BLOGS
Se nos ve el plumero Se nos ve el plumero

"La libertad produce monstruos, pero la falta de libertad produce infinitamente más monstruos"

El Poder Judicial premia a los malos y castiga a los buenos

¿Ha visto alguien al juez Garzón bañándose en la Concha de San Sebastián con toalla y  sin escoltas?  Es impensable.  En cambio, otros miembros del sistema judicial sí que pueden hacerlo con su toalla y sin escolta y sin apenas correr peligro. ¿A qué se debe esa diferencia de trato con unos funcionarios y con otros por parte de los terroristas de ETA y por parte del Consejo General del Poder Judicial.

Deberíamos dejarnos de hipocresías y llamar a las cosas por su nombre. Desde hace muchos años, ETA tiene al juez Garzón en el punto de mira porque sabe muy bien cómo ha perseguido a los terroristas -hasta el 14 de mayo- arriesgando su vida y la de su familia. Otros jueces y fiscales, por un miedo perfectamente razonable, han preferido no arriesgar su vida haciendo la segunda pregunta en sus investigaciones contra el terrorismo de ETA. Si, además, el Poder Judical les paga con la misma moneda que a Garzón…  Es un claro aviso a navegantes.

Y España -por lo que se ve- no tiene ni idea de lo que el juez Garzón ha hecho contra la violencia de ETA. (Por no hablar del narcotráfico, del tráfico de armas, del terrorismo islámico, etc., etc.).

Muchos ciudadanos no saben muy bien lo que debemos a Garzón. ETA persigue a Garzón y no a otros. Igual que hace el Poder Judicial. Por eso veo que aquí hay algo que no me cuadra.

Y, por eso mismo, pienso que el Poder Judicial -al suspender a Garzón como juez de la Audiencia Nacional– castiga a los buenos y premia a los malos. ¡Vaya triste ejemplo!    

Los terroristas de ETA deben estar abriendo botellas de champán francés para celebrar el favor que el Poder Judicial les acaba de hacer. 

¿Qué pasará cuando un juez de un país más democrático que el nuestro, amparado por el Tribunal Penal Internacional, decida investigar los crímenes de la Dictadura de Franco?  

¿Llamaremos a toda prisa al juez Garzón para que lave la cara al Poder Judicial español?

Sodoma y Gomorra se hubieran salvado de la destrucción si Yavé hubiera encontrado a un puñado de hombres justos. En el Poder Judicial, acaba de aparecer públicamente por lo menos un hombre justo: es el catedrático de Derecho José Manuel Gómez Benitez .

¿Hay por ahí alguno más?

Copio y pego la inforamción de El País sobre  la impugnación que ha hecho de la persecución sufrida por Garzón, a su juicio sin respetar las formas legales que obligan al Poder Judicial como a todo hijo de vecino.

Los comentarios están cerrados.