Cada vez creo en menos cosas Un foro para pensar en lo divino y en lo humano

Malas compañías muy buenas

Yo tendría unos seis o siete años, y muy mal diente. Mi madre me daba de comer a collejas, no por crueldad, sino para meterme la cuchara en la boca cuando yo la abría para llorar. Papillas, cremas, clara de huevo, la maldita sopa de estrellitas, albóndigas de pelota de golf, canelones y una lista interminable de alimentos que parecían diseñados exclusivamente para mi tortura. En el parque jugaba conmigo un niño gordito de mi edad que se merendaba unos bocadillos monstruosos y que al terminar, inexplicablemente, se tragaba un puñado de tierra del jardín, esa tierra oscura y mullida que imagino poblada de gusanos. Era la atracción del parque. Yo en el cole presumía de mi amigo cometierra como del que convive con algo exótico, una serpiente pitón o una jirafa. Yo, todo remilgos, pasé las enfermedades infantiles de rigor, tifus, paperas, varicela y diarreas varias. Y él creció sano y gordito a pesar de su extraña dieta, como esos animales que ingieren arena para mejor hacer la digestión.

Con los años me explicaron que mi compañero de juegos estaba así inmunizado, como los perros que lamen todas las mierdas de la calle y restriegan el hocico por cuanto foco de bacterias se pierde por las aceras. Cuenta la leyenda que algunos césares de Roma incorporaban veneno a su dieta diaria en cantidades homeopáticas para que su organismo se encontrase inmunizado en el más que probable día en que un cocinero sobornado por los conspiradores cometiese un atentado culinario.

El otro día un estudio elaborado por un equipo del departamento de Psicología Evolutiva y de la Educación de la Universidad de Sevilla llegaba a la conclusión de que los adolescentes que tienen un acercamiento prematuro al sexo, al consumo moderado de alcohol o padecen más conflictos familiares, desarrollan en la adolescencia una mayor autoestima y menos problemas emocionales o depresiones. Como si esos comportamientos que tanto nos asustan cumplieran una función inmunizante, como si constituyesen un aprendizaje para madurar antes que los niños que se atienen a conductas más tradicionales. (¿Será esta la clave de la convocatoria del macrobotellón? ¿Una fiesta de borrachera colectiva para acelerar la madurez?)

Mi falta de aprendizaje en las comidas hizo que mi paladar tardase muchísimos años en madurar. Como en otros órdenes de mi vida, gracias al ambiente represor de aquella época. Como, por ejemplo, el sexo. Supongo que todos los adolescentes crecíamos al ritmo lento de nuestro despertar sexual, hasta que alguien, de pronto, nos metía en la boca ese puñado de tierra vegetal que habría de acelerar nuestra madurez. Un día en que acudí a confesarme una vez más de lo mismo, el cura me hizo de pronto la pregunta clave que tanto habría de marcar mis relaciones futuras con las mujeres de mi vida. Yo era un niño todavía más inocente que hoy, y la pregunta retumbó por mi cerebro con un estruendo tal que no alcancé a oír bien si el director espiritual me había puesto un credo y dos avemarías de penitencia o si me había desahuciado. Porque más que una pregunta, aquello era una pista; más que un confesor, aquel curita era un verdadero amigo: “¿Lo haces solo o en compañía?”, me preguntó. Todas mis neuronas se fueron pasando el recado unas a otras con la celeridad del rayo: “Oye, que por lo visto eso mismo se puede hacer con otro o con otra. Y además, tal como lo preguntó el cura, debe de ser buenísimo”.

Y era buenísimo, según supe por el hermano mayor de un compañero que, aunque llevaba varios años de instrucción haciendo solitarios, presumía de malas compañías muy buenas. Pero en aquellos tiempos era muy difícil pecar a coro, o entre dos. Ya no digo nada en macrobotellón. Toda mi generación tuvo que conformarse con entrenar su organismo manualmente, en cantidades homeopáticas, como los césares. Quizá por eso de mayor, de tan inmunizado que me quedé, no me comí una rosca.

56 comentarios

  1. Dice ser Joseph

    Pericles1. Perdón, pasa al hablar de memoria. Eran cuatro preguntas, y eran las siguientes:a) Que explicara sus declaraciones a los medios de comunicación. (Así tal cual, supongo que sería po rel tema de las sevillanas)b) Que explicara sus repetidas declaraciones contra el estatuto de Cataluña.c) Que explicara su gestión ante el TS y el CGPJ y la alarma social que había causado su enfrentamiento con el legislativo.d) Que explicara los acuerdos adoptados por el CGPJ, y en particular el de 25 de enero de 2006 por el que, al requerimiento del Congreso de los diputados por el informe partidista (otra vez el Estatuto), se contestó por el CGPJ que en caso de que el Congreso de los diputados pensara que estaba invadiendo alguna competencia debía acudir al órgano que resuelve los conflictos entre poderes, el Tribunal Constitucional.Como puedes ver no se trata de preguntas capciosas, sino de un ataque a la persona del Presidente del TS y del CGPJ, y unas preguntas absolutamente intolerables e improcedentes, después de unos antecedentes en llos que se le insultó diciéndole que actuaba ilegalmente, que menos mal que le quedaba poco, que era el ariete delPP, que le esperaban el día 15…. todo con un estilo que recuerda más a la mafia que a las instituciones de un Estado.El problema es que esos diputados paniaguados, iletrados que solo responden ante su jefe de filas, en lugar de ante su electorado (problema común a todos los partidos) no tienen ni puñetera idea de Derecho, y lo que saben algo les importa una higa porque para eso están los medios, ppara ahcer ver qu eno es un ataque a la independencia del poder judicial, sino una rebelión frente al órgano supremo de la nación, el Parlamento.Pues no Pericles, la soberanía está en el pueblo español, no en el parlamento, y éste debe respetar las leyes, al igual que el gobierno y el poder judicial, y todos.Eso sí, el Gobierno ya ha anunciado que va a cambiar la Ley (es del deporte favorito del PSOE, junto con el nombramiento de los miembros de los órganos controladores) para establecer la obligación legal de que comparezca. Entonces tiene que ser porque no es obligatorio ahora ¿verdad?Sirva ésto de complemento al argumento puramente legal que te he dado antes; y otra cosa, cuando está taxativamente establecido por Ley quienes y en qué casos debe comparecer ante el Pparlamento, en una fórmula cerrada (el Presidente del CGPJ solo para la Memoria anual), no puede interpretarse un deber genérico de comparecer, porque la Llley no lo contempla.Per lo que sí contempla la Ley son los supueestos en que existan conflictos entre los diferentes poderes del Estado: el Tribunal Constitucional…. no los linchamientos públlicos, aunque sean en el Parlamento.2. Pericles… no aclaras cuales son esas actuaciones más políticas que jurídicas del Presidente del TS y del CGPJ. Lo que dices no es un argumento sino una consigna, un titular, el titular que hasta la saciedad ha repetido el PSOE y sus medios. Yo solo me acuerdo de dos polémicas:a) La del catalán y las sevillanas… una chorrada agitada por los nacionalistas y los tontos del haba.b) La del informe del CGPJ sobre el Estatuto, que era una obligación legal del CGPJ.¿Hay alguna otra que no conozca?Saludos

    20 marzo 2006 | 23:07

  2. Dice ser pericles

    Estimado Joseph,He leído con atención las cuatro preguntas que el Parlamento quería realizar al señor presidente del Consejo General del Poder Judicial y no aprecio por ningún sitio que fueran intolerables e improcedentes. Se trata de cuestiones en las que el señor Hernando a realizado declaraciones en las que ha sobrepasado sus competencias, que muy bien has relacionado en otro comentario, dándole la apariencia de opiniones políticas realizadas a título personal. Y una persona que detenta tan alta magistratura debería ser más comedido en sus declaraciones. El problema es que, además, coinciden plenamente con las opiniones que sobre estas materias expresa el Partido Popular. Y esta coincidencia da la apariencia de ser más que sospechosa, habida cuenta de que el cargo que ocupa lo debe a dicho partido. Y relacionarlo con el agradecimiento a los servicios prestados es más que una sospecha. Repito lo anterior, creo que debería ser más comedido al hacer declaraciones de trascendencia política que estén más allá de sus competencias.Lo mismo puede ser aplicado, si lo deseas al Fiscal General del Estado. Pero la misma argumentación que utilizas de las formas desmedidas y un tanto cercanas al matonismo que algunos diputados han utilizado con el señor Hernando, deberían de ser aplicadas al mismo tipo de descalificaciones que personajes del Partido Popular dedican a éste.Mi conclusión es la siguiente. Por un lado, sigo viendo con preocupación la falta de independencia del Poder Judicial, teniendo en cuanta la forma en que son designados los altos magistrados. Veo necesaria una mayoría más amplia y que precise del mayor consenso posible para llevar a cabo estos nombramientos, que espero que de una vez por todas sean realizados entre juristas de reconocido prestigio y de probada independencia. Puede que Alfonso Guerra se cubriera de gloria con su famosa expresión sobre Montesquieu, pero el que en el pasado se cometiera un error, del que, por cierto, todos se han aprovechado, no quiere decir que se tengan que seguir cometiendo los mismos errores. Las sociedades que realmente avanzan y demuestran su madurez, son las que aprenden de sus errores. Y, por desgracia, creo que todavía no estamos en esa situación. Seguimos siendo todos bastante sectarios. Incluso cuando no queremos serlo, ya que vemos con meridiana luz el sectarismo de los demás y no vemos el propio. La posición que adoptan nuestros adversarios parece que nos obliga a los que estamos enfrente a encapsularnos y a defender, a veces, posiciones con las que tampoco estamos muy de acuerdo, pero que mantenemos porque creemos que el de enfrente es el que no da su brazo a torcer. Sólo tienes que ver los comentarios de opinión de estos blog para comprobarlo. Como soy incapaz de evitar este sectarismo, al menos, intento que el trato que nos demos unos a los otros sea lo más educado posible. Aunque no siempre lo consigo y yo soy el primero que incurre en este tipo de posturas desafiantes. Por esa razón siempre me es agradable debatir con personas como tú.Un cordial saludo.

    21 marzo 2006 | 19:55

  3. Dice ser Joseph

    PericlesComparto tus conclusiones, aunque no se si el hecho de exigir una mayoría más amplia beneficiaría al sistema o lo haría rehen de las minorías. Tal vez la solución sea radicalmente distinta y haya que estudiar otras formas de organización judicial.Una de las cosas que le imputo al PP es que no acometiera la promesa más importante que realizó para la campaña del 96:la regeneración democrática, es cierto que había otros problemas y desafios importantes, entre otros el desafio del euro, pero no se puede olvidar la política y cifrarlo todo en la economía.Se cual es el resultado al que habría que llegar:1. La eliminación del sistema de partidos con lista cerrada. Los diputados tienen que responder directamente ante sus electores, en su circunscripción, e incluso recibirlos para atender sus quejas y peticiones, y hay que acabar con los partidos como sistema de reparto de prebendas en el que nadie le puede toser al jefe porque se queda fuera de la foto.2. El sistema judicial tiene que ser verdaderamente independiente: si cualquier político de cualquier partido miente, o se enriquece a costa del erario público (insisto de cualquier partido, quiero verle sudar la gota gorda frente a un verdadero fiscal y frente a unos verdaderos jueces que no dependen de ellos para su cargo. Un modelo a ese respecto podría ser USA.3. Un reparto de la riqueza más justo, en el que los trabajadores no tengan la misma consideración que un tornillo intercambiable y el capital esté agrupado en cada vez menos manos, fomentando la participación de los trabajadores en las empresas de cualquier manera que les haga más participes del fruto de su trabajo.Ahora, a ver quien le pone el cascabel al gato.

    21 marzo 2006 | 23:54

  4. Dice ser Aschenbach

    Jolín, una de las ristras más largas de secuelas a una reflexiòn del B-log y yo, de una quinta próxima a la del autor, esperando con ánimo onanista leer las cáildas y prohibidas experiencias pre y protopúberes de otros lectores, me topo con una diatriba sobre el CGPJ y el Fiscal General.Me temo que los confesores-castradores hicieron muy bien su labor, porque veo que sólo sublimamos nuestras frustraciones con la paja mental en vez de la que, al final, todos estamos añorando pero evitamos por vergüenza, temor de dios (con minúscula, que no existe), falta de libido o yo qué se qué. Probablemente si la gente frecuentase más las buenas y malas compañías nos luciría mejor el pelo.Los mal vaciados por la parte de la próstata suelen ser proclives al genocidio, a la imposición de criterios, a la agresión no sólo verbal y a otros vicios más deplorables que el solitario, tan denostado pero tan grato. Y no lo digo por lecturas mal digeridas de freudianos marxistas, como pensará el troll de turno, sino por propia experiencia, pues hoy, que voy con calentón primaveral mal aliviado, me dan ganas de contestar al mister x, así que voy a cambiar de sitio de internet por otro con menos blanco y más color carne, porque la dialéctica estéril es mucho más enfermiza, seca más los sesos, deja más ciego y hace que llore más la virgen (con minúscula, que esas sí que existen) que la práctica del placer solitario.En otro orden de cosas, mis confesores tenían mucho menos talento y olían a ajo, lo cual les agradezco pues así logré escapar con tiernos años de la superstición que llaman cristiana con tiempo para practicar los vicios solitarios y los solidarios. Yo, que soy partidario de la justicia distributiva tras la muerte, donde a cada uno se nos asignase la ultratumba en la que creemos, espero que Dios (ahora sí con mayúscula, que es en el que creen ellos) sepa ser indulgente con su pecado de escándalo y soberbia, por los buenos ratos que me hicieron pasar por tan soberana, involuntaria y juvenil liberación.Pues eso, a cascarla.

    22 marzo 2006 | 01:44

  5. Dice ser pericles

    Joseph, comparto todas las ideas que planteas sobre el sistema de listas de partidos, sobre la organización del sistema judicial y sobre el reparto de riqueza. Verdaderamente, has demostrado que perteneces al centro político de verdad. Es una pena que nos vayamos a extremos por la única razón de que creamos que los adversarios también lo hacen. El sistema más justo que ha existido en la historia, al menos la más reciente, es el del Estado de Bienestar puesto en funcionamiento en la Europa Occidental entre 1946 y 1989. Con la caída del Muro de Berlín, como dice el dicho popular, “vino el tio Paco con las rebajas”, y hay un empeño especial en desmantelarlo. Y ese sistema fue conseguido gracias a la alternancia en el poder de partidos de centro-derecha, como los democrata-cristianos y de centro-izquierda como los social-demócratas.También comparto la conclusión final, a ver quien le pone el cascabel al gato.Saludos.

    22 marzo 2006 | 12:03

  6. Dice ser Vicka

    Hace más o menos 20 días, Pepe Polémico formuló una pregunta que quedó sin contestar( al parecer, las mujeres estamos tan reprimidas que no podemos hacer ni la más mínima referencia acerca de nuestra intimidad sexual). Te cuento, Pepe: a pesar de que muchas no quieran admitirlo,la mayoría de las mujeres nos masturbamos, y esto lo sé porque una vez estábamos jugando un verdad consecuencia entre amigas y todas dijeron que sí habían tenido experiencias en ese plano. Es verdad que entre las chicas el tema se toca mucho menos que entre los varones, pero eso no significa que la masturbación no sea una realidad de casi todos los días ( sí, leíste bien). Yo, por mi parte, me masturbo desde los 10 años y en una ocaión llegué a tener 8 orgasmos en un mismo día. En mi opinión, las mujeres que viven su sexualidad de una forma saludable se masturban igual o más veces que los hombres, con el agregado de que pueden tener varios orgasmos sin sentirse cansadas.Bueno, espero que esto haya servido para desterrar algunos mitos que todavía siguen vigentes en el imaginario popular.BesotesPitufita

    07 abril 2006 | 06:42

Los comentarios están cerrados.