De todo corazón

Entradas etiquetadas como ‘hipodromo’

Una mañana en el hipódromo y la amiga de Bill Kaulitz

Aquí tenéis datos nuevos sobre la española a quien los rumores vinculan con el cantante de Tokio Hotel Bill Kaulitz. Mónica Sanz prometía cuando era pequeña. De hecho ganó su primer concurso de belleza cuando tan sólo tenía seis años de edad, y a los 7 la suerte le sonrió y comenzó a anunciar Barbies. Con 12 ya grabó su primer anuncio para firma Tampax. Con catorce ya desfiló sobre la pasarela. Ha trabajado para L’Oreal, Soehi’s, Misako, Roberto Cavalli, Emporio Armani, Guess y Misako. Tiene más éxito en el extranjero que en España porque sus facciones son consideradas excesivamente duras para lo que prima en estos momentos: rubia del este con aspecto de Venus boticcelliana. Ha desfilado en París, Milán, Londres, Roma y Berlín. Ha sido también el rostro estrella de la firma de joyas Intimately durante los dos últimos años. Si queréis más información sobre ella podéis pinchar aquí.

www.monicasanz.blogspot.com

UNA MAÑANA EN EL HIPÓDROMO

El domingo unos amigos muy bien relacionados me invitaron al Green Pass del Hipódromo de Madrid, que por lo visto es lo más de lo más. (la entrada más cara para apostar en los caballos cuesta 30 euros y da derecho a visitar todas las carpas menos ésta). Mi hija me pidió fervientemente que no me pusiera ninguna pamela y obedecí. Os diré cual es la última moda para ir al hipódromo. Salvo una señora que llevaba una pamela marrón sin ala por la nunca, casi todas las mujeres iban disfrazadas de jinetas, que no ginetas. Pantalón de montar o vaquero, doble camiseta, cinturón carísimo y botas. Había alguna excepción, como esta mujer a quien fotografíe por detrás. Llevaba un bolso precioso de Loewe y unos pantalones espectaculares. Sin lugar a dudas era la más elegante.

Pasar una mañana en el hipódromo es toda una experiencia. Hay entradas desde 9 euros, y con un euro, como me pasó a mi, puedes tirarte todo el día apostando si lo haces a colocado y a ganador. Los triples y las gemelas son más arriesgadas, pero te puedes forrar. Lo hice a boleo y no se me dio mal. Como los caballos a los que apostaba no eran de los favoritos llegué a ganar cuatro euros por euro apostado. AL final cometí el error de empezar a apostar sobre seguro, a los favoritos y allí se me acabó la buena suerte. A pesar de su sugerente nombre, no aposté al caballo Sonrisillas, montado por J. M Borrego, con unas ganancias muy pobres hasta el momento (5.000 euros). Quedó campeón. Me quedé sin mis doce euros, pero os dejo aquí unas fotos de la carrera y del ambiente.

width=”588″ height=”300″ class=”imgcen” />

Este caballo sin jinete ganó una carrera y etuvo dando tres vueltas más . Yo había apostado por él. Pero si no lleva jinete encima no gana.

Dos jovencitas en la zona del Green Pass. Casi todo el mundo iba de marrón o de beige.