Entradas etiquetadas como ‘cefaleas’

Los bebés y niños pequeños también tienen dolores de cabeza

Ayer Amalia Arce, la mamá pediatra que nunca dejo de leer, escribió sobre los dolores de cabeza.

Ella los padece, y mira que lo siento. En la familia de mi marido alguien hay que los tiene también tremendos, de encerrarse y aguantar con ayuda de los medicamentos.

En la mía la verdad es que lo de los dolores de cabeza es rarísimo. Yo no tengo prácticamente nunca. Y las pocas veces que los he tenido, normalmente asociados al cansacio físico, no han sido nada del otro mundo la verdad.

Espero que mis peques hayan salido a mí en eso.

El post de Amalia me sorprende especialmente al asegurar que mucha gente cree que los niños no tienen dolores de cabeza.

Nunca me había parado a pensarlo. ¿Pero por qué no?

No sería de extrañar que esa fuera la causa un día que están especialmente irritables, pero es raro escuchar un adulto decir “pobre, tal vez le duele la cabeza”. Lo normal es que en los bebés y los niños más pequeños todo se achaque al hambre, el sueño, los dientes o el “malacostumbramiento”.

Como Amalia creo que la única razón es que no pueden hacernos partícipes de su malestar.

Mis hijos por ejemplo, si les doliera no podrían decirme si les duele la cabeza (o la oreja o la rodilla). Julia tiene apenas un añito y Jaime no es capaz aún de expresarlo por su autismo.

Un motivo más para consolarles siempre cuando lloran o están especialmente mimosetes o tontorrones.

Ante la duda, mejor pecar por exceso que por defecto.

Os dejo con parte de su post:

A diferencia de lo que piensan muchas personas, los niños también pueden tener dolor de cabeza. Además a cualquier edad, si bien es verdad que cuanto más pequeños son, más difícil es que lo sepan expresar. La cefalea ciertamente puede indicar enfermedades graves, pero lo más habitual es que sea un síntoma ocasional como de vez en cuando nos pasa a los adultos. También acompaña a la fiebre y algunas veces indica el inicio de un cuadro infeccioso junto al malestar general.

Las familias se suelen asustar mucho cuando los niños dicen que les duele la cabeza. Enseguida piensan en lo peor. Y pocas veces les dan analgesia cuando muchos de ellos seguro que se tiran de cabeza al botiquín cuando a ellos les duele.

Cuando se visita a un niño que tiene cefalea, lo más importante es la anamnesis o entrevista médica. Deben conocerse las características y la historia del dolor, así como valorarse otros aspectos acompañantes (por ejemplo el estrés o la falta de sueño). Hay que incidir en una serie de síntomas que son algo más alarmantes como por ejemplo que se acompañe de vómitos sin náuseas o que el dolor sea más intenso a primera hora de la mañana. La exploración del niño también es importante y es conveniente tomar una tensión arterial así como una revisión oftalmológica en algunos casos.

Las cefaleas más frecuentes son la cefalea tensional y la migraña.

La cefalea tensional está relacionada con factores psicógenos estresantes. Nuestros niños están cada vez más estresados, por lo cual es normal que esta cefalea vaya en aumento.

La migraña es una entidad familiar, hay antecedentes en el padre o la madre en un porcentaje importante de los casos y atención al dato, porque puede aparecer tan pronto como a los 3-5 años, aunque lo más común es que sean niños o niñas mayores de 10 años y/o adolescentes. A partir de la revolución hormonal de la pubertad será más frecuente en niñas que en niños como sucede en los adultos.

Ante un dolor de cabeza en el niño hay que valorar otros síntomas acompañantes y hay que darle analgesia. No me parece necesario que haya que consultar a la primera de cambio, sobre todo si cede con analgésicos comunes, aunque es un síntoma a estudiar si ocurre de forma recurrente o interfiere de forma destacada en el día a día del niño.