Entradas etiquetadas como ‘conducir’

¿Qué hacer para que se entretengan en los viajes en coche?

Un viaje largo en coche puede hacerse muuuucho más largo si vamos con bebés o niños de pasajeros. Me atrevería a decir que casi cualquier padre reciente recuerda con horror determinado viaje en el que seis horas parecieron quince.

Los pobres se cansan de estar tanto rato inmovilizados en sus sillitas de seguridad. Es comprensible.

Recuerdo los larguísimos viajes a Asturias cuando yo era niña y lo que agradecía poder tumbarme en el asiento trasero, asomarme entre los asientos delanteros o cambiar de sitio para ver variar el paisaje.

Recuerdo ver a madres en el asiento trasero dando el pecho a su bebé o tumbadas junto a ellos.

Eran otros tiempos. Los coches no tenían siquiera cinturón de seguridad trasero. Lo de las sillas de seguridad sonaba a ciencia ficción.

Pero ahora somos conscientes de la importancia de estar bien sujetos en caso de accidente. Eso es bueno. Así debemos viajar siempre con ellos. Se salvan muchas vidas y muchas lesiones. Pero también se hacen más pesados los viajes.

Pero todos los padres recientes tenemos nuestros trucos para llevarlo lo mejor posible.

A nosotros nos gusta salir de viaje justo tras la comida, para aprovechar la siesta, o tras la cena. El ronroneo del coche les ayuda a dormir y si es un momento en el que su organismo pide sueño es fácil que trascurra gran parte del viaje con los niños dormidos.

También preparamos cuentos, pinturas y papel, algún juguete especialmente entretenido y comida de esa poco saludable pero atractiva tipo patatas fritas, gusanitos o chuches. Nuestro arsenal se redondea con unos cuantos discos de música infantil sonando a todo trapo.

“¡Mamá, esa música no, quiero mi música!” es algo que se suele oir en nuestros viajes cuando, saturados de Cantajuegos, ponemos alguna otra cosa.

Y en el último viaje tiramos también de portátil. Cargado con alguna serie infantil o simplemente mostrando las fotos y los vídeos de nuestras vacaciones distrae bastante. De hecho hay coches familiares que incorporan DVDs portátiles en los respaldos pensando en eso. Y conozco a quien usa el iPad enganchado al reposacabezas como medio de distracción.

Otra buena costumbre es parar con cierta frecuencia. Nosotros tenemos comprobado que un viaje de cinco horas hecho del tirón, algo que a un adulto le puede parecer muy asumible, a un niño le machaca. Simplemente parando una o dos veces a tomar algo y estirar las piernas lo afrontan de otra manera.

¿Cómo lo hacéis vosotros?

Tener un bebé es mejor que cualquier campaña de la DGT

Nunca he sido una fitipaldi al volante, pero siempre me ha gustado conducir.

Aún no había cumplido 17 años y ya estaba sacándome el carnet de conducir. Con 18 años me estrené con el viejo Renault de mi abuelo.

Nunca he corrido en exceso, siempre he sido respetuosa con la normativa y el resto de conductores, pero me ha gustado conducir en curvas, frenar con el motor, apurar las respuestas del coche.

Pero desde que tengo un bebé, sobre todo cuando voy con él en viajes largos, he cambiado radicalmente como conductora.

Soy mucho más prudente en todas las maniobras, voy más despacio.. y hay algo aún peor.

En el pasado siempre me hizo gracia ver a mi madre, a mi suegra… diciéndoles a sus maridos conductores constantemente “ve más despacio”, “ten cuidado”.

Pues me he descubierto a mi misma diciéndole a mi santo cuando viajamos con el peque y va él conduciendo: “ve más despacio”, “ten cuidado”.

Es el miedo incontrolable que me nació al nacer mi peque. Pero en este caso manda narices: él siempre ha conducido más pachón que yo.

Al comentarlo con algunos padres y madres recientes, todos coinciden conmigo: la paternidad ha cambiado su manera de conducir.

¿A ti también te ha pasado?