisface, la apertura de fosas de republicanos asesinados, películas y documentales parecen haber abonado el terreno para que se abra un nuevo frente entre vencedores y vencidos. La voz, que en ocasiones se les ha negado a las víctimas de esa guerra, se ha alzado en los periódicos a través de un medio inusual o cuando menos, sorprendente. Pero, ¿por qué surge la polémica en este momento?

“El debate sobre la memoria histórica se está diseminando en muchos soportes. Y está penetrando en todo el tejido social. Las esquelas no son sino un elemento, un espacio simbólico más donde continuar esta guerra de guerrillas”, señala Francisco Ferrándiz, titular de Antropología Social de la Universidad de Extremadura, no muy satisfecho con la metáfora bélica que emplea. “La generación de nietos de la derrota no está conforme con los pactos de la transición. Hay un vértigo por rescatar sobre todo testimonios”. Al ponerse en marcha este rescate de los vencidos se pone en marcha también un proceso de revisionismo por parte de los vencedores. “Cuando empezaron a producirse estas manifestaciones de reivindicación de memoria hubo conciencia por parte de los otros de que están perdiendo una guerra que ya habían ganado”.

Emilio Silva, presidente de la Asociación por la Recuperación de la Memoria Histórica considera normal que se publiquen estos homenajes familiares. “Yo mismo hice una cuando enterré a mi abuelo en octubre de 2003. Mi familia decidió hacer una esquela, porque es una forma de normalizar la muerte de una persona”.

El fenómeno de la contienda en las páginas necrológicas es nuevo, pero la publicación de recordatorios de este tipo no lo es. La de José Antonio Primo de Rivera, fundador de Falange Española, fusilado en 1936, aparece publicada en un diario de tirada nacional cada 19 de noviembre desde 1937.

Desde hace algún tiempo la sociedad española está siendo golpeada con imágenes de cráneos agujereados por las balas, enterrados en fosas que podría imaginar en otras partes del mundo, pero nunca aquí. “Eso ha removido algo que durante años se había cubierto y hay gente que quiere hablar claramente sobre lo que sucedió”, concluye Ferrándiz.

“Es bueno que se acabe con el tabú y que se acabe con los miedos de la guerra. Que haya una libre expresión y que la gente recuerde a sus muertos”, señala Antonio Elorza, catedrático de Ciencia Política en la Universidad Complutense de Madrid. “El momento es bueno, el problema es que sigue habiendo mentalidad de guerra en algunos sectores”. Elorza recuerda una esquela en la que se llamaba asesino al nacional Queipo de Llano. “Me pareció muy bien, porque si ese señor era lo que era, no está mal que alguien lo recuerde. No me parecería mal tampoco que alguien recordase que [el dirigente militar republicano] Enrique Líster, también lo fue o que se hable de las checas, porque existieron, pero ya lo de las hordas marxistas…”

De la guerra se puede decir que fue cruel, sangrienta o despiadada pero no se puede decir que fuera justa. Las guerras nunca lo son y en el caso de la que se libró en España entre 1936 y 1939, los sentimientos se llevan al extremo. Eso se ha podido ver también en las esquelas. El lenguaje que resuena entre líneas recuerda al que retumba en la memoria de los que la sufrieron. “Hay una gran diferencia entre esquelas y es algo que hemos estado estudiando”, asegura el antropólogo Francisco Ferrándiz. “En las de familiares de nacionales se usa una retórica determinada y que ya estaba establecida durante el régimen franquista. ‘Vilmente asesinado por las hordas marxistas’. ‘Las hordas rojas’. Todo eso es un lenguaje usado durante la dictadura. Disponen de un repertorio. En las esquelas republicanas se ve un tono mucho más intimista”.

De un modo u otro esta guerra, aún hoy, no deja a nadie indiferente. Y muchos coinciden en que la historia está desequilibrada. “Los vencedores también sufrieron ejecuciones injustas, pero tuvieron 40 años para rendir homenaje a sus muertos. Esta gente no tuvo oportunidad”, afirma José Antonio Martín Pallín, magistrado emérito del Tribunal Supremo. Para Antonio Elorza, “la clave es que sustituyamos las condenas y las reprobaciones por el diálogo y el análisis”. (FIN del reportaje)

El Mundo continua publicando (ayer mismo) numerosas esquelas del bando franquista, mientras ha decaído el ritmo de publicación de esquelas del bando republicano en El País.

Lo dicho: una cosa es son los crímenes de la guerra y otra, muy distinta, son los crímenes de la postguerra.

Perdonar, todo

Olvidar, nada

Para que no se repita.