Se nos ve el plumero Se nos ve el plumero

"La libertad produce monstruos, pero la falta de libertad produce infinitamente más monstruos"

Pero J. tira la piedra y esconde la mano
“La Policía dice ahora que…”

En Almería suelen decir, para expresar gran asombro, que es “para mear y no echar gota”. No encuentro expresión más precisa para transmitir la sensación que me produce el segundo titular de la primera página de El Mundo, a cuatro columnas:

La Policía dice ahora que la tarjeta no era del Grupo Mondragón sino de Gráficas Bilbaínas

Quiere dar la impresión de que el error de anteayer no fue de El Mundo (que no constrastó la información de sus fuentes policiales no indentificadas) sino de la Policía con mayúscula.

En un sumario insiste, sin identificar la fuente policial (”policías de Alcalá…”), en la veracidad de su titular de anteayer con el que, a toda página, tanto hizo el ridículo. Contradice, además, la versión oficial de una fuente plenamente identificada como es la propia Dirección General de la Policía.

Sumario:

Policías de Alcalá distinguieron, sin sombra de duda, la tarjeta del Grupo Mondragón de la cinta de las Orquesta.

O sea, “sostenella y no enmendalla”.

El Mundo dedica toda su página 10 a remover su error y titula, a cuatro columnas, con una obviedad tan pueril que nos confirma la ley periodística según la cual cuanto más insignificante sea la noticia más grande debe ser el titular si queremos hacerla creíble.

La Policía suprimió la palabra “Bilbaínas” en las evidencias halladas dentro de la Kangoo

Abajo, a tres columnas, reproduce el desmentido oficial de la Dirección General de la Policía, pero titulándolo con una frase bastante irrelevante, por obvia, entre comillas:

“Carecía de interés para la investigación”

¿Acaso tiene alguna importancia que la Policía, como es habitual, sustituyera con puntos suspensivos una parte del nombre de una empresa privada que no tenía nada que ver con el atentado, pues la tarjeta pertenecía al dueño de la furgoneta robada y estaba en el coche antes del robo?

¿Acaso no aparecen en miles de informes policiales los nombres de muchos testigos, e incluso de implicados menores de edad, con sus iniciales para no hacer daño innecesario a terceros?

Este folletón de nuestro colega Pedro J., quien en tiempos prometía ser buen periodista, me daría la risa si no fuera porque hay creyentes dispuestos a comulgar con ruedas de molino, siempre que ello beneficie sus intereses, y cínicos sin escrúpulos que se aprovechan de los incautos.

Por si hubiera alguna duda sobre las intenciones de no rectificar ni pedir excusas a sus lectores, El Mundo se reafirma en su error con todo un editorial en página 3 que no hay por donde cogerlo. Proyecta su frustración –y su soberbia herida- contra la Policía, a quien acusa de confundir y ocultar la verdad. Este el titular del editorial:

La Policía intenta tapar un “agujero negro” creando otro mayor

Me gusta jugar mentalmente con los contra titulares, pero pocas veces me atrevo a escribirlos. A veces, basta con cambiar únicamente el sujeto y funciona de maravilla. El editorial podría titularse así:

El Mundo intenta tapar un “agujero negro” creando otro mayor

El editorial termina con esta frase:

“La ocultación de la existencia del tarjetón de esta empresa de artes gráficas al juez hasta el día 24 (de marzo) y la supreción de la palabra “Bilbaínas” hasta ayer mismo constituyen un nuevo indicio de la manipulación de la investigación que el Ministerio del Interior debería explicar”.

Una duda me asalta:

¿Se refiere el editorial de Pedro Jota al Ministerio del Interior dirigido por el entonces ministro del Interior, Angel Acebes, o se refiere al de hoy dirigido por Rubalcaba y que, cuando ocurrieron los hechos, era un miembro de la oposición y carecía de mando sobre la Policía?.

Frente al enorme despliegue de El Mundo en torno a su presunta tarjeta del Grupo empresarial Mondragón que resultó ser una cinta musical de la Orquesta Mondragón, propiedad del dueño de la furgoneta robada, El País sólo dedica al caso una breve información, a dos columnas en la página 37, con este titular:

Interior confirma que en la Kangoo había una cinta de la Orquesta Mondragón

Y este sumario:

El furgón tenía el 11-M una tarjeta de una imprenta de Madrid, Gráficas Bilbaínas

Hay que reconocer que El Mundo tiene un arte especial, y cierta frescura (de “frescos”), a la hora de reconocer sus errores, desmentir sus informaciones falsas o pedir disculpas a los lectores que sintonizan su conciencia con la de Pedro Jota.

Su titular de primera (“La Policía dice ahora que…”) descarga toda la culpa sobre la Policía (con mayúscula) dando la impresión de que la falsedad procedía de una fuente oficial (y no de “policías de Alcalá” nunca identificados) que indujo a El Mundo a cometer ese error involuntario.

Pedro Jota se pone hoy a sí mismo voz de Caperucita y pone a la Policía la voz del Lobo. ¡Qué miedo!

Me daría la risa si no fuera tan grave para la imagen de mi antigua y hermosa profesión.

Antonio Muñoz Molina escribió una preciosa y divertida novela/reportaje sobre la mili (“Ardor guerrero”) de la que me quedó grabada una frase que repetía un recluta para expresar su asombro. Y con ella termino:

“Te cagas”

51 comentarios

  1. Dice ser Antonio

    Lean este artículo:”11-M: todos están mintiendo”http://www.kaosenlared.net/noticia.php?id_noticia=16447

    15 mayo 2006 | 11:39

Los comentarios están cerrados.