Entradas etiquetadas como ‘policia’

No debería transmitirse a los niños el miedo hacia los miembros de la Policía o la Guardia Civil

papaperdidoEsta semana la editorial Edebé va a retirar varias frases de un libro infantil titulado Papá se ha perdido, de José María Plaza. Al menos eso ha asegurado a EFE la directora editorial Reina Duarte.

Es el libro que véis en la primera imagen, tiene 40 páginas, se publicó por primera vez en 1998 y lleva ya diez ediciones: “pensado para niños de seis años en adelante, que narra en primera persona la historia de un niño que se pierde y transfiere sus miedos hasta que se reencuentra con su padre y ve que esas amenazas que había sentido mientras estaba perdido le ayudan a recuperar a su progenitor”. Pese a llevar tantos años en el mercado, ha sido recientemente cuando desató la polémica. ¿Por qué? Pues por estos textos:

“Podría preguntar a un guardia. Pero los guardias te dicen dónde está la Plaza Mayor o la calle La Puebla o el aparcamiento, y no saben dónde están los papás perdidos. Se lo preguntaría a un policía. Un policía detective. Pero… no”,

“Me gusta verlos en los dibujos o en las películas, pero no me atrevo a hablarles. No me gustan. Los policías son brutos. Y vocean. No saben agacharse y te hablan siempre desde arriba, con las manos puestas en la cintura, allí donde tienen las pistolas. Y parece que siempre están enfadados, y tienen esposas y te meten en la cárcel…”

“Con los policías nunca se sabe. Son muy bestias, pegan patadas a las puertas, dan puñetazos, insultan, gritan mucho…”

La directora editorial asegura que esas frases se “han sacado de contexto” y explica que “por las redes sociales se expandieron rápidamente comentarios de agentes de la Guardia Civil y de la Policía Nacional y se han enarbolado esas dos frases para decir que el libro enseña a tener miedo de la policía, cuando es todo lo contrario. No se ha entendido el mensaje del cuento. El niño también ve amenazas en sus vecinos y en las ilustraciones queda claro que la policía aparece positivamente, pero nadie ha contrastado la información”. Pese a ser “un libro inocuo, de un escritor veterano, que hay que leer en clave de humor”, retirará “esas frases” porque “nada más lejos de nuestra intención que ofender a nadie o que alguien se sienta ofendido”.

No he leído el libro entero, tal vez Reina Duarte tenga toda la razón, realmente tengo curiosidad por echar un vistazo al libro para sacar mis propias conclusiones.

Lo que tengo clarísimo es que no debería transmitirse a los niños el miedo hacia los miembros de la Policía o la Guardia Civil. He procurado siempre que Julia reconociera los uniformes oficiales. Si hemos viajado a otro país, también se los he hecho ver para que sepa a quién dirigirse si se pierde o necesita cualquier tipo de ayuda.

Y ha sido inevitable que está noticia me recordase un post que escribí en 2012, cuando Julia tenía tres años. Su título ya lo dice todo, “Si te pierdes, busca a un policía”, pero voy a traer parte aquí hoy de nuevo.

Estando allí en comisaría con ella, mientras él rellenaba la denuncia, se me ocurrió decirle a mi hija “Julia, si alguna vez te pierdes, busca a un señor policía y pide ayuda”.

Entonces él apartó la vista de la pantalla del ordenador y le dijo: “Claro que sí, nosotros nos encargamos de llevarte a casa con tu mamá”.

Luego mirándome a mí me dijo que estaba muy bien que le dijera eso, que por desgracia la mayoría de la gente que se sentaba con niños frente a él decía cosas del tipo: “tienes que portarte bien o el policía te encerrará en la cárcel”. Me contaba que lo último que se debe hacer es meter miedo a los niños a su costa, por que si alguna vez se pierden o necesitan ayuda lo último que harán será acudir a la policía.

No puedo estar más de acuerdo con él.

De hecho, ahora de adulta, sigo buscando un uniforme cuando me he perdido o necesito cualquier tipo de ayuda.

Vaya hoy este post por todos esos policías y guardias civiles que me constan están encantados de ayudarnos si les necesitamos.


Nunca transmitiré a mis hijos miedo hacia los uniformes.
Por muchos y buenos motivos, extensibles también a su vida adulta.

“Si te pierdes, busca a un policía”

Hoy he estado con Julia en comisaría poniendo una denuncia. Un tipo que debía aburrirse decidió reventar ruedas y espejos por la noche a todos los coches que estaban aparcados en la misma acera. Yo tuve suerte, sólo me tocó un retrovisor. Pero este post no va de eso.

El policía que nos atendió era de lo más agradable, incluso permitió que Julia estampara un sello en un folio en blanco. Y estando allí en comisaría con ella, mientras él rellenaba la denuncia, se me ocurrió decirle a mi hija “Julia, si alguna vez te pierdes, busca a un señor policía y pide ayuda”.

Entonces él apartó la vista de la pantalla del ordenador y le dijo: “Claro que sí, nosotros nos encargamos de llevarte a casa con tu mamá”.

Luego mirándome a mí me dijo que estaba muy bien que le dijera eso, que por desgracia la mayoría de la gente que se sentaba con niños frente a él decía cosas del tipo: “tienes que portarte bien o el policía te encerrará en la cárcel”. Me contaba que lo último que se debe hacer es meter miedo a los niños a su costa, por que si alguna vez se pierden o necesitan ayuda lo último que harán será acudir a la policía.

No puedo estar más de acuerdo con él.

Y si me salió decirle a mi hija que si se perdía buscase a un policía (la guardia civil también vale) lo único que hacía era repetir lo que mis padres me decían a mí cuando era niña.

De hecho, ahora de adulta, sigo buscando un uniforme cuando me he perdido o necesito cualquier tipo de ayuda.

Recuerdo a una compañera de trabajo que se perdió camino a un hospital en una provincia extraña con su niño pequeño enfermo y la guardia civil la condujo y acompañó hasta los brazos del médico.

Vaya hoy este post por todos esos policías y guardias civiles que me constan están encantados de ayudarnos si les necesitamos.