BLOGS

Cada vez creo en menos cosas Un foro para pensar en lo divino y en lo humano

Dos ideas fijas, mejor que una

El patriota insufrible continúa haciendo patria allá por donde va. Como sabéis, es profesor emérito, o algo así, de la universidad católica de Georgetown, por lo que está acostumbrado a audiencias dudosamente exigentes como los turistas que pasaban por allí y los bedeles de la institución, material humano con el que hubo que rellenar sus clases alguna vez para que el aforo no quedara medio vacío. Ese nivel de exigencia de su audiencia cautiva le lleva a plantear ideas sencillas, al estilo de Barrio Sésamo, como “el problema de España con Al-Qaeda empieza en el siglo VIII”. ¿Os acordáis?

Desde su idilio con George W. Bush, el problema de la humanidad para el profesor insufrible no es la pobreza, la mala distribución de los recursos, la falta de libertades, los regímenes teocráticos, el despilfarro energético, el desprecio de los derechos humanos… el problema del mundo es el terrorismo. Hay que simplificar, se dice a sí mismo, porque de lo contrario los turistas y los bedeles se pierden en el pensamiento abstracto.

Salvador de Madariaga decía de muchas personas que son gente de una sola idea, y que para meterles una nueva, debes sacarles antes la que tienen para que les quepa. También decía Jacinto Benavente que “una idea fija siempre parece una gran idea, no por ser grande, sino porque llena todo el cerebro”. Pues bien, no es el caso del hombrecillo insufrible. Acabamos de descubrir que ya tiene dos. A él ahora le llenan el cerebro dos ideas, dos, y a nosotros, dispuestos a llenar, nos llena también de satisfacción, porque ya con dos ideas se puede afrontar perfectamente un futuro brillante de docente universitario.

Y he aquí las dos grandes ideas: el terrorismo es igual de perverso que el “populismo revolucionario”, como el que se ha instalado en Latinoamérica. Ahí queda eso. Y lo dijo (aquí viene lo mejor) en la reunión que comenzaron ayer los líderes de la Internacional Demócrata de Centro (IDC) en Manila. Os preguntaréis qué hace la extrema derecha insufrible en una reunión de demócratas de centro. La respuesta es que sus colegas, allá en las Filipinas, a miles de kilómetros de aquí, todavía no saben que en nuestro país a gente como el golpista Tejero ya se le considera un hombre de centro moderado.

Reconozcamos que es mucho más fácil explicar la complejidad político-social del planeta con la técnica de Barrio Sésamo/Georgetown que adentrarse en cavilaciones complejas. Para el pensador insufrible, el populismo revolucionario no nace como revulsivo a la corrupción de los regímenes mafiosos que se suceden a sí mismos, a la perpetuación de las desigualdades hirientes como ocurre en Bolivia, a la miseria en que viven los ciudadanos de tantos países iberoamericanos, a la represión y aniquilación de las minorías étnicas. Todo eso es muy complicado de contar a una audiencia de turistas y bedeles.

Todo su pensamiento simplista esta vez estaba enfocado, lo habéis adivinado, a continuar haciendo patria por el mundo, porque según él ese populismo revolucionario ha contaminado al mismísimo Rodríguez Zapatero… que es a donde queríamos llegar. Atención a esta perla: “Este fenómeno perverso también lo hemos observado en mi propio país. Es uno con el que ciertos aprendices de brujo se sienten irresponsablemente como en casa”.

A vosotros os parecerá que se trata de una necedad insufrible más, pero a mí lo que más miedo me ha dado es eso de que España es “su propio país”. ¿Lo habrá dicho en sentido literal y vendrá desde Manila dispuesto a quedarse con él?

51 comentarios

  1. Dice ser Manuel Marin

    “es que los programas de humor de la tele no me hacen reir todo lo que yo quisieralo dijo EL CID”¡Albricias! Los hados te han escuchado: agénciate una grabación de las últimas paridas de tu amigo Acebes, oye, sublime,inenarrable, incalificable, im-presionante. Los contrapuntos de CabeZaplana y Mari-ano tampoco desmerecen. Eso sí que descojona, y si te sirve para recuperar tu evidentemente maltrecho humor……

    30 Noviembre -0001 | 00:00

  2. Dice ser zETApé

    Desde tiempos remotosse tiene por verdadero:no existe la zorra verdeni el conejo culebrero,nunca encontrarás un crucede avaturda con jilgueroni un hijo puta más grandeque ZAPATERO.

    30 Noviembre -0001 | 00:00

  3. Dice ser ¿?

    Desde su idilio con George W. Bush, el problema de la humanidad para el profesor insufrible no es la pobreza, la mala distribución de los recursos, la falta de libertades, los regímenes teocráticos, el despilfarro energético, el desprecio de los derechos humanos…TODO ELLO PROVOCADO, ENTRE OTROS POR LOS TERRORISTAS, Y LAS IZQUIERDAS QUE LOS APOLLAN O LOS CAMUFLAN ENTRE LOS PROBLEMAS QUE LOS PROGRES DE SALON CREAIS

    28 Enero 2006 | 01:34

  4. Dice ser ¿?

    HOLAAAAAAA!!!!!!!!!!!!!!!!

    28 Enero 2006 | 01:34

  5. Dice ser ¿?

    ¿SOLO UN MES MANOLITO? DEJAME UN RATITO MAS QUE JUEGE CON MI MUÑEQUITO FAVORITO: EL PAYASITO LIBERTADOR.NO LO DUDES MAS VETE, AL DESIERTO Y PREDICA LA PALABRA.PROMETE UN REINO LLENO DE ZP, CON SU BUEN ROLLO, SU SONRISA, SU TALANTE WOU,WOU,WOU.(Las mayúsculas no son por que grite, es el entusiamo)

    28 Enero 2006 | 01:36

  6. Dice ser ¿?

    Te quiero Manolo, dejame ser tu Zerolo

    28 Enero 2006 | 01:38

  7. Dice ser ¿?

    TODOS TENEMOS DERECHO A OPINAREl Partido Popular le invita a pedir al Presidente del Gobierno que someta a referendum de todos los españoles la siguiente consulta:”¿Considera conveniente que España siga siendouna única Nación en la que todos sus ciudadanos sean iguales en derechos, obligaciones, así como en el acceso a las prestaciones públicas ?”SI QUIEROPara apoyar esta solicitud puede:Firmar aquíNombre y ApellidosDNIEj: 12345678XEl firmante de este escrito autoriza, de acuerdo con la Ley, la remisión de su firma al Congreso de los Diputados, como apoyo a la Proposición No de Ley solicitando la convocatoria de Referéndum.También puedeDescargarse la plantilla oficial de recogida de firmas con el fin de recabar hasta 10 firmas por hoja.Pulse aquí para descargar la plantillaUna vez cumplimentada la plantilla, puede entregarla en la sede del Partido Popular más cercana (ver sedes) o bien enviarla por correo postal a:

    28 Enero 2006 | 01:42

  8. Dice ser Miguel en Canarias

    Caramba, un troll desatado y completamente desmelenado. Se ve que no se ha tomado su medicación.Esto ya parece El Señor de los Anillos.Sigo pensando que “¿?” es el amigo Luis haciéndose el interesante.

    28 Enero 2006 | 03:40

  9. Dice ser ¿?

    No soy Federico Jimenez Losantos bajo exceso de medicación.

    28 Enero 2006 | 03:59

  10. Dice ser Papisa Juana

    Manuel, magistral tu artículo de hoy. Estás en buena racha. Y a los trolls, ni caso. Es paradójico que el de hoy firme con interrogantes, cuando la capacidad de cuestionar la idea fija que lleva puesta (y su única idea, además) es precisamente lo que le falta. Será por eso que el subconsciente le traiciona con “¿?”, como diciendo: “no me lo creo ni yo”. Pero es que el cacumen no les da más. Una web publicó un cruce estadístico entre los estados norteamericanos que votaron por Bush (yo le llamo Pus), los estados que mayoritariamente votaron a Kerry, y los cocientes intelectuales promedio que arrojan los tests psicotécnicos acumulados por diversas instituciones, también por estados. Qué sorpresa descubrir que el resultado consistió en que los estados más tontos votaron al señor Pus, mientras que los más listos votaron al señor Kerry, sin margen de desviación ninguno. Por eso, la cultura es la única clave para el progreso de la humanidad, la única esperanza para trascender la miseria de los insufribles.

    28 Enero 2006 | 05:41

  11. Dice ser Papisa Juana

    Aclaro que hoy he puesto acentos porque dispongo de un teclado español. Es una excepción. ¡Saludos!

    28 Enero 2006 | 05:42

  12. Dice ser Johnymepeino

    Malo. Eres malo. Más que malo. Mira que asustarme con el posible “retonno” de Josemari de “Yorstaun”?. Amos anda. ¡Eso sí merecería un referendum! :DMari-Ano le ha invitado a la convención pepera (como otrora hicieran con el Cid campeador), pero por suerte (me he informado) la dará en español. ¡Uy, casi peor! En español me entero 😀

    28 Enero 2006 | 08:35

  13. Dice ser el nene

    Tienes razón. El tal ¿?, el que escribe eso de LAS IZQUIERDAS QUE LAS “APOLLAN”, debe de ser el turista o el bedel de Libertad Digital, incapacitado para los análisis complejos, ni siquiera para los gramaticales.

    28 Enero 2006 | 09:53

  14. Dice ser Mariloli

    ¡Menudo mes nos espera !A propósito de tu magnífica exposición de hoy, tengo que decir que el patriota insufrible va por el mundo tratando de informar a turistas y bedeles y aquí queda su medio limón ¿o se decía naranja? diciendo cosas tan amedrentadoras como (cito textualmente de una entrevista ):”La unidad de España está en peligro sin duda. El proyecto de Estatuto de Cataluña ha provocado una inquietud social con la que ,probablemente ,nadie contaba .Y ese proyecto es malo para todos,pero sobre todo para Cataluña. Cuando Mariano Rajoy, el líder de nuestro parttido, se manifiestaen contra del Estatuto está defendiendo los intereses de los catalanes.¡Hay que j……!

    28 Enero 2006 | 10:40

  15. Dice ser ceix

    Como ya han dicho antes,lo que más me preocupa es el “APOLLAR” de las izquierdas.Sr. ¿? :el inconsciente lo ha dejado en evidencia,su problema es que “APOLLA” poco y se le suben los fluidos al cerebro.Sr.Saco :¿para cuando una saquina sobre la cuestión del APOLLE masivo?.Déjese de perder el tiempo con columnas sobre personajes tan siniestros como el de hoy,no tienen solución,pero ya están desenmascarados.

    28 Enero 2006 | 11:03

  16. Dice ser Adrax

    El vocero insufrible e irresignable y ¿? están igual de capacitados para evangelizar allende los mares y los bits, respectivamente. Parece que han salido del mismo yorstaun, mismo cociente intelectual…Además, a quien madruga, Dios le APOLLA.

    28 Enero 2006 | 11:23

  17. Dice ser Lola mento

    Pues no estoy yo para tonterías ni gilipolleces del insufrible ese.Me siento indignada, ofendida, maltratada. La semana pasada me echaron de la empresa por un motivo a todas luces injusto. Resulta que me ofrecían unas medallas al trabajo fantásticas a muy buen precio. Dado que la favorecida con creces de esta operación sería la compañía (ya saben, ella recoge y explota la plusvalía que proporciona un empleado con buena imagen) lo lógico es que les distrajera unos miles de eurillos para la financiación, ¿no?, bueno pues va el cabrón del director y me despide por malversación de fondos. ¡Injusto! ¡indignante! ¿Porqué no me entiende?. Y debería, porque es además miembro de la FAES. ¿Comprenden que esté tan rebotada?

    28 Enero 2006 | 11:34

  18. Dice ser L. Mento

    Ahora bien: si aluego apollan bien, me lo voy a pensar. Que una buena apolladura…

    28 Enero 2006 | 11:40

  19. Dice ser El APOLLADOR ENMASCARADO

    Si ya lo decía Mariloli al final de su comentario,la solución de todos los problemas, (Estatut incluido) es que:” !Hay que “APOLLARSE”¡ ( cada 8 horas,descansar los lunes)

    28 Enero 2006 | 11:57

  20. Dice ser seis

    Nada ha cambiado desde que escribió en La Nueva Rioja aquello de “los demócratas cristianos chilenos descansando en Viña del Mar, mientras la izquierda, como por otra parte nunca dejó de hacer, votaba en masa y aupaba al poder a Salvador Allende”.

    28 Enero 2006 | 13:16

  21. Dice ser Manuel Saco

    Seis, no me acordaba. Ese es el más gráfico ejemplo de lo que decía Benavente. Sus ideas fijas (ahora dos) le ocupan toooooodo el cerebro.

    28 Enero 2006 | 13:23

  22. Dice ser imagina

    De su sarcástico escrito de hoy, se desprende (¿) que está usted preocupado por el nivel intelectual y por la capacidad de raciocinio del electorado (debería, porque al insufrible repetidamente citado, aún perdiendo “le votaron” casi diez millones de “los antiguos votantes”).Yo confieso que lo estoy (preocupado), porque ver como la sin razón y sin sentido de los Menas o Tejeros, aliñado ahora por el “referéndum”, pedrada a la constitución y al intelecto, incluso, de los menos dotados, “¿Quiere Ud. que España siga siendo una nación?…”, tienen no sólo audiencia, sino apoyos incondicionales en cantidad, no tranquiliza precisamente.El apollador enmascarado (si no es un empleado de Federico) es un buen ejemplo.Saludos

    28 Enero 2006 | 13:35

  23. Dice ser ¿?

    El gentio revolucionario simepre atento a las pollas.Eso es por que no se les levanta o por que hace años que no ven una.Como me maltratais! me estoy pensando seguir jodiendoos la existencia por que me siento fatal.El argumento de los listos de Kerry y los tontos de Bush, además de ser un baremo ya utilizado por Hitler para exterminar a los nazis, en vuestro caso presenta una excepción. Vuestro gurú espiritual ZP apoyó a Kerry, lo que hizo que los Yankis (más listos de lo que algunos se piensan) se tiranron en bandada a votar por Bush. Ellos tienen claro que con los mamporreros de los terroristas no se denbe gorbernar.

    28 Enero 2006 | 14:35

  24. Dice ser ¿?

    Lo siento por la ortografía, es que por desagracia me eduqué¿? con vuestro sistema educativo. Por lo visto ahora los libros de historia de 4º la ESO (o ESA COSA) dicen que el gobierno de Felipe modernizó España.Después de escuchar eso me espero lo que sea de vosotros.Sr. ¿? :el inconsciente lo ha dejado en evidencia,su problema es que “APOLLA” poco y se le suben los fluidos al cerebro.Tu como tienes el cerebro en el culo, todo lo que dices y piensas te sale hecho una mierda.POR CIERTO, AL FINAL TODOS TERMINAIS HABLANDO DE MI. QUE SIMPLES SOIS, POR QUE, SI YO SOY TAN TONTOO QUE HUBIERA VOTADO A BUSH, POR QUE ME RESULTA TAN FACIL LLEVAROS A DONDE QUIERO?PARADOJAS DE LA VIDA.HAY QUIEN DECIA QUE NO ME LEERIA MAS Y NO SE PIERDE UNA. (MANOLITO TU MUJER TE MANDA RECUERDOS, LA MANDO YA PA TU CASA?)

    28 Enero 2006 | 14:46

  25. Dice ser ¿? apollo

    Carod, triste: “No habrá un presidente mejor que Zapatero”Si este filoterrorista hijo de puta lo adora, solo un loco o un retrasado puede estar de acuerdo con él.

    28 Enero 2006 | 14:50

  26. Dice ser Malinski

    El problema del hombrecillo insufrible así como de ¿?, y de tantos como ellos es que se creen los dueños de “su país”. Por favor que alguien los APOLLE y se les quiten los humos, o que los encierren con el Tejero y se APOLLEN entre ellos.Por cierto ya que se ponen los del PP que sean valientes y consulten más cosas a la gente, como por ejemplo si queremos seguir siendo un Reino, o que nos pareció entrar en la guerra…

    28 Enero 2006 | 15:20

  27. Dice ser ¿?

    Malinski: A ti la guerra de Irak te importa una mierda y te importaba aún menos. Tu seguiste el manual del partido y se acabó. Ahora va a resultar que los socialistos son pacifistas (GAL). Hamos no me jodas.Por lo que veo se te llena la boca de polla.Si quieres encerrarme ven tú y lo haces. Te pones en contacto conmigo y yo te doy mi dirección, encantado.Yo no creo que este país sea mío, ni lo quiero. No soy yo el que desde un grupo minoritario está exigiendo que se joda al resto, ni soy quien desde un grupo minoritario apoye a una banda de terroristas acomodados en la poltrona y el audi.No tengo nada contra los oscialdemocratas, pero si un asco supremo por los socialistas perdonavidas como tú.Por último, a mi el PP me suda la — (dilo tu que ya le has cogido el gusto y se ve no quieres soltarla). Si te lo quieres creer, bien, que no también. Ahora el manifiesto por el referendum lo firmo seguro. Y sabes por que, por que muchos como tu no lo van a hacer.Yo a diferencia de manolito no se dogmaticamente como deben ser las cosas, pero si se como no quiero que sean y si ZP tiene cuentas pendientes desde el 11M que hipoteque su casa y las page, pero mi seguridad, mi futuro laboral y económico y la educación de los mios que ni los toque.Muy cordialmente, la POLLA que tanto te gusta.A VER SI ALGUIEN COMENTA EL ARTICULO POR QUE MANOLITO SE VA A PONER CELOSO.

    28 Enero 2006 | 15:33

  28. Dice ser el nene

    Cuidado, que nadie “page” la hipoteca de ¿?. Me godería mucho que algien apollara la emoción.

    28 Enero 2006 | 16:04

  29. Dice ser Mariloli

    ¡Anda! y yo que estaba convencida de que el patriota insufrible no se había presentado a las últimas elecciones generales.imgina: ¿como es eso de que le ” votaron” casi diez millones de” los antiguos votantes”.? Que conste que la frase con comillas incluidas es de tu propia cosecha.imagina ,andas despistado

    28 Enero 2006 | 16:18

  30. Dice ser Malinski

    ¿?: No veas como te picas con el tema de la Polla, tienes algún problema con ella?. Yo no. A mí tambien me la suda el PP y el PSOE para que te enteres, yo no sigo el manual de ningún partido, pero puestos a elegir nunca seguiría el del PP.Lo de “mi País” era más por el hombrecillo insufrible que por tí, que más quisieras quedar conmigo,”no te merezco”, yo no entiendo a los patriotas como tú.Como dice una canción de la Polla (ya puestos): un patriota, un idiota.

    28 Enero 2006 | 16:24

  31. Dice ser EL CID

    manolito ¿sabes cuando dará zp, el hombrecillo insignificante, una conferencia sobre la alianza de civilizaciones?es que los programas de humor de la tele no me hacen reir todo lo que yo quisierasería la grabacion de esa conferencia el nº 1 en el top manta, joder, para comprar diez copiasavisanos si te enteras

    28 Enero 2006 | 19:54

  32. Dice ser S.M. El Viti

    ¡Qué contento estoyyyyyy!. He sido capaz de llegar hasta aquí sin leer al troll impronunciable. Ya se ha dicho en este foro pero conviene recordar que hay que aprender a convivir con estos especímenes virtuales, no contestarles y esperar que se aburran y se vayan sin que consigan boicotear estos espacios de debate, información y formación de pensamiento. Esto es una especie de “think tank” sin patrocinio, que molesta a los verdaderos formadores de pensamiento con patrocinio de los “neocons”.Ya decía antes Papisa Juana que la cultura es la clave para el progreso de la humanidad, pero los poderosos, las elites que nos dirigen, nos la imponen y uniformizan por todos los medios posibles como un gesto más del nuevo fascismo que exporta la actual Administración de EEUU a todo el mundo.Este comentario viene a cuento porque el “hombrecillo insufrible” es un agente de los “neocons” empleado en dar conferencias allá donde puede y extender las ideas de los verdaderos “think tank”. Por esto el artículo de Saco es muy oportuno para desenmascarar a los autenticos generadores de terror. El caso es tener al “personal” inculto para que sea más facilmente manipulable y asustado y así admita los recortes de libertades y derechos humanos “por su bienestar y su seguridad”, la de las masas desinformadas y la de ellos, los que detentan el poder que da el dinero.Para finalizar este rollo debo decir que los comentarios muy largos suelen ser de un troll y antes de “hacer el troll” dejo mi felicitación a Saco.

    28 Enero 2006 | 20:30

  33. Dice ser ¿?

    VITI: Tu lo flipas con droga barata ¿un think tank? (¿quien te eneseñó esta palabra, tu hermana, la única que salió del pueblo?). Tu eres tonto.

    28 Enero 2006 | 21:17

  34. Dice ser ¿?

    AL TRAPO, AL TRAPO (que manipulables)

    28 Enero 2006 | 21:53

  35. Dice ser Papisa Juana

    S.M. El Viti, gracias por la referencia. Coincido contigo en la percepcion del organigrama del “lado oscuro” que gobierna el planeta, en el que los insufribles Pus y Josemari son meros empleados de planta. Y la masa tonta, pues mano de obra y voto hipnotico para mantener la maquinaria-apariencia de la falsa democracia. ¿Como despertar al personal con falta de neuronas? Esta es la cuestion.

    28 Enero 2006 | 23:01

  36. Dice ser Robin

    Para conocimiento general, corto y pego de Europa Press.España-Aznar advierte en una entrevista del diario portugués Expresso del “riesgo de desintegración” del país si el Estatuto de Cataluña sale adelanteEl ex presidente está convencido del peligro de “balcanización” y del “atrofiamiento” que supondríaMADRID, 28 Ene. (EUROPA PRESS) -El ex presidente del Gobierno español José María Aznar advirtió hoy, en una entrevista al diario portugués ‘Expresso’, del “riesgo de descentralización” que corre España si el Estatuto de Cataluña es finalmente aprobado, y se manifestó “absolutamente” convencido de la amenaza de “balcanización” del país.”En la mejor de las hipótesis pasaremos a tener menos España, en la peor corremos un serio riesgo de desintegración del país, por primera vez en mucho tiempo”, aseguró el ex presidente.Aznar afirmó que lo que hace falta es “un proceso de fortalecimiento del Estado, de los elementos de cohesión e integración del país” y consideró que el reconocimiento nacional de Cataluña y el País vasco es “un proceso de desintegración de España”. “Llámenlo como quieran, lo que no se puede ignorar es una realidad”, aseveró Aznar en la entrevista al rotativo portugués, publicada hoy y recogida por Europa Press.GUERRA CIVILPreguntado por el periodista sobre la posibilidad de un riesgo de balcanización que desencadene “en un proceso de desgregación nacional que lleve a una guerra civil”, Aznar respondió: “No deseo que eso se verifique, pero digamos que una balcanización es un atrofiamiento del país”.”Nadie sabe las consecuencias que produce un riesgo de atrofiamiento de un país. Pero nunca pueden ser buenas –continuó en su respuesta–. Serán consecuencias profundamente negativas. Parte del daño ya está hecho y será muy difícil de recuperar, otra parte tal vez pudiera evitarse, pero, sinceramente, no me parece que haya ganas de evitarlo. Pero, definitivamente, ese riesgo existe”.El ex presidente aseguró que los “independistas y los separatistas no quieren” un Estado federal, ya que este tipo de Estado significa “lo que significa también el Estado actual: una nación de ciudadanos libres, iguales entre sí y solidarios”.”Creo que lo que se avecina es una no-nación, dicho de otra forma, una especie de confederación con territorios que tienen privilegios y derechos y otros que no lo poseen”, indicó, y agregó que es necesario no confundir “un derecho a la diferencia” con “una diferencia de derechos”, algo que calificó de “error político de dimensiones históricas”.PAZ EN EL PAÍS VASCOAznar indicó que “probablemente vamos a asistir a un proceso de negociación con un grupo terrorista” y a la vuelta a las instituciones de “una organización declarada disuelta, no sólo ilegal, sino disuelta, y considerada terrorista por la Unión Europea y por la comunidad internacional”. Afirmó que las exigencias de ETA son “muy claras, la autodeterminación y una parte del territorio español que equivale a Navarra”.”Si el Gobierno español estuviera dispuesto a concederlas, entonces tendríamos un horizonte, digamos, de paz. Si el Gobierno estuviera dispuesto a ceder a las exigencias del terror, pues muy bien, eso será el fin de España”, aseguró.El ex presidente no quiso comparar el caso español con el proceso irlandés en el Ulster, ya que, consideró “no tienen nada de semejante”, ni “en términos de origen ni en términos de evolución”. “Si ahora volvemos nuevamente atrás para discutir si damos la razón o no damos la razón a los terroristas, a mi me parece un error inconmensurable y, dicho de otra manera, una deslealtad”, señaló.Asimismo, calificó al jefe del Ejecutivo, José Luis Rodríguez Zapatero, de “desleal con las responsabilidades y obligaciones del Gobierno que tiene y desleal con España”.CUESTIÓN MILITAREn lo que respecta a lo acontecido con la destitución del hasta entonces teniente general del Ejército de Tierra José Mena Aguado, tras referirse en un discurso a las consecuencias de aprobar el Estatuto de Cataluña, Aznar indicó que el militar “nunca tendría que haber hecho ese discurso”.”Conmigo, esa situación no hubiera pasado, porque la situación en España no sería la que es”, afirmó, si bien se mostró convencido de que no existe “ningún peligro relacionado con las Fuerzas Armadas ni ‘ruido de sables'”. “Lo que pasa es que el Gobierno actual esá generando un malestar en las Fuerzas Armadas”, sentenció.Durante la extensa entrevista, el ex presidente se refirió también a asuntos relacionados con la actual política exterior llevada a cabo por el Gobierno de Zapatero, la guerra contra Irak y la situación en América Latina.En concreto, Aznar quiso poner de manifiesto las diferencias entre su política exterior y la del dirigente socialista. “Dejar de estar entre las dos mayores democracias del mundo para estar entre un dictador como Castro o un aspirante como Chávez es un cambio muy grande”, indicó.Por otro lado, defendió que su apoyo a Estados Unidos en la invasión de Irak fue político y no militar, y afirmó que “no hay nada peor que un tirano manejando el escenario internacional”.En este sentido, tuvo palabras para Irán, al asegurar que “si Irán va a tener una bomba nuclear esa será una bomba del terrorismo islámico y, en ese momento, los ciudadanos de España, Portugal y del mundo occidental en general van a estar mucho menos tranquilos”.

    28 Enero 2006 | 23:09

  37. Dice ser el nene

    Ya lo dijo S.M. El Viti, cuando veáis un texto tan largo como el de Robin, es un fasciotroll. Basta con leer el encabezamiento y la firma.

    28 Enero 2006 | 23:20

  38. Dice ser Hugo es la estrella ZP su mamporrero

    Papisa, como el personal no despierta y no piensa y hace lo que tu quieres, podemos provar haciendo como Fidel. Los metemos en el talego, de vez en cuando fusilamos a uno o unos cuantos.Dejo en tus manos la elección. Supongo debes ser vasca y es el RH+ lo que te dota de tal clarividencia. Un saludo y trincame el nudo.

    28 Enero 2006 | 23:35

  39. Dice ser A LA ETA METRALLETA Y A LOS PROGRES...

    Unas mil personas jalean en Azcoitia a los etarras que asesinaron a Baglietto¿Estabas tu alli con tus iluminatis blogeros? SEGURO

    28 Enero 2006 | 23:37

  40. Dice ser seis

    Manolo, las lecciones magistrales del insufrible NO tienen como destinatario a los alumnos de la Chorchtaun.

    28 Enero 2006 | 23:37

  41. Dice ser ¿?

    Progresismo radical y EspañaHoy por hoy, es realmente muy difícil dar una opinión públicamente, evitando que te etiqueten automáticamente con uno de esos adjetivos que nos hemos aprendido de memoria: “facha”, fascista, “progre”, comunista, etc. La sociedad actual esta dividida entre aquellos dos grupos que dicen tener la solución a todo. ¿Pero acaso alguno de los dos grupos tiene algo de razón?La única verdad absoluta es que nadie tiene la llave que lleva hacia el paraíso, y la historia nos ha demostrado en multitud de ocasiones, que los problemas se solucionan con una unión que, con ideologías diferentes, trabaje para el bienestar general de todos los miembros, o al menos, de la mayoría de ellos. Sin embargo, la realidad es otra bien distinta, las ideologías coexisten gobernando una sobre otras, turnándose por determinados espacios de tiempo.Este circulo vicioso que se ha ido repitiendo una y otra vez a lo largo de los milenios, no tiene solución alguna, simplemente porque el epicentro de todos nuestros problemas no se haya en las políticas y sociedades que nos regulan, sino que se esconde tras la idiosincrasia humana.Tras la segunda guerra mundial, nuestra sociedad occidental inicio uno de esos cambios de poder ideológico de los que hablo. Desde la agresividad y radicalismo del fascismo, fuimos convirtiéndonos en sociedades en las que el valor de la tolerancia iba haciéndose hueco ante los demás, con la pretensión de crear una ideología basada en la tolerancia de todas las culturas y condiciones, que iba a entrar en vigor progresivamente durante las décadas siguientes (aceptación de la condición homosexual, emigración, aborto, divorcio, etc.). Sin embargo, en la actualidad esas “sociedades utópicas” se están convirtiendo en un radicalismo que esta hundiendo países. Hemos pasado de vivir en un entorno fascista a un entorno exageradamente progresista. Aun en Estados Unidos existe una ideológica algo diferente, debida en gran parte, al pasotismo de un importante porcentaje de su población a la hora de abordar temas políticos, y a que, por el bienestar económico, la gente da por asentado que su sistema es el más adecuado. Pero claro, eso es generalizando y sin tener en cuenta los esfuerzos del gobierno de achacar cualquier otro tipo de ideología. Sin embargo, en Europa veo mucho mas presente esta nueva ideología radical reinante.El progresismo radical, como me gusta llamarlo, esta causando estragos en países como España. Donde el nuevo presidente del gobierno, José Luís Rodríguez Zapatero y su ideología “progre” están cambiando la faz totalmente al país.Zapatero esta contrariándose así mismo en temas como la religión. Por un lado, su actitud totalmente contraria hacia la iglesia católica esta llevándole a llevar a cabo medidas como reducir o anular las donaciones gubernamentales hacia esta institución religiosa; pero por otro lado esta iniciando un plan de subvenciones para religiones “alternativas”, como el Islam y el protestantismo. En la misma línea, a ZP no le gusta que la asignatura de Religión sea obligatoria en las aulas españolas, sin embargo, sueña con que en las escuelas impartan el Islam, ya sabéis… para tener contenta a las minorías que él tanto admira.Como europeo y como español, comprendo muy bien el recelo que todos tenemos hacia la iglesia católica, decenas de siglos de muerte, dictadura y guerras, en parte culpa de una institución que ha olvidado sus principios, y no ha defendido la religión de Jesús y la eternidad espiritual de la humanidad, sino sus bienes terrenales. Es cierto que en toda nuestra historia vemos antecedentes de individuos que utilizan la religión como látigo para controlar las masas, pero no maldigas la religión ni los principios de estas, porque su fin no es para el que han sido utilizadas.Negar mil quinientos años de historia, poniendo la pierna sobre la iglesia, no es mas que una actitud irresponsable e ignorante, digna de cualquier dictadura, y muy típica en gobiernos comunistas, donde parte de las reformas que se aplican es eliminar toda evidencia histórica anterior a ellos.Aunque no le guste reconocerlo a ZP, la base de la religión cristiana esta formada por una composición hecha de tolerancia y amor. Y para recordárselo a muchos, nuestro sistema democrático, nuestras leyes y nuestra cultura están construidos sobre los pilares de esa religión a la que muchos la culpan de todos nuestros males.Hago énfasis a lo que antes dije: el epicentro de nuestros problemas no se haya en las políticas y sociedades que nos regulan, sino que se esconde tras la idiosincrasia humana.Antes de la religión católica fueron los romanos y su religión politeísta, anteriormente a ello, los cultos al sol, la luna y a todo lo que les pareciere… si el látigo de nuestra dictadura de milenio y medio no hubieran sido los blasfemos de la iglesia, tal vez hubiera sido el Islam o el culto al perro del vecino Bartolo, quien sabe. En definitiva: culpa al que aprieta el gatillo, no al arma.El progresismo y sus intencionesNadie duda ante las buenas intenciones que tiene esta ideología. Parte desde los mismos principios que lo hizo en su día el comunismo: eliminar la desigualdad entre clases y quitar de la faz de la tierra las injusticias. Todo muy utópico y maravilloso. Sin embargo, un sistema político no se puede medir entre bueno o malo, sino en si se puede poner en practica o no. Y en estos casos, el comunismo puede ser un sistema bueno, ideal y justo, pero tal y como es la humanidad su puesta en practica es muy difícil.El defecto del comunismo, al igual que el progresismo, radica en su misma virtud: su objetivo es tener contento a todo el mundo.Es un sistema que quiere ser tan justo, que en su empeño por establecerse en toda la sociedad cueste lo que cueste, se convirtió en una dictadura extraña, algo que mezcla lo radical y enfermizo del fascismo, junto a muchas connotaciones anarquistas.Y eso es lo que le esta pasando a Zapatero. En su énfasis de agradar a todo el mundo y quedar bien con todos, al final esta satisfaciendo solo a las necesidades de las minorías, dejando a un lado al español de a pie.Rodríguez Zapatero, como buen “progre”, no es patriota, y su ceguera le impide ver otros puntos de vista o, simplemente, respetar otras ideologías. Ante el problema de los nacionalismos se expresa de una forma muy curiosa. Va a solucionar treinta años de terrorismo vasco “no abrazando a ninguna bandera, ni exaltando ninguna patria ni discutiendo sobre una nación u otra, porque la patria más importante es el bienestar y la libertad de todos los ciudadanos”Pues para empezar que este señor me explique de donde es presidente, porque yo no conozco ningún país que se llame bienestar-landia.Señor Rodríguez, en el mundo real el cuento es bien diferente; y aquí ni Bambi se convierte en rey de la selva, ni usted es el Rey Arturo ni Madrid Camelot.¿Cómo va a frenar el programa separatista-terrorista sin defender España, simbolizada en su bandera?El presidente no tiene en cuenta que para la mayoría de los habitantes, pese a la demagogia reinante, España y su simbología tienen mucho significado, y es símbolo latente de la democracia que hoy el país puede disfrutar después de mucho trabajo.En definitiva, que el progresismo radical ha pasado de las calles al poder, tal y como en su día lo hizo Lenin con la revolución bolchevique o Hitler con el fascismo. Quien sabe lo que nos depare el futuro.

    28 Enero 2006 | 23:43

  42. Dice ser ¿?

    El mundo que quieren los socialistasCuatro años después del Informe Lugano Susan George escribió otro decepcionante libro de análisis de la situación mundial. Si aquél pretendía ser un plan secreto de las elites capitalistas para perpetuarse en el s. XXI, Otro mundo es posible si… tiene la intención de ilustrar a la izquierda acerca de cómo ganar la batalla por el poder.La autora se declara una feroz enemiga del neoliberalismo, y en concreto de su materialización política, el Consenso de Washington. Según George, “la doctrina neoliberal, reforzada por el gobierno estadounidense, se viene imponiendo de forma implacable en todo el mundo”. Sus instrumentos son múltiples, y en el libro merecen el calificativo de adversarios: los terribles gemelos (el FMI y el Banco Mundial), la OMC, el G-8 y los agentes privados (multinacionales y mercados de capital).No tengo ningún interés en defender las burocracias mundiales que George torpemente confunde con el liberalismo. La filosofía que subyace al FMI o la OMC es la del intervencionismo: la moneda, el crédito y el comercio dirigidos desde arriba por los políticos. Y hace bien la autora en recordar que se trata de organismos “concebidos por el economista británico John Maynard Keynes y su colega estadounidense Harry Dexter White”. Keynes estaba convencido de que sus políticas intervencionistas eran más fácilmente aplicables por un régimen totalitario que por un Estado reducido, y Harry Dexter White era un comunista infiltrado en los organismos de EEUU. Por tanto, comprenderán los socialistas que los liberales tengamos poco aprecio por esas criaturas burocráticas.Más interés tiene la crítica de George a las multinacionales y a los mercados de capital. Por un lado, hay que señalar que acierta en ocasiones, como, por ejemplo, cuando critica que las empresas casi participen “en la redacción de las directivas de la Comisión Europea”. Lo cierto es que muchas compañías están tentadas a utilizar el Estado para enriquecerse a costa de los consumidores (sólo hace falta pensar en el caso de los cineastas españoles). La crítica a quienes se sirven del Estado para ejercer la violencia sobre otras personas tiene que ser tan contundente como la que se ejerce contra el socialismo. Pero, por otro lado, George desbarra. En su opinión, “la globalización neoliberal y el bienestar humano son, en el fondo, enemigos”. Muy en el fondo debe de ser, porque todas las mejoras e incrementos en nuestro nivel de vida han sido provocados por el capitalismo y el empuje empresarial.George se queja de que las multinacionales “reducen constantemente su mano de obra por mucho que hayan aumentado sus ventas y sus beneficios”. Los ajustes de plantilla no tienen nada que ver con la buena o mala marcha de una empresa, sino con los costes de la misma. Si un empresario pierde dinero porque tiene contratadas a “demasiadas” personas, lo lógico es que otro empresario las contrate para comenzar nuevos procesos productivos. El empresario, guiado por la señal de los beneficios (no olvidemos que unos altos beneficios significan que el empresario está sirviendo de la mejor manera a los consumidores, despilfarrando el menor número de recursos), contrata a la cantidad adecuada de gente.Nuestra autora parece abnegar de la doctrina marxista de la explotación. Ahora resulta que el negocio del empresario no está en “explotar” al mayor número de personas, sino en despedirlas a todas. Ya pueden tomar nota todos los empresarios: si quieren aumentar sus beneficios despidan a todos los trabajadores.Además, George acusa a las multinacionales de pagar salarios míseros al Tercer Mundo, lo cual es, a su vez, irracional, ya que “más desempleo y salarios más bajos también significa que habrá menos personas que puedan comprarse un coche”.La afirmación de que las multinacionales explotan a los pobres por pagarles salarios muy bajos no tiene ningún sentido. Las multinacionales pagan salarios más altos que los que se pagan en el país donde se instalan, sólo así consiguen atraer a la mano de obra. Y aunque George parece muy disgustada con los “bajos” salarios de las multinacionales, en cambio aplaude una iniciativa del Gobierno socialista de Lula da Silva consistente en pagar cinco dólares a los padres cuyos niños acudan a la escuela: “Puede que el equivalente a cinco dólares al mes no parezca una gran cantidad de dinero, pero para familias sin empleo o con un salario mínimo de alrededor de 75 dólares mensuales puede suponer una gran diferencia”. ¿Por qué no dice George que el “bajo” salario de las multinacionales puede suponer una “gran diferencia” para los pobres del Tercer Mundo?En otro orden de cosas, George también se muestra tremendamente preocupada por la degradación del medio ambiente. En el segundo capítulo nos explica que se siguen vertiendo al mar millones de toneladas de aguas residuales, que “un entorno competitivo exige que cada pescador o leñador capture todos los peces o corte todos los árboles que pueda” y que no existen incentivos para mantener limpio el entorno, ya que “cualquiera que se ofrezca voluntario para empezar en solitario es, en términos económicos, un idiota, porque pagará los costes, pero permitirá que todos los demás recojan los beneficios”.De lo que no parece darse cuenta en todos estos casos es de que el problema surge de la inexistencia de propiedad privada. Las aguas residuales pueden degradar los mares porque éstos no son de nadie; el leñador cortará todos los árboles y no los replantará porque no son suyos (¿alguien se imagina a un empresario utilizando al máximo sus máquinas sin reponerlas con posterioridad?); nadie tiene incentivos para mantener limpias las calles o los bosques porque no son de su propiedad. Puede que el medio ambiente se degrade, sí, pero, como en el caso de las ballenas o de los elefantes, la razón no es otra que la inexistencia de derechos de propiedad.En todo caso, habida cuenta de la pobreza humana y ecológica que generan las multinacionales, Susan George propone una serie de medidas embrionarias del Gobierno mundial, como el establecimiento de un impuesto sobre los movimientos de capital (objetivo principal de ATTAC, la asociación de la que es vicepresidenta), que sería gestionado por diversos organismos internacionales, como la ONU, para invertir aquí y allá, promoviendo la riqueza y la conservación del medio ambiente. En otras palabras, socialismo planetario.La Tasa Tobin es un impuesto regresivo que sólo sirve para reducir los movimientos internacionales de capital y expandir el poder de los gobiernos. Si algo no necesita el Tercer Mundo es un descenso de las afluencias de capital, esto es, menos globalización. Algo que, inexplicablemente, incluso la propia George admite: “(…) por eso los defensores de la Trinidad de Libertades suelen decir cosas como ‘el problema de África no es el exceso de globalización, sino que hay demasiado poca’, lo cual es cierto, pero no ayuda mucho”.Lo cierto es que la pericia económica de George asusta. De hecho, en el Informe Lugano admite ser una completa ignorante en la materia. En este libro encontramos medidas tan pintorescas como el sometimiento de la política monetaria al pueblo para, a través del inflacionismo, contribuir “a la actividad económica y a que haya más puestos de trabajo”. Huelga decir que semejante política sólo provoca el empobrecimiento de los consumidores y la mala asignación de recursos por parte del empresario, lo cual da lugar al temido ciclo económico. George no sale del paroxismo keynesiano por la sobreproducción y, como consecuencia, malinterpreta todos los fenómenos económicos.Otra de las políticas que parece promocionar es un proteccionismo comercial que incluso puede calificarse de autárquico. “El comercio puede y debe servir de instrumento político. La política europea puede y debe servir de instrumento político. La política europea debe dar preferencia a la propia Europa ampliada, al Mediterráneo en general y a las ex posesiones coloniales”. Por supuesto, los empresarios chinos, japones o estadounidenses pueden morirse en la miseria. Por no hablar de los consumidores europeos, a quienes se impide adquirir productos extranjeros más baratos.En materia fiscal se declara partidaria de esquilmar todavía más a los ciudadanos. “Hay que comenzar por implantar un nuevo programa de tributación y redistribución de tipo keynesiano de carácter mundial”; la belleza de los “impuestos verdes” es que “no sólo propician la producción limpia (…) sino (…) la búsqueda de soluciones más elegantes; “la Tasa Spahn es totalmente factible”.Como vemos, la solución de George consiste en robar más y más al contribuyente para poder manejar sus vidas y sus propiedades. Poco importa que ello dé lugar a un masivo despilfarro de recursos y a una disminución de la riqueza que los empresarios hubieran podido crear.Con todo, hay que reconocer que no todas las propuestas que realiza son descabelladas. Así, por ejemplo, cita al economista Hernando de Soto para defender la asignación de propiedad a los individuos que la hayan adquirido adecuadamente (por ejemplo, las favelas brasileñas). Lástima que no sea capaz de extender el principio económico de respeto a la propiedad privada al resto de sus propuestas; en ese caso se daría cuenta de que sin propiedad privada (y los impuestos son un frontal ataque a la misma) no hay prosperidad ni bienestar posibles.Claro que, para conseguir implantar ese conjunto de políticas descabelladas, tiene que pergeñar una estrategia encaminada a convencer a la gente y tomar el poder, y a ello dedicada la segunda parte del libro. Para George, tiene que ser una estrategia basada en la no violencia contra las personas y las propiedades. Sin embargo, como buena socialista, sólo condena la violencia contra la propiedad “por motivos políticos, prácticos y tácticos”. Vamos, que una vez tomado el poder, cuando la máscara ya no sea necesaria, los atentados contra la propiedad serán un recurso frecuente.Es más, justifica la violencia cuando una actividad perjudique al medio ambiente o a la sociedad, ya que, en su opinión, la inacción ante esos casos podría encuadrarse en el Código Penal a través de la “denegación de auxilio”, y en concreto de la “denegación de auxilio a una sociedad en peligro”.Tampoco extrañará a nadie su cerrada defensa de José Bové. George nos explica que la UE fue condenada por la OMC debido a sus prácticas proteccionistas sobre la importación de la carne de vacuno con hormonas que utiliza McDonalds, de manera que EEUU pudo imponer una serie de aranceles punitivos sobre varios productos, entre ellos el queso de Roquefort (como ya hemos dicho, la OMC es una burocracia socialista que, en realidad, sólo sirve para estimular conflictos entre países, dado que les confere legitimidad cuando imponen aranceles “punitivos”). Estos aranceles perjudicaron a “Bové y los demás criadores de ovejas (…) sin tener culpa alguna”. De esta manera legitima el ataque de Bové a los McDonalds: “¿Por qué se les debe castigar por un ‘delito’ con el que no tienen nada que ver?”.Trasladamos la pregunta a George. ¿Qué tenía que ver McDonalds con el jueguecito proteccionista de dos estados? ¿Por qué Bové le destrozó un local? Bové lo utilizó como chivo expiatorio, y por ello fue condenado. ¿Se imaginan que este sujeto hubiera torturado a un ciudadano de EEUU arguyendo que su Gobierno había impuesto aranceles sobre su queso de Roquefort? ¿No sería de un ridículo espantoso? Aquí también. Lo cual no impide a George, paladín de la no violencia, decir que “criminalizar al movimiento y a sus participantes es una vía hacia ese fin. Por eso, cuando redacto este capítulo, José Bové está una vez más en prisión en el sur de Francia”. Pobre Bové.George ni siquiera está segura de poder conseguir el poder sin derramamiento de sangre. ¿Qué clase de no violencia es ésta? Todo lo contrario; lo único que interesa a George, ATTAC y el Foro Social Mundial es tomar el poder de ese incipiente Gobierno mundial. Ella misma lo reconoce: “Quizá el Foro Social Mundial, en conjunción con el Foro Parlamentario Mundial, pudiera ser el embrión de un órgano representativo en el ámbito internacional, pero no estamos ahí todavía”. Su objetivo final es institucionalizarse y dominar la sociedad libre a través de las burocracias mundiales y los impuestos. El socialismo no se hundió con el Muro, sólo cambió de forma.

    28 Enero 2006 | 23:45

  43. Dice ser ¿?

    El mal gobierno que promueve el EstadoEl empresario es el agente esencial de la sociedad: a través de su actividad exitosa, soluciona los problemas de descoordinación e incrementa el bienestar de las personas. Una de las características preeminentes del socialismo ha sido su arrogante pretensión de eliminar a los empresarios y arrogarse su posición. La gente debe dejar de decidir, de pensar, de investigar y, en definitiva, de actuar.Todos esos papeles pueden ser desempeñados en régimen de monopolio por el Estado. Las agencias burocráticas y los comités de planificación serían los encargados de descubrir y dar respuesta a las necesidades de las personas. El individuo, para ser feliz, sólo tendría que someterse a las leyes históricas que los planificadores hayan descubierto de manera científica. La única misión de cada ser humano consistiría en obedecer y acatar los mandatos del Estado.De hecho, las personas creativas, innovadoras e independientes representan un peligro y un obstáculo para los planes unívocos. Cada individuo debe mantenerse, como en un campo de batalla, en la posición determinada por el Estado: cualquier disensión del plan general constituye un acto de sabotaje. No debe haber alternativa para el individuo.Y es que, cuando el socialismo saca a relucir su tirria contra los empresarios, no deberíamos reducir la definición de empresario a ocupante del escalafón más alto de una gran corporación. Todos nosotros, en distinta medida, ejercemos la función empresarial, esto es, utilizamos nuestra capacidad innata para descubrir las oportunidades de ganancia.Al buscar ofertas o buenos productos, al ayudar a un amigo, al dar consejos o al informarnos sobre las previsibles consecuencias de nuestras acciones estamos tratando de anticipar el futuro y solucionar los eventuales problemas de coordinación social: estamos actuando como empresarios. La figura del empresario es, por tanto, central para la convivencia humana.La socialdemocracia, aun cuando afirme haber rechazado el comunismo, mantiene esta desconfianza hacia los individuos y la sociedad, esto es, hacia los empresarios. El Estado sigue siendo considerado un mecanismo adecuado para solucionar los problemas y los conflictos entre las personas; la educación, la sanidad, la seguridad, las catástrofes, el mercado de trabajo, incluso los medios de comunicación, son ámbitos donde los socialistas afirman que la regulación y el control público deviene imprescindible.Al igual que en la URSS, la obsesiva regulación del Estado limita el ejercicio de la función empresarial. Los sectores donde el Gobierno aplasta a los empresarios con su pesada bota sufren un fuerte retroceso en su capacidad para satisfacer a los individuos. Allí donde el Estado interviene la empresarialidad no puede ejercitarse, de manera que la innovación, las mejoras y las adaptaciones a las necesidades de las personas se paralizan casi por completo.Así, por ejemplo, Mariano Rajoy estuvo bastante acertado esta semana cuando criticó el Estatut de Cataluña por arrebatar el poder “a los ciudadanos de Cataluña, a los empresarios y a la sociedad dinámica”. Lástima que una cosa sea predicar y otra dar trigo.Pero, en efecto, las peores consecuencias de leyes intervencionistas como el Estatut es que traspasan la capacidad de elección de las personas a los políticos, esto es, nacionalizan nuestra libertad. El poder de los empresarios consiste en ofrecer a los consumidores mejores productos y servicios, en solucionar los problemas de la gente y en dar ejemplo de cooperación al resto de las personas. El poder de los políticos, en cambio, pasa por imponer coactivamente sus decisiones a la ciudadanía; los problemas, en lugar de solucionarse, se crean, y el ejemplo ofrecido al resto de la humanidad consiste en expoliar al prójimo. Si el ideal del empresario es el genio creador, el ideal de político es la garrapata: uno enseña a servir a los demás; el otro, a vivir a costa del resto.Con poco más de un tercio de todos los recursos, los empresarios son capaces de sostener económicamente todo el ineficiente y mastodóntico sector público (no olvidemos que el Estado no tiene recursos propios y que toda su financiación procede de la sociedad) y, además, producir todo aquello por lo que juzgamos que vale la pena vivir. Piense que todo lo que tiene a su alrededor, desde los elementos más insignificantes hasta los bienes más importantes, ha sido producido por empresarios inteligentes que anticiparon sus necesidades.El contraste es demasiado evidente como para que incluso la ceguera socialista pueda negarlo. De ahí que el Estado necesite engañar a la ciudadanía para que no se dé cuenta del horroroso atropello que está cometiendo. El pueblo necesita seguir creyendo que el Estado es el sustrato de la sociedad, el requisito de la seguridad y el bienestar.Para ello no sólo precisa adoctrinar a las personas en las bondades del estatismo, también necesita corromper, adormecer y absorber a la clase empresarial. Si éstos se vuelven tan torpes e ineficientes como el Gobierno no habrá peligro de que los ciudadanos despierten de su ilusión socialista. Los empresarios tienen que comportarse como el Estado para que éste pueda respirar tranquilo.Manuel Conthe.El Código del Buen Gobierno que la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) ha preparado para las empresas españoles que cotizan en Bolsa parece dirigirse decididamente hacia semejante objetivo. Ya de entrada sorprende que el Estado, paradigma del caos y la ineficiencia, tenga que imponer a las empresas conductas que aseguren su buen gobierno: un paralítico llevando en brazos a un atleta, un ciego ejerciendo de oftalmólogo.Pero es que, además, las empresas no necesitan que nadie les imponga coactivamente ningún código de conducta. ¿Acaso su buen gobierno no se revalida diariamente ante sus consumidores y accionistas? ¿Acaso el mal gobierno no va acompañado –a diferencia de lo que sucede con el Estado– de la aparición de pérdidas empresariales y del riesgo cierto de desaparecer del mercado? ¿Qué misión puede tener, por tanto, este Código del Buen Gobierno salvo enredar hasta lo indecible?Si bien es cierto que, en buena medida, el Código no resulta de aplicación coactiva, su no acatamiento deberá justificarse ante la CNMV, como si de un redentor se tratara: “El principio de ‘cumplir o explicar’ deja a la responsabilidad de la sociedad cotizada seguir o no las recomendaciones del Código, pero le exige que, cuando no las cumpla, explique el motivo pública y razonadamente, para que los accionistas y mercados puedan juzgarlos”.En otras palabras, cuando una empresa no se someta a los arbitrarios dictados de la CNMV deberá autoflagelarse, ante al escarnio y el griterío público. La imagen que pretende transmitir el Estado es que todas las empresas que no acepten su código de buen gobierno se están comportando de un modo incorrecto (su gobierno es malo); la sociedad debe mirarlas con recelo y rechazo.Así, por ejemplo, una de las recomendaciones más conocidas es la de incrementar el número de mujeres en los Consejos de Administración de las empresas (“Cuando sea escaso o nulo el número de consejeras, el Consejo deberá explicar los motivos y las iniciativas adoptadas para corregir tal situación”). Claramente, la CNMV pretende endosar el sambenito de la misoginia a toda compañía cuyo Consejo sea mayoritariamente masculino.La propuesta, como el resto del Código, no tiene ni pies ni cabeza. La misión del empresario es servir al consumidor y maximizar, de esta manera, el valor del accionista; el empresario no es un rentista ni un funcionario, su puesto no es un privilegio ni una concesión política, sino una posición sujeta a su correcta actuación. Los Consejos de Administración tienen que estar compuestos por las personas más habilidosas y perspicaces, sean éstos hombre o mujeres.La recomendación de la CNMV presiona para que haya mujeres en el Consejo aun cuando no sean las más adecuadas para ocupar ese puesto; en otras palabras, el Estado pretende reducir el bienestar del consumidor y el valor del accionista por consideraciones meramente sexuales.Si una mujer o un hombre quiere ocupar un puesto en un Consejo de Administración deberá demostrar su valía y su capacidad. Las empresas no deben ser el campo de operaciones de la progresía patria: ningún empresario tiene derecho a ocupar su puesto al margen de la voluntad soberana de consumidores y accionistas. Tampoco las mujeres.Ludwig von Mises.Con este código la CNMV pretende corromper a las grandes empresas españolas, para que se burocraticen y se conviertan en pequeños apéndices del Estado. A la CNMV no le importan lo más mínimo los consumidores y accionistas: es un matón político al servicio del Estado. Su labor supervisora resucita la vieja tradición totalitaria de los tribunales políticos, cuyos jueces son nombrados a dedo por el Ejecutivo; un organismo inquisitorial que nunca debería haberse creado y cuyo mejor destino sería el vertedero municipal.En una ocasión, Murray Rothbard le preguntó al gran economista liberal Ludwig von Mises a partir de qué momento podríamos afirmar que un país ha abandonado el capitalismo y ha adoptado un sistema socialista de planificación centralizada. Mises, sin dudarlo, le contestó que una economía podía considerarse socialista cuando la Bolsa hubiera sido nacionalizada por el Gobierno.En España uno de los brazos del Estado, la CNMV, se encarga de supervisar y controlar la actividad empresarial de las empresas que cotizan en Bolsa, esto es, tiene como misión indicar quiénes pueden ser empresarios y cuál debe ser su comportamiento. Desde luego, no podemos hablar de nacionalización, pero sí de intensa vigilancia e intervención estatal.El Estado necesita tapar su mal gobierno, sus vergüenzas e ineficiencias; nada mejor para ello que corromper a toda la sociedad, comenzando por las empresas, a las que, hipócritamente, les impone un Código del Buen Gobierno.No deberíamos pensar que este tipo de medidas no nos afectan en absoluto a los individuos de a pie: como ya hemos visto al principio, todos somos en buena medida empresarios. Los Códigos de Buen Gobierno de hoy pueden convertirse en las leyes de buena ciudadanía de mañana. Basta con dejar que el Estado prosiga caminando en su senda totalitaria, con seguir creyendo ingenuamente en la bondad de los organismos socialistas como la CNMV.

    28 Enero 2006 | 23:45

  44. Dice ser ¿?

    El auténtico rostro de la izquierdaEl Informe Lugano de Susan George, vicepresidenta de ATTAC, es una de las obras de cabecera de buena parte de la izquierda. El libro pretende hacerse pasar por un informe secreto, redactado en la ciudad suiza de Lugano, que un grupo de diez expertos en distintas materias, a instancias de las elites político-económicas, ha redactado para “preservar el capitalismo en el s.XXI”.En un principio Susan George se planteó hacerlo pasar “por un documento real”; es decir, la buena de Susan habría interceptado unos pérfidos papeles donde los poderosos relatarían el plan de acción para conservar el poder. Ya de entrada sorprende la arrogancia y soberbia de la autora que cree poder hacerse pasar por “diez expertos” en materias dispares. Esto es especialmente llamativo si tenemos en cuenta que la propia autora reconoce en el Epílogo que “Muchas personas suponen, en consecuencia, que soy una experta en desarrollo, una economista o ambas cosas. En realidad no soy ninguna de las dos”. En otras palabras, la autora de un libro principalmente versado en economía reconoce que no sabe de economía pero, aun así, pretende hacernos creer que su libro lo han redactado un “grupo de expertos”. Menos lobos, caperucita.En todo caso, el contenido del Informe es simplemente ridículo. El ficticio grupo de expertos se califica de liberal por creer en la superioridad del mercado, pero acto seguido reconoce que el liberalismo no funciona sin un fuerte intervencionismo estatal. El principal problema al que se enfrenta el capitalismo, a su entender, es la sobreexplotación de los recursos derivada de la superpoblación. Y así, para salvar a la libertad de sí misma, proponen eliminarla. A lo largo de su informe típicamente maltusiano, no dudan en proponer la eliminación física de dos mil millones de personas a través de guerras, hambrunas y pestes: “Hay que hacer un esfuerzo para que aumente la mortandad al mismo tiempo que disminuye la fertilidad”. ¡Todo ello para salvar el capitalismo!La estrategia de Susan George, pues, es conseguir que la gente asocie capitalismo con genocidio; el poder financiero planifica exterminar a millones de personas para perpetuarse. De hecho, reconoce que no le sorprendería “lo más mínimo saber que un Grupo de Trabajo real ha elaborado un documento similar”. El liberalismo, en definitiva, sería más asesino que el comunismo. Es más, ¿acaso las hambrunas en África no serán parte de la conspiración mundial para conservar la riqueza de los poderosos? ¿Es que la difusión de la malaria no será un instrumento en manos de la dominación capitalista? Todas estas ideas son las que propone el libro.Sin embargo, como intentaremos explicar, las conclusiones no se derivan, como dice la autora, de las premisas liberales nominalmente adoptadas, sino en todo caso del pensamiento socialista y ecologista. Dado que George es una estatalista redomada, no ha podido evitar que, al redactar un informe teóricamente liberal, las ideas socialistas preconcebidas terminen imponiéndose.Es más, como si de una calcomanía totalitaria se tratara, George reconoce que el único objetivo del libro es conseguir el poder. Después de pergeñar un muñeco de paja sobre el pensamiento liberal (ilustrado en el genocidio propuesto por el Informe Lugano), sostiene en el Anexo al libro que “el problema no es persuadir a quienes impiden que se alcancen estos resultados de que sus políticos son erróneas, sino obtener poder”. Y así, cae en el maniqueísmo más absurdo al afirmar que la alternativa a sus propuestas “es el totalitarismo y la solución lugano; hay que elegir entre sus reglas y las nuestras”. O eres un asesino o estás conmigo.No sólo eso, George, en su obsesión de obtener el poder para “derribar la tiranía transnacional antes de que ella nos derribe a nosotros”, desconoce si tal logro podrá conseguirse “sin derramamiento de sangre”. Parece que el socialismo, tanto en sus fines como en sus métodos, sigue vivo.Pero como decimos, la conclusión de que para salvar el mundo dos mil millones de personas deben “desaparecer” no se sigue de las premisas liberales que los ficticios autores del Informe dicen seguir. Así, el Informe empieza diciendo que “Consideramos que un sistema económico basado en la libertad individual y en el riesgo es el garante de otras libertades y valores”. Sin embargo, en el transcurso del Informe el supuesto barniz liberal de los “expertos” desaparece: “Es evidente que el mercado, por sí mismo, no puede crear bienestar masivo en las actuales condiciones demográficas, y que, en consecuencia hay que corregir éstas. Para que sea aceptable un auténtico control de la población, hay que instituir un nuevo clima de pensamiento y de opinión; un clima que no suponga que el punto de partida es la libertad personal doctrinaria e ilimitada, ni que el punto de partida son los derechos humanos”.El ficticio Grupo de Trabajo no piensa en ningún momento como liberales. En varios momentos del Informe podemos leer que “Roosevelt debería haber tenido el recibimiento de un héroe y de una bendición del capitalista” o que “Un número menor de personas viviendo en un medio ambiente sometido a menos tensiones significará que todas vivirán mejor. (…) Éste es el verdadero significado de la consigna ‘desarrollo sostenible’. Y sobre estos cimientos e basa la segunda parte de nuestro Informe”.Por tanto, el capitalismo del Grupo de Trabajo no es más que la suma del keynesianismo y del ecologismo. ¿Desde cuándo el “desarrollo sostenible” forma parte de las premisas liberales? Más bien cabe pensar, como ya he dicho, que el genocidio es la conclusión lógica de esas premisas y de esas bases, es decir, el colofón del socialismo.Una vez destapada la trampa principal del Informe, es decir, endilgar al liberalismo las propuestas que ningún socialista se atreve a formular, pasaremos a comentar otra de las graves deficiencias del Informe, sus numerosas contradicciones internas.La primera de ellas, muy relacionada con lo comentado hasta el momento, consiste en afirmar que una de las premisas del informe es que “los mercados son, además, capaces de autorregularse y no hay que interferir en su actuación” cuando, el Informe está repleto de frases como “No debería sorprender que los mercados desregulados (o autorregulados) sean muy capaces de crear tensiones (…) que debilitan el propio sistema de mercado” o “Creemos que para que sea realmente libre, el mercado necesita restricciones”. Así pues, ¿se autorregulan o no los mercados?Obviamente, esta primera contradicción es parte de la estrategia anteriormente comentada para relacionar liberalismo y genocidio. Por un lado, hay que hacer creer que el Grupo de Trabajo es liberal pero, al mismo tiempo, tienen que defender la intervención del Estado para justificar el genocidio. En realidad, el genocidio simplemente sería el método que algunos salvajes adoptarían para salvar un capitalismo tan reputado como frágil. ¡Pero ningún liberal cree que el capitalismo sea inestable! Estas premisas son socialistas y, por tanto, su conclusión también.Esta forma de manipular la podemos observar claramente en otro de los párrafos del libro: “La libertad de reproducción no sirve al interés público si por este término se entiende el mantenimiento del sistema liberal, un igualitarismo razonable y la conservación del planeta. La Mano Invisible es burlada por el Útero Invencible”.Para conservar el liberalismo debemos evitar que las familias tengan la libertad de tener cuantos hijos quieran. No obstante, si cercenamos la libertad, ¿qué liberalismo sigue en pie? El interés público consiste en que cada persona tenga tantos hijos como quiera, por ser ésta una decisión libre. Coartarla, por tanto, ni fortalece el interés público ni el liberalismo.La segunda de las contradicciones la encontramos en el alcance de los beneficios del liberalismo. Como hemos dicho, el grupo de expertos tiene que aparentar ser liberal, por ello en un momento se mofan de quienes “creen que la riqueza es finita, y que una minoría disoluta se ha apropiado injustamente de ella, robándola, por tanto, a la mayoría que la merece”. No obstante, en otros momentos del libro, esa crítica inicial se convierte en poderosa adhesión: “La doctrina del liberalismo es similar a la de los Evangelios: muchos son los llamados y pocos los elegidos”. ¿En qué quedamos? ¿El grupo de expertos “liberal” cree que los beneficios del capitalismo son universales o no? Y en caso de que no lo crea, como parece ser, ¿puede seguir afirmándose que sus premisas son liberales?La tercera contradicción consiste en afirmar que el Informe ha sido redactado por un “grupo de expertos”, cuando su ignorancia es palpable a lo largo de todo el libro. Por ejemplo, con el objetivo nuevamente de hacernos creer que son liberales, dicen venerar “las obras de un gigante como Friederich von Hayek”. Aparte del detalle de venerar a un autor cuyo nombre no saben escribir (pues no es Friederich sino Friedrich), pocas líneas después de hacer esta afirmación sostienen que si el mercado no se regula “llevará a la sobreproducción y al infraconsumo”.Parece que entre tanta veneración, los “expertos” hayan olvidado que una de las principales líneas de batalla de Hayek fue demostrar que la sobreproducción y el infraconsumo no existen. ¿Cómo puede venerarse aquello en lo que no se cree? ¿Cómo puede decirse que Roosevelt y el keynesianismo son paradigmas del liberalismo y venerar a Hayek, firme opositor de las ideas de Keynes? Nuevamente, estamos ante un intento de George por hacernos creer que el Informe ha sido redactado por liberales admiradores de Hayek (ergo, todos los admiradores de Hayek llegan a las mismas conclusiones que el Informe), cuando en realidad ninguna de las ideas de Hayek subyace en sus premisas.Tampoco parece que los “expertos” tengan grandes conocimientos de historia económica. Así, por ejemplo, sostienen que en la actualidad, “por primera vez, los mercados funcionan en un mundo auténticamente sin fronteras”. La realidad es bien distinta. Por ejemplo, en 1910, poco antes de la Primera Guerra Mundial, el volumen de comercio con respecto al PIB representaba en Reino Unido el 44%, hoy el 57%; en Japón el 30%, hoy el 17% y en Francia el 35, hoy el 43%. El valor de los flujos de capital de Reino Unido representaban el 4.6% del PIB, hoy el 2.6%; el 2.4% en Japón, hoy el 2.1%; el 1.3% en Francia, hoy el 0.7%.En otras palabras, antes de la Primera Guerra Mundial el mundo ya estaba casi tan globalizado, en términos relativos, como ahora. De hecho, fue la época histórica en la que más gente vivía fuera de sus países de origen. Es curioso que un grupo de “expertos” liberales desconozca estos datos y pretenda hacernos creer que la actual situación mundial es “excepcional” y “única” en la historia.En definitiva, el grupo de expertos destila una absoluta ignorancia en materia económica, que se perfila en los numerosos argumentos de corte socialista que emplea. No puede decirse que estemos ante mentes prodigiosas y, mucho menos, ante mentes liberales. La mediocridad socialista impregna todo el Informe y sus conclusiones, por mucho que Susan George quisiera hacernos creer lo contrario. En realidad, quien quiera criticar los argumentos económicos del Informe deberá elaborar una crítica al socialismo, y no al liberalismo.La última contradicción que queremos destacar no involucra tanto al ficticio Informe, como a la argumentación que Susan George realiza en el anexo al libro. Por un lado, George afirma que el capitalismo es un sistema pérfido porque genera una sociedad de castas entre los rápidos (“propietarios del capital y profesionales del conocimiento”) y los lentos (“personas inmóviles cuya principal característica común es su capacidad para ser sustituidos”). George, por supuesto, evita recordar que los “rápidos” siguen siéndolo en tanto utilicen su capital y su conocimiento para servir y satisfacer a los “lentos”. Pero en todo caso, queda claro que, en su opinión, el capitalismo es malo porque las castas son inmóviles; los lentos son torpes y siempre estarán en la base de la pirámide.Sin embargo, más adelante, cuando esboza la estrategia de toma del poder por parte de los lentos (los pobres desamparados), afirma que “las conexiones a Internet son ahora tan sencillas que también nosotros podemos ser rápidos”. La cuestión, pues, es evidente, si los pobres pueden ser rápidos, ¿por qué utilizar esa rapidez en tomar el poder y no en enriquecerse sirviendo al consumidor? Si los pobres “también pueden ser rápidos”, ¿cuál es el problema del capitalismo? ¿Dónde están las inamovibles castas?Por desgracia, este libro de referencia para la izquierda es tan poco riguroso y contradictorio en todas sus partes. Concebido como el informe secreto de un grupo de expertos liberales para salvar el liberalismo a través del genocidio y la masacre de poblaciones enteras, termina convirtiéndose en un documento que exorciza las auténticas ideas de la izquierda. Los expertos en ningún momento se preocupan por la libertad, sólo por conservar el medio ambiente y los recursos naturales. Sólo así se entiende su filiación maltusiana y sus lamentables conclusiones económicas.Es más, Susan George se cuida de recordar que el asesinato es escasamente compatible con la libertad y que, por supuesto, esos masivos genocidios deberían ser preparados y financiados por los Estados. ¿Puede haber alguna medida más intervencionista, criminal, antiliberal y, por ende, socialista? El subtítulo del Informe Lugano “Cómo preservar el capitalismo en el siglo XXI” no es apropiado. Mucho más adecuado sería sustituirlo por “Cómo preservar las mentiras socialistas tras la Caída del Muro”. George es una experta en este arte.

    28 Enero 2006 | 23:46

  45. Dice ser ¿?

    Moralismo anticonsumistaSegún Pijus, El sistema de producción tal y como lo conocemos no ha existido nunca con anterioridad a nuestra época, sino que en las sociedades antiguas la noción de producción-consumo adquiría un significado muy diferente.Es evidente que el sistema de producción de hoy no tiene nada que ver con el de hace 100, 500 o 1000 años, de la misma manera que no tendrá nada que ver con el que habrá dentro de 100, 500 o 1000. Ni las sociedades son las mismas, ni la riqueza es similar, ni los sistemas políticos son equiparables.Estas evidencias, sin embargo, tienden a amplificarse para quien considera que estamos en el fin de la historia o que las características del presente son mucho más excepcionales en la historia que todas las pasadas. Pero, en todo caso, sí podemos establecer algunas relaciones apodícticas y constantes a lo largo de toda la historia: a) Sin una acción productiva -por breve que sea- es imposible consumir, b) Para emprender procesos productivos indirectos (esto es, aquellos en que la propia acción no genera como resultado el producto) es necesario haber producido previamente de manera directa y ahorrar parte de esa producción para sostener (o financiar) el proceso de producción indirecto, c) No toda apariencia de producción tiene que tener como objetivo el consumo (pensemos en la caza por diversión).Estas tres relaciones subyacen a cualquier sistema productivo de cualquier época.Sigue Pijus: tampoco el mercado tenía igual significado ni extensión en comparación con el actual. Ambas ideas han sido justificadas atendiendo a la supuesta maldad de la naturaleza humana y el presunto egoísmo inherente al ser humano, y se les ha concedido un carácter universal e históricoAquí nos confundimos de todas todas. La extensión del mercado actual sólo es un reflejo de las relaciones sociales actuales. El mercado no es necesario porque el ser humano sea egoísta, sino porque el ser humano no tiene información sobre todos los acontecimientos, todas las circunstancias y todas las necesidades del resto de seres humanos. Cada individuo actúa en una esfera muy reducida de la realidad y, sin embargo, a través del mercado, sus decisiones tienen trascedencia positiva sobre individuos a los que ni siquiera conoce.Gracias al mercado, Pedro puede comprar un automóvil que ha sido producido por Juan. Juan podrá cobrará un salario a cambio de haber producido un automóvil que quería Pedro y, con ese salario, podrá adquirir una Playstation que ha producido Javier. En este caso, ni Pedro conoce a Juan, ni Juan sabía que Pedro quería un automóvil, ni mucho menos Juan sabía que Pedro quería una Playstation a cambio de la cual hubiera podido intercambiar el coche. Actuando descentralizadamente, en ámbitos diminutos, conseguimos una magnífica coordinación social, una monumental división del trabajo, que se dirige a satisfacer nuestras necesidades, sean éstas las que sean y dependan o no del consumo.Pero todo esto no tiene nada que ver con el egoísmo, ni los clásicos pretendieron que así fuera. Como explica Hayek: nadie puede llegar a conocer más que una minúscula porción de la sociedad y por lo tanto todo lo que puede ser incluido en sus motivaciones son los efectos inmediatos de sus actos en el ámbito que le es conocido (…) las necesidades humanas por las que él “puede” efectivamente preocuparse son una cantidad insignificante de las necesidades de todos los miembros de la sociedad. El ser humano debe buscar su propio interés porque su ámbito de información es reducido. No debe pretender “hacer el bien” a través de la fuerza o de sus intervenciones en la vida de los demás. El propio interés, de todas formas, no significa el interés personal exclusivo, sino el de su círculo social. Volvamos a Hayek: El “ego” por el que supuestamente las personas debían preocuparse claramente incluía a la familia y a los amigos. Ninguna diferencia significaba respecto del argumento habría si se hubiera hecho extensivo a todo aquello por lo cual la gente de hecho se preocupa.Pijus continúa citando a Karl Polanyi: la ganancia y el beneficio obtenidos en el intercambio no desempeñaron jamás una parte tan importante en la economía humana. De ahí extrae conclusiones: el actual objetivo racional es servir al crecimiento económico que nos conduce por la senda del progreso infinito, de modo que es necesario reproducir de forma ilimitada el proceso productivo siempre en un nivel por encima del anterior. Requisito fundamental para ello es obtener un excedente económico en el intercambio. Muchos puntos, muchos errores.Primero, el objetivo racional NO es servir al crecimiento económico. Como indicó Mises, la racionalidad se refiere a los medios; los medios serán racionales en tanto contribuyan a lograr el fin. El fin de los individuos, que yo sepa, no se refiere a maximizar el PIB o cualesquiera otras macromagnitudes. Cada ser humano tiene objetivos concretos, aspiraciones particulares, para las que requiere de unos medios que sólo puede lograr a través de la producción.Segundo, el sistema productivo no se reproduce, sino que cambia continuamente. La producción de hace 10 años no tiene nada que ver con la actual. El sistema económico se va depreciando y las cuotas de amortización se reinvirten en otros sectores para adaptarse a las nuevas necesidades del ser humano. No se reproduce nada; la acción selecciona los medios más adecuados para sus fines y de ahí surge la rentabilidad empresarial.Tercero, todo intercambio implica un excedente económico para ambas partes si este intercambio es voluntario. Para lograr excedentes no es necesario minimizar los costes contables a través de profusas inversiones en tecnología que incrementen la productividad (aunque puede ser una manera), basta con ofrecer a otra persona algo que no tiene y que valora a cambio de algo que tiene pero que valora menos que lo que tú le ofreces. Los intercambios no se producen entre igualdades, sino entre desigualdades de valor. Cada parte valora menos aquello de lo que se desprende que aquello que recibe a cambio. De ahí que este intercambio sea mutuamente beneficioso.Cuarto, un empresario que busca el beneficio es un empresario que busca servir de la mejor manera a los consumidores. Preocuparse y obsesionarse por el beneficio significa preocuparse y obsesionarse por el consumidor. No hay ningún modo -salvo el robo del Estado- de obtener ingresos salvo ofreciendo aquello que el consumidor quiere.Todo ello, sin embargo, no es tenido en cuenta por Pijus: Sin embargo, en las sociedades antiguas el ser humano se caracterizaba por la “ausencia de la motivación de ganancia”.No es cierto que la acción humana se haya guiado en alguna ocasión por la falta de motivación de ganancia. Esto es una contradicción en los términos. Toda acción se realiza para mejorar una situación inicial; el hombre no actúa si espera estar peor al final que al inicio de su acción. Toda acción busca una ganancia; pero ganancia no significa beneficio monetario. Éste es el punto donde Pijus se confunde, no se puede erradicar la ganancia de la acción, porque entonces el hombre no actuaría. De hecho, ayudar al prójimo no es más que buscar la ganancia propia en la ganancia ajena; pero hay ganancia.El beneficio monetario es, simplemente, una de las formas más adecuadas para no despilfarrar los recursos en satisfacer necesidades muy poco valoradas. Una empresa que no se guía por la ganancia es una empresa a la que no le importan: a) los ingresos, b) los costes. Si no le importan los ingresos significa que se la trae fresca si los consumidores le compran o no, esto es, si presta algún servicio a los demás o simplemente llena los stocks de los almacenes con productos inútiles. Si no le importan los costes (y ofrecer un producto que la gente quiere de manera gratuita es un coste), significa que no le importan los usos alternativos a los que podrían dedicarse esos recursos, esto es, que está dispuesta a impedir que ciertos individuos satisfagan sus necesidades más urgentes a través de esos recursos.Sigamos: Por regla general el sistema económico se integraba dentro del sistema social al que debía servir, a la vez que la sociedad se administraba por motivaciones no económicas. Ejemplo representativo de esta idea es que durante el medievo, cuando se introducía una nueva tecnología, ésta era bienvenida como una herramienta para trabajar menos y ampliar así el tiempo libre.Como ya hemos visto, administrar la sociedad por consideraciones no económicas significa desatender las necesidades de las personas. Pero además, si se “administra” la sociedad como un todo, esto es, petrificando y controlando las relaciones sociales, estamos obligando a que cada persona se convierte en un medio para los “intereses objetivos” fijados por los poderosos. Los individuos dejan de buscar y averiguar empresarialmente cuáles son las necesidades de los demás para darles respuesta y se dedican a ajustarse a los planes ciegos de los administradores. Son éstos los que dedicen qué puede producirse, a quién le corresponde cada producto y, por tanto, qué fines puede satisfacer cada individuo.Por otro lado, Pijus parece equiparar bienestar no económico con trabajar menos, esto es, con tener más tiempo libre. El problema del tiempo libre es que a no todo el mundo le gusta contemplar el paisaje o caminar por el monte. La gente necesita actividades para sentirse motivado: leer, ir a un pub, beber cerveza, viajar al extranjero, jugar a fútbol, conectarse a Internet… Para todas esas actividades la gente quiere tiempo libre; pero todas esas actividades necesitan de libros, locales de fiesta, música, jarras, barriles de cerveza, aviones, comida, pelotas, campos de fútbol, porterias, ordenadores, redes… Y todo ello tiene que producirse, no nos viene caído del cielo. Por tanto, mucha gente puede preferir trabajar para producir y adquirir todos esos bienes en lugar de disfrutar de más tiempo libre tumbado a la bartola.Pijus parece incapaz de comprender esto: los beneficios de toda herramienta que incremente la productividad deben ir destinados a trabajar menos. ¿Por qué? ¿Simplemente por qué tú así lo has decidido? ¿Y qué pasa con las personas que quieren aprovechar esa mayor productividad para producir todavía más y pasarlo mejor durante el mismo tiempo libre que antes? Aquí tenemos uno de los clásicos errores de los planificadores, su incapacidad para conciliar los diversos planes de los variopintos individuos.Por cierto, Pijus olvida que una reducción del tiempo de trabajo, esto es, un incremento del tiempo libre supone un beneficio, una ganancia empresarial. Lo digo por las supuestas negaciones del beneficio en la Edad Media.El siguiente paso es referirse al mínimo de subsistencia: Algunos estudios (2) van más allá y describen cómo en las sociedades antiguas el hombre tenía la capacidad técnica para crear un excedente, pero que no lo entendían necesario por ya sobrepasar el mínimo de subsistenciaEs curioso cómo los socialistas afirman simultáneamente que ir más allá del mínimo de subsistencia es inadecuado pero al mismo tiempo critican que, por ejemplo, haya gente que no pueda acceder a viviendas. Pero vamos a ver, ¿quién necesita un piso para subsistir? Se puede subsistir con los padres, o durmiendo en la calle o en cuevas, como hacían en la Edad de Piedra. De hecho, todo aquel que no está muerto dispone del “mínimo de subsistencia”. Por tanto, ¿cuál es el problema del capitalismo? No sólo deja libertad para que la gente se contente con el mínimo de subsistencia, sino que además permite que, quien quiera ir más allá, pueda hacerlo. Una cosa no quita la otra. ¿Cuál es el motivo de reprimir a los que trabajan y producen más para luego consumir más? Sólo recuerdo que si consumieran menos, también trabajarían y producirían menos, de manera que el supuesto excedente del que habla Pijus no existiría. Ni siquiera para redistribuirlo.Este es el problema esencial del argumento de Pijus. Se erige como un moralizar que quiere impedir a los individuos que trabajen más, que produzcan más y que, por tanto, empleen esa mayor acumulación de medios que puedan, si así lo creen conveniente, consumir. El capitalismo no obliga a nadie a ser egoísta, a no ayudar a los demás, a tener ansias en trabajar más y más. La gente no se busca tres trabajos para estar empleada 24 horas al día; y si lo hiciera sólo lo haría con el deseo de superar el mínimo de subsistencia al que parece abocarnos la sabia “administración” propuesta por Pijus. El hombre debe adaptarse a los patrones que los planificadores han cortado para él; sus fines son irrelevantes porque no puede aspirar a mayores medios que los que necesita para sobrevivir. Esa es la vida que nos proponen los socialistas: hacer como que vivimos y fingir que somos felices con los planes que ellos nos imponen. El nuevo hombre soviético.

    28 Enero 2006 | 23:48

  46. Dice ser ¿?

    NENE (trincame el pene): Que tu no seas capaz de hilar más de tres frases seguidas es un problema genético no de ideología política.

    28 Enero 2006 | 23:51

  47. Dice ser S.M. El Viti

    Aunque creo que en estos “cuadernos de bitacora” abiertos al público no se debe entrar en dialogos, espero que al Sr. Saco no le importe que conteste a Papisa Juana que en su último comentario nos hace una pregunta.En estos espacios nuevos de Internet se puede hacer mucho por esa apertura de miras, aunque ya se sepa que estamos vigilados por el Gran Hermano y es dificil de conseguir un cambio de mentalidad en donde tiene que haberla. Acabo de leer el texto de una conferencia que dió Albert Gore, ex-vicepresidente de EEUU, el día 16 de enero de 2006 en una reunión de la American Constitution Society y de la Liberty Coalition y describe de forma patética una situación interna dramática y aunque al final quiere ser optimista, durante toda la exposición hace ver que las cosas han llegado a un tal grado de deterioro que no creo que se pueda salir de esta situación mundial sin graves costes para todos.

    28 Enero 2006 | 23:52

  48. Dice ser seis

    Lástima que no ponga la fuente, porque eso de copiar y pegar sin citar autor está muy feo.Por cierto, me apuesto unas cervezas a que no se ha leído “El Informe Lugano”.

    29 Enero 2006 | 09:07

  49. Dice ser el nene

    Oye, eph, ¿de verdad eres tan descerebrado que crees que alguien lee una puta línea de tu basura? ¿Estás tan enfermo?

    29 Enero 2006 | 12:09

  50. Dice ser ¿?

    Se que nadie la lee, pero pasarla teneis que pasarla todos. Es que eres tan tonto que solo te permite una reflexión por día esa mierda que tienes por cerebro.

    29 Enero 2006 | 12:17

Los comentarios están cerrados.