De todo corazón

Entradas etiquetadas como ‘francisco’

La última de Cascos

Quién lo iba a decir de María Porto, la última esposa del Barzazul del PP, Francisco Álvarez Cascos, tan sobria y digna como era ella, cuando huía espantada de los periodistas de “Aquí hay tomate” por los pasillos de ARCO. Ahora le ha dado por las extensiones, los pantalones diseñados por Mary Vicky Beckham, las inyecciones de botox y las zancaditas entaconadas con rebote. Si no fuera por la estatura y la imponente percha que gasta cuando camina por las cercanías de su trabajo en una zona noble de Madrid, podría ser confundida con Ana Obregón o con la mismísima Belén Esteban. ¿Hay crisis en su relación de pareja?¿Está preparándose acaso para seguir los pasos de la inefable Gema? Al final va a ser verdad que este hombre, de magnos y ocultos encantos, perturba profundamente a las mujeres.

Massiel acaba de reeditar, remasterizado, el álbum que grabó en 1970; massiel canta a Bertolt Brecht, y está como una niña con zapatos nuevos. Ella lo tiene todo, dice, le sobra pecho, buen gusto para comprarse broches, cuenta, y, aunque no está forrada, afirma que se ha permitido rechazar los 90.000 euros que le ofrecían por participar en una máquina de la verdad.

Odios fraternales

Ni terapia de desahogo ni pepinillos rebozados en dulce de leche. Lo que está haciendo Julián Contreras Jr paseando por todas las televisiones su libro “Querida Mamá” no tiene excusa. Y no por la memoria de su made, atleta olímpica en el arte de vender exclusivas. Quien sabe, si, desde el más allá, junto a otros famosos víctimas de la necrofagia corazonera las emisiones de “A tu lado” vía conexión interestelar.

El libro es moralmente reprobable no sólo porque carezca de la calidad del ajuste de cuentas que hizo María Riva con su madre, Marlene Dietrich, sino por el daño que hece a personas que aún están vivas. En sus, páginas, Julianín ajusta supuestas cuentas pendientes con su hermano Fran Rivera, a quien acusa de haber fallado cuando él y su madre más los necesitaban. Fran nunca renegó de su madre, como en cierto modo está haciendo ahora Luis Alfonso de Borbón con Mari Carmen Martínez Bordiú-y quiso mucho a su hermano Julián.

Lo de si le pagó los estudios o no es lo de menos. Aún recuerdo al guapo hermano mayor en una exclusiva de una comunión o bautizo de la prole de Lolita en Navalcarnero. Fran, un mocito muy guapo, no le quitaba ojo de encima a su hermano pequeño. Ocho horas estuvo pendiente del pequeño, un crío mucho más encantador que el adulto cargado de resentimiento en el que se ha convertido.

Foto: Copyright Korpa

Los Borgia

Se estrena Los Borgia, y vamos a tener Lucrecias, Papas incestuosos y recetas de venenos hasta en la sopa. Me han contado que hasta Iker Casillas va a ir al estreno. Es lo que tiene la cultura de masas. Hasta Mario Puzo, cuando ya estaba casi senil, se dejó trastornar aún más por la historia de la famosa familia de origen valenciano. Y a costa de esta familia os voy a contar una anécdota muy buena acaecida hace muchísimos años, cuando los Borgia no estaban de moda ni los niños que estudian en coladeros pedagógicos privados se llamaban Borja. El caso es que yo, aspirante a cotilla histórica –y no a histórica cotilla– llamé a la Duquesa de Osuna para preguntarle sobre sus antepasados. De San Francisco Borja, duque de Gandía, hablaba maravillas; !qué bonito es descender de un santo…! Pero de los demás (Lucrecia, César y su papá, el Papa incestuoso), rien de rien. Vamos, que la descendiente directa o indirecta me colgó el teléfono y no se acordó de toda mi familia porque era toda una señá duquesa. Quien sabe, ahora que los tiempos han cambiado, con el relativismo moral que impera como diría un amigo cura, lo mismo los Osuna aparecen en el cine vestidos de época y se hacen una foto con Casillas.