BLOGS

Cada vez creo en menos cosas Un foro para pensar en lo divino y en lo humano

¿Cree usted que va a morir en la carretera?

La publicidad no es una ciencia exacta. El publicista es un alma en pena en la búsqueda constante de un mensaje eficaz que se despegue del resto, de la palabra o la imagen que consigan el mayor impacto con la mayor economía de medios y de tiempo. Unas veces acierta y otras el anuncio se pierde entre el ruido de fondo de la selva publicitaria.

El asunto se complica cuando hay que vender conceptos y no objetos, como las campañas electorales o las de seguridad de Tráfico. En estas últimas, por ejemplo, la materia a vender es el miedo y la seguridad (bueno, en las políticas también, en qué estaría yo pensando), exactamente igual que en las religiones, aunque en las primeras el infierno sí existe de verdad: se llama accidente, se llama invalidez, se llama muerte.

Pero desde que tengo memoria, ni los profesionales del mensaje ni los receptores se ponen de acuerdo en qué aspecto hay que vender en las campañas de Tráfico, si debe primar el miedo, una descripción aséptica o la educación vial. Los franceses fueron los primeros en cargar la mano con unos mensajes impactantes en vallas publicitarias, con imágenes de accidentes chorreando sangre, lágrimas y terror. Cuando se importó la idea a España, al parecer funcionó en un primer impacto, pero pronto nos acostumbramos a convivir con el anuncio del miedo a ciento ochenta por hora. Un proceso similar al ocurrido con los mensajes de advertencia en las cajetillas de tabaco o el apocalipsis que diariamente nos anuncian los dirigentes del PP: por repetidos pierden su efectividad inicial. Y lo que acaba matándonos en realidad es el aburrimiento.

Pero la Dirección General de Tráfico no se rinde. Para la Semana Santa ha encargado una campaña inquietante. Una encuestadora pregunta a un ciudadano si va a utilizar el coche en Semana Santa. “Pues, sí”, contesta el hombre. “Y, ¿cree usted que va a morir en la carretera?”, pregunta ella de nuevo, a lo que él contesta: “¿Pero qué pregunta es esa? Pues no, claro que no”.

Creo que la agencia de publicidad ha dado en el clavo. Ninguna de las miles y miles de víctimas que se ha tragado la carretera hasta ahora había pensado previamente que ellas también eran objeto de la estadística. Y no lo pensaban porque nadie quiere amargarse el viaje con malos augurios. El accidente, por principio, es algo que sólo le ocurre a los demás.

Pronto hará tres años cuando escribía en el diario 20Minutos una columna con la misma tesis, previa a las vacaciones de verano. En los días siguientes, la web se llenó de insultos y protestas de lectores que me acusaban de morboso y aguafiestas. Posiblemente alguno de ellos, por simple ley de la estadística, ya no volvería nunca más a su lugar de origen, con los sesos esparcidos por el asfalto, aunque lleno de razón. Os dejo uno de aquellos párrafos:

… Según las estadísticas, de todos los que estamos a punto de salir de viaje por carretera para encontrarnos con las playas y montañas que habitan nuestros sueños, una de cada cien mil jamás volverá a su hogar. Os lo diré de otra manera: del casi millón y medio de lectores de este periódico, cuatrocientos mil me sois fieles cada martes -tanto los que me odiáis con fervor, como los que me amáis con indiferencia- y entre ellos, las estadísticas ya han elegido a cuatro, por mucho que pensemos que la negra sombra no viajará en nuestro coche, que en realidad la muerte es un decorado para salir en televisión, construido con hierros retorcidos y cadáveres anónimos. Pero como sé que cuatro de nosotros no nos volveremos a ver en septiembre, no quería irme de vacaciones sin despedirme. No nos conocimos, es verdad, pero fue un placer compartir esta columna semana tras semana.

De todo corazón le deseo mejor fortuna a la campaña de la Dirección General de Tráfico que ahora comienza. A mí me gustaría sentiros vivos a todos a la vuelta.

24 comentarios

  1. Dice ser David

    ¿Y por qué permiten fabricar coches que corren a 200 Km/h (o mucho más) si el máximo permitido es de 120?Es como si permitieran hacer microondas que calentasen las cosas en 2″ pero que fueran cancerígenos… ¿Eso lo permitirían?Estamos en manos de las industrias del automóvil.

    30 Noviembre -0001 | 00:00

  2. Dice ser Saishi

    Menos dinero en campañas publicitarias para meter miedo (y que son inútiles) y mucha más presencia de la policia de trafico y guardia civil en las carreteras, sobre todo en los más que conocidos puntos negros, más controles y más inversión en mejorar las infraestructuras de transportes.

    30 Noviembre -0001 | 00:00

  3. Dice ser Javier

    Hola José,¿Pero no te das cuenta de que eso no nos sirve de nada a nadie?No nos conocemos de nada, no sirve de nada que te reafirmes en una tesis sobre la que no se puede avanzar ni retroceder. Es una apreciación que no sirve como base para el pensamiento.No sirve para saber más que te dé la razón, ni que te la quite, ni que pretendas insultarme ni que no.No me importa perder el tiempo intentando que discutamos para aprender. Que discutamos sobre alguna idea con algo de enjundia.Si no es lo que quieres, no pasa nada. Aprenderé de otros.Javier

    30 Noviembre -0001 | 00:00

  4. Dice ser Bambo

    Discrepo, Guerrillero: los accidentes pueden evitarse, al menos, una gran parte de ellos. El que bases tu planteamiento en el significado primario de la palabra “accidente” no obvia un hecho importante, esto es, que muchos de estos infortunios lo son por temeridad, por chulería o por imprudencia. Tanto es así que, posiblemente, deberíamos de cambiarle el nombre a un elevado número de esas desgracias que ocurren en la carretera. Un reventón de ruedas es un accidente; un camión al que el remolque le hace la tijera porque ha pisado una mancha de aceite y ha patinado, también; pero un adelantamiento en línea continua a dosicientos por hora en el que el vehículo del infractor choca de frente contra un coche y mata a una familia entera, no. A eso se le llama -o se le debería llamar- homicidio, sin más. ¿Cuántos accidentes o los fatales resultados de algunos de ellos podrían haberse evitado caso de que, aún existiendo las causas imprevistas, éstas no se hubiesen conjugado con un mal hábito o una temeridad por parte del conductor?Las carreteras podrán estar en mal estado; los tramos peligrosos mal señalizados; podrá haber una insuficiente red de vías para asimilar sin generar colapsos el elevado número de tráfico para según qué temporadas… pero los conductores parecemos bobos -o como recalca la frase estrella de esta campaña, somos tan soberbios que nos creemos por encima del bien y del mal-: a sabiendas de todos esos impedimentos, no reducimos la velocidad en los lugares que nos recomiendan; nos saltamos a la torera cualquier aviso informativo en el que nos den a conocer una eventual dificultad; nos creemos la burda mentira de que como somos conscientes de que hemos bebido en esa magnífica cena en el pueblo de al lado del nuestro con los amigos de toda la vida, conduciremos a la vuelta con mucha más atención y más despacio porque sabemos que corremos peligro… obviando, por descontado, que el alcohol modifica los parámetros de la visión y altera la cercanía o lejanía de los objetos; que a su vez, provoca desinhibición y por tanto, esa precaución que mentalmente se desea tener, acaba convirtiéndose en lo contrario, una confianza excesiva, con expresiones del tipo “vaya, pues no voy tan mal como creía”…Insisto: el problema radica en que metemos todo dentro del mismo saco y no debería ser así.Saludos

    07 Abril 2006 | 09:13

  5. Dice ser Mk

    Guerrillero,¿Todos los que salimos estamos en el bombo?Ese tipo de mentalidad es liberadora, no es culpa nuestra, es culpa de los demas, de la DGT, de las carreteras, del tiempo, de…Prácticamente todos los accidentes, vistos a posteriori, son evitables.Y te diré:* Si los demas conducen mal, tú pon mas atención, no te distraigas.* Si no hay Guardia Civil vigilando la carretera, ni te descuides, ni incumplas las normas.* Si la carretera es mala, adapta tu velocidad a la misma.* Si hace mal tiempo, adaptate a las circustancias.El día que me saque el carnet mi padre me dijo “El coche es una máquina de matar gente, no seas una estadística”.Por favor, no conduzcamos de memoria y asumamos que hay una responsabilidad al volante por parte del conductor.Saludos,Mk.

    07 Abril 2006 | 09:30

  6. Dice ser andros

    También hay un buen nº de suicidios que se disfrazan de accidentes de carretera.. simplemente por el tema del seguro. Cuantas veces no hemos leído “se le quedo el vehículo parado al cruzar el paso a nivel”

    07 Abril 2006 | 10:20

  7. Dice ser irene

    Me molestan profundamente las campañas de la DGT…os explico porqué:pues por lo mismo que las campañas antitabaco o antidroga…por hipocritas…el tema del trafico es muy complicado pero la excusa de no encotrar solucion no le da derecho ha hacerme tirar la papilla cuando veo un anuncio suyo…vamos a ver…si quieren evitar accidentes de coche por velocidad (+ que x alcohol) obliguen a limitar la velocidad de cada vehiculo que entra o se fabrica en este pais…las tiendas de alquiler de moto, por ejemplo, ponen topes a sus motos…¿porque no hacen eso?, o quitan los limites de velocidad y amplian un par de carriles las autovias como en Alemania…que hagan un test psicotecnico, de verdad no como el obligatorio que lo puede pasar cualquier psicopata, para dejarte conducir, como el permiso de armas etc…lo que no se puede es enviar el mensaje de culpabilidad cuando el que provoca el accidente es o un suicida en potencia o un gilipollas que no tiene dos dedos de frente…yo por norma general soy muy tranquila, no voy con prisas ni deprisa, no voy picandome pero a diario vivo como el conductor estresado de turno paga con sus congeneres sus frustraciones diarias…ayer vi como atropellaban un gato y ni pararon..yo si pare y lo lleve al veterinario (que no me cobro por suerte)y solo se habia roto una pata…¿donde nos hemos dejado el civismo?¿y el respeto? ¿que demuestras corriendo a 200 x hora? ¿y las multas?¿sirven de algo? ¿o son la forma de pagar los excesos de nuestro ayuntamiento? ¿ por que se empeñan en seguir utilizando metodos que saben que no funcionan? ¿realmente con lo que vemos a diario en TV creen que la gente se va a mentalizar por ver un anuncio gore???¿vemos sangre y muerte todos los dias, estamos inmunizados? Asi, que preferiria que se dejaran el dinero de la campaña en nuevas y mejores infraestructuras, en documentacion e investigacion para encontrar soluciones utiles y en cuerpos de seguridad que se dediquen a algo mas que poner multas o hacer controles rutinarios donde todo el mundo sabe que estan…todos sabemos que lo rapido y facil es la publicidad, pero me gustaria saber, a medida que pasan los años, que grado de efectividad tiene el marketin en el ser humano…dudo que sea la que creen…menos hipocresia y mas trabajar en una solución real

    07 Abril 2006 | 11:05

  8. Dice ser veste

    Jo, Manolito, me has convencido, de acuerdo, no iré al viaje que tenía pensado, me quedaré en casita y sin manejar el carro ni para ir a por churros. Otro año que me quedo sin salir de puente en Semana Santa por tu culpa.

    07 Abril 2006 | 11:06

  9. Dice ser Gayoli

    Hasta las napias del paternalismo de nuestras instituciones… El hecho de meter miedo al conductor para que se conciencie es el equivalente al palo que se le mete al burro para que ande.Ya está bien de hacernos devolver, de aterrorizarnos, somos conductores, no niños de teta (ni siquiera a estos se les debe asustar con el hombre del saco)Ya es hora de que a la sociedad adulta, que es la que conduce, se la trate como adulta, esto es, que tiene una responsabilidad cuando conduce, y que si la incumple, debe ser severamente castigada a ser posible antes de que ningún accidente ocurra. Y coincido con Irene, el gobierno es connivente cuando permite que los coches puedan circular a velocidades superiores a la permitida o que las radios de los coches puedan emitir a más decibelios de los permitidos. Es como cuando el gobierno de EEUU permite que sus ciudadanos puedan portar armas, no es que las vayan a usar, pero si saben que cuando las usan el perjuicio es pocho y no hacen nada, son complices institucionales.

    07 Abril 2006 | 11:39

  10. Dice ser Guerrillero

    Manolo elige la definición que quieras:——————–accidentem. Suceso eventual del que involuntariamente resulta un daño: accidente de tráfico.Suceso casual que altera el orden regular de las cosas: instalarse en esa ciudad fue un mero accidente.FILOS. Calidad o estado no esencial de algo: en la filosofía aristotélica el concepto de accidente se contrapone al de sustancia.GEOG. Irregularidad del terreno: accidente geográfico.MÚS. Signo que se coloca sobre una determinada nota, alterando su tonalidad: el bemol es un accidente.accidente gramatical GRAM. Modificación de forma que experimentan las palabras variables para expresar distintas categorías gramaticales: accidente de género, número, tiempo, etc.accidente laboral o de trabajo Toda lesión corporal que el trabajador sufre con ocasión o por consecuencia del trabajo que ejecuta por cuenta ajena.por accidente loc. adv. Por casualidad: descubrió su secreto por accidente.————————————-Nunca se podrán evitar los accidentes, por eso se les llama así.Pero cargar todas las culpas de los accidentes en los conductores es una de las tantas “joputadas” hipocresías de los Gobiernos.Salve y que Vd. lo pasé bién.

    07 Abril 2006 | 12:35

  11. Dice ser Observador

    La enfermedad y los accidentes son como una lotería: todos estamos en el bombo.Ahora bien; pregunta en la puerta de una administración de lotería si cree que los que han echado la primitiva o han comprado un boleto les van a tocar y la mayoría dirán que sí o por lo menos esa ilusión tienen.

    07 Abril 2006 | 12:46

  12. Dice ser YoaN

    sin más, gesto de admiración, Saco…

    07 Abril 2006 | 12:52

  13. Dice ser stifmacuin

    Que hagan publicas estadisticas de cuanta gente muere en la operación salida y cuanta muere volviendo de marcha a 150 km/h por la carretera que va de su pueblo al vecino que curiosamente esta en fiestas. Que digan cuanta gente muere en adelantamientos “al limite”, por culpa de un homicida, como muy bien ha dicho Bambo. Que nos cuenten eso. Si va a morir gente en Semana Santa, sera por estadistica pura: mas coches, mas accidentes, mas muertes. Pero como decia hoy en la radio alguien del RACE. Hay 10 muertes al dia en la carretera, sin necesidad de operacion salida ni nada por el estilo.Es una cuestión de educación. El que no corre es un miedoso, cagón, marica, etc,… Por lo general, creo que muchos de estos homicidas lo que esconden es una gran represion. No sé si sobre el tamaño de su miembro ( rara vez ves correr y hacer una locura a una mujer ) o de tipo politico ( Mira Manolo, ahí hay, a lo mejor, una diatriba sobre el aznarismo y conducir deprisa, dale vueltas ), o yo que sé. Pero mientras utilicemos la velocidad como un mecanismo de liberación, vamos mal.Por cierto, Manolo, me encanta como escribes pero la verdad sea dicha, te salió un poco heavy el parrafito.

    07 Abril 2006 | 13:26

  14. Dice ser rufo

    ¿Qué dicen las estadísticas?(Es un ejemplo)20 % mueren por adelantamiento incorrecto; 23% mueren por exceso de velocidad; 18% mueren por quedarse dormidos al volante; 35% mueren por despiste (móvil, encender el cigarrillo, gritar a los niños que van dando la vara, etc…) y el resto por fallo no imputable al conductor.Limitas la velocidad de los coches y ¿qué ganas?Todavía se te mueren casi ocho de cada diez.¿A dónde voy a parar?Que soluciones sencillas no hay; la principal es la concienciación de que se tiene entre las manos una máquina peligrosa.

    07 Abril 2006 | 15:08

  15. Dice ser Gayoli

    Yo firmo por bajar de 10 muertos a 8 ya.

    07 Abril 2006 | 17:18

  16. Dice ser pepa

    Lo primero de todo no dar los carnets de conducir tan a la ligera.Lo segundo: limitar la velocidad de los coches a 120 pero de fabrica. Que ningún estúpido se crea con derecho a ponerse a doscientos por hora sólo porque su coche tiene esa potencia: está comprobado estadisticamente que quien tiene un arma en su poder tarde o temprano terminará usandola.Y en último lugar penalizar las infracciones graves con más severidad.Mensaje a Irene: como amante de los animales te doy las gracias por ayudar a ese gato. Ojalá hubiera más gente como tú.

    07 Abril 2006 | 18:18

  17. Dice ser pericles

    A mí tampoco me gustan las campañas catastrofistas que años tras año realiza la Dirección General de Tráfico. Creo que en realidad, a los que en verdad asustan, es a quienes, normalmente, conducimos con prudencia. Los que conducen de forma temeraria siguen a lo suyo, considerarnos a los demás unos anormales al volante.Tampoco creo que la solución esté en limitar la velocidad de los automóviles. En Madrid, en la M-30, la velocidad máxima es de 90 kilómetros a la hora. Y por el centro de la ciudad de 50 kilómetros a la hora. Si el límite es el de 120 kilómetros a la hora, pensado para la conducción por autopistas, nada impide que los irresponsables de siempre circulen por este tipo de vías a dicha velocidad provocando los mismos accidentes de desastrosas consecuencias de siempre.Creo que la solución debe de ir más bien en la formación de los conductores, por un lado, realizando las pruebas para la obtención del carnet en la línea de una conducción responsable y formando a los niños en la escuela con clases de seguridad vial desde corta edad. Y por otro lado, en un endurecimiento de la responsabilidad de los conductores cuando provoquen accidentes, cuando de los atestados realizados resulte una grave irresponsabilidad de los mismos al volante. Por ejemplo, que los daños a terceros sean pagados por el causante. O en caso de provocar homicidios, sea juzgado por la vía penal.Contaré sobre este tipo de accidentes una anécdota. Hace ya diez años, mi compañera de despacho salió de puente hacia Barcelona. Al regreso del mismo, en la Nacional II, a la altura de Martorell, un vehículo que conducía en dirección contraria, a una velocidad que el atestado de la guardia civil calculó de 200 kilómetros por hora, para evitar chocar con los vehículos que esperaban turno en el peaje, invadió el carril contrario e impactó con el vehículo de mi compañera de trabajo, que en ese momento estaba adelantando a un autocar y no pudo evitar el choque. La consecuencia fue que mi compañera y dos más de los ocupantes de su vehículo fallecieron en el acto, y el que salvó la vida quedó con secuelas físicas de muy difícil recuperación. Los responsables del accidente, un chico y una chica jóvenes, que iban en un porsche deportivo, se salvaron gracias a los airbags. Los que no tenían culpa perdieron mucho. Los causantes salieron indemnes y su seguro pagó las indemnizaciones y quedaron libres sin cargos, salvo la retirada del permiso de conducir, parece ser que gracias a la labor de los abogados que la familia del padre del chico, que pertenecía a una acaudalada familia. Mi compañera dejó cuatro hijos y una nieta que acababa de conocer, ya que había nacido hacía sólo una semana.Conozco más historias de accidentes de tráfico. Seguro que todos conocéis muchas más. Así pues, prudencia en la carretera, y espero que podamos seguir comunicándonos después de la Semana Santa.

    07 Abril 2006 | 19:05

  18. Dice ser Jose

    Gracias por recordarnos ese párrafo Manolo. Yo no lo había leído y me ha parecido una pequeña genialidad.A mi me encantan las carreras y disfruto como un enano subido en cualquier aparato con motor, pero la carretera no es un circuito: no hay escapatorias, el resto de “pilotos” vienen de frente y poquísimos de ellos sabrían reaccionar correctamente ante una situación extrema, no hay barras antivuelco ni arneses de 5 puntos, no hay banderas amarillas ni nada de nada que impida que nos matemos al primer impacto fortuito.Por todas estas razones y una tonelada más: Precaución y la vista clavada en el asfalto.

    07 Abril 2006 | 19:26

  19. Dice ser Joana

    Ejem,soy publicista :-)He leído cada post.En realidad yo quería estudiar Periodismo, pero en la carrera se escribe y mucho. Y si te gusta (mi caso, más)Respecto a las campañas de la D.G.T. hum hice un trabajo relacionado con la historia de las campañas durante los últimos años. Me quedo con la de la agencia Clarín. Cuando por primera vez a modo de película, se relataba cómo un hijo perdía a su padre en un accidente. Era crudo, impactaba, no había sangre y sí se mostraba QUÉ ocurre cuando se produce un accidente.Me parece muy efectiva la que han realizado este año. Directa, dura, clara. “¿Usted cree que va a morir?”El Estado no creo que quiera lanzar mensajes paternalistas y el alocado/a que conduzca de tal forma no se dará por aludido ante esos reclamos de prudencia pero nos movemos por emociones y si un spot es capaz de provocar alguna en UNA SOLA PERSONA que suela pisar el acelerador bienvenida la campaña ¿no creen?Por cierto, no me “ataquen” :-)Estoy en paro y lo mío es escribir. De todas formas, la publicidad, sólo en ocasiones, sí es un servicio público y como tal: intenta hacer las cosas bien (depende de la agencia del concurso de quiénes se presenten etcétera)Besos para todos

    07 Abril 2006 | 19:44

  20. Dice ser Javier

    Pues claro que alguno de los que viaje morirá . Y también de los que nos quedemos en casa.Menuda tontería es esa. Claro que moriremos. Pero prefiero correr el riesgoa morir que quedarme siempre sin coger el coche.Vaya tontería. Eso es como preguntarle a unos padres, antes de engendrar, si piensan que su hijo va a morir. Pes no, claro, no lo piensan, pero lo saben.Todos sabemos que podemos morir en el coche. Pero a loq ue vamos es a disfrutar de las vacaciones. No pensmos que vamos a morir. tAmpoco lo pensamos cuando nos metemos en la cocina a preparar la comida. Pensamos que vamos a vivir, acomer para vivir. PEro nos podemos ahogar con un garbanzo, tener un accidente y morirnos. Pues claro.VAmos a dejar de comer, porque como tiene riesgo de que nos atragantemos, mejor no comamos.En fin. Menuda tontería.No viva usted más días, porque cada día más que viva más riesgo tiene de morir.No entiendo que alguien pueda tomar en serio unos argumentos de este calibre.Lo que mata es vivir. Pues claro. Menuda noticia.En España nos morimos 500.000 personas todos los años. Ni siquiera los que están en un hospital, gravemente enfermos, piensan que se van a morir.Déjennos vivir, hombre. La verdad es que para aguantar a Directores GEnerales de Tráfico como el que tenemos ahora, mejor estar muerto. ¿Cómo puede ser que tenga derecho a gastarse de esta forma tan inútil, tan incompetente, el dinero de todos los españoles?Si con el dinero que se gasta, las careteras que tenemos, los coches que tenemos y los límites de velocidad que nos ponen hay todos estos accidentes cada año es que son unos incompetentes. Su gestión me parece terroríficamente mala.Javier

    07 Abril 2006 | 23:39

  21. Dice ser Jose

    Con todos mis respetos Javier: Si en algo se equivoca la DGT con esta campaña es en sobreestimar la capacidad de ver más allá de sus narices de algunos.

    08 Abril 2006 | 09:28

  22. Dice ser Javier

    Hola José,No sé si intentas insultarme con todos tus respetos.No me afecta. No te contestaría si lo que me preocupara fuera yo en soledad. Pero como lo que me preocupa es yo en sociedad, insisto un poco.Para que podamos avanzar, mejor que discutamos sobre las ideas. Sin respetarlas nada.Yo sostengo que la velocidad da vida. Al conjunto de la sociedad. Por eso la mayoría cogemos el coche. Y a la mayoría nos compensa ese riesgo de morir. Precisamente porque el coche da vida, la posibilidad de desplazarse a muchos sitios a una velocidad superior a la que podemos ir con otros medios.Hay que intentar reducir el riesgo. Está claro. ¿Que se reduce con esta campaña? También me parece claro que no. Todos somos conscientes del riesgo de morir en la carretera. Y de nada sirve conducir con miedo para evitar ese riesgo. Al contrario. Conducir con miedo incrementa el riesgo. Eso lo dicen todos los ex Directores Generales de Tráfico (no es demasiada garantía, pero algo de información tendrán)Si no estás de acuerdo, dime en qué.Pero ahórrate llamarme tonto, porque sea verdad o mentira no nos sirve de nada a nadie. (Y la eficiencia es importante para el mejor reparto de la riqueza). Es como decir que soy alto, bajo, que tengo un 43 de pie o que soy maricón o heterosexual. Ningún insulto (Intento quizá). Una descripción acertada o errónea. Sea lo que sea, totalmente inútil.Un saludoJavier

    08 Abril 2006 | 23:30

  23. Dice ser Jose

    Javier, no pretendía insultarte y me reafirmo en mi tesis.

    09 Abril 2006 | 09:52

  24. Dice ser Luisx

    Me parece que la seguridad de un sistema técnico complejo y heterogéneo de uso social, como es el sistema viario, no puede mejorarse con criterios publicitarios. La perspectiva científica sobre el tráfico viario, difiere bastante de lo que ve y entiende el punto de vista común.Ver en http://seguridadvial.blogspot.com/ LOS ACTOS DE FE Y EL TRÁFICO DE SEMANA SANTA Es un blog de tráfico, accidentología y seguridad vial.

    09 Abril 2006 | 13:53

Los comentarios están cerrados.