BLOGS

Cada vez creo en menos cosas Un foro para pensar en lo divino y en lo humano

Abstemios por turnos

La Dirección General de Tráfico está intensificando la campaña contra el alcohol en la conducción. Aparte de recordarnos que puede haber desde penas de cárcel a retiradas de carnet de por vida, dependiendo de la gravedad de la falta, se hace hincapié en las consecuencias fatales de los accidentes de tráfico, con sus secuelas de muertes y tetraplejias.

No sé si es cierto pero me contaban el otro día el cuento de un fulano al que paró la Guardia Civil con una tasa de alcohol en sangre, de esas que derriten el aparato de medir, que cuando el agente le comunicó que tenía que denunciarle y que seguramente le retirarían el permiso de conducir, el tal fulano, quizá debido a su intoxicación etílica, le contestó al guardia: “Mire usted, necesito el carnet para trabajar, tengo mujer y tres hijos que alimentar. ¿Por qué no lo arreglamos como antes? ¿Por qué no me da usted un par de hostias y quedamos en paz?” Hay que estar muy borracho o tenerlos cuadrados para hablarle así a un guardia civil que lleva ocho horas a la intemperie.

El caso es que todo esto me recuerda que ya hace más de un año propuse una idea que nadie quiso comprarme, pero que vuelvo a traer aquí, con la terquedad que me caracteriza. Teniendo en cuenta que buena parte de los accidentes entre los jóvenes suceden tras su paso por una noche de marcha, proponía el invento de una chapita que se regalaría en los bares de copas y discotecas, del tamaño de un huevo frito, de color fosforescente, que el elegido se colocaría de manera bien visible en el pecho (a ellas, si quisieran, les darían dos), de tal manera que se distinguiese desde el otro extremo de la discoteca, brillante en la oscuridad como la lucecita de El Pardo en tiempos del franquísimo. E igual de tranquilizadora, pues todos a su alrededor sabían que aquella lucecita pertenecía a alguien que velaba por nuestro bienestar (¡Oh, sielos!). Llevar la chapita liberaría al abstemio de turno del problema psicológico de parecer el famoso cagao que no bebe, para pasar a ser el marchoso responsable de la pandilla.

Decidme, así en bruto o mejorada por alguno de vosotros con más cabeza: ¿no es una idea que merecería la pena intentarla?

9 comentarios

  1. Dice ser Jozelui

    No saco, no sólo no vale la pena sinó que además es una gilipollez como la copa de un pino.De nada.

    30 Noviembre -0001 | 00:00

  2. Dice ser Manuel Saco

    Papisa, lo que propongo es un código de señales de los que toda la pandilla debería ser cómplice. Por supuesto que cualquiera puede beber. De hecho ahora beben (bebemos) sin la chapita, incluso algunos sin carnet. La coña de la chapita funcionaría como una autorregulación, los camareros no servirían alcohol al de la chapita, y el resto de los clientes vería con malos ojos, y con bronca, al que se saltara la ley seca. Pero, por supuesto que tienes razón: sin la complicidad de todos no funcionaría. Incluso más, el portador de la chapa podría tener derecho a una ronda gratis si el sistema estuviera patrocinado por alguna marca, aunque sea de alcohol, como las marcas de tabaco patrocinan el deporte.La chapita tendría el efecto psicológico de disculpar al que no bebe por sentido de responsabilidad, que, como sabes, suele parecer alguien marginal en el seno de la tribu urbana.Pero bueno, a lo mejor no es una buena idea.

    24 Octubre 2005 | 09:15

  3. Dice ser Papisa Juana

    No se si lo he entendido, Manolo. Pero ¿que pasaria si el distintivo pasa a alguien en elevado estado etilico? Si el sujeto toma alcohol despues de recibir la chapita, o si todos en el grupo estan bebidos y consiguen una chapita para que se la ponga alguno de ellos (quizas el mas sereno)… entonces ¿que? ¿Quien controlaria este sistema?

    24 Octubre 2005 | 12:15

  4. Dice ser Manuel Saco

    Jozelui, aparte de que te parezca una jilipollez, ¿podrías explicarnos a todos por qué, si no es un esfuerzo mental excesivo para tu sistema neuronal?

    24 Octubre 2005 | 13:01

  5. Dice ser Francisco

    Saco, a ver qué le parece esto. Póngase en pie para leerlo y salude a la bandera española:Cuatro cruces laureadas.Cuatro oraciones al viento.Cuatro alientos, cuatro almas.Cuatro yugos encendidosy veinte flechas bordadas.Silueta del parapetoeran cuatro camaradas.Cuatro camisas azules¡Cuatro de la VIEJA GUARDIA!

    24 Octubre 2005 | 17:52

  6. Dice ser Perceval

    Pienso que cualquier medida que ayude a reducir el número de accidentes, a causa del abuso del alcohol, está bien; sin embargo, propongo una medida menos popular, aunque quizá más eficaz a largo plazo.Como yo creo que los problemas hay que tratarlos en orígen y no en sintomatología, propongo que intentemos educar desde el ejemplo a nuestros hijos, a fin de que no vean en el alcohol un compañero imprescindible de diversión o un elemento que ayuda en la socialización de los individuos. Cuestiones estas, que a quienes hemos crecido aún con la publicidad del alcohol en pleno apogeo, se nos han metido a rosca durante años. No olvidemos que nuestros hijos aprenden de nosotros mucho más de lo que pensamos, especialmente en lo que concierne a hábitos.Por supuesto, cada cual es muy dueño de hacer lo que le de la gana, pero al menos, creo que en este tema hay que ser serio y valiente y no buscar justificaciones para un uso “abusivo” de una sustancia tóxica al fin y al cabo.

    24 Octubre 2005 | 19:53

  7. Dice ser Jozelui

    En primer lugar te rogaría un par de cosas:1º.- Por favor, vigila tu ortografía que se supone que eres un periodista, gilipollez nunca fue con jota.2º.- Ahórrate los insultos, por muy ingenioso que te parezca lo de la conexión neuronal.Dejando a un lado los chistes de guardias civiles e ignorando tus miedos ancestrales, tu idea podría aplicarse a grupos de adultos concienciados.Los jóvenes no tienen percepción del peligro, beben todos sin establecer ninguna limitación, ni aún siquiera las mas sencillas, ni tan siquiera las mas inmediatas. Se bebe hasta no poder más y desde luego que se montan en sus motos, coches etc, y por supuesto que para no poder beber mejor voy en metro o me quedo en casa.A los jóvenes se la pela una mierda de pegatina.

    25 Octubre 2005 | 10:23

  8. Dice ser Papisa Juana

    Manuel, me parece una buena idea.Funcionaria entre gente civilizada.Pero ya vemos que esta escasea.No hay mas que leer los comentarios.Un saludo!

    27 Octubre 2005 | 01:11

  9. Dice ser Manuel Saco

    Para JozeluiEfectivamente, jilipollez con jota es mayor jilipollez.Me asombra el concepto que tienes de los jóvenes y su manera de beber sin limitación. Mi hijo es joven, por ejemplo, y bebe con una controlada “limitación”. En los países nórdicos el turno del abstemio se respeta, tanto por jóvenes como por adultos, escrupulosamente, aunque, por supuesto, con excepciones que acaban en accidente. Ahora bien, si nuestros jóvenes son así como los describes, efectivamente lo planteado por mí es una jilipollez, con jota, para que sea más grande.

    27 Octubre 2005 | 07:21

Los comentarios están cerrados.