Entradas etiquetadas como ‘fertilidad’

Victor Noir y las leyendas contra la infertilidad

Veo en la excelente Amazings (si no tenéis esa publicación online entre vuestras favoritas, estáis tardando) el post Historia de una estatua de brillante entrepierna.

Os dejo un fragmento:

En el cementerio Père Lachaise de París, sobre la sepultura de un joven periodista y escritor, hay una estatua tumbada y extraordinariamente dotada un poco más abajo de la cintura. En la tumba están los huesos de un jovenzuelo que murió de un disparo en la víspera de su boda.

La estatua que debía presidir la tumba fue encargada al escultor Amédée-Jules Dalou, y el artista, en un arrebato de realismo, decidió representar la escultura tal y como quedó el periodista en el momento justo de su muerte: tumbado boca arriba y con una portentosa erección que se adivina bajo la tela del pantalón.

No se sabe en qué momento ni quién extendió la superchería de que frotar, besar o rozarse con la bragueta de la estatua asegura la fertilidad de la tocadora. El resultado es que todo el bronce de la estatua ha adquirido el lógico color oscuro menos la zona de la bragueta, que brilla de forma insultante de tanto y tan continuado rozamiento.

Aquí hay pruebas de que las hay que tocan. Aquí de que las hay que besan.Y no dudo que hay muchas que se encaraman y refrotan, aunque de eso no he encontrado fotos.

La imagen que ilustra este post es de Francisco J. González.

Me gustaría que compartáis conmigo otras leyendas sobre la fertilidad que circulen por ahí.

¿Madres de alquiler, sí o no?

Me he en contrado con un teletipo de EFE en el que un experto en derecho señala el error del Ministerio de Justicia al no legalizar la maternidad subrogada en España, es decir, las madres de alquiler.

Y no tengo conocimiento suficiente para dar una opinión sobre el tema, pero a priori y sin saber los pros y los contras de países en los que esa figura sí existe, si la cosa está bien regulada y las mujeres que ofrecen su vientre lo hacen bien informadas y voluntariamente, no me parece mal. Las adopciones nacionales o internacionales no siempre son posibles.

Veo en las noticias publicadas en 20minutos.es sobre madres de alquiler, que la mayoría hacen referencia a homosexuales, a famosos y a famosos homosexuales.

Lo que sí es cierto es que creo que muy pocas mujeres serían capaces de gestar un hijo, aunque no tenga ni un gen suyo, parirlo y entregarlo. A todas les tiene que costar y no me extraña que hubiera muchas que se arrepienten de haberse metido en esto. Desde luego yo no lo haría.

Y aquí el teletipo:

Carlos Lasarte Alvarez, profesor del Departamento de Derecho Civil de la UNED, ha afirmado que actualmente en España varios especialistas en derecho y maternidad subrogada comparten la opinión de que el Ministerio de Justicia está haciendo un “flaco favor” al concepto de buena práctica del derecho ante la negativa de legalizar la maternidad subrogada o las madres de alquiler, en lugar de “afrontar” y regular esta figura, ya que en palabras de Lasarte, “no hay más remedio que admitirlo” si no quiere provocarse un deterioro del derecho que habitualmente, según Lasarte, viene de las propias instituciones gubernamentales.

En declaraciones a Europa Press previas a la conferencia ‘La maternidad subrogada en el derecho comparado’ que Lasarte ha ofrecido en el marco de la segunda jornada del curso ‘La maternidad subrogada: aspectos médicos, morales y jurídicos’ que la Universidad Pablo de Olavide organiza durante la última semana de la IX edición de los Cursos de Verano en el centro cultural Olavide en Carmona, el profesor ha explicado que la realidad social escapa al derecho cuando esta realidad expone los casos de celebridades como Miguel Bosé o Tita Cervera que hacen al resto de la ciudadanía cuestionarse su acceso a este derecho.

Lasarte ha afirmado que el tema de la maternidad subrogada supone un avance biológico y técnico “enorme” en el campo de la medicina de la mano del Premio Nobel de Fisiología 2010 el profesor Robert G. Edwards, quien hace treinta y cinco años consiguió el nacimiento de la primera niña subrogada. Ante esta novedad en el ámbito médico, ha explicado Lasarte, el derecho ha tenido que ir reaccionando un paso por detrás, ya que las “realidad, alegrías y desgracias” preceden siempre a la regulación de las mismas.

“Actualmente en Derecho comparado hay un absoluto abanico de soluciones”, ha señalado Lasarte, aludiendo a la multitud de países como España, Italia o la gran mayoría de los estados norteamericanos, donde las madres de alquiler están “radicalmente” prohibidas, enfrentándose así desde el punto de vista legislativo a una prohibición que pretende “laminar” la práctica de la maternidad subrogada. Frente a estos casos, Lasarte ha expuesto la idiosincrasia del estado norteamericano de California con una legislación paradigmática y muy conocida a nivel internacional, ya que potencia la figura de la madre de alquiler.

Lasarte ha continuado exponiendo los ejemplos de otros países como India, donde la maternidad subrogada es más asequible económicamente pero menos garantista desde el punto de vista médico. Igualmente, ha querido reseñar el caso de Grecia, donde las madres de alquiler se han reconocido categóricamente a través de una ley de 2002, así como el ejemplo más característico de legalidad y maternidad subrogada en Reino Unido, cuna de las madres de alquiler, que admitió esta fórmula ya en 1985 entendiendo que era un “bien para la humanidad y la lucha contra la esterilidad masculina” que ha afirmado Lasarte es la más común en contra de lo que la opinión pública cree.

Finalmente, Lasarte ha reconocido que el desigual acceso a este derecho en función de las legislaciones nacionales puede generar problemas en el ámbito del derecho internacional privado ya que técnicamente supone una tarea compleja la gestión de actuaciones ya habituales en las que se pretende burlar una prohibición legal en un determinado país mediante una técnica de inscripción registral a través del registro civil para “darle realidad” a un niño reconocido fuera de sus fronteras.

En 83 países las mujeres no están teniendo suficientes hijas

El gráfico que véis y que calcula cuándo se calcula que extinguirá la población de esos países está hecho con datos de la ONU.

Lo leo en The Economist: según las Naciones Unidas en 83 países de todo el mundo las mujeres no están teniendo suficientes hijas como para garantizar su reemplazo y por tanto la continuidad demográfica del país.

España ocupa el puesto 13 camino a la autoextinción.

Hong Kong está en cabeza de la lista.
Allí 1.000 mujeres están dando a luz apenas 547 hijas. Ahora hay allí 3,75 millones de mujeres, pero si la tendencia se mantiene en 25 generaciones sólo nacería una mujer en Hong Kong. La última mujer.

Usando la misma lógica, países como Alemania, Italia, Japón, Rusia y España tampoco llegarán a ver el próximo milenio.

En general la natalidad declina (o tiende a la extinción según se vea) en los países más industrializados, con mayores tasas de alfabetización.

Da qué pensar ¿no es cierto?

La estimulación ovárica

Hoy tenemos una noticia que me ha hecho recordar la aventura de mi amiga. La aventura de muchas mujeres. Probablemente de algunas de las que me leéis por aquí.

Unos investigadores británicos este método entraña ciertos riesgos en el embarazo cuando lo llevan a cabo mujeres de más de 35 años. Esa edad biológica clave en la procreación, a partir de la cual empiezan a dispararse las gráficas de riesgo.

Un grupo de investigadores del Centro de Fertilidad, Ginecología y Genética de Londres considera que ese procedimiento, por el que se recurre a la medicación hormonal para estimular los ovarios y que de esa manera liberen un mayor número de células reproductoras (ovocitos), altera el proceso crítico de la duplicación de cromosomas conocido como meiosis.

Según los expertos, eso podría causar anormalidades en el número de cromosomas, lo que a su vez podría provocar efectos adversos como el fracaso del tratamiento de reproducción asistida, un aborto o, de manera más rara, el nacimiento de un bebé afectado con condiciones como el Síndrome de Down.

Según Handyside, “los resultados de esa investigación deberían permitirnos identificar mejores estrategias clínicas para reducir la incidencia de los errores de cromosomas en mujeres mayores que se someten a tratamientos de IVF”, indicó.

Os cuento: una buena amiga, hace mucho tiempo, tuvo que someterse a un tratamiento de estimulación ovárica. Al final no resultó, se sometió a una intervención para solventar los problemas que le daban sus ovarios poliquísticos y después pudo ser madre sin más complicaciones.

Pero recuerdo claramente la etapa en la que se sometía a las inyecciones hormonales. Ella me contaba que, pinchazos aparte, no era nada agradable, que le alteraba mucho el ánimo y el físico, y que tampoco era agradable mantener relaciones sexuales cuando te lo marca el reloj aunque en ese momento no te apetezca especialmente.

Lo que sea por tener hijos cuando se despierta ese deseo. De hecho este método no es nada comparado con muchos otros.

Si alguna de vosotros os habéis sometido a este tratamiento os agradecería que compartiérais vuestra experiencia. Hay mucha información médica por ahí sobre la estimulación ovárica, pero poca desde la óptica de las mujeres que se han sometido a ella.

A ellos también se les pasa el arroz

La noticia es un poco vieja, pero creo que merece la pena recordarla en este blog

Y es que es lo primero que leo sobre que a ellos también se les pasa el famoso arroz.

Siempre he dicho que el momento de decaimiento reproductor masculino es un secreto tan bien guardado como la fórmula de la coca cola. En parte gracias a que es más invisible que la femenina.

Anda que no he oído veces presumir a los hombres de que ellos siempre pueden tener hijos, que somos las mujeres las que tenemos fecha de caducidad reproductiva y vivimos obsesionadas con el reloj biológico al cumplir años.

Normalmente, cuando les contradices, siempre acaban mentando a Papuchi (así lo hacen en los comentarios de la noticia). Pese a que lo del famoso doctor Iglesias fue reproducción asistida.

Y también he oído a muchas mujeres quejarse amargamente de que sus parejas no sienten la presión de la edad que tienen ellas.

Por eso, aunque es obvio que la mujer siempre tiene la parte más esforzada de la concepción y por tanto precisa más de la juventud, no está mal que ellos se den cuenta de que el reloj también corre para ellos.

Son muchas las investigaciones que aseguran que pasados los 35 años en las mujeres se pierde fertilidad y muy pocos los estudios que se han dedicado al estudio de la fertilidad masculina según publica El País.

Sin embargo, ahora un estudio, elaborado por el centro de reproducción asistida Eylay de París, señala que los 35 años también afectan a los hombres en su capacidad reproductiva.

El estudio desvela que si el padre tiene entre 30 y 34 años, el riesgo de sufrir un aborto espontáneo es de un 16,7%, entre 35 y 39 años asciende a 19,5% y con más de 40 el porcentaje es de 33%.

“Yves Ménézo, embriólogo del centro parisino, explica que los hombres mayores son menos fértiles a causa de una mayor fragmentación del ADN de sus espermatozoides, responsables de transmitir la información genética al óvulo”.

“A partir de ahora, los ginecólogos deberán tener en cuenta tanto la edad de la madre como del padre”, añade Ménézo.