Entradas etiquetadas como ‘ayudas’

Alba necesita nuestra ayuda

Hoy por primera vez traigo aquí un petición de ayuda para una niña granadina de dos años y para su familia que me consta es fidedigna. Si desde este altavoz puedo ayudar en algo, que así sea.

El texto que os pego está aquí en Facebook y aquí tenéis su página y el perfil de su padre Rafa. Por si podéis ayudar a su difusión.

Hola soy Alba tengo 30 meses y me diagnosticaron sarcoma de ewing cuando tenia 6 meses.

Ahora lo tengo en el pulmón izquierdo y se me ha reproducido en una zona donde ya fue tratada incluso con radioterapia.

Por eso necesito ayuda.

Mis papás siempre han estado conmigo, incluso papá tuvo que dejar de trabajar para poder hacerme compañía día y noche.

Mamá hasta hace poco no ha podido coger la baja y ahora está todo el tiempo conmigo.

Tengo una hermana melliza que se llama Ariadna y que casi siempre está con mis abuelos maternos, por si tenemos que salir corriendo al hospital pues con esta enfermedad por desgracia es lo que toca.

Necesito que me ayudéis y os doy las gracias de antemano en mi nombre y en el de mis papas que se llaman Rafa y Nieves. Ayúdanos para que mis papas puedan estar conmigo.

Soy solo un bebé y necesito ayuda por favor, aunque sea con 2 euros.

Muchas gracias a todos de todo corazón.

Mi número de cuenta es: La Caixa nº 2100-0638-67-0100855733.

La teta no necesita ayudas

El domingo hablamos con un amigo que ha sido padre hace un mes de una preciosa niña.

Su mujer tenía mucho empeño en darle el pecho, pero ni cuatro semanas ha llegado a hacerlo.

Tenía problemas con el estómago, muchos gases, y lo primero que hizo el pediatra fue quitarle la teta.

Unos diez días antes me encontré por la calle con una vecina de mis padres. Acababa de ser abuela de nuevo, su nieto había perdido 400 gramos, y el pediatra había dicho que la leche materna no era suficiente y que le dieran una “ayudita” de biberón.

Me temo que insistí demasiado animándola a seguir con la teta. De hecho mis padres me regañaron al despedirnos “no puedes echar esas charlas a la gente” me dijeron.

Y tienen razón, pero me pongo en el lugar del bebé y la mamá y me sulfuro.

Harta estoy de que la primera solución ante cualquier inconveniente o consulta sea quitarle la teta al bebé y/o ponerle una ayudita de biberón/papillas.

Da igual que sea por que el recién nacido no coge peso suficiente (el que el pediatra con su curva informática considera suficiente), no hace caca, hace demasiada caca, llora mucho, llora poco, no duerme nada, duerme demasiado, pide comer cada poco tiempo o no quiere comer cuando los demás dicen que le toca…

Esas supuestas ayudas son el principio del fin de la lactancia materna la mayoría de los casos.

Y oir que las llaman así, “ayudas”, como si fuera algo positivo, me hierve la sangre.

A un niño a biberón no le quitan la leche artificial nunca y dicen a la mamá que le dé una ayuda de teta. Y la leche artifical sí que da problemas: estreñimiento, empachos, más gases, menos inmunidad, alergias varias…

De hecho hay muchos casos de niños enfermos, algunos con dolencias graves, a los que no han mirado a fondo hasta que se han cargado la lactancia materna.

Las madres no deberíamos dejarnos. No deberíamos creernos las milongas con las que nos vienen mucha gente, ya sea la abuela, la vecina o un señor con bata blanca.

Pero nos pillan con la guardia y la autoestima baja y la inexperiencia y las hormonas altas.

Todas tenemos leche suficiente. Nuestra leche es buena, no hay leches malas.

El bebé tiene que mamar a demanda. Tantas veces y tanto tiempo como quiera. Si a alguien le parece demasiado a menudo o demasiado tiempo, que muerda la lengua antes de opinar.

No todas las palabras y los consejos equivocados se los lleva el viento, por desgracia.

Lo único que debería escuchar una madre primeriza es “¡ánimo, que todo va bien y tú puedes!“.

————

En las tres fotos estamos mi peque y yo. El primer día en el hospital, con dos semanitas en casa y con 10 meses.