De todo corazón

Entradas etiquetadas como ‘toros’

La familia real y los toros

La Reina no va a los toros porque le horrorizan, es vegetariana y podría vomitar ante la visión de la primera banderilla. Según cuentan las malas lenguas, su suegra, la Condesa de Barcelona no sólo asistía a las corridas por ser una gran aficionada, sino para dejar en evidencia a la nuera. No me lo creo. La Condesa de Barcelona, como la duquesa de Alba, sentía devoción por Antonio Ordóñez, e incluso visitó su casa en varias ocasiones. Las imágenes de una comida campestre de ambas con el diestro, Cayetana, Fran Rivera y Eugenia fue publicada en el¡ Hola!, y a la madre dey Rey no le importó. La que no pudo ser reina estaba comiendo con el emperador.

Al Rey Juan Carlos le gustan los toros, pero no tanto como a la Infanta Elena. Su hijo, Froilán, estuvo durante las fallas en Valencia y le brindaron un toro. El hecho de que llevaran al pequeño a la corrida fue muy criticado por los antitaurinos. En Valencia, Marichalar hizo lo que le vino en gana con sus niños, que para eso son sus hijos, sin consultar demasiado con la familia real.

Al príncipe Felipe los toros no le hacen mucha gracia, y Letizia, antes de casarse con él, ni fu ni fa. Tampoco le gustaba la caza y ha terminado cazando. El pasado 27 de mayo acudieron a la corrida de la Prensa, y estaban, como se dice,en el tendido, más pendientes el uno del otro de aquello que ocurría en la arena. Los príncipes ya se dejaron ver en los toros en el año 2004, días antes de su boda. Desde entonces no hemos vuelto a saber nada. Da la impresión de que la Familia Real quiere dar un empujoncito a la fiesta nacional. No pueden resucitar a La Chata, la hermana de Alfonso XII a quien Rafael Duyos dedicó este poema:

-¡Deprisa que no llegamos!

¡Quiero la mantilla blanca!

Que run-run por los salones

del palacio de Quintana,

Mayo y tarde de domingo.

En el piano una sonata.

Se le deshacen los dedos

Gordezuelos a la Infanta

-Maestro Saco del Valle,

tanto Bethoveen, me carga.

Os lo digo sin rodeos,

Chopin si me llega al alma;

Mientras me visto

Tocad este nocturno

¡Caramba! ¡Son las Cuatro menos cuarto!

¡No llegamos a la plaza!

-Las damas transmiten órdenes.

El coche a las cuatro.

Pasan las doncellas,

con el traje de su alteza

lila y grana con encajes de Bruselas,

apretando cuello y mangas,

y rematando la orilla manola

de la gran falda,

mientras la visten,

no cesa de hablar la señora Infanta,

-Dame el abanico verde

de Mercedes mi cuñada,

el que ella llevo a los toros

cuando era reina de España.

No, no quiero ese collar

ni esos pendientes, no, no, ¡nada!

Unos claveles prendidos en el pelo ¡Y a la plaza!

¡Vamos! ¡Deprisa! ¡Ligeras!

Que las cuadrillas no aguardan

Ah! Recuerda que Romanones

viene a merendar mañana

-¡Armas! ¡Armas a su alteza!

Grita el teniente de guardia

Flecha de seda y charol

Sale el landó de la Infanta,

Y a ritmo de pasodoble

Van la yeguas salazanas,

Llevando a Doña Isabel de Borbón

Casi en volandas,

-Princesa, Bailén, Mayor, Alcalá.

Dame el programa,

¡Ajá! ¡Hoy torea mi torero!

-¿Cuál es tu torero Juana?

-El mío es “El Gallo” Alteza.

-¡Uy! ¡”El Gallo”! ¡Quien lo pensara!

Torero gracioso pero

No te arriendo la ganancia,

Yo, de Vicente Pastor

Uy Qué raro…Antonio Maura

– Adiós, adiós… ¡Cuánta gente!

La reina se queda en casa

Pretextando una Jaqueca,

Los toros la asustan ¡Vaya!

Ya estamos, ¿Y mi abanico?

Junto al coche de la Infanta

La gente se arremolina

Buenas tardes, muchas gracias

Que tal Arbos, ¿a los toros?

No faltaré esta semana

Quiero asistir al estreno

Que anuncian de ese tal… ¿Falla?

Que hay Benlliure, hola Tamames

Con Dios Duque de Veragua

Ya, ya se que los toros que hoy se lidian

Son de tu casa

Abren paso como pueden

Los de la guardia montada

¡Quitasoles!, ¡abanicos!,

¡almohadillas!, ¡naranjadas!

¡Qué hay empresario! ¿contento?,

Vengo yo sola, más ancha…

Sí sí, que me brinden toros,

No, no, al contrario, me agrada…

Ya traía en previsión tres pitilleras de plata,

La infanta llega a su palco y al entrar

Toda la plaza puesta en pie se arremolina

Batiendo alegre las palmas,

Mientras la marcha de infantes

Resuena en las altas gradas,

Y el sol pone al rojo vivo

Las barreras encarnadas

En la andanada de sol con popular algazara

Lo morenos se alborotan y gritan ¡Viva la Chata!….

Si queréis leer más podéis pinchar en este enlace, el poema es eterno, pero no tiene desperdicio.

P.D

Vaya por delante que me gustan mucho los toros y que me hubiera encantado ver ayer a Cayetano toreando en Las Ventas. De pequeña era antitaurina, pero alguien me llevó un día a ver una corrida en tendido bajo y desaparecieron todos mis prejuicios. No me he comprado el Cossío porque no me cabe en casa.Voy a la biblioteca a consultarlo. De hecho acabé en la peña taurina de la facultad, y Andrés Aberasturi nos invitaba todos los jueves para hacer unas tertulias gratuitas de novatos muy divertidas en RNE.

Mi progenie me ha salido antitaurina, como la mayoría de los lectores de este periódicos. Ni aunque la sentara en el palco con el Presidente de la corrida conseguiría hacer cambiar su opinión. Al hilo de la polémica de la emisión en horario infantil de una corrida de toros en Portugal,

se me ha ocurrido formular la siguiente pregunta:¿Le perjudica o le beneficia a la Familia Real acudir a los toros?

El Rey en los toros. Foto:Korpa

Los príncipes en los toros hace cuatro años.(Foto:KORPA)

Los príncipes en los toros hace unos días

(FOTO:EFE)