Entradas etiquetadas como ‘azafatas’

¿No hay sexismo cuando te escogen como azafata por estar buena?

Me hace gracia que salgan a decir que “por culpa de las feministas” un montón de pobres mujeres se han quedado en paro a raíz de la medida de prescindir de ellas en la parrilla de Fórmula 1. Más que nada porque yo he trabajado de azafata en un circuito de carreras y no es oro todo lo que brilla por mucho que se pinte el trabajo de color rosa.

YOUTUBE

Para empezar tienes que pasar un corte respecto a la imagen física bastante importante cumpliendo requisitos como talla de ropa, altura y por supuesto una cara que acompañe. No te eligen por la carrera que hayas estudiado (que la mayoría de nosotras estábamos en ello), los idiomas, nuestros talentos, principios… Te escogían por ser guapa y estar buena. Punto (perdonad la franqueza, pero es hora de dejarnos de ser políticamente correctos y hablar de las cosas como son).

Te escogían por guapa y por estar buena porque si no no te quedaba bien el conjunto de minifalda y chaqueta ajustada en el que tenías que meterte. Y sí, sabíamos cómo era el uniforme y también en qué consistía el trabajo. Fue una elección que hice libremente la de cobrar una cantidad de dinero a cambio de pasearme durante unos días con poquita ropa y taconeando el circuito arriba y abajo (no voy a entrar en los motivos porque no creo que tenga que justificarme por ganarme la vida de una manera o de otra ya que todos los trabajos son igual de respetables, pero no todos exigen la misma disponibilidad).

Trabajar me empodera, me hace sentir independiente, soy libre de elegir mi trabajo, pero la cosa fea de la que nadie habla es que es un trabajo en el que solo sirves si estás buena. Trabajar con poca ropa solo porque mi cuerpo entra en unos requisitos de belleza no sé hasta que punto me libera y hasta que punto me hace presa de una sociedad machista que considera que solo sirvo para hacer bonita la foto final de la carrera.

Los pilotos, por lo que he visto, van a su rollo. Les va a dar igual que pongan una mujer que cincuenta porque en lo que piensan es en la carrera. Pero la gente que asiste, los espectadores que lo ven por la tele, los mirones que te COMEN con los ojos de arriba a abajo (porque la palabra es comer), son cosas que tienes que aguantar (a los que digáis que exagero os invito a mirar a partir del minuto 1:10 de este vídeo, que ya con el nombre lo dice todo).

Lo aguantas porque asumes que no existe el trabajo perfecto, y que como azafata te puede tocar apechugar con eso al igual que como periodista me toca apechugar con que se me resistan a la hora de contestarme unas preguntas para un artículo. Tampoco creo que tú, que lees esto, estés absolutamente feliz con todos los aspectos de tu trabajo (y si es así, pues felicidades).

Pero el hecho de que lo sepas no hace que te sientas menos cosificada, no hace que pase menos veces por tu cabeza la frase “mis ojos están aquí arriba, cretino”.

Obviamente me da pena pensar que compañeras se hayan quedado sin trabajo, pero pena porque hayan visto en “Muerto el perro se acabó la rabia” la solución.

¿Queremos terminar con el sexismo en las carreras? Perfecto, pon mujeres y hombres de todas las tallas, edades y etnias (porque esa es otra cosa de la que no se habla, que como no seas joven y, en la mayoría de las ocasiones, blanca, ‘chao pescao’). Ponles al lado de los vehículos bien vestidos, con un traje de pantalón o unos vaqueros y calzado cómodo, que ocho horas de pie, si ya son bastante malas, con tacones, un infierno.

Dejemos trabajar a las azafatas, claro que sí, yo no digo que las dejemos a todas sin trabajo, pero que no se conviertan en objeto de exposición, que me consta que hay agencias (la que lleva la Feria de Madrid, más concretamente), que le prestan atención a los buenos modales, la educación, el saber estar y el protocolo y no a si la profesional entra o no en una talla 36.

Adiós a las azafatas en los podios de ciclismo australianos

(Asumo que puede parecer irónico que como azafata opine sobre este tema, como lo irónico que resulta que tu monitor de spinning, ese que te hace sudar la gota gorda, se llame Ángel o que tu profesora de yoga se llame Dolores.)

GTRES

Este martes, la UCI World Tour 2017, comenzaba sin las célebres azafatas que besan y entregan los premios a los ciclistas. Mi yo interior se frota las manos con la de críticas que podemos sacar de esto.

En primer lugar, las sustitutas de las azafatas iban a ser jóvenes promesas del ciclismo mientras que, en la entrega de este martes, fue un compañero del ciclista ganador de la primera prueba, Caleb Ewan, el que le colocó el maillot de ganador. O en otras palabras, un puesto menos de trabajo a no ser que pretendieran que las jóvenes promesas fueran ‘de gratini’.

Aunque como azafata opino que es un trabajo menos, como mujer, es un paso más en el largo y angosto caminito hacia la igualdad. Y es que como recoge El Periódico, Leon Bignell, ministro de deportes de South Australian, explicó a ABC News que “no tiene mucho sentido que el Gobierno pague a las azafatas del podio al tiempo que financia tratamientos psicológicos para ayudar a las chicas jóvenes con trastornos provocados por su imagen corporal”.

Mikel Landa, tercero del Giro 2015, declaró en El Correo que “es la línea por la que debemos ir. Las azafatas en los podios sobran. Es como tratarlas como objetos, las infravaloramos. Aquí es una costumbre arraigada y nadie se atreve a dar el paso, pero hay que admitir que poner ahí arriba a mujeres elegidas por ser guapas y tener buen cuerpo no es la mejor imagen que se pueda dar de ellas”.

Si algo tengo claro después de cuatro años trabajando de azafata es que es un trabajo basado en el sexismo que no quita que sea una profesión digna con la que poder ganarse la vida. El hecho de que eliminen esta profesión en un evento de proyección mundial es una forma de comunicar alto y claro el mensaje de que ya no vende única y exclusivamente el cuerpo de una mujer. Y, para las que nos dedicamos a ello, encontraremos otras cosas con las que poder ganarnos la vida ya que valemos más que para dar imagen.