Se nos ve el plumero Se nos ve el plumero

"La libertad produce monstruos, pero la falta de libertad produce infinitamente más monstruos"

Entradas etiquetadas como ‘hipocresia’

Quien esté libre de regalo… (¡que lo devuelva!)

Zapatero debe anunciar que piensa devolver (o enviar a Patrimonio Nacional) todos los regalos que le lleguen, a partir de ahora, aunque sean anchoas del Cantábrico . Por algo hay que empezar. No hacen falta más leyes, sino actitudes más ejemplares, desde lo más alto del poder político, para que se cumplan las leyes que ya están en vigor y apenas se cumplen.

“La moralidad es útil porque proporciona crédito”, decía Benjamín Franklin, uno de los padres de la democracia en Estados Unidos. Hasta que no logremos entender las bases de la ética protestante no conseguiremos tampoco comprender el espíritu del capitalismo… y sacarle el mejor partido.

Un buen libro para leer este verano -que le recomiendo especialmente a Francisco Camps y a sus seguidores- es de Max Weber y lleva precisamente este título:

“La ética protestante y el espíritu del capitalismo”

Su lectura puede aclararnos gran parte de la confusión que reina en los países de origen católico con respecto a la corrupción, el cohecho, el soborno y el simple robo generalizado. Basta con confesarte y ya puedes volver a las andadas. ¡Vaya chollo! Los protestantes me dicen que nunca saben ni sabrán si sus pecados han sido perdonados.

Esto no quiere decir que los protestantes o las gentes de países de origen protestante no cometan, de forma igualmente generalizada, el cohecho, el soborno, el robo o la corrupción. La diferencia estriba, a mi juicio, en que socialmente está peor visto y tienen que ocultar la corrupción o disimularla mejor que en los paises de origen católico.

Los comentarios recibidos en este blog en el post de ayer (Camps “no tomó ninguna decisión”, pero su amigo le “salva”) me han interesado y preocupado sin llegar a sorprenderme.

Lo peor es que muchos coinciden (aunque no estoy de acuerdo con ellos)en que “todos los políticos son iguales: una panda de ladrones” y en que la Justicia es un cachondeo.

Hay preguntas de los lectores que son muy pertinentes:

“¿Debería haberse abstenido el juez más que amigo de Camps?

“¿Ha sido imparcial el más que amigo de Camps al archivar el caso?”

“No hay regalo gratis. Y nadie se va”.

“No hay medios independientes y la masa borreguil se lo traga todo”

“¿Ha habido prevaricación en Valencia?”

“¿Se van a abolir las cestas nevideñas?”

“¿Cantarán los encarcelados para no comerse ellos sólos el marrón?”

“Camps mintió ¿Acaso no conocía a sus queridos del alma?”

Las portadas de hoy dan la razón a quien afirma que, en efecto, no hay medios independientes.

El Mundo sale por peteneras (a cuatro columnas) con un mafioso que pagó a un ex acalde socialista…

El caso Camps lo despacha a una columna.

El País sigue mandando con Camps en su portada y le dedica tres páginas en el interior (una más que El Mundo).

Dos páginas interiores de El Mundo exculpando a Camps y atacando al fiscal general y a la vicepresidenta del Gobierno:

Tres páginas interiores de El Pais atacando a Camps y exculpando al Gobierno:

Un comentarista que firma como “La verdulera” nos recuerda un artículo en vigor:

Ley Orgánica 6/1985, de 1 de julio, del Poder Judicial.

Artículo 217.

El juez o magistrado en quien concurra alguna de las causas establecidas legalmente se abstendrá del conocimiento del asunto sin esperar a que se le recuse.

Artículo 219.

Son causas de abstención y, en su caso, de recusación:

9 Amistad íntima o enemistad manifiesta con cualquiera de las partes.

Si el magistrado de la Rúa, presidente del Tribunal de Justicia de Valencia, que ha “salvado” a Camps es “más que amigo” del imputado/archivado algo me huele a podrido en Valencia

Desde luego la imparcialidad brilla por su ausencia. Por esa presunta alarma social, y por otras razones jurídicas, creo que es natural que la Fiscalía del Estado recurra el sospechoso archivo del caso y lo comunique al minsitro de Justicia.

Los jueces están obligados a ser más exquisitos que nadie en el cumplimiento de las leyes.

¡Qué mal ejemplo nos ha dado el juez de Valencia!

¡Y qué flaco servicio le ha hecho a su “más que amigo” Camps!

Le ha privado nada menos que de la posibilidad de probar su inocencia o su no culpabilidad. Ahora, Camps será sospechoso de por vida. Tan sospechosos como su amigo el juez que no se abstuvo como manda la ley.

De todas formas, me alegra el estallido de este escándalo en un vaso de agua, pues pone al descubierto muchas de las vergüenzas meyores que frenan el desarrollo y la profundización de nuestra aún joven democracia.

Los tres palos que sostienen y alimentan la mesa de la corrupción política en España siguen siendo los mismos desde que nació la democracia:

1.- La financiación de los partidos políticos

2.- El trueque de comisiones por la concesión de licencias

3.- La información privilegiada.

(Naturalmente antes, bajo la Dictadura, era muchísimo peor: no había mesa ni pilares para la corrupción pues todo era corrupto. Los tres poderes (ejecutivo, legislativo y judicial) estaban las mismas sangrientas manos del tirano quien no tenía que responder ante nada ni nadie. Pero la democracia es otra cosa. Debe funcionar con los tres poderes separados y bajo el imperio de la ley que es igual para todos).

Ya se que los regalos de trajes, de bolsos o de anchoas del Cantábrico están en lo más bajo del escalafón de estas preocupaciones. Pero es todo un síntoma de la ética dominante en la sociedad española. Y por algo hay que empezar para sanear nuestra democracia.

Por eso he comenzado este comentario pidiendo al presidente Zapatero que anuncie publicamente, oficialmente, que no piensa aceptar ningún regalo, por pequeño que sea, y que los que reciba serán devueltos al remitente o entregados al Patrimonio Nacional si tuvieran, en su caso, algún valor simbólico o real para el Estado.

Si el presidnete del Gobierno hace eso, los demás funcionarios del Estado tomarán buena nota y no tendrán más remedio que seguir su ejemplo o se verán en situación comprometida si son descubiertos con las manos en la masa.

Menos leyes y más actitudes ejemplares y ejemplarizantes.

¿A qué esperas, Zapatero, para hacer esa declaración de principìos?

Mañana ya es tarde.

(Yo me voy unos días a Dakota del Norte)