Entradas etiquetadas como ‘pieles’

Lo que no te cuentan de la Milan Fashion Week

Después de haber hecho de corresponsal en la semana de la moda milanesa, ya habréis visto en otro post que he decidido hacer una comparación entre esta y la “de casa”, la Mercedes-Benz Fashion Week Madrid.

Como ya os comenté, los desfiles en Milán no son como en Madrid. Vas a Ifema al amanecer y sales al anochecer después de una organizada sesión maratoniana de moda. Aquí no, aquí cada uno es de su padre y de su madre en una punta de la ciudad. Como no tienen un horario que deban cumplir a rajatabla para no descolocar el orden del día, lo mismo se retrasan 15 minutos que 45. Aún con todo, y dispuesta a dejarme llevar por la magia que llevaban todo el mes vendiéndome, quedé otro día con Dianina XL para ver juntas un desfile.

En la entrada nos hicimos las fotos de rigor que no pueden faltar como buenas bloggers que somos. “Sácame la frase de la cazadora” le pido mientras me giro para que se lea el “Feminist as fuck” (Feminista de cojones) que llevo pintado. En esto veo que un chaval me hace fotos también, algo relativamente normal en estos eventos que siempre sacan los streetstyles o estilo de la gente de a pie.

La cosa es que el chico se me acerca y me pregunta que si entiendo italiano. Cuando le digo que sí me dice que le ha gustado mi culo y que si lo puede tocar (esto es 100% real, sino preguntadle a Diana). Parece ser que el lema de mi cazadora, ese que viene a decir implícitamente que no deseo ser cosificada, es demasiado sutil para su entendimiento. Como mis padres me han dado una buena educación contuve las ganas de reventarle la cabeza con un bate rodeado de alambres y tras decirle que no, nos fuimos flipando.

Al ir al mostrador de prensa para que nos dijeran dónde teníamos que sentarnos, la mujer encargada de las listas sacó un post-it, sí, un post-it, y tras partirlo en trocitos escribió “ST”. Me recomendó que no lo perdiera ya que me lo iban a pedir en la entrada. ¡¡¡Un cacho post it!!! ¡Que estamos hablando de la Milán Fashion Week! O sea, hello? Are you kidding me? Puro glamour.

“St” que significa “Standing” traducido a español como “de pie apiñadas pegadas a la pared como sardinillas en lata“. Pero como buenas españolas tiramos de picaresca y en cuanto vimos un par de sitios plantamos el culo bien plantado. La clave en estos sitios es aparentar que realmente ese es el puesto que debes ocupar y nadie te dice nada. Aunque traté de repetir la maniobra en el desfile de la tarde fracasé, ya que la que llevaba las listas venía cada dos por tres a recriminarme. Y mira que nos cambiamos de sitio varias veces pero nada, la tía parecía saber dónde encontrarme.

Otro de los momentos “simpáticos” fue el desfile de Simonetta Ravizza. Como era un día milanés helador, aproveché para llevar el cuello de pelo de mi madre. De camino al desfile, como de costumbre, fui informándome sobre la marca: una firma de lujo de pieles. “A tope” pensé, ya que no había mejor ocasión para lucir la bufanda peluda.

La cosa es que al llegar y salir del metro me encontré un pequeño grupo con pancartas y mochilas ‘perruoflauta style‘. Cuando vi que llevaban peluches manchados de rojo empecé a caer en que igual ir a un desfile peletero con un cuello que imitaba pelo no era la mejor de las ideas. Confirmé mis sospechas cuando empezaron a gritarme cosas como “Che schifo” o “Puzza di merda”. Yo contesté que era un cuello sintético pero no me hicieron ni caso. Ya me veía o manchada de pintura o llegando a las manos con alguno.

La cosa es que escribí a mi madre contándole lo que suscitaba su pelo de imitación. “No hija, si es que ese es auténtico”. Ah, pues que bien oye. Espero que lo hayas disfrutado porque a este ritmo vuelvo a casa sin él, pensaba viendo como el pabellón donde iba a tener lugar el desfile estaba rodeado de Carabinieri. Al final les invitaron a salir y volvieron a soltarme alguna perlita acompañada de gestos poco amigables.

Carabinieri a la entrada del desfile de Simonetta Ravizza y activistas.

Pese a que tenía entradas para otros desfiles consideré que ya había profundizado en la semana de la moda milanesa lo suficiente. Y es que durante esos días la ciudad enloquece. Los medios de transporte, que ya van llenos, se convierten en imposibles. La gente aprovecha para sacar sus pintas más estrafalarias. Y con estrafalarias me refiero a realmente estrafalarias. Me viene a la mente un chico que iba vestido todo de naranja y su complemento era una pecera rectangular naranja con peces naranjas nadando dentro. No puedes ir a tal o cual discoteca porque X diseñador la ha reservado para una fiesta privada, los asistentes a los desfiles se convierten en almas histéricas que te empujan y te estrenan, el gimnasio se llena de modelos haciéndose selfies en los bancos en los que normalmente entrenas con las pesas… Y sobre todo el desorden a la hora de sentar a los asistentes, el caos cuando empieza el desfile y hay gente que se te pone delante porque no hay nadie que controle la acomodación, la desorganización, el mal trato a la prensa o las maneras de muchos relaciones públicas son solo algunas diferencias que, como invitada a ambas pasarelas, encontré respecto a la nuestra.

“Matar animales por su piel ya no está de moda”

Armani ha pasado de firmar con la organización suiza Responsible Ecosystems Sourcing Plataform  un convenio mediante el cual le compraría a México pieles de cocodrilo por 130 dólares la pieza, algo que luego vendía por 5.000 o 15.000 dólares en función del tamaño del bolso, a romper con las pieles. ¡Hurra!

Abrigo de pieles de Armani. No, sintético tampoco te lo puedes permitir. GTRES

Abrigo de pieles de Armani. No, sintético tampoco te lo puedes permitir. GTRES

Como soy de la plebe, la noticia no es que me haya afectado demasiado como consumidora. Aún así puedo imaginarme a distinguidas señoras clientas habituales de la calle Serrano recostándose en sus divanes de la Moraleja “Traiganme una copa de Moet, necesito alcohol para ahogar esta pena”.

Es por eso que la casa italiana sacará a la luz su primera colección sin pieles animales, la de otoño invierno 2017.

El comunicado emitido este martes por el Grupo Armani se comprometía a la lucha por la libertad de los animales ya que, para ellos “el uso de práctica crueles con animales es innecesario”. Ajá, ¿se han dado cuenta ahora? ¿Es que hasta 2016 los animales con que hacían sus abrigos no sufrían sino que disfrutaban de formar parte de un outfit a juego con unos zapatos y un bolso?

Un cambio propiciado según el diseñador por el “progreso tecnológico de los últimos años”, y es que los tejidos sostenibles empiezan a pisa fuerte.

Según el diseñador: “Mi empresa está dando un gran paso que es símbolo de que nos importan los problemas que tienen que ver el medio ambiente y los animales”.

El presidente de Fur Free Alliance, el colectivo de organizaciones animalistas con el que Armani ha firmado el acuerdo, ha declarado que “el anuncio de Armani deja claro que diseñadores y consumidores pueden tener libertad creativa y lujo sin apoyar la crueldad animal. Su anuncio es la prueba de que la compasión y la innovación son el futuro de la moda”.

Cuando dejas de usar pieles en 2016 pero llevas desde 2008 cabreando a los animalistas. GTRES

Cuando dejas de usar pieles en 2016 pero llevas desde 2008 cabreando a los animalistas. GTRES

La noticia ha sido recibida entre las organizaciones animalistas como si fuera la cura a las piedras en el riñón. De hecho las declaraciones no han tardado en aparecer. Para Claire Bass, directora ejecutiva de Humane Society International es “el mensaje más potente probablemente en ensalzar que matar animales por su piel no está de moda“.

Armani sigue la estela de Hugo Boss, Tommy Hilfiger, Calvin Klein, Ralph Lauren o Stella McCartney en el uso de pieles sintéticas. Han sido 40 años de confección de prendas a base de sufrimiento, pero, seré positiva: más vale tarde que nunca y es una victoria tanto para los animales como para los bolsillos de los clientes de Armani.