Entradas etiquetadas como ‘veganismo’

Madres recientes y bebés veganos

Estos días ha habido dos noticias sobre veganismo y maternidad reciente. Una fue un terrible suceso en el que un bebé hijo de padres veganos en Francia acabó muriendo, con un peso bajísimo, por carencias nutricionales. Un verdadero drama. La otra ha sido la decisión de Natalie Portman, reconocida vegana, de pasar a ser ovolactovegetariana a consecuencia de su embarazo. Es decir, pasa de no tomar ningún derivado animal a comer huevos y leche (no sé si también pescado) aunque siga sin catar la carne.

Y aquí un inciso para aclarar algo importante ya que voy a comentar sobre este tema. Yo no soy vegetariana ni vegana.

No visto con pieles ni lo haría jamás y colaboro activamente en lo que puedo en protección animal, pero consumo puntualmente carne. Y digo puntualmente porque lo que si es cierto es que apenas tomo carne. Pueden pasar semanas sin que la pruebe. El cuerpo cada vez me la pide menos y creo firmemente que consumimos muchísima más carne de la necesaria. Ni es saludable para nosotros ni respetuoso con los animales de los que nos alimentamos ya que podrían ser muchos menos y mejor tratados.

Tengo muchos amigos veganos y vegetarianos que han criticado la decisión de Natalie Portman y que no se explican cómo ha podido morir esa bebé vegana. Son gente que saben muchísimo de nutrición y conocen mil ejemplos de madres embarazadas, lactantes y bebés que han crecido saludablemente con esta dieta.

Ahora bien. Yo personalmente no me la jugaría. Reconozco que no mantendría una dieta restrictiva en esos momentos vitales. No lo haría por temor a equivocarme, no lo haría por prudencia por mucho que mis amigos me critiquen por esto que estoy diciendo.

No quiero decir que pasara a comer solomillos medio crudos a diario, pero sí intentaría llevar una dieta variada y saludable para curarme en salud.

Me da miedo transmitir el mensaje de que el veganismo no tiene ningún inconveniente durante el embarazo, lactancia o en el desarrollo de un bebé, ya que puede tomarselo al pie de la letra gente con poca preparación y con terribles resultados como hemos visto.

Y para finalizar, un fragmento de un interesante artículo de Consumer Eroski de una nutricionista experta sobre el tema.

Pirámide alimenticia vegana

Pirámide alimenticia vegana

El referente mundial en temas dietéticos nutricionales, la Asociación Americana de Dietética (ADA), considera que la leche de las mujeres vegetarianas “es similar en cuanto a composición a la de las mujeres no vegetarianas y es nutricionalmente adecuada”. No obstante, la dietista-nutricionista Maria Blanquer, que coordina un documento de postura del GREP-AEDN sobre dietas vegetarianas, matiza que la alimentación de la madre debería, en cualquier caso, incluir de forma habitual alimentos enriquecidos en vitamina B12, como bebidas vegetales o cereales de desayuno. En caso contrario, la madre debería tomar suplementos que contengan esta vitamina.

Blanquer recuerda que éste no es el único nutriente que se debe vigilar en la dieta de las madres que amamantan. El yodo también puede estar comprometido, si bien esta advertencia nutricional se aplica tanto a las mujeres vegetarianas como a las omnívoras.

A la cuestión de si la composición de la leche materna puede alterarse en otros nutrientes según la dieta de la madre, Blanquer responde que si la madre come en función de su buen apetito y su dieta no se basa en alimentos superfluos, sino en una variedad de alimentos de origen vegetal, no se tiene por qué dar tal circunstancia negativa. Es por ello, insiste, que la mencionada Asociación Americana de Dietética (ADA) considera que las dietas vegetarianas bien planificadas, también las dietas veganas, son saludables y adecuadas desde la óptica nutricional. Las considera apropiadas para todas las etapas del ciclo vital, incluido el embarazo, la lactancia, la infancia, la niñez y la adolescencia, concluye la dietista-nutricionista.

Los progenitores que optan por seguir una dieta vegetariana y que quieren trasladar esta filosofía de alimentación y de vida a sus descendientes deben considerar ciertos aspectos dietéticos y nutricionales en la dieta infantil, con el objetivo de no perturbar el desarrollo físico y cognitivo del bebé y el niño.

Ante esta reflexión, Blanquer expresa que si los bebés vegetarianos toman suficiente leche materna (un hecho bastante común) o una fórmula comercial para bebés, una vez que comiencen con la alimentación complementaria, si ésta se basa en una variedad de alimentos de origen vegetal, que incluya legumbres, semillas, cereales, frutas, hortalizas, aceite de oliva y frutos secos, el crecimiento durante la infancia será normal.

El calendario de incorporación de alimentos complementarios no tiene por qué ser diferente al de los niños omnívoros. Los alimentos sólidos deberían introducirse en la misma progresión, con las variaciones propias de una alimentación vegetariana, donde la carne se sustituirá por alimentos derivados de la soja, como el tofu en puré, las legumbres (en puré o trituradas), los frutos secos machacados o en forma de crema y añadidos a otras preparaciones, u otros derivados de la soja. Se puede utilizar como bebida principal la bebida de soja enriquecida con calcio y vitamina B12, a partir del primer año de edad.

La deficiencia en vitamina B12 se evidencia como uno de los problemas graves de salud que pueden registrarse en los niños, al ser una vitamina esencial en el desarrollo del sistema nervioso central (incluido el cerebro) que sucede durante la infancia.

En los bebés vegetarianos aumenta el riesgo de padecer esta deficiencia. Por este motivo, es obligación de todos los profesionales sanitarios informar de ello a los progenitores que deciden que sus hijos sigan este tipo de alimentación. Además, Blanquer recuerda que se debe tener en cuenta esta circunstancia en las visitas pediátricas de rutina.

¿Qué opináis vosotros?