BLOGS
Mara viste y calza Mara viste y calza

“Algunas personas
sueñan con piscinas,
yo sueño con armarios”.
Audrey Hepburn

Archivo de Junio, 2016

Los hombres y las cejas: ¿amigos o enemigos?

Pensad en vuestro abuelo. No, no me quiero ir tan lejos. Pensad en vuestro padre por un momento. ¿Os lo imagináis depilándose las cejas con una pinza?

cejas2

Yo al mío tampoco. Y menos a mi abuelo. Estoy hablando de hombres para los que el culmen de la imagen era ir en traje y bien aseado. Afortunadamente nuestra generación no tiene los prejuicios que pudieran tener los varones hace 20 o 40 años sobre que la depilación es una cosa exclusiva de las mujeres. O al menos no la mayoría de nosotros.

Bienvenidos al siglo XXI: los hombres se depilan las piernas, compran cremas y se perfilan las cejas. Y no por ello son menos hombres.

El tema de la depilación de las cejas, en concreto, me resulta especialmente llamativo. Se da por hecho que nosotras debemos llevar las cejas cuidadas cuando biológicamente tenemos mucho menos pelo que los hombres. De hecho, indagando en mi círculo más cercano, solo se depilaban las cejas 1 de cada 15. Lo cual me hace pensar que, o bien no está muy extendido, o que tengo unas cejas más selváticas que la isla de Lost.

Sin embargo existen una serie de hombres que, como nosotras, le prestan una especial atención a esta zona. Entonces es cuando pasa lo siguiente: o se las depila dejándoselas con el mismo grosor que la seda dental o se hace un estropicio asimétrico dadaísta.

¡Que yo lo entiendo! Internet está copado de vídeos para nosotras. Tienes desde cómo elegir un sujetador de tu talla hasta como depilarte las piernas con azúcar. Entiendo que los hombres no lo tengan tan fácil y tiendan a ser autodidactas, pero, creedme, no siempre es una buena idea.

Las cejas masculinas no son iguales que las de una mujer, por lo que no podemos depilarlas de la misma manera. La ceja es como cuando te empieza a gustar alguien y te planteas que se convierta en algo más, hay que respetar su forma y su curva. Es como es y no debes intentar cambiarla.

Cloudy with a Chance of Meatballs Blu-ray 1080p Blu-news.com photo Cloudy07.jpg

Cuando unas cejas salvajes se apoderan de tu cara. PHOTOBUCKET

Por lo general, las cejas masculinas están más bajas y son más gruesas (por lo general!) además de que reúnen más pelo en los extremos. Pero eso no significa que podamos quitar pelos a cascoporro sino que debemos eliminar aquellos que se salgan del ‘perímetro cejil’. Después podemos controlar el nivel de grosor quitando volumen capilar, el secreto para que las cejas voluminosas no se traguen los ojos que hay detrás.

La norma de oro universal de la depilación de cejas es no depilar la parte superior sino quitar los excesos de la inferior y el entrecejo. (O incluso puedes dejar el entrecejo, eso ya es cuestión de gustos).

Recuerda que menos es más y siempre es preferible una ceja natural y poblada que una fina que nos haga parecer aliens.

‘Eyeliner’ para presidiarias: aprende a maquillarte como en ‘Orange Is The New Black’

Cuánto amo que Orange Is The New Black sea de Netflix y que todos los capítulos de la temporada hayan aparecido de golpe en mi home de Pordede (¡gracias, webs de enlaces de películas y series!)

La serie americana sobre las presidiarias de Litchfield, una cárcel femenina, me apasiona. No solo encuentro ejemplos de mujeres fuertes y tramas inspiradoras en cada episodio (sí, queda un poco raro que me inspiren mujeres encarceladas) sino que cada una, pese a llevar el uniforme de presa, mantiene su esencia y unas características estéticas muy concretas.

Porque oye, estar presa, asesinar o traficar con drogas dentro de la propia cárcel no implica que no puedas mantener una imagen impecable. Cómo consiguen mantener el maquillaje intacto durante todo el día cuando se me difumina solo con mirarlo es para mí un misterio.

La serie es un desfile de eyeliners. Y si quieres aprender a hacerte los más originales e imitados de toda la prisión, sigue leyendo.

1.Alex Vause

Alex Vause. TUMBLR

La ‘ex-novía’ que nadie se querría volver a encontrar. TUMBLR

El eyeliner de Alex-ex-novia-buenorra-Vause sigue el trazado de la estética pin-up: fino cerca del lacrimal que va cogiendo grosor para terminar de manera afilada en el extremo subiendo por el párpado. Llevar las cejas depiladas al máximo forma parte del look del personaje, pero sigo pensando que una ceja peluda resulta más favorecedora para la cara.

2. Maritza Ramos

Maritza. PINTEREST

La raya de ojos interminable. PINTEREST

No os hacéis una idea de cuán fan soy del grupo de las latinas. Y en esta temporada ni os cuento (¡no, no haré spoilers!). Maritza aparece siempre maquillada con su raya del ojo hasta-el-infinito-y-más-allá. Parece el típico caso de cuando el trazo se te empieza a ir de las manos, pero ella lo lleva maravillosamente.

3. Marisol Gonzales

La Flaca. YOUTUBE

La Flaca. YOUTUBE

Si por el nombre no la ubicas, te hablo de Flaca. Aunque la connotación de llevar una lágrima pintada está relacionada con las personas a las que se han matado (si está vacía significa que se está dispuesto a matar), la presidiaria lo lleva como parte de su maquillaje emo.

4. Lorna Morello

Morello. WIKIA

Loca pero encantadora. WIKIA

Si Morello no te produce ternura entre su locura de novia acosadora y su personalidad tipo Blancanieves en la cárcel es que no tienes corazón alguno. El personaje lleva un estilo inspirado en los años 50 con unos ojos ahumados como fondo del eyeliner y su característico pintalabios rojo.

5. Nicky Nichols

Nichols. FOREVERYOUNGADULT

Maja y yonki a partes iguales. FOREVERYOUNGADULT

Os pongo el tutorial porque lo estoy haciendo con todos, pero realmente el maquillaje de Nichols es el clásico ahumado inferior emborronado, tan sencillo como pintarse los ojos el día anterior e irse a dormir sin desmaquillar.

6. Red

Red. PLAYBUZZ

Red. PLAYBUZZ

Galina Reznikov, Red para los amigos, cocinera magistral, crack indiscutible y ‘matrioska’ del grupo de las caucásicas lleva una raya doble. Para llevarla a cabo es tan sencillo como dibujar una raya corta en el párpado superior y otra en el inferior dejando espacio entre ellas. Un poco de color blanco o sombra clara ayudarán a destacar el espacio.

 

El retorno del pantalón vaquero ‘braga-short’

Comprar un pantalón corto vaquero que me sirva se ha convertido en algo mas difícil que atravesar la Gran Vía cuando hay rebajas. Yo, de hecho, me lo he tomado ya como algo personal. Primero porque NO es posible que cada año necesite usar una talla más. O me crecen las caderas a velocidad galopante o aquí hay gato encerrado y están haciendo cada vez los vaqueros más pequeños. Que ya me diréis a mí cómo es esto posible cuando sigo teniendo vaqueros largos de hace milenios de la talla 38 que me valen perfectamente. Estamos ante un complot.

Por algún extraño motivo que han decidido las grandes firmas de moda sin consultarnos, la pernera cada vez es más corta y la cintura cada vez más alta, lo que significa que hemos pasado de enseñar muslo a enseñar nalga. El botón de la cinturilla queda tan TAN ajustado que en 9 de cada 10 pantalones te sientes embutida como una morcilla.

La ‘braga-short’ es una criatura inquieta que se empeña en subirte por la pierna. Según vas andando, notas cómo la pernera se va dirigiendo lenta pero inexorablemente a la unión de los muslos y acaba arrebujada consiguiendo que andes como los pacientes que salen de una colonoscopia.

Aunque pienses que a ti este tema es un poco como el ‘Brexit’, que ni te viene ni te va, es una cuestión que te afecta ya lo lleves o no. Y si no me crees coge el metro un día de estos, que en poco tiempo te adelantará alguna portadora de bragas vaqueras. No solo podrás apreciar pierna sino mollete y casi casi, agujero. Porque lo va tapando un poco de tejido vaquero que sino más de una provocaría un infarto entre las personas mayores.

Short vaquero. ALIEXPRESS

Braga Short vaquero. ALIEXPRESS

¡Pero quiénes somos para decir nada! Esto, como todo, es una cuestión de modas y de gustos. La disminución de la tela no se debe ni al cambio climático ni a los recortes del Gobierno, sino a las tendencias. Cuando yo era joven (y con ‘joven’ me refiero a los años entre 2005 y 2010 entre los que transcurrió mi adolescencia) lo más era llevar la cintura baja, pero baja a la altura de la cadera y mejor todavía si había un cacho de braga fuera. Ahora, como os decía, se lleva la high waist. Esto consigue que el culo se lleve todo el protagonismo.

Los vaqueros encogen y cada vez las tallas son más pequeñas. No lo digo yo, lo han comprobado varias personas. La última, la británica Ruth Clemens con los pantalones de H&M. Pero hay salida. Puede que encontrar un vaquero corto de nuestra talla que no nos deje con el culo al aire sea casi una utopía, pero, hasta que vuelvan a llevarse algo más largos, nos quedan las tallas mayores, la gran solución al problema. Eso sí, cuidado con las escaleras. Recuerda que al quedarte grandes, la pernera te quedará suelta.

MODERNADEPUEBLO

MODERNADEPUEBLO

 

“Ser modelo de talla grande no significa comer más, sino cuidarse más que una modelo convencional”

Hace unos meses me dedicaba a criticar concienzudamente aquello que muchos medios habían bautizado como ‘revolución curvy. Porque, sinceramente, no veía en primer lugar mujeres de tallas grandes como tal (ya sabéis cual es mi opinión respecto a este tema. Una talla 40 para mí NO es curvy) y en segundo lugar, el hecho de incluir de manera excepcional una modelo de estas características en una publicación llena de modelos de la talla 34 no llegaba a convencerme.

No, así no se empieza una revolución ni mucho menos. Una revolución se empieza haciendo de las modelos de tallas grandes una fuerza competitiva dispuesta a ‘dar caña’ laboral en el mundo de la moda, algo que ha hecho Patricia Guillén, la creadora de Plus Size Models, agencia de modelos dedicada únicamente a modelos de tallas grandes.

modelosplussize

“En junio de 2014 cree mi propia firma de moda, PG by Patricia Guillén, el sueño de mi vida. Yo soy talla grande y siempre he tenido muchos problemas para encontrar ropa de mi talla y encima la que encontraba los cortes sentaban fatal: los estampados horrorosos, las prendas las hacían para taparnos… Nos sentíamos mal con nosotras mismas. Pasados unos meses del lanzamiento de la marca, me ofrecieron desfilar junto con otras marcas de bastante reconocimiento en el Casino de Gran Vía de Madrid”.

El problema fue que Guillén quería modelos acordes a la línea que había diseñado, por lo que empezó una búsqueda por las agencias madrileñas: “Sus respuestas eran positivas. <<Sí, claro que tenemos. Te mandamos los composites>>. Me llevaba la sorpresa de que eran talla 42, 44 o 46 la más grande. Para mí personalmente eso no son tallas grandes, yo quería chicas de la talla 50 o 52. Y me resultó imposible encontrar agencias con chicas de estas características”.

Tras proponer a amigas suyas que desfilaran, la animaron a crear una agencia que les diera oportunidad de trabajar en el mundo de la imagen. No solo el recibimiento en su entorno tuvo una buena acogida, sino que le llegaron solicitudes de todo el mundo: “Nos llegan inscripciones de fuera de España: Colombia, Brasil, México, Puerto Rico, EEUU etc. Y todas con la misma ilusión, poder trabajar en el mundo de la imagen ya sea en su país o fuera de él. Una anécdota es que en el 2015 se nos colapsó el servidor dos veces de tantas inscripciones, no nos da tiempo a contestar a todas en el mismo día. Hacemos un seguimiento personalizado con cada una”.

“En España queda mucho por hacer. Soy partidaria del Made In Spain, tenemos un producto nacional muy bueno y no le estamos sacando partido. Me entra más trabajo de fuera de España que de aquí. Y es una pena, porque hay muchos trabajos que los he tenido que rechazar por no poder controlarlos debido a la distancia, porque para mí la seguridad de mi modelo es 100% prioritaria”.

Pero hablemos claro, ser modelo no es jauja, ya sea convencional o de tallas grandes: “Una modelo plus size se cuida, tiene que hacer ejercicio y llevar una dieta equilibrada. Ser modelo de talla grande no significa comer más, de hecho se cuidan más que las convencionales. Deben mantener sus medidas ya no solo por el trabajo si no por salud”.

Pero además de la vida sana deben cumplir otros requisitos, como dice Guillén: “La mayoría de nuestros modelos superan la talla 46 pero no queremos dejar a nadie fuera, asi que abriremos nuestro campo desde la talla 40″.

Medir por lo menos 160 cms (170 chicos), tener una talla 40 como mínimo, ser fotogénico, estar bien proporcionado, tener la piel cuidada o el pelo saludable son algunos de los requisitos físicos. “Una gran sonrisa y expresividad, gran capacidad de trabajo en equipo, responsabilidad o proactividad” son otros requerimientos de la agencia.

Pero a la hora de recibir propuestas, es más difícil encontrar trabajo ya que “las empresas no son muy receptivas al tema de tallas grandes, y muchas de las marcas que utilizan tallas grandes usan las mismas chicas siempre, ya sea por tema económico o porque no piensan que haya más mercado” dice Guillén.

Pocas experiencias laborales pero “todas positivas porque de todas he aprendido.
La experiencia con las modelos en las sesiones de fotos o desfiles para que cojan práctica ha sido espectacular: ver cómo se unen por hacer un buen trabajo, cómo van creciendo en cada sesión, cómo van madurando y cómo la confianza crece ante la cámara hasta el punto de que algunos fotógrafos se han sorprendido de lo que dan. Somos una gran familia curvy que irá creciendo más y más”.

Guillén se muestra positiva mirando hacia el futuro: ” Queremos convertirnos en una agencia importante donde poder dar formación y trabajo a muchos chicos y chicas, donde podamos convivir con el resto sin que nos miren por nuestra talla o tamaño”. No considera que la agencia sea un rival para las agencias de modelos convencionales: “Pienso que cada uno tiene su mercado y su parcela de trabajo. Yo he trabajado con agencias convencionales en desfiles junto con otras marcas y la verdad es que muy bien el trabajo en equipo. No tengo queja”.

El hecho de que se cree una agencia especializada en modelos con estas características, “agencias que han sacado un apartado de modelos xl” o “certámenes de belleza de talla grande” son pequeños pasos que, si se consolidan, conseguirán la inclusión de estas modelos en el mercado además de lograr reflejar una visión más abierta en cuanto a aceptación del cuerpo femenino se refiere.

“Plus Size Models quiere dar mucha guerra, y está haciendo mucho ruido en todo lo que puede. Queremos llamar la atención de todo el mundo para demostrar que nosotras también podemos realizar trabajos como pueden ser una sesión de fotos Boudoir, novias conmezcla de tallas, Pin Up, piscina, picnic, etc. Hay que salir de lo establecido de la sociedad para que nos hagan caso. Nuestro lema es ‘Las Curvas Invaden La Ciudad’ y ese es el propósito.

El pelo y el verano, el drama de todos los años

Tu melena. Esa mata orgullosa y resplandeciente que mimabas con cariño las gélidas noches invernales vigilando cada grado de la temperatura del secador como el mismisimo Heisenberg  haciendo la anfetamina. Era una maravilla de la naturaleza: fuerte, voluminoso y se desenredaba solo con mirarlo.

Pero llega el verano y esa melena leonina tras sesiones maratonianas de bronceado, chapuzones en el mar y el cloro de la piscina se convierte en los cuatro pelos ralos de Gollum. ¡Con lo que te había costado cuidarlo!

El verano es más nocivo para el pelo que los Lannister para la casa Stark. A partir del 21 de junio debe comenzar la batalla contra la deshidratación.

Según Yolanda Valencia, peluquera de Marco Aldany en Francos Rodríguez, la sal del mar y el sol “deshidratan el cabello. Al igual que protegemos la piel, debemos protegernos el pelo ya que podemos quemarnos el cuello cabelludo. Por su parte, la sal arrastra las proteínas del cabello al igual que el cloro, que es un producto químico. La deshidratación se nota en el aspecto, no está saludable, está opaco y sin brillo”.

¿Que sería lo recomendable? “No mojarlo” afirma Valencia, aunque claro, a ver quién es la guapa que por mucho amor que le profese a su pelo aguanta sin darse un baño cuando hace 40 grados a la sombra. “Cuidarlo con tratamientos para que no se seque tanto como un baño de proteínas o productos solares para el pelo. Lavarlo con champú y acondicionador solar que arrastran los excesos de la piscina, la sal y la arena”.

Mi gran duda es hasta qué punto nos perjudica lavarnos el pelo a diario, porque todas hemos vivido eso de salir de la ducha, tener el pelo seco a los 5 minutos y que se convierta en un gurruño de cabellos bañados en sudor cuando vuelves a casa. “Puedes lavar el pelo a diario pero con productos que no te perjudiquen, que sean suaves ya que el lavado es una agresión, es decir que no tengan fósforo ni sulfatos, que sean naturales” dice Valencia.

Y es que las que tenemos melena no sabemos ya cómo hacer para sobrevivir en verano sin cortárnosla de tajo. Mi última estrategia: hacerme un moño más grande que una hogaza de pan gallega, y llevarlo día y noche es un ataque contra la meleba, ya que como asegura Valencia “recogerse el pelo siempre es malo en general tanto de día como de noche. Durmiendo encima se enreda más. En todo caso se pueden utilizar pinzas y gomas específicas para que el pelo no se rompa”. Algo me dice que mis pinzas del chino y mis coleteros del Primark no están incluidos en esta categoría.

Que llegue el verano, no significa que debamos olvidarnos de cuidarlo hasta septiembre. “Es bueno hacerse tratamientos a lo largo de todo el año, para mantenerlo sano. Con exceso de sol con mayor motivo. Para ayudarlo contra los factores estivales tratamientos de proteínas hidratantes y reparadores, llevar una alimentación sana o tomar suplementos como levadura de cerveza, que es buenísima para el pelo, la piel y las uñas” dice Valencia.

Vamos, que después de leer el post ya no tienes excusa para descuidar la cabeza este verano.

Las sandalias de Inditex que hacen que quieras cortarte los pies

Todas sabemos que el verano y el cambio de armario vienen de la mano con las rozaduras de las sandalias. Es así. Puedes tratar de negarlo, pero la semana de adaptación en la que florecen en los pies las ampollas y las farmacias hacen caja con las tiritas, es una cosa real. Tras ese tiempo, puedes usarlas cómodamente el resto de la temporada.

Sin embargo, no todas las sandalias se comportan de la misma manera, un modelo en concreto, el de tiras con forma de aspa compuestas de poliuretano de Inditex, están sembrando el terror en los pies de las mujeres.

Sandalias. FACEBOOK ELSA SARMIENTO

Sandalias para sadomasoquistas. FACEBOOK DE ELSA SARMIENTO

Este modelo, elaborado por el propio Satán en persona, provoca unas heridas que ríete tú de las torturas de la Santa Inquisición. Vamos que si te dan a elegir entre la rueda y andar una hora con este calzado, la rueda se te asemeja a una sesión de spa con masaje.

Noelia Pérez, es una de las afectadas por estas sandalias: “Me las compré el viernes por la mañana y me las puse para ir a trabajar. A los 10 minutos ya tenía rozadura y cuando llegué al trabajo, herida. Me compré tiritas pero se me despegaban. Tuve que trabajar descalza“.

Sandalias Stradivarius. MARA MARIÑO

Sandalias de Stradivarius. MARA MARIÑO

“Para volver casi me corto los pies. Llegué a mi casa sangrando. Al día siguiente fui a Stradivarius y les dije de cambiarlas porque no me valían. Me dijeron que no las podía cambiar porque las había usado y les había quitado la etiqueta. Dije que las había usado pero me habían hecho heridas en los pies, que con ellas no se puede caminar. Les pedí que por lo menos tuvieran la decencia de cambiármelas y no quisieron. Fui tonta porque tenía que haber pedido la hoja de reclamaciones” relata Pérez.

Rozaduras por el centro del pie, por los dedos… Clara Salgado, otra víctima de las sandalias, cree que el problema se debe al material: “En cuanto el pie te suda un poco, te quema. Hace ampollas que se explotan. Siempre las llevo con tiritas y parezco la momia”.

Lo que no se entiende, según Salgado, es “que te gastes 40 euros en unas sandalias que no son de un material muy bueno”. Porque honestamente, cuando te compras unas sandalias del chino de 10 euros sabes a lo que te expones por ese precio. Que seguramente saldrán malas y no verán otro verano, pero claro, te has gastado en ellas una cuarta parte que si te las llevas de tienda.

Por lo pronto, el modelo de sandalia de Zara ha sido retirado. Traté de encontrarlo en algunas tiendas y no solo no estaba sino que se había eliminado del catálogo online. Las de Stradivarius, en cambio, siguen encontrándose a la venta.

Sin embargo, debemos plantearnos hasta qué punto confiamos a ciegas en una marca sin preocuparnos de lo que pueda venir detrás. Inditex ha jugado con la garantía de calidad media que se da por hecho en sus productos cuando han producido problemas cuyas secuelas no desaparecerán fácilmente, ya que las marcas de las heridas, una vez curadas, siguen a la vista en la piel.

Secuelas. FACEBOOK

Secuelas en la piel. FACEBOOK

Que sí, que tengo claro que lo que vende Inditex no va a durar para siempre, que también está hecho en China o Bangladesh, pero, entonces, que no se aprovechen del nombre y lo vendan al precio al que lo encuentras en los chinos cuando están hechos de los mismos materiales.

Es una vergüenza que además de sangrarte los pies te sangre también el bolsillo.

 

Cómo comprar en rebajas y vivir para contarlo

Faltan menos de 15 días para que empiecen las rebajas, y los que somos de sueldo ajustado, contamos los días con tanta ilusión como la cuenta atrás para vacaciones.
Antes que nada, para ir de compras en tan destacada ocasión debes plantearte un conjunto que te permita optimizar al máximo la compra. Traducción: ropa fácil de quitar y poner, un vestido para poder probarte los pantalones sin tener que desvestirte del todo y unos zapatos simples.
Aléjate de los de cordones/cintas/botones cuanto más sencillo más rápido podrás quitarlos. El bolso: pequeño y cómodo son para mí los requisitos básicos, que lo puedas llevar cruzado sin que te moleste para cargar prendas como un burrito sabanero.
Te adelanto desde ya que, como tú, encontrarás tantas otras personas ávidas de las mismas prendas (si pensabas que ibas a ser la única en busca y captura de la biker amarilla de Zara o de las sandalias con pompones, lo llevas claro!) e incluso de tu misma talla. De hecho hay mujeres que bajo el influjo de los descuentos se vuelven tan violentas que sus agresiones merecerían tarjeta y penalti.
Hay una serie de situaciones ‘rebajiles’ para las que debes estar preparado mental y físicamente. Si tu talla de zapatos no está, no cometas el error de llevártelos más grandes o más pequeños. Esos errores se pagan caros, y generalmente con sangre (por las rozaduras).
No piques con ‘el cebo’, a saber prendas de la nueva colección que parecen diseñadas por la mismísima corte celestial o complementos. La joyería, esmaltes y demás son cosas que NUNCA o casi nunca están rebajadas y solo sirven para engrosarte el ticket. Así de crueles son los dueños de las firmas.

Tú cuando ves las prendas de la nueva colección.

Es una buena ocasión para hacerte con básicos pero cuidado con la ropa ‘castaña’. Estás comprando tranquilamente y ¡zasca! Chaquetas horribles del año de la pera que llevan intentando revender desde las rebajas de 2006. Por mucho que valgan 3 euros tú y yo sabemos que NO te las vas a poner y formarán parte nada más salir de la bolsa del permafrost de tu armario.
El odioso límite de prendas es también otra cosa a tener en cuenta, por lo que si te lías a coger, ten en cuenta que tendrás que dejar una parte. En serio, no hay nada más horrible que cuando una dependienta (de buena fe, eso sí, que solo hacen su trabajo) te pide que elijas las que vas a meter primero. Es más difícil que cuando echan Star Wars y El Señor de los Anillos por la tele a la misma hora. Eso sin contar que luego tienes que volver a hacerte la cola y entras en un bucle que, cuando has terminado de probarte todo lo que habías cogido, las rebajas siguen, pero son las de enero.
La mejor hora para ir de rebajas es siempre por la mañana o a medio día, por la tarde, olvídate. Y si es en fin de semana ni te cuento. Aquello está más lleno que un concierto de los Rolling, por lo que una decisión que parece sabia es la de hacer la compra desde casa. Ten en cuenta que la paciencia es FUN-DA-MEN-TAL. Los servidores de las tiendas suelen entrar en colapso en rebajas, por lo que te sentirás tentada de tirar por la ventana el portátil después de darle al f5 más de noventa veces.
Cuando consigues entrar a la web y empiezas a comprar no eres muy consciente de que te estás dejando un pastizal. Lo único que pasa por tu cabeza es “Oh, ¡mira que bonito! ¡Uy y esto también! ¡Al carrito todo!”. Y eso sin hablar del típico problema cuando vas a hacer el pago final y te sale la pantallita de “Error” porque algunas de las prendas ya se han agotado.
Y todo para que una vez han pasado las rebajas te des cuenta de que eres aún más pobre, de que la mitad de las cosas que te has comprado no acaban de gustarte y de que sigues sin tener nada que ponerte.

¿Qué me pongo para coger un avión? El ‘dresscode’ del aeropuerto

Siempre que voy al aeropuerto a coger un avión elijo más o menos el mismo tipo de conjunto. Sí, poseo mi propio dresscode de viajera aérea.

Se compone normalmente de un pantalón largo, por dos cosas: en primer lugar porque si hay que hacer un aterrizaje de emergencia (siempre me pongo en lo peor) es lo más cómodo para salir del avión. Que por mucho que en las indicaciones de seguridad la chica salga con una falda tú y yo sabemos que eso NO funciona, acuérdate de cuando eras pequeña y al tirarte por el tobogán acababas con la falda enroscada en la cintura.

En segundo lugar porque nunca se sabe a qué nivel de frío van a poner el aire acondicionado del avión (suele oscilar entre verano en un iceberg Chileno y corazón de un examinador de la DGT). El pantalón va siempre junto a unas zapatillas de cordones cerradas.

Cartel de seguridad. MARA MARIÑO

Recomendaciones estilísticas aéreas. MARA MARIÑO

Es importante el concepto ‘cerradas’ porque el aeropuerto es uno de los sitios en los que abundan los pisotones/atropellos por parte de maletas. El hecho de que además sean de cordones es una cuestión de comodidad, no olvidemos lo largos que se hacen los minutos de espera en el control o en la cola de embarque o que a veces debemos sprintar por el aeropuerto porque vamos algo justos de tiempo.

Junto a esto llevo una camiseta basica de manga corta, ya que hay que cargar, descargar, subir y bajar y no me gusta la idea de acabar con una teta fuera y por último una chaqueta enroscada en la maleta. Básica por el tema del frío o por si queremos echarnos una siestecita y necesitamos una almohada.

El complemento es una mochila/bolso gigante con pañuelos, mp3, algo de picar por si me entra hambre, ibuprofenos por si me entra un dolor insguantable, compresas por si me baja la regla inesperadamente… Todo muy en la línea de la mentalidad de mi madre, en cuyo bolso siempre encontramos todo lo necesario para sobrevivir un mes en una isla desierta.

Sin embargo, por perfecto y universal que me parezca mi sistema, en el aeropuerto podemos encontrar siempre los mismos estilismos, además del mío de viajera que creo que es el más generalizado entre hombres y mujeres.

En primer lugar están los playeros, esos que se deben de pensar que el avión les va a dejar en la orilla del mar y van con chanclas, camiseta de tirantes y el bañador ya puesto. Normalmente son varones entre 18 y 30 años y les reconocerás porque hacen más ruido que un ataque de los Hunos.

Después, en el otro extremo tenemos a las estilosas. No solo van vestidas y maquilladas como si hubieran acabado por error en el aeropuerto mientras buscaban aparcamiento para tomar una copa en sino que llevan tacones. TACONES. ¿Cómo vas con tacones al aeropuerto hija mía? Sale el billete más barato? Si no no me lo explico. Muchas, además, van con gafas de sol. ¿Gafas de sol por qué? Si eres famosa pase. Pero si no lo eres, ¡estás a cubierto!

#Uniwax #Airport #AttraKtif #IronMan #Love #serialentrepreneur #philanthropist #elegence #workforsucess #LV

A photo posted by Jennifer Yeo (@jennifer_kolo) on

En tercer lugar tenemos a los guiris, que da igual de dónde vengan o a dónde vayan, porque van vestidos de guiris con sus chanclas de padre, su mochila montañera y un sombrero de pescar.

Lo contrario a los guiris, que vienen a ser la máxima dejadez estilística pero la mayor comodidad, están los trajeados. Hombres y mujeres que verás siempre de traje (y a ellas además con tacones) y con un maletín. Van siempre con cara de prisa y cualquiera diría que tienen la reunión en el meeting point del aeropuerto.

Aunque estos son los más característicos podemos encontrar también chandaleros, los forofos que van siguiendo a su afición, hippies y, por supuesto, miembros de la tripulación y otros profesionales de aeropuerto.

#RunwayForAll, ¿una pasarela para todo tipo de modelos o un lavado de cara de Instagram?

Admitámoslo, últimamente con todas las modas extrañas de colores de pelo en tonos pastel y fotos para probar la delgadez, Instagram no se estaba haciendo de querer. De hecho le estaba cogiendo mucha manía.

Sin embargo, no solo de hastags raros vive la red, y a la iniciativa de Alicia Keys #NoMakeUp se ha sumado otro del que me resulta interesante hablar: #RunwayForAll.

La etiqueta, que viene a significa “Pasarela para todos” defiende la diversidad en los desfiles de moda con la integración de modelos con todo tipo de cuerpos, una iniciativa positiva que empezó la red social hace dos semanas con la siguiente publicación:

“#RunwayForAll means any teenager feels represented when they open a magazine or watch a fashion show,” says Mama Cax (@caxmee). Mama grew up in Haiti, lives in New York City and never aspired to be a model — “not only because there were very few dark models on magazine covers but also because I grew up with very little knowledge of the fashion industry,” she says. “Eight years ago, after getting my leg amputated, the idea of being a model was even more far-fetched.” Today, Mama is modeling and doing other things that she was told there was no audience for, like sharing tips for traveling as a black female amputee. “The majority of humans do not look like the mainstream idea of beauty,” she says. “One of the greatest barriers is not belonging. Through modeling I hope to show that beauty does not always wear a size zero and beauty does not always walk on two limbs.” Every day this week, we’ll be sharing the story of a model who is redefining industry standards and making sure there’s room on the #RunwayForAll. Photo of @caxmee by @simonhuemaen

A photo posted by Instagram (@instagram) on

“Cada día de esta semana compartiremos la historia de una modelo que está redefiniendo los estándares de la industria y asegurándose de que hay espacio en una pasarela para todos” escribió Instagram como pie de foto de una imagen de Mama Cax, una bloguera a la que le amputaron la pierna a los 18 años.

Si ponemos el hastag, podremos ver imágenes de personas que se unen a la iniciativa con vitíligo, en sillas de ruedas, con muletas, de talla XL  o sin un brazo o una pierna.

La red social invita a todo el mundo a participar para que el movimiento logre que un desfile como el que se vio en Nueva York durante la Semana de la Moda de febrero del año pasado, se convierta en algo normal.

Sin embargo, por muy bien que me parezca que se apueste por la integración, le veo un fallo enorme a la iniciativa y es que no creo que realmente abogue por una pasarela “para todos” si englobamos en el “todos” a todos los que somos parte de la especie humana en realidad.

Kelly Knox, una modelo que nació con medio brazo y es de las que más ha defendido el movimiento, comenta que #RunwayForAll “trata sobre enseñar al mundo que en la diversidad hay fuerza y belleza“.

Pero ¿qué pasa con la fuerza y la belleza de una persona normal? A mi parecer, la elección del nombre es un poco engañosa, porque por lo que he visto, da visibilidad únicamente a personas con alguna particularidad física.

Pasarela para muchos, pero no para todos. ¿Hay lugar para la normalidad en la diversidad? Un hombre o una mujer normales y corrientes sin ser talla grande, de altura media, con dos brazos y dos piernas ¿van a tener también un hueco en estos desfiles? Te dejo que imagines la respuesta.

“Hay mujeres cuya autoestima aumenta después de hacerse un blanqueamiento anal”

El otro día, viendo la típica película de domingo por la tarde, las protagonistas hablaban de que habían ido a hacerse juntas un ‘blanqueamiento anal’. En ese momento todos mis esquemas se descuadraron. ¿Había oído bien? ¿Aquello existía? Y, sobre todo ¿hay personas dispuestas a blanquearse el ano?

Kim Kardashian. BILLBOARD

Kim Kardashian. BILLBOARD

Para resolver todas mis dudas hablé con la doctora Gloria Rodea, ginecóloga de la Unidad de Ginecoestética del Instituto Médico Láser.

Ella me aclara que el tratamiento es para lograr un efecto estético que no afecta a la funcionalidad de los genitales: “La vulva tiene una coloración mas oscura que los muslos. Hay mujeres que tienen la vulva muy pigmentada y les acompleja“.

Por lo visto, la humedad en esa zona puede hacer que la piel se oscurezca como “menstruaciones excesivas, que  tienden a que eso se pigmente” declara Rodea.

Sin embargo se me sigue haciendo extraño. ¿Por qué no solo existe este tratamiento sino que está tan extendido? “La depilación integral e internet han hecho que nos veamos los genitales. Lo que antes no nos preocupaba porque no se veía ahora se ve y la gente se compara“.

TUMBLR

TUMBLR

En definitiva, es una cuestión de gustos como teñirse el pelo, ponerse implantes de pecho o inyectarse bótox. Una decisión personal que, según la doctora “cada vez se ve en más pacientes. A la mujer que solicita blanqueamiento anal o vulvar le hacemos una historia minuciosa. Hay que ver los antecedentes, si hay enfermedades o tomas de fármacos que ocasionen una hiperpigmentacion. Establecemos una historia medica importante”.

A la hora de realizar el blanqueamiento “vemos a las pacientes, hacemos la historia, vemos el fototipo de la piel y una vez descartamos diagnósticos diferenciales, explicamos que es un láser. Lo que hace es un recambio epidérmico. El blanqueamiento renueva la piel deteriorada por una más joven, disminuyendo las pigmentaciones localizadas. El láser de CO2 lo hace muy rápido, en una o dos sesiones se hace el recambio epidérmico. Es indoloro, aunque se pone un poco de crema anestésica”.

Tras 15 minutos con ‘las partes’ bajo el láser, el paciente puede irse a casa tranquilamente. Después “solo se necesita la pomada despigmentante que se debe usar durante 3 o 4 meses” declara Rodea.

“Aunque parezca banal yo he notado que las pacientes vienen de una manera y se van de otra. Desde el blanqueamiento sus relaciones sexuales son mas satisfactorias, por un tema de autoestima”

La moda ha llegado a España por “Sudamérica, donde van más avanzados en el tema estético. Ahí es algo habitual y muy pocas pacientes europeas lo solicitaban. En Europa del este también se hace mucho y progresivamente van incorporándose cada vez más mujeres españolas”.

Por muy moda que sea, para mí solo queda preguntarse por qué hay mujeres con la autoestima en el culo. Literalmente.