Entradas etiquetadas como ‘flequillo’

Cambiando de temporada y de peinado

Las ganas de meterse la tijera en el pelo cuando llega el calor son inevitables. Empiezan esos días en los que te asas de calor en el metro, en clase o en la oficina y terminas con la nuca más pegajosa que el papel de moscas.

Por ello, y porque eres una adicta a las tendencias (sino no estarías leyendo ese post) aquí tienes los que serán los cortes de pelo estrella de esta primavera:

INSTAGRAM

El shag, corto y desfilado con capas perfecto para darle dinamismo a un pelo liso. Te sonará de Winona Ryder en Stranger Things.

Rockstar #shag for this badass beauty 🔥🎸🌺 #shtrnomad #sallyhershberger24k #MAJOR #hair #cutbylevi

A post shared by Levi Jackson (@levisonjack) on

El loobque viene a ser un bob de longitud media (long bob). Si quieres sanear el pelo pero no perder la forma, este es tu corte.

Las mechas tigereye están inspiradas en la piedra Ojo de tigre, piedra marrón con rayas amarillas. Se hacen a mano alzada a lo largo de la melena en tonos nuez, avellana, cobre y miel y es ideal para melenas castañas o rubias oscuras.

👳🏻‍♀️👱🏻‍♀️Capelli spenti? Scegli il tuo stile da #rhdparrucchieri 👳🏻‍♀️👱🏻‍♀️

A post shared by Rhd Parrucchieri (@rhdparrucchiere) on

El gringe es el flequillo del ranking (porque no podía haber una temporada sin flequillo), que aunque no es muy deseado en verano te gustará por su comodidad a la hora de mantenerlo. Desfilado y despeinado, está inspirado en Brigitte Bardot.

No te cortes flequillo, es una trampa

Caen un poco las temperaturas y nos volvemos locos con el otoño. El cambio de armarios, la carrera contra los días que cada vez son más cortos o el flequillo son algunas de las cosas que caracterizan a esta época.

Porque claro, llevar flequillo en verano y terminar con la frente blanca contrastando con nuestro bronceado no es algo que funcione. ¿Habéis visto alguna vez que se lleve el flequillo en verano? Nunca. Es como si Suchard pretendiera que comiéramos sus turrones a principios de junio. Con el frío aumentan las ganas de abrigarse, que vienen de la mano con dejarse crecer los pelos (incluyendo los del flequillo).

He de confesar que soy el prototipo de mujer que pega el tijeretazo a esos mechones delanteros para lucirlo. Siempre me sucede lo mismo. Me pongo a leer la revista de moda de turno en la que aparece (introducir nombre de actriz famosa aquí) con su flequillo recién cortado.

“Oh, qué bien me quedaría esto a mí” piensa mi cerebro mientras dejo la revista y me planto en la peluquería (porque así soy yo con los cambios de peinado, me dejo llevar por los venazos, y claro, tener la peluquería a cinco minutos de casa no ayuda). Una hora después me doy cuenta de que no soy (introducir nombre de actriz famosa aquí) y por tanto no me queda tan bien como a ella.

A lo hecho pecho y al flequillo cepillo. Y secador. Y 15 minutos que tendrás que dedicarle cada mañana para llevarlo decentemente peinado. Porque esa es otra. Te despiertas con el flequillo como la situación política española, con cada pelo mirando para un lado.

Cuando por fin le has cogido el tranquillo al cepillo cilíndrico, cuando por fin has aprendido la técnica de muñeca necesaria para darle forma con el secador, el flequillo ha crecido y vives entre la angustia de comerte a la gente por la calle y el sufrimiento que es que se te meta en los ojos. Porque puedes estar años para dejarte crecer un poco de melena que en unas semanas los pelos del flequillo han crecido cinco veces más rápido que cualquiera del resto de los pelos de tu cabeza. No me preguntéis por qué pero es así. Científicos de Massachusetts llevan años estudiando este fenómeno sin averiguar a qué se debe.

#fringehaircut #fringehair #haircut #newhair #newhaircut

A photo posted by Vera Fernandes (@vmaf91) on

La cosa es que al final acabas hartándote del flequillo. Que sí, hacedme caso. Yo también pensaba que no, pero acabas cansada. Se ha convertido en esa parte de cuerpo que atrae la grasa como si de un imán se tratara. Si el pelo te aguanta uno o dos días sin lavar, el flequillo a la media hora de lavártelo ya está medio grasoso de la de veces que has tenido que colocártelo. En ese punto, lo único que puedes hacer es dejarlo crecer y rezar porque crezca rápido, ya que estás unas semanas en ese punto de no-lo-bastante-corto-como-para-que-no-dificulte-la-visión y no-lo-bastante-lago-como-para-que-quede-bonito-si-se-lleva-abierto.

Que aunque también tiene sus cosas buenas, como poder llevar las cejas como orugas procesionarias (ojo con las ventiscas traicioneras), si no eres de las intrépidas con pulso de cirujano que se atreve a cortárselo a sí misma, al final te acaba saliendo caro no solo en dinero sino en tiempo, ya que viene a ser como un trabajo de jornada completa.

¿Caerás este otoño en su trampa?