‪Mucho ánimo a todos esos padres que tienen que llevar a sus hijos a diario llorando al colegio‬

Llevar todos los días a tu hijo a rastras al colegio es duro. Llevarlo a diario entre llantos, con pataletas y protestas, dejarlo por un buen puñado de horas en un sitio en el que no quiere estar, es muy difícil.

No es lo habitual. La mayoría de los niños van con normalidad o incluso contentos. Pero siempre hay algunos a los que les cuesta especialmente. A ellos y a sus padres.

Empiezas el día imponiéndote a la persona que más quieres, viéndola infeliz. No es precisamente la mejor manera de arrancar la jornada. Te mina por dentro, te hace cuestionártelo todo. Los motivos por los que no quiere ir con tanto empeño, lo que puede estar pasando entre esos muros, el que tenga que empezar el colegio con tan solo tres añitos,  la suerte que tienen los adultos que llevan niños felices de la mano por el mismo camino, si habrás errado eligiendo centro…

No funcionan las promesas de premios y castigos. Tampoco intentar razonar: “ya eres mayor”, “tienes que ir a aprender igual que yo tengo que ir a trabajar”. No queda más remedio que apretar la mandíbula, encoger el corazón y dejarle en el colegio a la fuerza.

La necesidad obliga. A todos.

A veces no llora, a veces su pequeño cuerpo rebosa triste resignación. Puede que indignación. No es mucho mejor.

Suele suceder así con los niños más pequeños. Y da igual que hayan ido o no a guardería o que sus padres hayan estado con ellos en casa o lejos, trabajando. También con niños con discapacidad, cuya capacidad para adaptarse a los cambios o expresar sus preocupaciones es limitada. Con niños mayores y adolescentes el no querer arrancar el curso se manifiesta de otras formas. Es preciso estar más vigilantes, las estrategias son otras, las causas y los riesgos también.

Sabes que ahí dentro no está experimentando nada malo. Todos los niños sobreviven a los primeros días de colegio. Cuando está dentro del recinto lo pasa bien, o al menos eso te han dicho. No te preocupes y no pierdas los nervios. Mucha paciencia, porque nuestros hijos merecen nuestra empatía, nuestro cariño, pero jamás violencia física o verbal. Que no pasa nada si perdiste los nervios puntualmente. Sabes que no es la manera y procurarás que no suceda de nuevo.

Te lo repiten y te lo repites. Ya, ya. Está clara la teoría. No lo está tanto cuando te ves envuelto cada mañana en el mismo pequeño gran drama cotidiano.

No queda más que hacer acopio de fuerza y ánimos.

Pasará.

Ánimo.

GTRES

3 comentarios · Escribe aquí tu comentario

  1. Dice ser dfadfa

    y si los hijos no notaran tanta chorrada no lamontarian todo

    17 septiembre 2019 | 09:14

  2. Dice ser M Pilar

    Es habitual. Pero no debería ser “normal” entendido como inevitable o natural. Lo adecuado es que tenga al menos un periodo de adaptación flexible en función de sus necesidades. Como lo vemos todos los años en muchas familias, hemos llegado a convencernos de que esa separación sí o sí transita por llanto y angustia. Pero no tiene por qué, depende de cómo se haga.
    El cerebro infantil no está preparado para separarse de sus figuras de referencia hasta que no establece una relación de apego con la persona adulta del colegio. Y ese apego no aparece en 5 ni en 10 horas. El sufrimiento no es inevitable.

    23 septiembre 2019 | 12:13

Escribe aquí tu comentario





    Normas para comentar en 20minutos.es

    • Antes de enviar su comentario lee atentamente las normas para comentar en 20minutos.es.
    • Esta es la opinión de los internautas, no la de 20minutos.es.
    • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
    • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
    • Por favor, céntrate en el tema.
    • Algunos blogs tienen moderación previa, ten paciencia si no ves tu comentario.

    Información sobre el tratamiento de sus datos personales

    En cumplimiento de lo dispuesto en el Reglamento (UE) 2016/679 del Parlamento Europeo y del Consejo de 27 de abril de 2016 relativo a la protección de las personas físicas en lo que respecta al tratamiento de datos personales y a la libre circulación de estos datos, y Ley Orgánica 3/2018, de 5 de diciembre, de Protección de Datos Personales y garantía de los derechos digitales le informamos que los datos de carácter personal que nos facilite en este formulario de contacto serán tratados de forma confidencial y quedarán incorporados a la correspondiente actividad de tratamiento titularidad de 20 MINUTOS EDITORA, S.L, con la única finalidad de gestionar los comentarios aportados al blog por Ud. Asimismo, de prestar su consentimiento le enviaremos comunicaciones comerciales electrónicas de productos y servicios propios o de terceros.

    No está permitido escribir comentarios por menores de 14 años. Si detectamos el envío de comentario de un usuario menor de esta edad será suprimido, así como sus datos personales.

    Algunos datos personales pueden ser objeto de tratamiento a través de la instalación de cookies y de tecnologías de tracking, así como a través de su acceso a esta web desde sus canales en redes sociales. Le rogamos consulte para una más detallada información nuestra Política de Privacidad y nuestra Política de Cookies.

    Los datos personales se conservarán indefinidamente hasta que solicite su supresión.

    Puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, supresión y portabilidad de sus datos, de limitación y oposición a su tratamiento, así como a no ser objeto de decisiones basadas únicamente en el tratamiento automatizado de sus datos, cuando procedan, ante el responsable citado en la dirección dpo@henneo.com

    Le informamos igualmente que puede presentar una reclamación ante la Agencia Española de Protección de Datos, si no está satisfecho con en el ejercicio de sus derechos.