Se nos ve el plumero Se nos ve el plumero

"La libertad produce monstruos, pero la falta de libertad produce infinitamente más monstruos"

Entradas etiquetadas como ‘antonio puerta’

Fútbol: “Mediapro incumple”; “Roures critica”

En la guerra del futbol en televisión, comprobamos cada día, al comparar los titulares, que El País defiende a Sogecable (¡faltaría más! pues, aunque no lo dice, es del mismo Grupo PRISA) y El Mundo, en cambio, defiende a Mediapro frente a Sogecable.

¿Por qué? Quizás por puro maquiavelismo: los enemigos de mis enemigos son mis amigos.

Hay que ver las vueltas que da la vida. Jaime Roures, presidente de Mediapro (socio de la Sexta) y competidor del Grupo PRISA, no tiene aún periódico que le defienda. Tiene entre manos el proyecto de editar este año un nuevo diario (que será conocido como “El Público”) y que, por el target que parece buscar, podría competir con El País más que con El Mundo. Ya veremos.

Es la única explicación que encuentro a los titulares de hoy sobre la confusísima guerra del fútbol. Basta con leer los sujetos y los verbos de cada diario para percatarnos de quién apoya a quién.

El País, a cuatro columnas:

Mediapro incumple…

El Mundo, a cuatro columnas:

Roures critica…

Las portadas de hoy son especiales: hablan de países y de mundos diferentes. Las seis/siete noticias de cada diario son completamente distintas.

Sólo coinciden, a una columna y en letra pequeña, en el conflicto de Rosa Regàs con el nuevo ministro de Cultura aunque, naturalmente, cada diario hace de portavoz de un sujeto distinto al que atribuyen verbos diferentes:

El Mundo:

Regás alega que el ministro de Cultura manipuló…

El País:

El ministro critica a la dimitida Rosa Regás

En cuanto a la salida de Rosa Díez del PSOE, ambos difieren en el tamaño y en la cobertura gráfica:

Y sobre el entierro de Francisco Umbral, se mantiene la desproporción del espacio dedicado en ambos diarios a la cobertura informativa y de opinión.

Ayer, El Mundo dedicó más de 30 páginas a la muerte de su columnista, mientras que El País sólo le dió 2 páginas. Hoy esa relación es de 3 a 0. Algo parecido pasó con la muerte de Jesús de Polanco, dueño de El País, sólo que al revés.

Bueno, en realidad, El País no le dedica cero espacio al entierro de su ex columnista Umbral sino casi cero: apenas un centímetro en un pie de foto a una columna.

Hay un pequeña foto de Gallardón, Rajoy y Aguirre, a una columna (tipo sello) en la portada de El País, para ilustrar una información sobre el liderazgo de Rajoy en el PP, que fue tomada “ayer en el entierro de Francisco Umbral”. Eso es todo. Es la única alusión informativa a Umbral en El País de hoy, junto a una carta de un lector en las páginas de Opinión.

En el International Herald Tribune han dado amplia cobertura informativa (media página tamaño sábana con foto) sobre la muerte de Antonio Puerta, el futbolista del Sevilla, pero no he visto ni una línea sobre la muerte del columnista de El Mundo, Francisco Umbral.

Desde luego, cada diario publica lo que cree que interesa más a sus lectores, a sus fuentes y, en ocasiones, a sus anunciantes.

La prensa es un negocio. ¿O no?

El Umbral que se comió a Paco Pérez

No se cuantos de los comentaristas de este blog han leído con frecuencia o han conocido personalmente a Paco Umbral (nacido como Paco Pérez). Veo, con satisfacción, que su memoria y su obra tienen más defensores de los que yo creía.

Me queda, sin embargo, otra duda. Tampoco se si estos mismos apologistas del columnista favorito de Pedro Jota (y censores míos) opinaban lo mismo de Umbral cuando éste publicaba sus aceradas y brillantes columnas en El País (desde su fundación en 1976 hasta 1988) o si la pasión actual de sus diatribas contra mi comentario de ayer(“Escritor brillante y persona mediocre”) está alimentada por la cabecera y la cultura corporativa del diario El Mundo, donde venía publicando desde 1988. El tiempo lo dirá.

Me ha sorprendido una crítica, sin base real, repetida por muchos cruzados umbralinos que debieron escribir al dictado sin haber leído mi artículo: coincidían en que yo era un cobarde por no haber expresado mi opinión sobre la vida y la obra de Paco Umbral en vida de éste, cuando aún podía defenderse de mis palabras.

Les recomiendo que vuelvan a leer mi artículo de ayer (“Escritor brillante, persona mediocre”) y comprobarán que lo que hice fue copiar y pegar el artículo que publiqué en este mismo blog (busquen en el archivo) el 17 de noviembre de 2005 comentando una de las peores columnas de su vida. Ha tenido dos años para contestar y defenderse.

Lo único nuevo de ayer fue el titular, pues el de hace dos años era “Este no es mi Umbral, me lo han cambiado”.

Entre mis defectos no está –que yo sepa- el de tirar la piedra y esconder la mano. Suelo dar la cara. Por eso, de vez en cuando me la parten.

Por tanto, mis queridos troles de alquiler, a otro perro con ese hueso.

Lo que me ha quedado claro, por la desigual cobertura periodística recibida, es que este polémico columnista y escritor no dejaba a ningún lector indiferente. Como El Cid, ha ganado otra de sus batallas favoritas después de muerto: la división de opiniones sobre su vida y su obra.

Como vemos por las portadas de hoy, El Mundo le entrega a Umbral tres columnas completas de su portada, con una gran foto de lujo. El País es mucho más rácano con su antiguo colaborador (durante 12 años) y le dedica tan solo un pequeño titular a una columna con una foto tipo sello de correos. Como dicen en mi tierra, “ni calvo ni con tres pelucas”.

En páginas interiores, la diferencia de trato en espacio y en contenido hagiográfico es descomunal. El Mundo le dedica a su columnista treinta y tres (33) páginas (prácticamente la mitad del diario de hoy), mientras El País despacha la muerte de su antiguo colaborador con dos (2) páginas y una columna.

Si tuviera tiempo, me gustaría anotar los adjetivos contenidos en los artículos dedicados hoy a la memoria de Francisco Umbral para analizarlos y hacer, después, un elogio de la extravagancia y de la desmesura.

Hoy ha quedado claro que, cuando un personaje con proyección pública muere, sólo podemos o debemos dedicarle elogios, por falsos que estos sean. Ninguna crítica sobre su vida o su obra es permitida por la hipócrita España. Por algo dice el viejo proverbio: “Líbrenos Dios del día de las alabanzas”. Ya sabemos cual es.

Agradezco mucho el ánimo que me trasmiten los pocos comentarios que he recibido aplaudiendo o, al menos, justificando, mi elogio a la obra (brillante) y mi crítica a la vida (mediocre) de Paco Umbral.

Pero me alegra, sobre todo, el post de nuestro director editorial, Arsenio Escolar, preguntando si sólo podemos o debemos publicar elogios de los personajes muertos.

Algún día –éste es otro de mis sueños- la prensa española será tan madura y profesional (separando los hechos sagrados de las opiniones libres) como acostumbra a ser la anglosajona. Tan solo nos faltan unos doscientos años de educación en libertad, tolerancia y tradición democrática.

No he tenido tiempo para leer los numerosos artículos y crónicas sobre la vida y la obra de Paco Umbral. Sí he visto, en cambio, las fotos más destacadas de su vida pública.

El repaso gráfico de su biografía me ha confirmado, una vez más mi vieja teoría de que el personaje Umbral (tan costosamente fabricado por su usuario como un déspota, maleducado, fresco, pendenciero, irascible, egoista, playboy, descarado y, en ocasiones, malísima persona) se acabó comiendo al otro buen personaje que nació a la vida -no a la fama- como Francisco Pérez, el verdadero nombre del escritor.

Y es una pena, sobre todo por lo que él mismo se ha perdido de bueno en esta vida, y por lo que han sufrido todos los que quisieron más al auténtico Franciso Pérez (tímido, tierno, miedoso, entrañable, generoso, acomplejado y, en ocasiones, buenísima persona) que al artificioso y petulante personaje Umbral.

¿Son acaso Umbral y Pérez las dos caras de una misma moneda?

¿Quién se acabó comiendo a quién?