Entradas etiquetadas como ‘percentiles’

Las tablas de crecimiento, los famosos percentiles

Ayer acudimos con Julia a un nuevo control de peso. Ya os conté que nació un lunes casi a medianoche pesando 3,860 kilos. Cuando dejamos el hospital el jueves pesaba 3,530. El lunes siguiente, con una semana de vida, había ganado 10 gramos. Ayer, tras otra semana más dedicada a mamar y dormir, ya estaba en 3,950. Es decir, ha recuperado unos 400 gramos en 8 días y está en el percentil 75.

¿Qué significa eso? Pues que mi pediatra y mi enfermera de pediatría se han quedado tan contentas viendo que evoluciona bien y ya no volveremos a vernos hasta el control del mes y luego para vacunarla a los dos meses.

El problema es que muchas veces, cuando esa ganancia de peso es más lenta o tarda en producirse, se traduce en médicos prescribiendo la ayuda de biberones, madres angustiadas y/o familiares presionando para dar complementos a “ese bebé tan pequeño que seguro que está pasando hambre”.

Muchas madres recientes pasan de temer a la báscula del ginecólogo o la matrona cuando están embarazadas a temer a la báscula del pediatra.

Es muy necesario un control de peso, no digo que no, pero esa báscula ha contribuido a cargarse mucha lactancia materna.

Y luego está el tema del percentil: tan normal es estar en el 2 como en el 98. El niño que está en el 2 significa que de 100 niños normales y sanos, 98 pesarán más que él. Y el que está en el 98 es difícil que encuentre otro niño más pesado que él.

No es mejor una cosa que otra. Aunque me hace gracias como algunos padres y abuelos parecen competir por tener el percentil mayor. Los hay que parecen preferir niño grande, ande o no ande.

Además hay otro asunto: los percentiles que manejan nuestros pediatras están elaborados con niños vascos alimentados en su mayoría con biberón.

Antes o después imagino que implantarán las tablas internacionales que la Organización Mundial de la Salud (OMS) elaboró en 2006 con 8.440 niños de Brasil, Ghana, India, Noruega, Estados Unidos y Omán.

La OMS ha demostrado que las pautas de crecimiento de los 0 a los 5 años tienen más que ver con la alimentación que con la etnia o los factores genéticos.

Una de las razones por las que suelo recomendar los libros de Carlos González es por lo bien que explica én qué consisten y qué importancia darles a estas tablas de crecimiento.