Entradas etiquetadas como ‘alergias’

Firma por la identificacion en el etiquetado de los productos alimenticios

Me escribe una lectora con una petición:

Te quiero pedir un favor para Pablo, estamos pidiendo que el Ministerio de Sanidad obligue a que todas las empresas alimentarias identifiquen correctamente los ingredientes de los alimentos, ya que a día de hoy no se hace. Esto ayudará a las familias que tenemos alérgicos en casa sea más fácil identificar si pueden tomar o no ese alimento.

Como me imagino que sabrás Pablo es alérgico a la proteína de la leche y no puede tomar ningún tipo de derivado o compuesto lácteo y puedo asegurar que a veces hacer la compra para el es bastante complicado y lo que estamos pidiendo en esta alerta nos facilitaría bastante.

Es un tema del que estoy muy concienciada. Mi hijo tuvo una pequeña alergia al huevo que, por suerte, ya pasó. Mi sobrina es diabética y celiaca. Mi padre también es diabético.

Así que yo ya he firmado la petición de Actuable. Si queréis, podéis hacer lo mismo. Esto es lo que cuentan:

El etiquetado de los alimentos en España no es real. Esto no es un problema para la mayoría de la población, sin embargo, las personas que tienen alergias alimenticias necesitan saber con un 100% de seguridad qué contiene exactamente el alimento que van a consumir.

Muchas empresas se escudan en “PUEDE CONTENER TRAZAS DE…” para decir que la maquinaria no estaba limpia, o que ha podido haber contaminación con algún alérgeno en el proceso de fabricación , pero ésto no implica que el alimento contenga el alérgeno en cuestión, simplemente se lavan las manos ante posibles problemas.

Lo que pedimos es que no se permita dejar “abierta la posibilidad”. O contiene alérgeno, o no lo contiene, no nos vale el puede… porque para un alérgico puede suponer un shock anafiláctico, incluso la muerte…

Asímismo, solicitamos que se especifique claramente qué tipo de aceites vegetales contiene un producto. Existen mucho tipos de aceite, soja, girasol, palma, oliva… y cada uno de ellos puede tener sus respectivas alergias, por tanto es necesario que el consumidos sepa el tipo de aceite que contiene el producto.

Por último, los alérgicos al látex necesitan saber si en el proceso de elaboración los trabajadores han usado guantes de látex o no, porque se contamina el producto, dando lugar a reacciones alérgicas a su conmidor.

El problema al que nos encontramos las personas alérgicas y sus familias, es la escasez de productos que aseguran en su etiquetado estar libres de alérgenos, y los elevados precios que las empresas le ponen a dichos productos. Los bebés alérgicos a la proteína de leche (caso de mis hijos) no pueden tomas ninguna marca de cereales que se vende en los supermercados, ha de ser de farmacia, con un coste de mas del doble.

En el caso del huevo, frutos secos, pescado, etc, ocurre lo mismo, pero esas personas tienen el mismo derecho a comer que cualquier otra, sin tener que gastar el doble.

Si el etiquetado en España estuviera controlado, seguramente muchos productos que hoy dicen en sus etiquetas “PUEDE CONTENER TRAZAS DE…”, dirían que están exentos, lo que permitiría a las familias comprar en lugares comunes, y no en tiendas especializadas, mucho más caras.

Espero recibir una respuesta por su parte, y llegado el momento, poder mantener un encuentro con usted, para poder ahondar en el tema si así lo desea.

A punto de superar la alergia al huevo

Hace ya mucho os conté que le habíamos detectado una alergia muy leve al huevo, a un par de proteínas de la clara. Va ya para dos años que lleva sin catar el huevo en ninguna de sus variedades.

No es la peor alergia la verdad, pero aún así es engorroso que haya que examinar y localizar el huevo o sus trazas en pasta, galletas, helados, embutidos…

Ayer Jaime y yo pasamos toda la tarde en la unidad de alergología del hospital. Llegamos allí a las 15:30 y no salimos hasta las 19:15.

Se trata de una prueba pesadísima. Ya la hicimos antes del verano con la yema cocida y esta vez tenía que comer clara. Tiene que tomar cada cierto tiempo un poquito, se va aumentando la cantidad, y tras cinco o seis tomas se espera una hora entera para comprobar que todo está bien.

En la anterior prueba fue fácil que tomase la yema camuflada con el yogur. Pero esta vez ha costado horrores y muchos lloros y gritos que comiese la clara. La hemos intentado camuflar batida con yogur, escondida en el pan, la galleta o el regaliz.

Y todo lo estuvo, así que ya puede tomar huevo procesado. Va a descubrir a los cuatro años y medio los rebozados y las magdalenas. Cuando este verano cumpla cinco años podrá si lo desea probar su tarta de cumpleaños.

En junio volveremos a pasar una tarde infernal en el hospital para darle tortilla. Si todo sale bien, se habrá acabado para siempre la alergia al huevo.

Ojalá.

A la caza del huevo

Yo no soy alérgica a nada que yo sepa. Tampoco tengo intolerancias alimentarias. Pero mi santo es otro cantar: polvo, polen y muchos geles de ducha le dan alergia. Y tomar huevos fritos por la noche le sienta fatal.

Pues me temo que el peque sigue sus pasos. Tiene piel atópica desde los dos meses y la introducción de determinados alimentos nuevo se hizo más tardía por sospechas de posibles alergias.

Uno de esos casos fue el huevo. Pero tras esperar un tiempo probamos a dárselo y no tuvo reacción alguna. Claro que era huevo cocido.

No hace mucho ha tenido reacciones, afortunadamente sólo cutáneas, con huevo frito y una tortilla de patata poco cuajada.

También las frutas de pelo y la pulpa del kiwi le causan reacción con el roce.

Así que su pediatra nos ha dicho que eliminemos el huevo de su dieta desde ya. Nos ha pasado una lista bastante extensa a controlar. Y pronto acudiremos al especialista para que le hagan las pruebas pertinentes.

Esperemos que remita. De momento ya hemos revisado la composición de todo lo que tenemos en casa para él: galletas, natillas, pasta… buscando la presencia de huevo, albúmina o lecitina que no sea de soja.

Aunque lo es, parece no obstante menos engorrosa que la alergia al gluten o a la lactosa, que también son relativamente frecuentes.

En fin, ya os iré contando…

Aquí os dejo la información al respecto de la AEPED (en PDF).

Celiaquía y lactancia materna

A todas las mamás recientes nos convierten los pediatras en expertas localizadoras del gluten en los alimentos.

El logotipo que ilustra el post de hoy es el símbolo que explica que un alimento está libre de gluten. Seguro que os suena…

Vamos buscando en las papillas de cereales, en los potitos de fruta, en las galletas… esa imagen y las palabras “sin gluten” hasta que nuestro bebé tiene la edad en la que nos han permitido comenzar a dárselo, que pueden ser los seis meses, los nueve o el año, en función del médico y del historial del niño.

Pero por lo que he leído parece que los médicos están cada vez más de acuerdo en que lo importante no es retrasar la edad de introducción del gluten, sino prolongar la lactancia materna.

Y todo indica que lo ideal es comenzar a introducir el gluten mientras aún está tomando el pecho.

Y os cuento todo ésto por un artículo que hemos sacado hoy contando que el número de celiacos se está disparando y que uno de los principales factores desencadenantes es el déficit de lactancia materna.

Varios hospitales de toda España participan en un estudio europeo para averiguar si la prolongación de la lactancia materna previene la enfermedad celíaca en niños.

«Protege de infecciones intestinales que causa el trigo», según la doctora Isabel Polanco, de la Paz.

Carmen Ribes, jefa de Gastroenterología Pediátrica del hospital La Fe de Valencia aconseja alternar las tomas del pecho con la introducción de papillas de cereales en pequeñas cantidades o purés de fruta, en lugar de cortar radicalmente con la leche materna.

Manuela Márquez, presidenta de la Asociación de Celíacos de Madrid cree que «retirar el pecho antes de los seis meses podría influir en que el niño se convierta en celíaco».

Aquí hay otro artículo con más información sobre el proyecto que van a llevar de cuatro años de duración y financiado por la Comunidad Europea y centrado en ese nuevo enfoque que comentaba al principio.