¿Es bueno o malo que haya una ‘habitación blanca’ en un colegio especial?

Vaya por delante lo obvio, que a veces no lo es tanto, en forma de tres pinceladas:

Los colegios especiales son necesarios, mi hijo va a uno especializado en chicos con autismo.Lo ideal sería la inclusión, pero está muy lejos de ser una solución única, posible y recomendable para todos los niños.

Una mayoría de los profesionales que trabajan en esos centros lo hacen, como poco, correctamente.
Por mí experiencia, en esos centros trabajan mucho y bien con los niños, pese a los muchas trabas que se encuentran, algunas procedentes de las familias que tenemos allí a nuestros hijos.

Defender la necesidad, a día de hoy, de los colegios especiales y la gente que allí trabaja no significa que no haya que denunciar las malas prácticas. Os he contado en el pasado que los padres somos los guardianes de nuestros hijos. Si nuestros hijos tienen una discapacidad, son más vulnerables y nosotros tenemos que estar aún más en guardia.

Hablé de lo que había sucedido en el Colegio de Getafe Ramón y Cajal justo tras darse a conocer la noticia, justo tras escuchar los audios, tras oír salpicados con risas y una poca humanidad poco justificable aquello de “¿Te bloqueo?” “Suéltame. Voy a estar fenomenal”. “¿Vamos al médico? Y te van a pinchar en el culo?” “¿Te echamos agua por encima?”. “Me da miedo. ¡No me pises!”. “¡Qué le aguante tu tía a éste!” .

Escribí a continuación sobre la inclusión en los colegios y los colegios especiales, porque se habló mucho a partir de ese momento del tema con poco conocimiento del trasfondo existente, complejo en muchos sentidos.

No he vuelto a hablar del tema. Ha habido otro caso que salió a la luz sobre supuesto maltrato a una alumna con autismo en Cáceres y algunos me habéis pedido por privado que lo hiciera de nuevo.

No me puse a ello por prudencia, porque no conozco los detalles, porque ya lo había hecho y no sentía que pudiera aportar mucho más, porque especular es fácil pero poco valioso y lo ideal sería dejar trabajar a la justicia y, en todo caso, pronunciarse a posteriori, con más información.

(GTRES)

Hoy retomo el tema, al menos en parte, porque ha sido noticia que el juez que está investigando los sucedido en el colegio especial getafense ha solicitado información sobre si las medidas de bloqueo o las salas de aislamiento forman parte de los protocolos de actuación.

En el auto, al que tuvo acceso Europa Press, se libra oficio al Servicio de Inspección Técnica Educativa, DAT Madrid-Sur, a fin de que se elabore un informe acerca de si el programa elaborado para el alumno afectado se ajusta a “las directrices educativas para alumnos diagnosticados de trastorno del espectro Autista y en qué medida”.

Asimismo, el instructor solicita que se informe acerca de si el Programa elaborado para el niño afectado se ajusta a la Convención sobre los Derechos del Niño y al informe del Comité sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad de la ONU.

De igual modo, reclama que se informe acerca de si las medidas de bloqueo o las salas de aislamiento forman parte de los protocolos ordinarios de actuación de los colegios de educación especial con niños con discapacidad en la Comunidad de Madrid.

No es lo único que ha pedido, el juez ha puesto muchos deberes a la Inspección Educativa DAT Madrid-Sur, pero a mí me interesa mucho sobre todo esas dos últimas líneas. Igual que el juez, quiero saber más sobre esos protocolos. Quiero saber si en los colegios especiales, no solo de Madrid, sino de toda España, hacen de su capa un sayo o tienen protocolos unificados y supervisados por gente que de verdad sepa y tiene el bien de los menores como objetivo último. Quiero saber si se actualizan, si están al tanto de los últimos modos de obrar o siguen anclados en costumbres educativas muy discutibles de hace veinte años. Y tengo serias dudas de que la petición del juez me ayude a conocer la realidad de los colegios especiales madrileños.

Debería ser fácil tener esos datos. Cuando unos padres tienen que llevar a su hijo a un colegio especial, tendrían derecho a saber cómo se opera en todos esos centros. No tendrían que estar supeditados a visitas personales a varios centros, a lo que sean capaces de inferir de ellas y, con suerte, de la opinión de otros padres. Eso cuando hay opciones, que no es lo mismo Madrid o Barcelona que Soria o Cádiz.

Y voy a la pregunta con la que arrancaba este texto. ¿Es bueno o malo que haya una habitación blanca en un colegio especial? Pues depende. A veces un niño necesita tranquilizarse en un entorno tranquilo, con luces atenuadas. Tiene que ser un sitio agradable, que invite al chico a relajarse si está muy enfadado, alterado, frustrado o nervioso. Un sitio en el que está bien acompañado, supervisado por un profesional formado. Una habitación así, blanca o del color que sea, puede ser algo muy positivo.

Mi hijo tiene once años, casi doce ya, y autismo.
No sucede con frecuencia, pero a veces se altera mucho. Normalmente de pura alegría que le desborda, le llena de tanta energía que es incapaz de controlarla. En esos casos salta, grita, muerde cojines, nos busca a nosotros para que le contengamos, busca liberarla como sea y no siempre de la mejor manera. Cuando eso sucede lo mejor es llevarle a un rincón para ayudarle a regularse, bajamos las persianas para que entre poca luz y nos quedamos con él hasta que se le pasa.

El equivalente en un colegio no sería nada censurable.

Si la habitación blanca, o del color que sea, es un sitio en el que aislarle porque está inmanejable hasta que se le pase, si se le deja allí solo, si el niño la relaciona como algo negativo, como un castigo, es algo a erradicar o reconsiderar en el centro. No puedes encerrar aparte a un niño enfadado, alterado, frustrado y nervioso en un sitio desagradable para él, que puede que incluso le aterrorice al verse desamparado, hasta que el agotamiento pueda con él. Eso es propio del siglo XIX, no de una pedagogía moderna.

Lo mismo pasa con los bloqueos. ¿Es bueno o malo bloquear a un niño? Pues depende. Si intenta agredirse a sí mismo o a otros, si se descontrola en una zona de mucho tráfico en la que corre riesgo, claro que hay que bloquearle. Pero hay que saber hacerlo bien. Hacerlo con firmeza pero sin violencia, con calma, sin dañar de ninguna manera. Los buenos maestros de Especial saben bien cómo sujetar en estos casos y nos enseñan a los padres cómo hacerlo.

El problema es que en este tipo de noticias es fácil precipitarse si no se conoce de primera mano una realidad compleja, con situaciones difíciles y muchos matices. Y para conocerlo de primera mano hay que estar ahí, muy cerca, involucrado. Las habitaciones y los bloqueos son un ejemplo de lo complicado que puede llegar a ser.

Para que quede meridianamente claro: no estoy con esta explicación defendiendo el modo de obrar del colegio de Getafe. En absoluto. Y que quede claro que jamás, nunca, es justificable el maltrato a un niño, con o sin discapacidad. La crueldad hacia ellos es inadmisible. Ojalá estos casos se eleven, logren salir de lo anecdótico, del caso concreto del colegio de Getafe y el colegio de Cáceres, para abrir un debate sobre la necesidad de conocer, actualizar, dedicar recursos a estos centros y supervisarlos bien, sin querer meter la mierda bajo la alfombra, sin justificar lo injustificable.

Porque ya vamos con muchos años de retraso.

2 comentarios · Escribe aquí tu comentario

  1. Dice ser LaCestitadelBebe

    Hola,

    vaya, no sabía de esto, que duro suena eso de la habitación blanca para aislamiento, no sé si será lo mejor como bien dices.

    Besos!

    Anabel

    19 junio 2018 | 08:05

  2. Dice ser Cristina

    Yo soy diplomada en Pedagogía Terapéutica, y me duele que hayan tratado así a los niños… no es lo habitual, o no es lo que yo he visto. Aunque no ejerzo, puedo asegurar que es durísimo, que te desmotiva no poder hacer más, no entender, no dar con la clave que funcione…
    A la autora sólo decirle que si su hijo busca a sus padres para que le calmen, es que ha hecho un gran trabajo; no poder expresarse, es un problema; buscar ayuda y encontrarla en tus padres, es una esperanza.

    19 junio 2018 | 09:41

Escribe aquí tu comentario





    Normas para comentar en 20minutos.es

    • Antes de enviar su comentario lee atentamente las normas para comentar en 20minutos.es.
    • Esta es la opinión de los internautas, no la de 20minutos.es.
    • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
    • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
    • Por favor, céntrate en el tema.
    • Algunos blogs tienen moderación previa, ten paciencia si no ves tu comentario.

    Información sobre el tratamiento de sus datos personales

    En cumplimiento de lo dispuesto en el Reglamento (UE) 2016/679 del Parlamento Europeo y del Consejo de 27 de abril de 2016 relativo a la protección de las personas físicas en lo que respecta al tratamiento de datos personales y a la libre circulación de estos datos, y Ley Orgánica 3/2018, de 5 de diciembre, de Protección de Datos Personales y garantía de los derechos digitales le informamos que los datos de carácter personal que nos facilite en este formulario de contacto serán tratados de forma confidencial y quedarán incorporados a la correspondiente actividad de tratamiento titularidad de 20 MINUTOS EDITORA, S.L, con la única finalidad de gestionar los comentarios aportados al blog por Ud. Asimismo, de prestar su consentimiento le enviaremos comunicaciones comerciales electrónicas de productos y servicios propios o de terceros.

    No está permitido escribir comentarios por menores de 14 años. Si detectamos el envío de comentario de un usuario menor de esta edad será suprimido, así como sus datos personales.

    Algunos datos personales pueden ser objeto de tratamiento a través de la instalación de cookies y de tecnologías de tracking, así como a través de su acceso a esta web desde sus canales en redes sociales. Le rogamos consulte para una más detallada información nuestra Política de Privacidad y nuestra Política de Cookies.

    Los datos personales se conservarán indefinidamente hasta que solicite su supresión.

    Puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, supresión y portabilidad de sus datos, de limitación y oposición a su tratamiento, así como a no ser objeto de decisiones basadas únicamente en el tratamiento automatizado de sus datos, cuando procedan, ante el responsable citado en la dirección dpo@henneo.com

    Le informamos igualmente que puede presentar una reclamación ante la Agencia Española de Protección de Datos, si no está satisfecho con en el ejercicio de sus derechos.