BLOGS

Cada vez creo en menos cosas Un foro para pensar en lo divino y en lo humano

Sospecho que soy sospechoso

El llamado terrorismo internacional está consiguiendo uno de sus principales objetivos: aterrorizar a la población. Lo que provoca no pocas situaciones absurdas. Como ahora resulta que el retrato robot del terrorista es un tipo joven, de aspecto y acento árabe o paquistaní, si te encuentras a alguien de estas características en la cola de la pescadería o en el metro lo primero que piensas no es que le guste el pescado o tenga un pariente al otro lado de la ciudad, sino que va cargado con un cinturón de bombas para autoinmolarse en nombre de Alá dentro de unos minutos.

El miedo se autoalimenta. En las grandes concentraciones humanas basta con que alguien encienda la mecha de la sospecha, del rumor, que pronuncie la palabra maldita, para que prenda una ola de pavor que acaba en avalancha, con el resultado de cientos de muertos. Y todo porque alguien captó al vuelo la conversación de que no sé quien había conseguido una bomba… para hinchar las ruedas de la bicicleta.

A los pasajeros de un avión de Málaga con destino a Manchester no les gustó el aspecto de otros dos pasajeros jóvenes “de apariencia asiática o árabe” por el sospechoso detalle de que hablaban raro y llevaban puestas cazadoras, cuando con “la caló” que hace en Málaga en verano lo suyo es ir en camiseta. Una familia encendió la mecha, y prendió como la pólvora en el resto del pasaje, porque así de combustible es la materia con que está hecho el terror: o se bajaban los sospechosos o se negaban a volar. Y vino la policía, y en lugar de detener a los propaladores del bulo y aplicarles asistencia psicológica, apeó del avión a los dos “sospechosos”, bajo la acusación imposible de ir disfrazados de terroristas, supongo.

Ayer mismo, otros doce pasajeros de un avión que había partido de Amsterdam hacia Bombay también les resultaron sospechosos al capitán de la aeronave. Así que éste se dio media vuelta en el aire y se volvió a Amsterdam donde los entregó a la policía, sin que hasta este momento se sepa de qué los acusan.

En algunos aeropuertos han incrementado el número de “especialistas” en comportamientos sospechosos, que no sé muy bien en qué puede consistir tal especialización, algo así como el encargado de la detención preventiva de los pasajeros con actitudes equívocas, con cazadoras de verano excesivamente abultadas y calurosas, parpadeos excesivos, sudoraciones extemporáneas, tosecitas nerviosas, picores enfermizos y cosas por el estilo, sabuesos capaces de leer ese lenguaje corporal delator de los asesinos y suicidas en potencia. La leche, vamos.

Me recuerda la cantidad de tonterías que hacemos cuando en carretera nos para la Guardia Civil de Tráfico. Lo primero en que pensamos es cuándo fue nuestra última violación, los últimos stop que nos hemos saltado, las multas que tenemos pendientes, la fecha de la pasada ITV, y nos palpamos nerviosamente el cuerpo en busca de la cartera, por si fatalmente nos hemos olvidado en casa el carné de conducir. Menos mal que es un guardia civil que está acostumbrado a que todos hagamos las mismas tonterías nerviosas, menos mal, porque uno de estos nuevos especialistas del aeropuerto ya nos hubiera descerrajado un tiro antes de poder alegar algo en nuestra defensa.

Yo, concretamente, tengo una cara de sospechoso que no me aguanto, y me preocupa mucho viajar en avión, aunque mi mujer pretenda tranquilizarme con que soy simplemente feo. Yo sospecho que soy sospechoso.

————————————————————————————

El cabo topógrafo (III parte)

Mira, pensaba, a lo mejor esta cara de moro y este bigote que tanta rechifla han causado en mi vida civil me sirven para despistarme entre las filas enemigas. Lo cierto es que en trance tan angustioso apenas se consigue ver con nitidez ni el uniforme, ni el paisaje, más allá de una braza, velado todo por una niebla sólida. En su carrera por zafarse de aquella cortina tropezó con algo blando que le hizo caer al suelo. Un cadáver. Anda que no es grande el desierto y voy a tropezar con un cadáver, se lamenta. Un muerto de no se sabe qué ejército porque en esta merdé de guerra, con tropas de cuarenta países en danza, no hay dios que se entienda. Español no es, desde luego. Y tiene más cara de moro que él, que ya es tener.

El cabo Manuel tomó en este punto otra determinación sumamente peligrosa, sólo disculpable porque había visto muy pocas películas de guerra: pensó que si se vestía con el uniforme del enemigo acaparaba todas las posibilidades de acertar. Por ejemplo, si se topaba con las tropas de Sadam Hussein, pues se ponía a atarse una bota, como si tal cosa, que ya se despistaría nuevamente entre aquella espesura de polvo: si con este rumbo tropezaba con el enemigo, era evidente que bastaba con tomar el contrario para encontrarse con los suyos. Ahora bien, si al fin hallaba a sus compañeros, pues miel sobre hojuelas, porque era fácil deshacer el equívoco aunque le vieran con el uniforme iraquí. Les diría, hola, muchachos, no disparéis, que soy yo.

-¡Hola, muchachos, no disparéis, que soy yo! -gritó cabalmente el cabo Manuel cuando la disipación súbita de la tormenta de arena le permitió ver a treinta metros a sus compatriotas. No pudo decir ni una palabra más porque una bala ardiente le pasó rozando la sien y lo tumbó sin sentido en aquel colchón esponjoso de polvo en que se habían convertido las dunas.

18 comentarios

  1. Dice ser pericles

    Amigo smg310, efectivamente, el tema de la inmigración es muy conplejo. Yo sería partidario de una emigración ordenada y planificada desde los países de origen. Pero eso hay que contárselo a la multitud de seres humanos que angustiados por la falta de oportunidades en sus paises de origen, toman la dura decisión de viajar a un hipotético paraiso de las oportunidades y del consumo que les llega publicitado a través de las antenas parabólicas. Que hay que tomar medidas, eso es evidente. La cooperación, la igualdad de condiciones en los intercambios comerciales, los convenios con los países de origen y otras medidas serían muy efectivos. Pero lo que es evidente, es que muchos ciudadanos, incluso los más templados y menos sospechosos de racismo, tienen o tenemos la sensación de sentirse o sentirnos invadidos por tierra (desde los paises del Este de Europa), mar (desde África) y aire (desde América). Hay muchos que llegan a nuestro territorio nacional y se encuentran con el vacio legal de estar indocumentados. Consiguen trabajos malpagados y sumergidos que enriquecen a algunos empresarios españoles patanegra con pocos escrúpulos. Así se tiran unos cuantos años hasta que consiguen legalizar su situación. En mi opinión personal, ya que están aquí, prefiero que estén regularizados y de este modo paguen sus impuestos. Pero habría que establecer una serie de niveles o grados de ciudadanía, según el tiempo que llevaran establecidos aquí o si desearan hacerlo definitivamente, hasta llegar a la ciudadanía plena. En el primer grado, obtendrían los derechos básicos asistenciales, como sanitarios, educacionales o de prestaciones de la seguridad social y el derecho temporal de residencia. Luego podrían ir ascendiendo en los niveles de ciudadanía. Es sólo una idea. Porque lo único evidente es que esta situación no hay quien la pare. Este es un problema real, de muy difícil solución. Compaginar legalidad y respeto a los derechos humanos, parece tarea muy difícil, por lo que estoy pudiendo observar. La pena es tanta demagogía y partidismo como hay que oir. Este es un problema que nos atañe a todos los europeos, porque España no dejamos de ser sólamente una puerta de entrada, ya que muchos se quedan, pero otros siguen hacia el norte. A ver si en la Unión Europea son capaces de coger el toro por los cuernos y se toman medidas de aceptación, integración o llegado el caso, de expulsión, con un único criterio. Pero en última instancia no debemos olvidar una cuestión: estamos hablando de personas.Saludos.

    30 Noviembre -0001 | 00:00

  2. Dice ser smg310

    Dice San Ginés, que quien tiene cara de bestia, lo es. Claro que esta frase la pronunció al tener conocimiento del designio o propósito divino de crear una persona que pasado el tiempo sería conocida como Álvarez Cascos. Era un santo este San Ginés.Pues sí, estamos asustaditos, y esa es la mayor victoria de los terroristas, o de quien sea, porque hay que reconocer que las autoridades de la cosa, no pierden oportunidad para recordarnos que polvo somos y en polvo nos convertiremos.Para nosotros que bastante tenemos con la aventura de vivir y salir adelante, cada uno con sus afanes y responsabilidades, la situación actual, nos sobrepasa, hasta ahora hemos tenido que convivir con la posibilidad de que un asesino, o un psicópata, se levantaran decididos a que ese preciso día, cualquiera de nosotros debía morir. Evidentemente ningún especialista y mucho menos un político pueden tomar medidas preventivas ante estas situaciones.Lo que me sorprende en ésta última operación montada por los servicios de seguridad británicos, es que nos avisan de amenazas que yo creía formaban parte de sus protocolos de lucha contraterrorista.Que cualquiera, ayer, hace una semana, tres meses atrás , podía hacer estallar un explosivo y derribar un avión en vuelo, es algo sabido, así como la dificultad para detectar las sustancias y elementos necesarios para ello, como no viajemos todos en pelotas.Así que la pregunta que yo me hago, es ¿Si sabían que esta situación es y era posible, qué medidas se tomaban? Dan escalofríos pensar que aceptaban la probabilidad de un atentado, y que las consecuencias de esa acción eran menos importantes que el posible deterioro del comercio aéreo.¿Somos más conscientes ahora del peligro?, pues parece que es así, aunque yo creo que lo único cierto es que se está dando cancha a los soplones aficionados, y rienda suelta a las manifestaciones más estúpidas de xenofobia. Un poco de enfrentamiento entre pueblos siempre viene bien a los que mandan.Por mi parte no me olvido que donde está el hombre está el peligro, bueno para ser políticamente correctos, el hombre, la mujer, y los vascos y vascas.Salud.

    24 Agosto 2006 | 08:41

  3. Dice ser Veloz

    Hola, muy buenaspues sí, a veces nos tienen que hacer creer que existen los terroristas. Hay profesionales para todo. Creo que ya mismo ira cada pasajero acompañado de un policia en cada avion, para controlar mejor. Seria buena idea no?Saludos

    24 Agosto 2006 | 08:43

  4. Dice ser pericles

    El miedo es libre. Después de que varios aviones hayan sido estrellados contra edificios civiles (Nueva York).Después de que en trenes de cercanías (Madrid y Bombay) o en vagones de metro o autobuses (Londres, Moscú, Israel) hayan explotado bombas causando tanta sangre y tanto dolor. No puede extrañar que los ciudadanos medios sintamos temor por ser las siguientes víctimas. Pero las concecuencias de todo esto son más teribles que sólo esto. Hay una tendencia por parte de nuestros gobiernos, con la excusa de nuestra defensa, de restringir o vulnerar nuestros derechos civíles básicos, como son el derecho a la intimidad, el derecho a la presunción de inocencia, el derecho a la libre circulación de las personas, entre otros. Y a esto debemos añadir el aumento, cada vez mayor, de la xenofobia. O la justificación a las intervenciones militares preventivas, que en realidad, a quien realmente hacen sufrir es a las poblaciones civiles de los paises señalados como peligrosos para nuestra forma de vida occidental.Tiene que haber un punto razonable en el que puedan conjugarse seguridad y respeto por los derechos civiles. La prevención, la investigación, la cooperación internacional, pueden ser medidas muy efectivas. La restricción de derechos civiles únicamente debería ejercerse a título individual, bajo autorización judicial y con completa garantía del respeto a los derechos fundamentales de las personas. Seguridad y orden no tienen por qué estar reñidos con democracia, transparencia y garantías. Pero algunos parece que pretenden aprovecharse del miedo justificado de los cidadanos para restringirles más sus derechos. Y por ahí, no.Saludos.

    24 Agosto 2006 | 11:14

  5. Dice ser Norman Bates

    Dicen que “el algo teme algo debe”, uno se puede sentir culpable solo por pensar diferente del resto, pero eso que podría ser normal en regímenes totalitarios, es menos frecuente en democracia (y creo que todavía estamos en ella, con permiso de algun que otro estatut autonómico), en fin, no voy a entrar en disquisiciones sobre tortuosos complejos de culpabilidad ni manías persecutorias de nadie. Simplemente decir que “mas vale prevenir que recoger restos de avión y pasajeros” y que un poco de incomodidades bien vale si lo podemos contar a nuestros nietos. O a la vecina, que tambien tiene derecho a enterarse.

    24 Agosto 2006 | 11:44

  6. Dice ser smg310

    D. Manuel,Su Sra., esposa debe ser una santa, mira que estar con un tío feo, cuando somos tantos los guapos que andamos por el mundo.Aunque ahora que recuerdo, en mis tiempos, en el antiguo régimen, se llevaba mucho eso de que “es feo, pero es muy gracioso”, y claro a los guapos no nos hacía tanta gracia. Así que en la pandilla siempre procurábamos elegir a un feo como compañero, más que nada por aquello de “oye que éste es muy gracioso,feo si, pero no muerde”.Claro que habiendo estudiado letras, como Vd., pues era más fácil. Nosotros los de económicas, como era impensable que pudiéramos llegar a ministros, pues a las madres no les parecíamos buen partido. Y eso que algunos hasta jugábamos al fútbol, como Matutes, pero la verdad es que si no eras gracioso, nada de nada.Pero no se haga ilusiones, ahora en los aeropuertos a la hora del embarque, su gracia no sirve de nada; mire Vd., por donde la justicia divina deja a cada uno en su lugar, ya está bien de …..por la gracia, y no de dios precisamente.Perdón por las bromas, a los restantes comentaristas, de lo que he dicho de Vd., no retiro nada. Faltaría más. Encima que ligaba más que yo.Salud.PD. Ahora la Srta, Margot me llamará gilipollas, o machista. Esta seguramente no ligaba ni con los graciosos.

    24 Agosto 2006 | 14:10

  7. Dice ser Plastic

    ¿Sospechoso? No, tu eres GILIPOLLAS. Vete a Colombia si no te gusta la seguridad…Aquí no se vive mal con Dobermans que cuidan tu piso ¿verdad?

    24 Agosto 2006 | 14:44

  8. Dice ser Sospechoso de serlo

    Pero hombre quien te va a hacer a tí algo malo, eso los ingleses que son unos racistas, pero aqui manda Zapatero, el “buen-rollito-con-el-inmigrante-venirse-todos-pacá-que-pasa-paisa”, “nuestro ZP”, ¿tu Zp te va retener en un aeropuerto por tener cara de moro? amos anda, si es el creador de la inestricable “Alianza de Civilitations” (todos los derechos reservados) ¡Ni aunque te parezcas a Bin Laden te toca a ti un pelo de los sobacos, faltaría mas!

    24 Agosto 2006 | 20:44

  9. Dice ser andros

    ………….y lo que veremos.

    24 Agosto 2006 | 22:00

  10. Dice ser smg310

    Verá Sr. Saco, si le ofrecen a cualquiera de los españoles de pecho encendido que aquí se han manifestado en contra de la emigración, trabajar a cinco euros la hora, (en comentarios de días pasados la cotización era de 6€/h, hoy está a 5€/h), seguro que dejan a Bin Laden a la altura de Fray Escoba.¡Qué sabrán de emigración, y de por qué vienen a Murcia! Tiempo habrá para hablar del asunto y de otros “asuntillos relacionados”.Salud.

    24 Agosto 2006 | 22:18

  11. Dice ser Felipe.G

    No se puede vivir con miedo. Lo digo por experiencia.Un ejemplo de alguien que no tiene miedo a vivir (que, al fin y al cabo, es de lo que se trata):http://www.elpais.es/articulo/portada/guerrillera/copla/elpepspor

    25 Agosto 2006 | 01:07

  12. Dice ser Felipe.G

    ¿Cuántos muertos ha producido el llamado “terrorismo internacional”?¿Cuántos muertos han producido las guerras de EEUU y Aznar? ¿cuántos muertos se producen todos los años en la carretera? Si las cuentas no me fallan, deberíamos tener mucho más miedo a que nos matase EEUU o un accidente de coche: es mucho más probable.

    25 Agosto 2006 | 01:13

  13. Dice ser Lacayos, esbirros del Régimen

    Algunos siguen sin enterarse que el Punto.G hay que buscarlo en las mujeres y no en sus propias ZoplaPolleces mentales…El terrorismo y las dictaduras árabes han producido más muertos con su mierda religiosa a lo largo de la historia que todas las movidas yanquis juntas pero estos sectarios siguen con sus chorradas.En dos años han muerto más soldados españoles en Afganistan con el Bobierno de los Zerolos que en los 8 años de Aznar. Pero ya se sabe, un tonto coge un sendero se acaba el camino y sigue el tonto.

    25 Agosto 2006 | 08:44

  14. Dice ser Papeles_pa_tos

    Sospechoso de serlo, te falto decir “venirse_todos_pacá_y_votadme_en_las_municipales”, ja, ja, ja…En serio Saco, no tengas paranoias, aquí se ama mucho al inmigrante y si es magrebí ni te cuento (yo les cedo el asiento siempre que puedo), lo pedor que te puede pasar en un aeropuerto español si te confunden con uno es que algún policía te de un beso en la boca, llevado por su ardor de civilizada integración. Solo eso. El único daño que puedes temer es que te pinche con los bigotes. Claro que él puede temer lo mismo.

    25 Agosto 2006 | 09:15

  15. Dice ser peterfm

    Pues discrepo con todos los fascistoides que habéis escrito por aquí. Manolo “el del Saco” ha hecho un artículo que a mí me ha parecido excepcional, y con el discurso de Pericles sobre los derechos civiles fundamentales estoy de acuerdo al 100%. Estos “Corcueras” que están aflorando últimamente no molan ni una cala.

    25 Agosto 2006 | 09:28

  16. Dice ser smg310

    Emigrantes, trabajadores, moros, negros, sudacas, cualquier calificativo vale, cuanto más despectivo con más énfasis lo pronunciamos, y siempre encontramos una sonrisa cómplice que nos dice que sí, que hablamos con toda la razón, aunque no expongamos razones; y con estas expresiones solamente demostramos nuestras carencias intelectuales y emotivas para entender un fenómeno tan complejo como la emigración.Y el caso es que emoción y pasión si ponemos en la discusión de éste asunto. Emoción, pasión y partidismo infantiloide.Antes de continuar debe quedar claro para detractores y defensores a ultranza de la emigración, que ésta no es más que un drama para quien la vive, un drama y en ocasiones una tragedia, como desgraciadamente podemos comprobar cada día. Nadie sale de su tierra, deja sus padres, sus hijos, su pasado, su vida al fin y al cabo, para enfrentarse a un futuro incierto, saltando de alegría. Solamente la desesperación, es decir la falta de esperanza, puede conseguir que las personas dejemos el lugar que nos vio nacer, los paisajes de nuestra infancia, y todo cuanto hasta ese momento hemos sido, sentido y conocido. Y todo para llegar a una tierra de la que no somos y que no conocemos, y que con toda seguridad no nos sentirá “de ellos”.Se dice que somos, o que en algún momento fuimos tierra de emigrantes, parece que ha pasado demasiado tiempo, y además los emigrantes no acostumbraban a darnos las razones de su marcha, ¿para qué?, su gesto y su angustia al partir ya eran suficiente argumento. Así que los españoles de 2006 solamente tienen preguntas, quien puede responderlas ya no está con nosotros, y si está considera que no merecemos participar de su drama, de su tragedia, de sus muchas noches de soledad, de su nostalgia, de sus navidades diferentes, de los años que no ha podido compartir con sus hijos. Prefiere con toda seguridad sentirse diferente, emigrante por un momento, antes que compartir una sonrisa cómplice con quien de forma ligera, frívola e inhumana se atreve a juzgar el fenómeno migratorio.¿Por qué emigran? ¿Por qué vienen aquí? ¿Cómo vienen? ¿Quién o quienes les facilitan el viaje? ¿Debemos acogerles? ¿Debemos dispararles en la frontera? ¿Dejarles que se ahoguen? ¿Benefician a la economía?¿Son explotados laboralmente?¿Provocan que los trabajadores españoles pierdan derechos? ¿Saturan nuestros servicios sociales? ¿Qué es el efecto llamada? ¿Deben tener “papeles”? ¿Son personas? ¿Solo son delincuentes? ¿Tienen derechos? ¿Qué política de emigración tenemos? ¿Son utilizados en la lucha partidista? ¿Votarán a uno o a otro?Demasiadas preguntas, lo reconozco, sobre todo resultan demasiadas cuando nos acostumbran a tratarlos como a datos estadísticos, en tanto por ciento de delincuentes, en tanto por ciento de ilegales, en tanto por ciento de accidentes, en tanto por ciento de hacinados, en tanto por ciento de tanto tonto, que convierte en fríos números los dramas de las personas.Son muchas pero todas tienen respuesta, desde una posición economicista y desde una postura social, ninguna por separado comprende todas las claves y razones de la emigración. Pero la respuesta suficiente y necesaria está en nuestras conciencias. Eso sí frivolidades y tópicos, absténganse.Salud.

    25 Agosto 2006 | 11:17

  17. Dice ser pericles

    Hay un individuo al que procuro no contestar nunca. Pero esta vez no voy a poder callarme. Vamos a ver, cretino sectario e intransigente. Insistes mucho en la presencia de soldados españoles en Afganistán. Pero evitar cuidadosamente decir que dicha presencia, en dicho lugar, fue un compromiso adquirido por el Gobierno de Aznar, bajo mandato de la ONU, y que fue aprobado, además de con la mayoría absoluta del PP, con los votos del grupo parlamentario socialista, ya que cumplía con los principios fundamentales establecidos por dicho organismo internacional para interponer fuerzas militares entre combatientes o para ayudar a la población civil de un país en conflicto permanente. Mandatos en igual sentido han llevado a fuerzas españolas a lugares como Haití o al Congo.El gobierno actual mantiene allí sus fuerzas para cumplir con dicho compromiso, que en su momento votaron. Tu sectarismo te hace incapaz de apreciar las diferencias de estas misiones internacionales con las que llevaron a nuestras fuerzas armadas a Irak. Por cierto, en tu sectaria vara de medir, a la hora de cuantificar a los militares españoles que han perdido su vida en dicha misión, parece habérsete olvidado (o a lo mejor no) los más de 70 fallecidos en el accidente del chapucero vuelo del Yakolev. Aunque estos parece ser que no cuentan ¿no?. Es muy fácil acusar de palangraneros a los demás cuando uno es un mero palangranero de la pepería.Saludos a todos los demás, a este tipo no, me tiene harto.

    25 Agosto 2006 | 11:35

  18. Dice ser smg310

    Pericles,apuntas cosas interesantes y plenas de sentido común, además de muy ajustadas a la verdadera situación.Como es viernes y día para mí de mucho trabajo te contestaré más tarde, aquí mismo.Pero por supuesto hablamos de personas. Yo tengo a mi cargo una media de 600 al mes. De todas las nacionalidades. ya te contaré.Salud.

    25 Agosto 2006 | 13:33

Los comentarios están cerrados.