Carta a mi hija de nueve años, por la muerte de nuestra perra

Has llorado mucho. Lo sé. Lloraste hace varias semanas, cuando viste que los fuerzas comenzaban a fallarle. “Es que Troya está muy mayor y pronto se va a morir”, me dijiste cuando te pregunté que pasaba. Tienes ya nueve años y no te quise mentir. No digo que no haya mentiras que puedan consolar, pero suele ser mejor encarar la realidad, llorar y reunir de nuevo fuerzas para seguir caminando. “Es verdad, pero de momento está aquí con nosotros, disfruta de ella y no lo pienses demasiado”.

Hace dos fines de semanas, cuando decidió que su cuerpo ya estaba demasiado gastado, que quería dar por finalizada su historia con nosotros y dejó de comer, volviste a llorar en varias ocasiones. Lloraste al ver que ya apenas era capaz de levantarse. Lo hiciste desconsoladamente la noche previa a que viniera el veterinario, cuando te dije que el lunes la ayudaríamos a partir. Esa mañana fuiste al colegio, tras despedirte de ella, entre lágrimas.

Llorar es bueno, llorar sana. No te guardes las lágrimas cuando quieran salir. Las lágrimas nos ayudan a limpiar nuestro dolor, a conciliar el sueño y seguir adelante.

Han pasado exactamente dos semanas y ya no lloras, pero sé que aun te duele. Procuro no recordártela, pero tú te acuerdas.

No te he consolado hablándote de un cielo de los perros. Tampoco aquí quise mentirte. Te he repetido la verdad. Todos vamos a morir, nadie escapa a la muerte. Esa sí que es una verdad incuestionable. Si todos tenemos que irnos, no hay mejor manera de que suceda que tras una vida larga y buena y rodeados del cariño de los nuestros. Siendo así, incluso es motivo para alegrarse si lo piensas bien, Troya tuvo una vida muy larga, diecinueve años son muchos en un perro. Se marchó cuando ella quiso, sin dolores y acompañada. Ha tenido mucha suerte.

Te he recordado que quienes queremos compartir nuestra vida con animales tenemos que estar dispuestos a pasar este peaje cada cierto tiempo. Ellos viven menos que nosotros. Por mucho que duela el final, todos los buenos ratos anteriores nos compensan.

Sé que me has entendido. Sé que ha calado. Sé que has aprendido. Ojalá pudiera evitarte todo tipo de dolor, ojalá tuviera en mi mano procurarte un camino en el que únicamente existiera la felicidad.

No es posible y, si te soy sincera, tampoco creo que sea deseable.

Atesórala en tu corazón, que no hay mejor lugar para ella. Crece sin olvidarla como sé que lo harás. Y sigue amando sin miedo a la pérdida, porque el miedo jamás debe marcar nuestro camino.

8 comentarios · Escribe aquí tu comentario

  1. Dice ser rodrigo medina

    Me encanta todo tal y como lo has dicho, desde luego es un peaje que tenemos que pasar todos el ver como nuestras mascotas nos abandonan, pero aun así lo hacen demostrando un cariño incondicional y sin duda nos hacen crecer como personas.

    Un saludo

    04 febrero 2019 | 08:57

  2. Muchos ánimos! Sé les quiere igual que a otro de la familia, yo también sé lo que tiene perder mascotas. Yo con mis peques no he querido tener mascotas en parte de por esto porque ahora mismo no tenemos tiempo de hacernos cargo.

    Besos!

    Anabel

    04 febrero 2019 | 10:12

  3. Dice ser monse

    Mi niña s como t sientes , no es mi perra y s m saltan las lagrimas….

    04 febrero 2019 | 10:46

  4. Dice ser ignotis parentibus

    Cuanta tonteria, la das otra perra y se olvida de la otra al momento.

    04 febrero 2019 | 10:58

  5. Dice ser Lin

    Preciosa carta. Tu hija crecerá fuerte y preparada para aceptar la vida tal como es.
    Lo que haces con ella es algo que pocos padres saben hacer, preparar a sus hijos para la adversidad.
    Siento la pérdida.

    04 febrero 2019 | 11:25

  6. Dice ser Goya

    Un abrazo para la familia y para su hija especialmente

    04 febrero 2019 | 12:13

  7. Dice ser Ines

    Me has emocioando. Un beso gordo a ti y a tu hija

    04 febrero 2019 | 15:29

  8. Dice ser Cinthia

    Hermosa historia, hermosa carta de una mamá que siembra palabras en sus hijos para que puedan florecer dentro de ellos y se sostengan en esa red de recuerdos y sentidos…

    05 febrero 2019 | 00:33

Escribe aquí tu comentario





    Normas para comentar en 20minutos.es

    • Antes de enviar su comentario lee atentamente las normas para comentar en 20minutos.es.
    • Esta es la opinión de los internautas, no la de 20minutos.es.
    • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
    • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
    • Por favor, céntrate en el tema.
    • Algunos blogs tienen moderación previa, ten paciencia si no ves tu comentario.

    Información sobre el tratamiento de sus datos personales

    En cumplimiento de lo dispuesto en el Reglamento (UE) 2016/679 del Parlamento Europeo y del Consejo de 27 de abril de 2016 relativo a la protección de las personas físicas en lo que respecta al tratamiento de datos personales y a la libre circulación de estos datos, y Ley Orgánica 3/2018, de 5 de diciembre, de Protección de Datos Personales y garantía de los derechos digitales le informamos que los datos de carácter personal que nos facilite en este formulario de contacto serán tratados de forma confidencial y quedarán incorporados a la correspondiente actividad de tratamiento titularidad de 20 MINUTOS EDITORA, S.L, con la única finalidad de gestionar los comentarios aportados al blog por Ud. Asimismo, de prestar su consentimiento le enviaremos comunicaciones comerciales electrónicas de productos y servicios propios o de terceros.

    No está permitido escribir comentarios por menores de 14 años. Si detectamos el envío de comentario de un usuario menor de esta edad será suprimido, así como sus datos personales.

    Algunos datos personales pueden ser objeto de tratamiento a través de la instalación de cookies y de tecnologías de tracking, así como a través de su acceso a esta web desde sus canales en redes sociales. Le rogamos consulte para una más detallada información nuestra Política de Privacidad y nuestra Política de Cookies.

    Los datos personales se conservarán indefinidamente hasta que solicite su supresión.

    Puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, supresión y portabilidad de sus datos, de limitación y oposición a su tratamiento, así como a no ser objeto de decisiones basadas únicamente en el tratamiento automatizado de sus datos, cuando procedan, ante el responsable citado en la dirección dpo@henneo.com

    Le informamos igualmente que puede presentar una reclamación ante la Agencia Española de Protección de Datos, si no está satisfecho con en el ejercicio de sus derechos.