Entradas etiquetadas como ‘Ajedrez’

Ajedrez y niños: lo importante es divertirse en el proceso de aprender a jugar

Sí, quiso ser Sauron y manejar a sus hordas.

Sí, quiso ser Sauron y manejar a sus hordas.

Ayer, por primera vez, estuve jugando con Julia al ajedrez. La partida de ajedrez mágico de Ron al final del primer Harry Potter ha sido lo que la ha animado a pedirlo. Y os reconozco que yo estaba deseando que lo hiciera. Ya sabéis que en nuestra casa abundan los juegos de mesa y el ajedrez tiene una complejidad y una magia a la que merce la pena asomarse.

Bueno, en realidad a lo que hicimos no se le puede llamar jugar al ajedrez, aunque sí jugar a secas. Y pasarlo bien que es lo más importante.

Por recomendación de un amigo que sabe mucho de esto de enseñar a los niños a manejarse en el tablero, lo que estuvimos haciendo fue conocer cómo se mueven algunas de las piezas: peones, reina y caballo (el más difícil) mediante los siguientes juegos:

  • El baile de las reinas. Lo que había un intentar era movernos por todo el tablero pero sin comernos, poniendo nuestra reina fuera del alcance de la otra reina.
  • La batalla de los peones. Sólo con los peones, a comerse y avanzar. Los pusimos todos y creo que deberíamos haber usado sólo cuatro.
  • El duelo de los caballos. Uno contra otro. Con aprender bien sus saltos ya es bastante.

Lo importante a sus cinco años es familiarizarse con las piezas y sus movimientos y divertirse en el proceso.

El baile de las reinas.

El baile de las reinas.

Quiere repetir y seguir aprendiendo. Es probable que dentro de poco sea ella la que me enseñe a mí, que apenas soy una novicia del ajedrez. Mi santo lo juega mucho mejor que yo y cuando ayer al volver de la piscina con Jaime nos vio jugando en la mesa del salón se entusiasmó: “Vamos a ir a casa de la abuela a por un cuento de ajedrez con el que yo aprendí a jugar, ya verás qué chulo es”. Sí, hay muchos libros infantiles que ayudan. Incluso aplicaciones.

Y sí, ya lo veis en las fotos, lo hicimos con un juego de ajedrez de El señor de los anillos. Soy consciente de que no se puede ser más ‘friki’, pero esos ajedreces nada clásicos pueden hacer más atractivo el juego a los niños.

Los hobbits cercados.

Los hobbits cercados.

Además, me sirvió para hablarle por primera vez del universo de Tolkien, de los hobbits con sus pies peludos, los ents, pastores de árboles, el poderoso mago Gandalf, la reina Galadriel y el guerrero Aragorn.

Ahora lo que está pidiendo es ver la película de El señor de los anillos, pero no estoy muy segura de si es adecuada para ella. Claro que ese ya es otro tema.

Si tenéis  algún consejo para seguir adentrándonos en el campo de batalla que es el ajedrez, serán muy bien recibidos.