Entradas etiquetadas como ‘museo virtual de viejas fotos’

Las fotos y los niños

Julia y Jaime en plan Assasins Creed en el Retiro.

Julia y Jaime en plan ‘Assasins Creed’ en el Retiro.

Me gusta hacer fotos, siempre me ha gustado. Y a nada ni a nadie le he hecho tantas fotos como a mis hijos. Pero da igual si no te gusta la fotografía, en cuanto eres padre no paras de dispararles con y sin flash. Más ahora que los teléfonos móviles tienen unas cámaras incorporadas más que decentes.

Miles de fotos digitales de todo tipo Y en cualquier circunstancia a niños acostumbrados a que se las hagamos. Fotos en las que posan, en las que no son conscientes de estar siendo inmortalizados y en las que ponen carotas y poses absurdas.

Miles de fotos que luego cada uno trata a su manera. Yo suelo guardarlas en Flickr desde hace años, antes de ser madre, para tenerlas accesibles en privado desde cualquier sitio y asegurarme de no perderlas. Más de un padre conozco que se quedó sin las fotos de sus hijos almacenadas en el ordenador. Un drama. Recordad que los álbumes de fotos son una de las cosas que antes salvaría la gente en un incendio o que pediría en el reparto de una herencia.

Además de almacenarlas ahí, cada año desde que nació Jaime hago un álbum impreso con las mejores aunque tenga que sacar el tiempo del sueño, mis favoritos son los de Hofmann. Las fotos digitales con frecuencia se olvidan, dejan de existir. A Jaime le encanta sentarse a ver esos álbumes.

También hay gente celosa de las fotos de sus hijos en redes sociales y gente que no para de mostrarles ahí, aunque eso da para otro post.

image

No es nuevo ese intento por capturar la infancia de nuestros hijos, aunque ahora se haya desmadrado. El Museo de viejas fotos es una buena muestra. De mis padres hay fotos cuando eran niños, no así en su adolescencia. Lo mismo me pasa a mí y a otros de mi quinta que conozco. Nuestros padres nos fotografiaban en la niñez, pero más allá de la pubertad no parecían tan interesados. Tal vez no estuvieran tan deseosos de recordar esa etapa, tal vez nosotros nos prestásemos menos a ello.

Ya veremos lo que pasa con nuestros hijos, que ya no sólo se limitan a ser objeto de las fotos, sino que también las hacen desde muy pequeños. Y eso también da para otro post.

Para terminar aquí os dejo algunos consejos muy básicos extraídos de un artículo más extenso de eroski/consumer para mejorar un poco las fotos que les hacemos:

  • Ponerse a su altura. Tirarse al suelo, agacharse, tumbarse, etc. todo lo que haga falta para situarse al mismo nivel que el rostro del niño y que la cámara enfoque a sus ojos. Esta no es una regla inamovible. También se pueden obtener preciosas fotografías desde perspectivas insospechadas.
  • Atención a los fondos. Aunque el protagonista de la imagen sea el pequeño, un fondo inadecuado puede desmerecer una buena captura. No consiste en colocarle en el fondo más apropiado, sino de fijarse antes de disparar si este es favorable. Un ángulo diferente y el zoom para obtener planos más cercanos son otras buenas ayudas para centrar la atención en la cara del niño.
  • Cuantas más fotos, mejor. La tecnología digital permite disparar la cámara sin parar, sin miedo de agotar el carrete. Cuando se retrata a los pequeños, es aconsejable no olvidarse de la gran capacidad de las cámaras digitales y sacar tantas instantáneas como sea posible: se ampliarán así las posibilidades de obtener la imagen perfecta. Después, siempre habrá tiempo de borrar las que no sirvan.
  • Buscar un ayudante. El clásico “mira al pajarito” funciona. Para conseguir buenos retratos frontales, una buena idea es que otra persona se coloque detrás del fotógrafo para captar la atención de los niños con algo que les entusiasme. Así mirarán al frente y se les arrancará más de una bonita sonrisa.

‘Ayer’: ¿Quieres participar en un proyecto fotográfico nacido de la maternidad?

Hoy os traigo un proyecto fotográfico muy especial que está llevando a cabo una fotógrafa que hace unos retratos fantásticos: Chusa Hualde. Un proyecto nacido de su propia maternidad que quiere reflejar el paso del tiempo. Yo lo voy a hacer. Me parece una idea muy bonita. Pero no tiene sentido que lo explique yo, os dejo con las palabras de Chusa:

AYER es el título de mi nuevo proyecto fotográfico.

Desde que tuve a mi hija el paso del tiempo se ha ido reflejando de una forma muy patente en mi vida. Los cambios constantes se hacen realidad cada día y me obsesiona lo rápido que va todo y la evolución que vamos teniendo.

Es por esto  por lo que las personas vuelven a estar presentes en mis fotografías, pero esta vez quiero mostrar los cambios que podemos palpar, desde la infancia hasta a la madurez y en algunos casos hasta la vejez y como se reflejan en sus rostros el paso del tiempo y sus experiencias vitales. El objetivo del proyecto es reflejar como cambiamos y como a pesar de todo seguimos conservando rasgos y miradas.

Este proyecto ya ha sido realizado por algunos fotógrafos en diferentes países, pero yo quiero darle matices diferentes, puede ser triste, alegre, o divertido, a color o en blanco y negro, dependiendo de las personas y sus circunstancias e incluso, del momento en el que os encontréis…

Para llevarlo a cabo solo necesito una foto de vuestra infancia y yo haré la fotografía actual , intentando mantener la misma ropa o al menos que sea lo más parecida posible y reflejando el mismo espacio.

Quiero ser fiel a la fotografía inicial, mostrando los cambios y conservando los gestos y las posturas. Además me gustaría complementarla con alguna anécdota o sensación que os produzca vuestra fotografía, si verla os traslada a algún lugar, os recuerda algún sabor, olor o sensación y que si os apetece me lo contéis para darle vida al proyecto.

Pretendo que no se quede en una simple foto, quiero llegar más allá y que sea algo íntimo, un recuerdo, una bonita foto del ayer y del hoy.

Espero que os guste y que os animéis a participar, os quedará un recuerdo para siempre, nos volveremos a ver y pasaremos un buen rato.

Para participar podéis escribir un correo a chusahualde@yahoo.es. Eso sí, solo si sois de Madrid o estáis dispuestos a trasladaros a esta comunidad.

 

seriefotos

chuisa2

chusa

chusa3

Fotos de bebés y niños de antes

Ya os he hablado en el pasado del Museo Virtual de Viejas fotos de 20minutos. Es un lugar que me encanta. Me gusta mucho la fotografía, me fascina ver esas imágenes anteriores a 1975 que transmiten tantas historias, constatar el paso del tiempo.

El Museo es un lugar elaborado íntegramente con las fotos que los lectores han ido enviando durante años a la redacción. Fotos de sus padres, de sus abuelos, de animales, de escenas navideñas o en la playa, del trabajo en el campo, de la mili

Recientemente se ha renovado su diseño. Ahora es más atractivo y navegable y le hemos añadido el nombre de El retrovisor. Por eso me apetecía recomendároslo de nuevo. Y lo hago trayendo a los niños y a los bebés de antes. Idénticos a los de ahora y al mismo tiempo tan distintos. Con un estilo de fotos a veces semejante al actual y a veces a años luz.

Dedicadle un clic, se lo merece. Y si queréis aportar alguna imagen podéis hacerlo desde aquí.

bebes

museo

Mamás y bebés de otros tiempos

Hoy voy a barrer para casa. En un rincón de 20minutos.es se esconde algo que a mi me parece sencillamente maravilloso: el Museo Virtual de Viejas Fotos.

Nació ya va para tres años en una reunión mañanera de redacción a la que, por casualidad, acudí.

En un arrebato de inspiración nuestro director Arsenio Escolar decidió pedir fotos anteriores a 1975 a los lectores y montar una suerte de museo digital de recuerdos.

La página se hizo con prisas y hace tiempo. Es mejorable y espero tener la oportunidad de trabajar con ella. Pero esconde maravillas de todo tipo y de otros tiempos.

Permite navegar por las imágenes discriminando por lugares, fechas y temas.

Precisamente entre los temas hay dos con un buen número de fotos:bebes y madres .

La imagen que véis, un buen ejemplo de lo que podréis encontrar, es Virginia Rodríguez Tena con su hijo Quinin en Casas de Reina (Badajoz), 1943.

Os invito a perder un poco el tiempo entre sus páginas. Creo que os gustará.