Se nos ve el plumero Se nos ve el plumero

"La libertad produce monstruos, pero la falta de libertad produce infinitamente más monstruos"

Entradas etiquetadas como ‘jerry falwell’

ETA y el 11-M, a tope, en plena campaña
Ha muerto Falwell, gran fanático

Me da la impresión de que el Indice de Corrupción Ambiental (ICA) es aceptado por todos los partidos como lubricante necesario, aunque no suficiente, para satisfacer su voracidad tradicional.

Salvo por el caso Marbella, apenas se habla ya de la financiación ilegal de los partidos a través del trueque de licencias y recalificaciones urbanísticas por comisiones dinerarias.

Menos mal que nadie puede poner puertas al humor. El chiste de Forges de hoy en El País -con dirigentes de cualquier partido haciendo “el egipcio“- dice más sobre la campaña electoral en marcha que las portadas de todos los diarios.

El Mundo manda a cuatro columnas con el informe de los peritos sobre los evetuales explosivos del 11-M, naturalmente sembrando las dudas habituales de la teoría conspiratoria en base a varias chapuzas de los Tedax.

El País manda con ETA y Batasuna, pero el sujeto -vaya por Dios- es un valiente Zapatero que “avisa” y “acusa de cobardía a Batasuna“.

La noticia-escándalo del día va con una gran fotografía centrada en la portada El País, con este titular:

“Ya es tarde. Nada me devolverá a mi marido”

El Mundo la lleva a una columnita:

El anestesista Maeso condenado a 1.933 años por contagiar la hepatitis C a 275 pacientes

Hace casi 20 años que ocurrieron los crímenes y han tardado ¡¡¡9 años!!! en juzgar estos delitos y en pronunciar la sentencia.

Pero ¿qué clase de justicia es ésta? Más de uno, que ve como se desarrollan los juicios de otros países en la tele, desearía ser de otro país.

¡Qué buena crónica-resumen ha hecho hoy El Roto del viaje del Papa a Brasil! ¿Para qué leer más sobre este asunto?

También me ha traído algunos malos recuerdos la noticia de la muerte del telepredicador Jerry Falwell, uno de los fanáticos más grandes que he conocido en mi vida.

Existe la costumbre, bastante generalizada, de hablar de los recién muertos sólo a favor, de ensalzar únicamente sus virtudes y de ocultar sus vicios. Una hipocresía más.

Debo reconocer que al ver su foto en la página de necrológicas de El País se me han revuelto los peores recuerdos de los fanáticos telepredicadores de Estados Unidos, a los que seguí de cerca en 1987 y 1988 cuando estuve, por primera vez, de corresponsal en Nueva York. Había de todo: racistas, machistas, ladrones, multimillonarios, pervertidos y algún devoto religioso… , en fin , el cuento de nunca acabar.

Sus homilías circenses, bastante ridículas para cualquier racionalista que se precie, hicieron brotar los peores fanatismos de la nueva derecha norteamiericana -la Mayoría Moral– que llevó al poder a Ronald Reagan y, más tarde, a Bush.

Recibí una muy triste imagen del Imperio a través de estos hipócritas telepredicadores que llenaban los estadios y recaudaban millones a través de la televisión. Decía yo entonces, ingenuamente, que este fenómeno de los “born again” (los “nacidos de nuevo” del Evangelio de San Juan) difícilmente arraigaría en la vieja Europa. Ahora, vista la evolución reciente de la derecha nacional católica española, no pondría la mano en el fuego por defender esa apresurada y prematura afirmación. Ojalá me equivoque.