Entradas etiquetadas como ‘suelo’

“Tienes que empezar a ejercitar el suelo pélvico”

Eso es lo que me dijo insistentemente en el anterior embarazo mi matrona, mi ginecóloga y unos cuantos libros que tengo por casa.

Ahora me vuelvo a encontrar con la misma orden: ¡Entrena el suelo pélvico!

¿Y qué es el suelo pélvico?

También se le llama perineo o periné y es eso que en un par de chistes que conozco y que no os voy a contar aquí llaman “el frontón” o “La tierra de nadie” y que puede desgarrarse en el momento del parto (en la imagen se ve la presión que soporta esa zona) o sufrir la temida episiotomía o corte con puntos.

Entrenarlo ayuda a que sea más fuerte y elástico para evitar esos desgarros o cortes quirúrgicos, a que la recuperación tras el parto sea mejor y más rápida y que de mayor no acabes con pérdidas de orina como Concha Velasco.

De hecho, en una de las revisiones que me hicieron tras el parto la matrona midió la fuerza de mi suelo pélvico introduciendo en la vagina un medidor y pidiéndome que apretara.

También es un pilar del sexo tántrico y ejercitarlo mejora las relaciones sexuales, pero eso es otra historia:

La kundalini es la energía que vive en nuestra zona del perineo o primer chakra, y que, gracias a la practica del tantra, puede llegar a despertar y, subiendo por nuestra columna vertebral, alcanzar nuestro cerebro y trasladarlo a un estado puro de conciencia donde experimentaremos el amor universal, trascendiendo nuestro yo físico y cualquiera de nuestras deseos o necesidades…

¿Y cómo se entrena?

Pues básicamente haciendo fuerza como si aguantaras el pis a ratitos a lo largo del día. Su nombre oficial es ejercicios de Kegel.

Es algo que se puede hacer en cualquier momento: sentada en la oficina, de camino al trabajo en el metro… es fácil y nadie se entera.

Si te acuerdas claro, que ese es mi problema, que muchos días ni me acuerdo.

Dicen que la rosa de mosqueta también ayuda a que el perineo sea elástico. No tengo ni idea.

¿Y qué? ¿Tú eres de las que tienes el suelo pélvico entrenado?

Durmiendo en el suelo, con el perro

Cuando un bebé tiene sueño y quiere dormir, puede dormir casi de cualquier manera.

Es relativamente frecuente lo de dormirse comiendo, hay un buen montón de vídeos de primera que lo demuestran, dormir en el carro durante el paseo, caer roques con el run run del motor del coche, agarrados a su mantita, en medio de la mayor jarana…

Mi peque es de los que siempre ha dormido bien de noche, desde que nació hace ya casi dos años. Le dices “¡a la cama!” cuando ha llegado su hora y se va tan contento. Con un poco de ayuda de la teta a los tres minutos está frito.

Pero estos días con el calor que está haciendo está desarrollando la costumbre de bajarse de la cama y dormir en el suelo, igual que nuestra perra o nuestros gatos.

El primer día que lo hizo fue el jueves pasado: se bajó de la cama, se fue andando al salón y amaneció con la cabeza sobre un cojín tirado en el suelo.

Pero va pillándole gusto a eso del suelo, y ya no usa ni cojín.

Esta noche lo ha hecho dos veces: a las 3 de la mañana me he dado cuenta de que le tenía durmiendo a los pies de la cama y le he vuelto a poner en blando. Cuando me he levantado para ir a trabajar me lo he encontrado de nuevo en el suelo del salón.

Claro que el suelo está fresquito. ¡Pero también está muy duro!

Hemos estado bromeando con que nos ha salido faquir y a los catorce años nos pedirá una cama de clavos.

¿Qué aventuras nocturnas has tenido tú?