Entradas etiquetadas como ‘cine’

‘Kubo y las dos cuerdas mágicas’, una película de animación redonda llena de poesía

imageAcabo de ver esta película con Julia a mi lado y he salido entusiasmada, deseando poder llegar a casa para escribir este post y recomendar que no os perdáis esta maravilla, que por desgracia es probable que dure poco en cartel. No tiene detrás la potencia en distribución y promoción que tienen otras cintas perfectamente olvidables y que aguantan muchas semanas en los cines. Kubo y las dos cuerdas mágicas No tiene eso, pero tiene todo lo demás: poesía, guión, música, personajes, fondo… y os aseguro que no exagero. Tampoco es que sea una producción pequeña, con un presupuesto de 60 millones de dólares.

Ambientada en el antiguo Japón, seguimos a Kubo, un niño al que le falta un ojo y le sobra magia, un narrador dedicado a cuidar a su madre en el que las leyendas confluyen. Kubo tendrá que emprender una búsqueda épica, acompañado de una mona que no es lo que parece y un samurai maldito semejante a un escarabajo que ha perdido sus recuerdos. Con humor, que es importante equilibrar la historia, y con muchos mensajes lanzados con sutileza sobre lo que supone ser un verdadero héroe, la importancia de no cerrar los ojos al dolor para no acabar cerrándolos también al amor, la asunción de la muerte de nuestros seres queridos y dónde encontrar la verdadera felicidad. Entre otros muchos, no lo dudéis.

Y no puedo contar mucho más, es una historia que hay que descubrir viéndola. También escuchándola, porque la música está muy presente, empezando por el título, y acompaña perfectamente las imágenes. El broche final es la canción While My Guitar Gently Weeps de George Harrison interpretada por Regina Spektor.

Kubo supone el debut en la dirección de Travis Knight, CEO de Laika, es sencillamente una obra de arte, una de las películas más hermosas que he visto. Travis Knight y Laika. Dos nombres a los que no hay que perder la pista. Tras ellos ya hay películas notables como Los Boxtrolls, Los mundos de Coraline y El alucinante mundo Norman. Kubo las supera a todas, en la belleza de sus imágenes me recuerda a La canción del mar de Tomm Moore, Aunque lo que allí era celta aquí es japonés. Moore es otro nombre en la animación al que no hay que perder de vista.

image

Las voces en el doblaje original son las de Charlize Theron, Mathew McConaughey, Ralph Fiennes, Rooney Mara y, como Kubo, Art Parkinson, conocido por Juego de tronos.

Es además un ejemplo perfecto de lo que puede ofrecer la combinación de las nuevas tecnologías con el cuidado artesano. Su creación ha llegado cinco años, unos cinco segundos de metraje suponía de media una semana de trabajo. Con la figura más grande y el metraje más largo, una hora y cuarenta y un minutos, en una película stop-motion.

El único inconveniente que le puedo encontrar es que probablemente le quede algo grande a los niños más pequeños, que tal vez nos guste más a los adultos que a los niños que nos vienen con nosotros, aunque a Julia también la disfrutó mucho.

‘Kung Fu Panda 3’ es más de lo mismo, lo que no tiene que ser necesariamente malo

Camino a ver la película, vestidos para la ocasión.

Camino a ver la película, vestidos para la ocasión.

Lo bueno y lo malo de las películas de niños que se convierten en franquicias, es que (salvo contadas excepciones) sabes de sobra lo que vas a encontrarte. El guión es otro, puede que haya caras nuevas y el mensaje (parece obligado que toda película infantil tenga mensaje) es posible que haya cambiado, pero en realidad es más de lo mismo. Los protagonistas son los mismos, el universo creado también y las sorpresas, que es posible que hubiera en la primera, menos o directamente inexistentes.

Pasa con sagas como Ice Age, de la que pronto habrá una nueva entrega, y con Madagascar o Shrek.

Este domingo tuvimos la ocasión de ver Kung Fu Panda 3, unos días antes de que llegue a los cines. ¿Qué supone el retorno de esta estrella infantil de Dreamworks, doblada en origen por Jack Black y aquí por Florentino Fernández? Pues más de lo mismo.

En la película Po conoce a su padre biológico y sale en busca de lo que significa ser un panda para dominar su chi (una energía interior que todo lo conecta, muy al estilo de la Fuerza) y poder enfrentarse a un nuevo malvado que llega procedente del mundo de los espíritus dispuesto a arrasarlo todo.  De camino defiende la importancia de la familia, de la comunidad y de aceptarse y conocerse a uno mismo.

Lee el resto de la entrada »

¿Será la nueva película de Star Wars apta para niños? ¿A partir de qué edad?

¿Dónde está el tío Luke?

¿Dónde está el tío Luke?

Al fin tenemos un nuevo tráiler de The Force Awakens, la nueva entrega de Star Wars. Os confieso que tengo unas ganas locas de ver la película. Como medio mundo por otra parte. También que si George Lucas firmase la nueva entrega probablemente no habría pisado una sala de cine para verla, pero confío en J. J. Abrams, me gusta ese retorno a los orígenes que se percibe al ver el casting, el póster o los vídeos y en que Disney habrá puesto todos los medios a su alcance, que son muchos.

De hecho, pese a que algún purista pueda querer arrancarme los pendientes de cuajo, llevo ya tiempo aplaudiendo que Disney obtuviera la franquicia. Tenía claro que George Lucas la había gestionado muy regular y en manos del gigante del entretenimiento se le iba a sacar mucho más partido. Es obvio simplemente viendo los productos que están sacando, tanto para ver, como para comprar como para visitar en los parques temáticos.

Pero este blog no es lugar para hablar de StarWars así en genérico, que para eso ya está el de mi compañero Carles Rull. Lo que yo os quería contar es que no tengo nada claro de si esta nueva aventura galáctica es apropiada para ir con niños de la edad de mi hija, que estará cerca de los siete años para cuando se estrene.

Por una parte dudo. Me gusta saber bien a qué tipo de películas expongo a Julia. Por otro lado, recuerdo la primera vez que vi las películas en casa, de niña; la fascinación pese a verlas en el sofá, en una tele de calidad y tamaño medianos tras alquilarlas en VHS. Ojalá hubiera tenido la experiencia de verlas por primera vez en pantalla grande. Por eso fui corriendo a verlas al cine cuando las reestrenaron remasterizadas en los noventa. Por eso pienso que sería un buen regalo para mi hija, que está demostrando desde hace tiempo los primeros brotes de la afición al cine.

Las tres películas originales de StarWars ya las disfrutó el año pasado. En casa nos gusta StarWars Rebels y, sobre todo, el episodio extendido de los geniales Phineas & Ferb inspirado en la saga. Con la nueva trilogía de Lucas ya fue otro cantar. La primera película la vio, no deja de haber un niño como protagonista y las carreras de vainas la gustaron. La segunda película no la soportó, no llevábamos ni la mitad cuando dijo que le quitara eso, que era aburrido. La verdad es la entendí perfectamente.

Imagino que ir o no a ver esta nueva entrega en gran medida dependerá de cada niño, los hay que son capaces de sentarse largo rato y concentrarse en la historia desde muy pequeños y los hay más movidos o con poco interés en ser espectadores.

¡Qué demonios! ¿Sabéis qué? Allí estaremos viéndola con ella. Seguro que Disney ha hecho una película de aventuras apta para toda la familia.

¿Quedarán entradas?

El cuento de la ‘La cenicienta’ va a tener que cambiar mucho

Cenicienta no está del todo mal, tiene un puntito respondón y rebelde soterrado que la hace la más interesante de las tres princesas clásicas de Disney. Blancanieves y Aurora son las otras dos. Y es lista, o al menos demuestra serlo más que las otras. Probablemente porque la han puteado bastante y es una curranta en toda regla. Por eso siempre he creído que se iba a llevar un buen chasco una vez saliera de la carroza nupcial y se encontrara frente a frente con el príncipe que le tocó en suerte.

Un príncipe y una princesa extraídos de 'Juego de tronos' y 'Downton Abbey'

Un príncipe y una princesa extraídos de ‘Juego de tornos’ y ‘Downton Abbey

Analicemos un poco a ese príncipe: se niega a casarse y perpetuar la dinastía hasta tal punto que su padre convoca a todas las jóvenes casaderas y le obliga a elegir esposa a la fuerza. En una recepción en la que no paran de desfilar jovencitas ante él, se dedica a bostezar y mirar al tendido. Sólo parece interesado por una que llega con un vestido fabuloso de confección mágica, pero no le interesa lo suficiente para molestarse en preguntarle su nombre pese a bailar con ella toda la noche. Cuando la moza que lleva el vestido sale corriendo, primero sobre dos zapatos de cristal y tacón y luego sobre uno, ni siquiera la alcanza. Esos zapatitos debían tener el hechizo de las Adidas de Chemita Martínez o él muchas ganas d que saliera volando. El que recoge el zapato es el chambelán, quién pide que se localice a la doncella anónima es el rey padre y de nuevo es el chambelán el encargado de buscar zapato en mano a la chica. El príncipe está desaparecido hasta que le vemos casándose, probablemente amenazado con el destierro si no lo hace.

Pobre Cenicienta. Pobre príncipe…

Parece claro que Aurora se llevó el premio gordo en ese sentido, de hecho su príncipe es el verdadero protagonista de la película La bella durmiente. Felipe tiene incluso sentido del humor. Respecto al de Blancanieves mejor no hablar… No me fiaría yo mucho de un desconocido que se lleva sin dar explicaciones a su castillo a una niña de quince años (a la que le faltan tres veranos) y a la que simplemente ha visto cantar junto a un pozo y ha besado postmorten.

Y parece claro también que los guionistas de la nueva versión de Cenicienta de Disney que se estrenará en marzo con actores de carne y hueso (el casting es interesante: Cate Blanchett de madrastra, Helena Bonham-Carter de hada madrina y Robb Stark de príncipe) han cambiado mucho la historia clásica. No tanto como en esas gamberradas que eran la Blancanieves de Kirsten Stewart y Julia Roberts o como en Maléfica, pero sí notablemente. Basta con ver el tráiler para comprobarlo.

Hansel y Gretel, Caperucita, Jack y las habichuelas mágicas, La bella y la bestia… Adaptar en película convencional los cuentos infantiles es una moda que lleva ya unos cuantos años y que no parece que vaya a parar por el momento.

Tengo claro que no me van a hacer caso. Pero propongo una versión de La cenicienta con una triunfal salida del armario de ese príncipe.

Por cierto, que La Cenicienta de carne y hueso llegará a las salas de cine acompañada de un corto llamado Frozen Fever , así que toda esa legión de fans de Anna, Kristoff, Olaf y (sobre todo) Elsa podrán disfrutar con unos minutos nuevos en los que verán la celebración del cumpleaños de Anna con una canción nueva. Algo semejante a lo que hicieron con la boda de Rapunzel. Así mataran el gusanillo a la espera de ver si definitivamente habrá una segunda parte de Frozen o no.

A mí no me extrañaría que la hubiera, igual que de Enredados, y que salieran directamente en DVD teniendo en cuenta la trayectoria pasada de Disney con otros de sus éxitos. Pero si me preguntarán a mí, cosa que obviamente no van a hacer, lo dejaría estar.

En cualquier caso hay otras tres películas de Disney en perspectiva que a priori me interesan más: la inminente Big Hero 6, Into the woods e Inside out, de la que no hace mucho salió un nuevo trailer.

¿Cuál de esas cuatro películas que Disney nos tiene preparadas os llama más la atención?

Cine adaptado para personas con autismo. ¿Alguna sala se anima a probar en España?

Una lectora que no quiere que diga su nombre me manda este cartel que ha visto en Inglaterra, en un cine (gracias). Una vez al mes, el último domingo, tienen una sesión especial pensada para personas con autismo.

En esa sesión las luces no están apagadas del todo, empieza puntualmente, no hay trailers y el sonido está más bajo.

Me ha parecido una iniciativa estupenda y exportable. Ojalá nosotros tuviéramos la opción de acudir con Jaime al cine en una sesión así.

Precisamente estábamos hablando el otro día de llevarle a ver Frozen, que aún se está proyectando y tiene muchas canciones con las que ya está familiarizado. No sé si nos atreveremos al final. Cuando era más pequeño sí que le llevamos en algunas ocasiones al cine (aquí os conté su primera vez) pero ahora lleva peor eso de sentarse a oscuras en una sala desconocida y esperar. Los últimos intentos nos han salido rana y hemos salido en cuanto ha comenzado a protestar.

Esa es otra. En una sesión normal sus protestas iniciales, que tal vez se podrían reconducir, pueden molestar. Tener que entrar y salir con él un par de veces o tres también. Incluso si se pone a reír encantado a carcajadas a destiempo como le pasó en una obra de teatro infantil. En una sesión así, rodeados de personas con autismo y otras sin autismo que les quieren, ese problema tampoco existiría. Ese miedo ata a sus casas a muchas familias en las que uno de sus miembros tiene autismo o les divide.

Y no sólo autismo. Hay muchas personas con otros tipos de discapacidad intelectual que seguro que también agradecerían alguna sesión así.

¿Alguna sala en España se anima a hacer el intento?

Y ya puestos, cualquier obra de teatro infantil o musical de adultos podría también planteárselo. Nos encantaría que Jaime viera, por ejemplo, El rey León o Sonrisas y lágrimas. Pero en una sesión convencional es imposible.

cartelcine

Maléfica, el Darth Vader de las películas infantiles de princesas

maleficaLo confieso, me gusta Angelina Jolie. Con sus tatuajes, sus manías, su juventud oscura, su labor benéfica, sus muchos niños biológicos y adoptados y su marido rubio me parece una actriz que se come la pantalla. Una de las pocas actrices actuales con tanto carisma como las actrices clásicas, con una belleza única y una personalidad que traspasa la pantalla.

Es una opinión completamente subjetiva, personal y discutible, pero no debo ser la única que lo cree así, por algo es una estrella de primer nivel.

Otra confesión. Hasta que llegó ‘Enredados’, que es una película animada fantástica (incluso a Jaime le encanta), mi película de dibujos favorita de todas las protagonizadas por princesas era ‘La bella durmiente’. Y no lo era por la pobre pavisosa de Aurora, que apenas aparece. Me gustaba y sigue gustándome porque es una película de aventuras protagonizada en realidad por el príncipe Felipe (un príncipe que me parecía un poquito del tipo bravo y socarrón de Errol Flynn o de Burt Lancaster y cuyo espíritu hereda Flynn Ryder) y porque tenía una malvada carismática de primer nivel: Maléfica, el equivalente a Darth Vader en el universo de las pelis de princesas infantiles, capaz incluso de convertirse en dragón cuando se ciega por la ira.

970691_463903320367147_2049886255_nPor cierto, que vimos en París a una impresionantemente guapa madrastra de Blancanieves, mucho más que cualquier princesa. Yo también hubiera preferido esos papeles al de Aurora, ya fuera en un parque temático o en una película.

Y esa fascinación por Maléfica la comparto con mi cuñada y con Julia. Lo de Julia me sorprendió; sin estar influida por mí me pidió que le comprara la figurita de Maléfica cuando apenas tenía tres años recién cumplidos.

Obviamente no es extraño que le esté siguiendo la pista a la película ‘Maléfica’, cuyo primer póster oficial y primer tráiler han sido presentados esta semana. Se estrenará el 30 de mayo de 2014 en cines.

Una película más a sumar a las muchas inspiradas en cuentos infantiles que han llegado últimamente: tres Blancanieves, Hansel y Gretel, Caperucita roja… Y seguirán llegando, la Cenicienta también está en marcha en manos de Kenneth Branagh. Es curioso ese retorno de Hollywood a los clásicos infantiles. No sé si en parte responde a esa nostalgia de la infancia de los que ahora somos jóvenes adultos que ahora se está explotando de múltiples maneras (obras de teatro, musicales, libros…) y tal vez de forma excesiva. Probablemente.

En cualquier caso esta película en concreto me apetecerá verla en pantalla grande. Aunque sin Julia, claro. Para volver al cine con ella estoy deseando que llegue ‘Frozen’, que me da el pálpito que seguirá la buena estela de ‘Enredados’.

Se aproxima la Navidad, una época de estrenos infantiles y que invita a ir al cine para regatear el frío.

¡Buen fin de semana!

‘Frozen’: parece que los triángulos llegan a la próxima película infantil de Disney

1235325_1422222214655882_1217604317_nEl invierno es época de estrenos infantiles. Y cada invierno hay una película que tengo especial interés en ver, que me apetece por encima del resto. El año pasado era ‘El origen de los guardianes’. Esta temporada sin duda es ‘Frozen, el reino de hielo’. Sobre todo después de ver su extenso segundo tráiler, ya que lo que habían mostrado hasta ahora apenas permitía hacerse una idea de la película.

Lo que he visto me ha encantado. Y se lo he enseñado a Julia y está entusiasmada. Puede que nos llevemos un chasco, pero las expectativas son buenas: la ha llevado a cabo el estudio creador de ‘Enredados’, que a mi parecer es una de las mejores películas animadas infantiles de los últimos tiempos y probablemente también una de las mejores de toda la historia de Disney. Personajes carismáticos, una princesa que ni es ñoña ni dan ganas de regalarle algún manual feminista, buenas canciones que hacen que sea la favorita de Jaime, aventura clásica que te hace recordar a ratos al Robin Hood de Errol Flynn. Mirad que la hemos visto veces y no nos cansamos.

Detrás de ‘Frozen’ también está el director de ‘Tarzán’ y la guionista de ‘Rompe Ralph’. Por lo que he visto en el tráiler parece que nos encontraremos con la primera princesa Disney que se encuentra en situación de triángulo amoroso. Hasta ahora eran castas doncellas que tenían claro a quién querían o que si no lo tenían claro no andaban tonteando por ahí.

OS dejo el tráiler, a ver qué os parece a vosotros.

En “FROZEN. EL REINO DEL HIELO”, Anna (voz en inglés de Kristen Bell), una intrépida optimista, se une a Kristoff (voz en inglés de Jonathan Groff), un alpinista extremo, y su compinche reno Sven en un viaje épico, en el cual se toparán con místicos trols, un divertido muñeco de nieve llamado Olaf, temperaturas extremas propias del Everest y magia en cada rincón, en una carrera por hallar a la hermana de Anna: Elsa (voz en inglés de Idina Menzel), la Reina de Hielo, y así liberar al reino del invierno eterno.

‘Justin y la espada del valor’: lo mejor de la película es el cocodrilo

image“Mira mamá, no es un dragón es un cocodrilo viejo”. Gustav ha sido sin duda el personaje favorito de Julia en Justin y la espada del valor. Tuvimos la oportunidad de ver la película hace un par de semanas, pero he preferido reservar nuestras impresiones para este fin de semana, que es el de su estreno.

Antes de nada, no es una película de animación redonda. En absoluto. Tiene sus virtudes, empezando por un bonito diseño de entornos y personajes, aunque a años luz de otras películas como Epic y en algunos casos, sobre todo en la protagonista femenina que dobla Inma Cuesta, me recordaba demasiado a Tadeo Jones. Tiene también un protagonista carismático para los niños, la interesante (y poco explotada) premisa de un país en el que los abogados y las leyes han expulsado a los caballeros y, por supuesto, el cocodrilo-dragón Gustav.

La película tiene dos líneas muy diferenciadas.
Una es épica, del joven que lucha contra su destino, aprende, se sobrepone a la adversidad y acaba convirtiéndose en un hombre mejor. Con sus conflictos padre-hijo dentro y sus historietas de amor. Es convencional, pero es la mejor parte de la película.

Luego está la línea humorística, que a mi parecer no funciona (quitando a Gustav). Hay un exceso de personajes ‘graciosillos’, pensados para la carcajada fácil a base de imitaciones y estereotipos. A los niños no les hacía especial gracia y, por lo que vi en la sala de cine, a los adultos tampoco. Hay un mago que es una imitación exacta de Carlos Jesús (¿recordáis reticulín?), tanto que espero que le hayan pagado derechos. Para la mayoría de los adultos es cutre, viejo y manoseado y para los niños incomprensible. Hay un caballero que es todo postureo al que dobla Antonio Banderas y que parece incrustado en la película a cucharones. Hay una damisela estilo Paris Hilton que no es más que el estereotipo fácil de la pija. Y también aparece un personaje malvado gay que no me gustó nada, me chirriaba por todas partes cada vez que aparecía. Y no fui la única a la que ese personaje en concreto no le cuadraba.

Justin y la espada del valor está tan cargada de elementos que no llega a funcionar del todo ninguno. Es demasiado batiburrillo. Quien mucho abarca… Una pena, la verdad. Por su origen y su presupuesto contaban con todas mis simpatías.

Julia hubo un momento en que claramente se aburrió y se hubiera salido del cine. Mi sobrina, que también vino con nosotros, la vio entera. Pero una vez salimos del cine ‘Justin’ desapareció por completo para ellas. No han vuelto a acordarse de la película.

Sobre ‘Epic’ y sobre los padres cinéfilos

Epic: El mundo secreto, de los creadores de Río, ha reinado en la taquilla el pasado fin de semana, cuenta mi compañero Carles Rull en esta noticia.

¿La habéis visto? A nosotros nos gustó. Tal vez si se quiere entender bien el argumento sea para niños un pelín mayores que Julia, que con cuatro años me preguntaba mucho mientras la veía. Pero está tan lograda visualmente, los diseños de personajes y escenarios están tan bien hechos, que la disfrutó de principio a fin. Es realmente muy bonita sin ser nada ñoña.

Y puede gustar tanto a niñas como a niños. No es como un Planes, cuyos mayores fans serán principalmente niños por mucho que haya niñas a las que les guste. A Julia, cumpliendo los estereotipos, Planes no le gustó. O como la de Tiana (hay un personaje en Epic que me recuerda muchísimo a esa princesa Disney) o muchas otras películas de princesas, que es mayoritariamente del gusto de las niñas.

No es una película que yo hubiera ido a ver con mi santo sin niños de la mano, la verdad, pero para ir con peques me parece una de las mejores ofertas cinematográficas recientes. Mañana mismo veré Justin y la espada del valor, ya os contaré lo que nos parece. De momento Julia se troncha de risa con ese cocodrilo viejo disfrazado de dragón.

A ver si estrenan pronto una bien provista de música y canciones para poder ir con Jaime. Siempre disfruté acudiendo al cine. Me encantan las películas, en casa y sobre todo en una butaca frente a una pantalla grande. Y poder compartir esa afición con mis hijos es una gozada. Estaba deseando poder llevarles al cine, verles cuando por primera vez experimentaran la oscuridad de la sala, las palomitas, la inmensidad de una historia en imágenes. También el cine en casa, en familia, en el sofá con las luces apagadas.

Me consta que aquellos padres recientes para los que ir al cine nunca fue un plan de su gusto, salvo en unas pocas películas muy determinadas, no llevan tanto a sus niños ni programan el ver películas juntos en casa. Es normal. Transmitimos a nuestros hijos nuestras aficiones. Es inevitable y no es malo, siempre y cuando no forcemos la mano y respetemos sus inquietudes cuando no coinciden con las nuestras.

Su primera película en 3D

Este martes por la tarde hemos estado en el cine junto a otros papás y mamás con blog invitados por Disney para ver Aviones (Planes) dos semanas antes de su estreno. He ido con Julia, mi pequeña cinéfila, y con un amiguito de cinco años que es uno de los mayores fans de Rayo que pisan la tierra. Para ambos era su primera película con gafas. No he llevado a Jaime por el miedo al 3D y porque, como ya os conté el otro día, si las películas no rebosan canciones no le gustan.

Antes de la película hemos estado haciendo avioncitos de papel, pintando a los protagonistas de la película y merendando. Y luego hemos pasado al fin a ver si nos gustaba Aviones y cómo vivíamos la primera experiencia de un cine en 3D.

Primero la peli: el forofo del universo Cars salió entusiasmado, como era de esperar. Estuvo toda la película sentado, no se quitó sus gafas en ningún momento, la siguió a momentos volcado sobre el asiento delantero animando al avión protagonista “Dusty, resiste, resiste”, susurraba. A Julia en cambio no le gustó nada. Esperó una media hora antes de dejarlo claro por vez primera. Luego lo repitió varias veces. Una de ellas con soltura y desparpajo a los trabajadores de Disney al acabar la película: “no me ha gustado nada”. Bendita sinceridad infantil. Demasiadas carreras para ella. A mí me pareció que está bien, la verdad. Me pareció muy amena, mucho mejor que Cars 2. Tal vez también mejor que la primera Cars, aunque aquella tenía la ventaja de mostrar por primera vez ese mundo de vehículos humanizados.

Mi impresión es que es imprescindible para esa legión de niños que ya muestren cierta inclinación por Cars, pero que para aquellos, como mi hija, a las que esas películas no les llamen la atención, no merece la pena pagar la entrada.

En cuanto a las gafas, Julia no las aguantó. Se las quitó tras el primer “no me gusta” y se dedicó a juguetear con ellas. Antes de eso estuvo estirando su manita, sorprendida al ver profundidad en los dibujos animados. Pero creo que no me equivoco al decir que si la película hubiera sido santo de su devoción, las habría llevado sin problemas todo el rato. Por suerte estas gafas se adaptaban bien a sus caritas, eran cómodas y no pesaban pese a su tamaño. No se puede decir lo mismo de todas las gafas 3D que hay por ahí.

¿Habéis llevado ya a vuestros hijos a ver alguna película en tres dimensiones? ¿A qué edad? ¿Aguantaron bien las gafas?