Cada vez creo en menos cosas Un foro para pensar en lo divino y en lo humano

La izquierda debe conducirse por la izquierda

Como decíamos ayer… La muerte de Pinochet ha puesto en bandeja el primer trámite que hoy deberá superar en el Congreso el proyecto de Ley de Memoria Histórica, un texto que no convence a ningún partido de la oposición (entre los que hay que incluir a algún miembro del Consejo de Ministros): a la derecha del PP, heredera de los genes franquistas transmitidos vía directa por su fundador Manuel Fraga, le parece que esto de recordar o pedir cuentas de los atropellos de la dictadura de Franco significa fomentar el odio, abrir heridas cicatrizadas por la Transición. Para ERC e IU el proyecto del PSOE es simplemente testimonial, no sirve para devolver la honra de quienes fueron injustamente acusados, condenados y ejecutados, y que las supuestas heridas de las que habla la derecha no pueden reabrirse por la sencilla razón de que todavía no se han cerrado.

La izquierda, simplemente, no está pidiendo otra cosa que un gobierno democrático y libre revise y anule todas las causas basadas en acusaciones falsas, nacidas de tribunales y consejos de guerra sin legitimidad, y restituya a los herederos el buen nombre de las víctimas. Espero que Zapatero y sus chicos del consejo me lo repitan cien veces porque no entiendo los motivos para una ley tan timorata, cuando en sus manos estaba, por fin, cerrar la herida después de haber limpiado el pus, como bien saben los cirujanos. Para semejante representación no era necesario tanto escenario.

Los motivos de la derecha los comprendo mejor. Una revisión de aquella mascarada de juicios, en un país sin la menor legitimidad jurídica, nacida de un golpe de estado, salpicaría inevitablemente al fundador del PP, un Manuel Fraga ministro de Franco que tuvo que participar con su firma colegiada en la condena a muerte del opositor político. Cierto es que poco le debe de importar, tras los abrazos de oso con Fidel Castro y sus declaraciones de ayer sobre el régimen de Pinochet que, según el presidente honorario del Partido Popular, “podrá haber cometido algunos excesos, pero en principio deja un país mejor de lo que se lo encontró”.

El recurso a “no reabrir viejas heridas” sólo les va bien a los causantes de las heridas. Las víctimas se ven condenadas a hacer un ejercicio constante de perdón y olvido para que sus verdugos se luzcan con la virtud de la “prudencia”. Es decir, los dueños de la virtud de la prudencia exigen continuamente a sus víctimas la virtud del perdón. Y la trampa se va extendiendo y prende a nivel universal, como está ocurriendo estos días en Chile.

————————————————————————————–

Meditaciones para hoy:

La prensa de todo el mundo nos analiza con lupa. Un poco más arriba del mapa de Chile, el New York Times, bueno, su corresponsal, acusaba ayer al gobierno de ZP de “empujar” a España a posiciones de izquierda, alejándose de la moderación. Se entiende ¿no?: la izquierda no es moderada, en esa geometría política tan difícil de explicar que sitúa al centro en un lugar vastísimo entre los polos opuestos representados por Hitler o Pinochet a un lado, y Stalin al otro, una geometría simplista como debe de ser todo análisis para consumo del lector primario del imperio. O tan estúpida como para hacer creer que el Partido Popular representó algún día el centro, ese lugar sin límites en el espacio.

Al otro lado del charco, en las islas británicas, otra publicación prestigiosa, ésta conservadora, también posa su análisis sobre España. El The Economist llama al PP de todo menos bonito. Entre otras cosas dice: “el PP ha perdido también el rumbo. Las peleas internas llenan las páginas de los periódicos y altos cargos del partido se dan empujones para suceder al actual dirigente, Mariano Rajoy, si dimite después de las próximas elecciones generales previstas para principios de 2008” (…) “Se opone con enfado a todas las iniciativas del Gobierno, desde el matrimonio entre homosexuales hasta las transferencias a Cataluña, pasando por las conversaciones de paz con el grupo terrorista vasco, ETA. Como el Partido Conservador británico en el pasado, corre el riesgo de convertirse en un partido ‘desagradable”. La verdad es que ahora que lo dice…

53 comentarios

  1. Dice ser soledad

    ¡Manolo! ¿en tu blog también?, llevo todo el día entrando y saliendo de 20 minutos y siempre como único o último comentario, aparece este link, para que luego digan que censuráis ¡qué cansina la tipa esta!. Además no entiendo qué pretende. Debe ser un experimento de las FAES, que desde su laboratorio mediante un estímulo le provocan una respuesta. ¡Qué lástima!

    15 diciembre 2006 | 01:31

  2. Dice ser Manuel Granado

    MI OPINIONEsta España es fruto de todos, no empiecen a empobrecerla, por lo que tanto costo defenderla, tanto por unos como por otros. Todos hemos pagado un precio en nuestras familias. Quien no a perdido un padre UN abuelo o un hermano, o a la propia madre, o incluso a toda la familia. Uno es la historia que hay esta, y otra cosa es querer hurgar en el pasado para toda persona, que quiera, saber acosas del pasado, y nunca mejor dicho, el pasado paso esta. Y el recuerdo puede latir permanente mente, pero jamás busquemos odios.¿A que viene ahora tanto interés en remover 70 años atrás, cuando ya tampoco queda, en vida y en cuerpo presente? Si pensaran un poco, de quien esta por revolver cosas, buscando las “cosquillas”, si sus mentes tuvieran “lucidez” se da rían cuenta, que hay millones de “pandillas”de amigos que se tratan y hablan de sus cosas sin preguntarse entre si, en que bando estuvieron los del uno, o los del otro, no les preocupa, ni se lo pregunta.Son otros tiempos estamos en el siglo 21. Hay millares de personas, hijos y nietos sobrinos primos y de mas familia, tanto de un bando como del otro que han perdido, la vida, en esa guerra, la cual nunca debería haber ocurrido no busquemos las, luces y las sombras, de un enfrentamiento que hubo entre españoles y entre familias de hermanos contra hermanos no volvamos a caer en el mismo error.Han paso 70 años. Pensemos en conciencia, y reflexionemos, antes de ¿Por qué sale todo esto de la memoria histórica, a caso se perdió algún día nuestra Historia? Todo esta escrito en libros en novelas, y en el celuloide, visto en documentales, en largo y en corto, pero quien dice la verdad de la verdad, ¿acaso no es uno tan culpable como el otro?Las escaramuzas y enfrentamientos ya venían de años antes de de 1934 hubo de “tonantes” que se podrían haber evitado, y así no hubiese ocurrido el estallido de 1936. Por eso tanta culpa a los de un lado como del otro. Defendieron, en sus creencias o en sus fanatismos. (No más errores) ni horrores. Hoy tenemos una Constitución y un parlamento democrático, llenos de libertad, no lo estropeemos, , cuando todavía quedan brasas si apagar (que no se remuevan dejemos pasar la pagina, sin rencor ni odios y que se apaguen, y que el viento, las haga des aparecer para siempre, aya en el infinito. Donde por ese camino jamás vuelvan, aparecer. Tenemos la historia a prendamos de ella, y siempre con la palabra defendamos nuestros derechos.Busquemos, esa reconciliación, que se proclamo en la transición en el año 1978 cuando todos los partidos democráticos, acordaron, en un frete común hacer la transición si roturas.Y por lo que de mi quieran pensar, yo soy del pueblo, de España y del mundo, mi voto es de suma reflexión, en cada elección. Y en cada circunstancia de la vida. (Esta es mi reflexión particular) Un saludo

    17 diciembre 2006 | 22:26

Los comentarios están cerrados.