BLOGS
Madre Reciente Madre Reciente

La maternidad es tan cambiante que siempre eres una recién llegada a ella

Si les pegaron de niños, es más probable que acaben siendo violentos con su parejas (¿a alguien le sorprende?)

(GTRES)

Parece de cajón, al menos a mí me parte de cajón. El que es educado con violencia es más sencillo que la ejerza en el futuro. Que aquellos que más te quieran puedan pegarte es algo con lo que han crecido y es más fácil que en el futuro transiten ese poco recomendable territorio fronterizo con sus propios hijos, pero también con sus parejas.

Parece de cajón, pero lo corrobora un estudio publicado este mismo mes en Journal of Pediatrics. en el que han participado 758 jóvenes de entre 19 y 20 años.

El autor del estudio, el profesor de la Universidad de Texas Jeff Temple, concluye sin dudarlo que “los chicos que habían experimentado castigos físicos, es más posible que cometan violencia con sus parejas”.

Y que no se llame nadie a engaño, con castigo físico no hace referencia a lesiones que conducen al hospital, ahí se incluyen esos cachetes y bofetadas que aún muchos siguen defendiendo como algo necesario, cuando no es más que una muestra de la falta de recursos y paciencia de los adultos y de que muchos sigan considerando a los niños como algo menos digno de respeto que un adulto. Los padres no tenemos patente de corso sobre nuestros hijos.

El comité de Naciones Unidas dedicado a defender a la infancia define castigo corporal como “cualquier castigo en el que se emplea la fuerza física con la intención de causar algún grado de dolor o malestar, incluso ligero”. Para el Comité de Derechos de la Infancia, además también se incluye: “patear, sacudir o empujar a los niños, arañar, pellizcar, morder, tirar del pelo o las orejas, obligar a los niños a permanecer en posiciones incómodas o la ingesta forzada”.

Estoy de acuerdo. Pegar está fatal, da igual que no se llegue a hacer daño Desde mi punto de vista si justificamos pellizcos y cachetes suaves le estamos transmitiendo que pegar es algo aceptable si no hay dolor, o si duele poquito. Les estamos enseñando que si te levantan la mano pero no hay sangre hay que aguantarse y no llorar o protestar. ¿Y si lo asimilan y acaban aplicándolo cuando sean adultos? ¿Qué te parecería sí tu pareja te levantase la mano, aunque sin hacerte apenas daño, y te dijeran eso?

El resultado de este estudio que a muchos nos parece obvio, tampoco ha sorprendido a otros expertos
. El doctor Bob Sege, portavoz de la Academia Americana de Pediatras y experto precisamente en la prevención de la violencia hacia los niños, se ha mostrado de acuerdo con estas conclusiones y ha recordado que hay otros estudios que relacionan los castigos físicos (otro eufemismo para hablar dorar a los niños) con más desórdenes mentales y conductas agresivas.

“Para los niños, sus padres son las personas más importantes del mundo y aprenden de ellos las normas sociales, como las personas se comportan con otros. El castigo corporal confunde la relación entre amor y violencia en los niños cuando aún están aprendiendo cómo tratar a los demás“, ha asegurado Sege.

(GTRES)

Nuestro Código Civil (Título VII, relaciones paterno filiales) dice lo siguiente:

– Los hijos no emancipados están bajo la patria potestad de los progenitores.
– La patria potestad, como responsabilidad parental, se ejercerá siempre en interés de los hijos, de acuerdo con su personalidad, y con respeto a sus derechos, su integridad física y mental.
– Esta función comprende los siguientes deberes y facultades:
1.º Velar por ellos, tenerlos en su compañía, alimentarlos, educarlos y procurarles una formación integral.
2.º Representarlos y administrar sus bienes.
Si los hijos tuvieren suficiente madurez deberán ser oídos siempre antes de adoptar decisiones que les afecten.
Los progenitores podrán, en el ejercicio de su función, recabar el auxilio de la autoridad.

Velamos por ellos, esa es nuestra función. Guardarles teniendo su bienestar siempre como prioridad, como el tesoro que son. En pocos temas soy tajante, pero en esto lo tengo claro. Los niños son precisamente los que menos deberían enfrentarse a que sus personas de referencia, sus cuidadores, sus pilares, les peguen, no les escuchen, hagan comparaciones hirientes, se rían de ellos más que con ellos o les menoscaben.

Qué sí, que la mayoría tirarán para delante sin traumas pese a todo, pero es que la cuestión no es tirar sino mejorar. Y no ya individualmente, sino como sociedad.

Y si has pegado o faltado al respeto a tu hijo, reconoce que perdiste los nervios y erraste, no lo justifiques.

Esto lo escribí mucho antes de saber la existencia del estudio que hoy os hablo, el que no me sorprende:

Educar creyendo que no se debe pegar ni insultar a un niño no es incompatible con educar con autoridad. Aquí no estoy hablando de que los padres sean colegas de sus hijos, sino de que los traten como seres humanos merecedores de respeto.

Es sorprendente encontrar adultos sensibles, razonables, inteligentes, que justifican el tortazo a tiempo e ignoran insultos y desprecios cuando van dirigidos a menores. Las excusas son muchas: que no se les hace apenas daño físico, que no se puede razonar con ellos, que a ellos sus padres también les pegaron y no pasó nada, que hay que enseñarles…

Son las mismas excusas que hace una o dos generaciones se oían respecto a la violencia a la mujer. Dar una bofetada o un grito puntualmente a la parienta no era para tanto, algo habría hecho, si no se te va a subir a la chepa, a su madre también la gritaba su padre en alguna ocasión y fueron un matrimonio estupendo…

Todo se resume en algo muy sencillo, muy de base: un ser humano jamás debería ejercer la violencia contra otro. Menos aún si es de su entorno familiar. Menos aún si se le quiere. Menos aún si está en una situación de inferioridad. Todo lo demás es maquillar la ética, justificar que nos faltan estrategias, paciencia y sensibilidad.

Ahora bien, no existe ser humano que no haya perdido los nervios en alguna ocasión, no conozco a ningún padre que no haya metido la pata. Que sí, que puede que tus gritos hayan estado fuera de lugar, puede que se te escapara la mano y le dieras un cachete en el culo en un momento de saturación, puede que castigases desproporcionadamente por no ser capaz de respirar profundamente y contar hasta diez antes…

No existen los padres perfectos que nunca gritan, nunca pegan, nunca castigan. No pasa nada. No hay que fustigarse por ello, hay tomar nota y aprender para no tropezar de nuevo en la misma piedra.

No pasa nada siempre y cuando no lo justifiquemos, siempre que seamos conscientes de que no responden a una estrategia educativa, siempre que no le quitemos importancia, siempre que seamos conscientes de que ese cachete y esos gritos han sido un error, que hemos perdido los estribos, que somos adultos y que debemos aprender a contenernos para la próxima.

Y somos capaces de contenernos. Claro que sí. Ahí están nuestras relaciones con nuestros jefes como prueba evidente de que sabemos tragar sapos y culebras sin gritar, pegar ni faltar al respeto. Pero nuestros jefes están en nuestra cabeza en una posición de superioridad jerárquica, nos interesa contenernos. Nuestros hijos no están ahí arriba, no tienen autoridad para abroncarnos o complicarnos la vida en el trabajo o hacer que lo perdamos. Pero son nuestros hijos, lo que más queremos del mundo. ¿No deberíamos tener aún más paciencia y mimo con ellos?

26 comentarios · Escribe aquí tu comentario

  1. Dice ser Anna María

    No sé… Yo no estoy muy de acuerdo. Eso depende del tipo de persona, de su inteligencia, etc.
    Yo me he criado en un ambiente de fumadores así que no fumo. También tuve la desgracia de vivir con problemas de alcohol en casa, y no bebí en mi vida.
    Y a modo de broma, me ha volado la zapatilla de mi madre alguna vez y no por ello le lanzo mis zapatos a mi pareja.
    Y mis hermanos son exactamente igual.

    Depende del tipo de persona. Si lo que vives te disgusta tienes 2 opciones: repetirlo o evitarlo.
    Yo decido evitar. ¿Y tú?

    13 diciembre 2017 | 09:02

  2. Dice ser rubencito

    Yo mismo, mis primos, mis amigos, y casi toda la gente que conozco de mi generacion (ya por los 40) nos han medido el lomo cuando eramos pequeños, o bien zapatillazos de la madre, o azotes en el culo del padre, o incluso a la inversa, y oye, …fijate que ninguno hemos salido violentos ni pegamos a nuestras parejas….que suerte hemos tenido!!

    13 diciembre 2017 | 09:11

  3. Dice ser Ruben

    Estás muy equivocada.

    13 diciembre 2017 | 09:12

  4. Dice ser Fernando

    Pues que quieres que te diga, yo me he criado en un ambiente en el que una torta bien dada en el momento oportuno, me ha evitado muchos males. Lo que no se puede hacer es permitirles hacer de todo desde chicos y luego con 12-14 años intentar corregirlos, porque entonces si que vamos a pique.

    Aparte se ha llegado a un buenismo que es alarmante: ahora a los niños ni una torta en el culo, ni tocarles un pelo ni nada. Como les vamos a infundir respeto a la autoridad si no podemos ejercerla de ninguna manera? Esta claro que con palabras del tipo “ea ea, que eso esta muy mal, no se hace” no soluciona nada, igual que todos tenemos derechos y obligaciones, los hijos también. Evidentemente esto se aplica desde cierta edad, está claro que un niño con menos de 2 años no tiene idea de nada, pero un niño de 3 años, ya tiene ligeras nociones de lo que está bien y mal. Lo que no se puede es que si hace algo mal por primera vez soltarle un guantazo (eso no, valgame Dios), pero si después de decirle que eso está mal, reincide y se le castiga (sin salir, sin juguetes, sin tele, etc) y sigue reincidiendo, entonces no queda otra opción que la bofetada (sin pasarse, que algunos dan unas que te tiran al suelo y acabas sangrando de la nariz).

    Así fui educado yo y nunca le he puesto la mano encima a mi pareja, ni estoy traumatizado ni nada por el estilo. Yo pienso seguir la misma dinámica, educar por las buenas pero si aun así el niño es malo de narices, a grandes males grandes remedios (sin pasarse de la raya)

    13 diciembre 2017 | 09:24

  5. Dice ser Radagast

    Mejor riamosles las gracias. Así luego salen en “Hermano Mayor”. Y asñi tenemos luego mozalbetes embravecidos que no valen para nada.

    13 diciembre 2017 | 09:25

  6. Dice ser Alf

    En mi caso, difiero, sin embargo en el caso de mi padre si coincide:

    Mi Padre fue bastante maltratado de pequeño por mi abuelo (A tal punto de perder un ojo por un correazo), eso hizo que mi padre fuese siempre una persona violenta, en muchas ocasiones vi como mi papa le llegaba a pegar a mi madre, y a nosotros cuando nos tocaba. Esto fue así hasta que un día le di un golpe tan fuerte que entró en razón (Si, lo golpeé, a tal punto de mandarlo a la bañera unos cuantos metros, para defender a mi madre).

    Creo que desde siempre crecí con la figura de aborrecer a mi padre (Lamento decirlo, pero es así), a tal punto de hacer lo opuesto a él, en mi caso mi padre siempre fumó y yo desde siempre le he tenido asco al tabaco. Hoy en dia sin embargo, no ejerzo ningun tipo de violencia con mi pareja ni con mi hija.

    13 diciembre 2017 | 10:04

  7. Dice ser Juan

    Eso es una patraña, yo estuve ingresado a los 8 años en el reformatorio de Madrid gestionado por frailes años( 1958.1961) y salíamos a paliza diaria y jamas me dio por pegar a nadie y menos a una mujer, ahora bien cualquier tipo de autoridad injusta me arrabata

    13 diciembre 2017 | 10:05

  8. Dice ser Juan

    Ahh se me olvido decir que estuve en la mal llamada Protección de Menores, no en reforma

    13 diciembre 2017 | 10:07

  9. Dice ser miguel

    Se realizó también el estudio con mujeres y niñas? o ya se asume que son incapaces de hacer daño a nadie?

    13 diciembre 2017 | 10:30

  10. Dice ser Lluis

    He ido al enlace del trabajo que citan. Lo primero es que para leerlo hay que pagar (ya empezamos bien). Estoy casi seguro de que el periodista o periodisto que ha escrito esto no lo ha pagado (los periodicos no tienen un duro), o sea que ha leido solo el resumen, igual que yo.
    Saco de ese resumen:
    19% of participants (n = 134) reported … un 19 por ciento nada mas de los 700 y pico del estudio dijeron sufrir violencia de pareja (ojo tampoco se de que tipo, hombre-mujer, mujer-hombre… seguro que el trabajo dentro lo pone, pero eso que no es gratis)

    y en base a otras variables que midieron (muy pocas, por lo que veo yo, que algo se de estas cosas), dicen que la mayor relacion violencia de parejo se da con la violencia de niño por parte de los padres

    Pues me juego el cuello a que hay muchas otras variables que no han tenido en cuenta

    REcuerdo aqui un famoso estudio del 2012 que dijo que el premio nobel estaba relacionado fuertemente con el consumo de chocolate, porque los paises que mas premios nobel tienen son aquellos donde se consume más chocolate

    REsumiendo, otra astracanada mas que no garantiza nada (y ojo, que no se puede leer el articulo entero, pero si un medio se hace eco de él, que lo compre y lo desarrolle)

    13 diciembre 2017 | 10:35

  11. Dice ser nomasayudasainmi

    ¡ QUE MANERA DE MANIPULAR A LA GENTE, LA CULPA ENTONCES QUE LOS PERROFLAUTAS Y NIÑATOS SEAN UNOS SUPUESTOS CRIMINALES Y NINIS Y GANDULES, ES DE FRANCO VERDAD ¡¡¡

    13 diciembre 2017 | 10:36

  12. Dice ser marian

    No estoy de acuerdo.
    El ser violento es genético, es un pronto que se tiene o no, no se aprende.
    Un psicópata nace no se hace, va en la personalidad y en los genes.
    Yo puedo ver cientos de películas de asesinos y no me da por ponerlo en práctica, sin embargo, el que lo es, con una que vea, se carga a cinco…

    13 diciembre 2017 | 10:40

  13. Dice ser marian

    Menuda muestra tiene el “estudio”, madre mía y seguro han controlado todas las variables, de verdad, que cuando les da por “hacer estudios” tiembla el misterio.
    En un plis, se encuentran 15.000 adultos, a los que les dieron bofetadas, cachetes y castigos varios, que no han matado mosca y muchos de ellos son de los que ahora no defienden el cachete que a ellos les educó, otra cosa es como les salgan esos retoños “nunca castigados”.

    13 diciembre 2017 | 10:46

  14. Dice ser Pablo

    Como siempre, el peor blog de 20minutos.

    Yo me he llevado más de un buen azote de crío, y jamás he pegado o tratado mal a ninguna pareja.

    El maltratador nace no se hace, eso es algo que va de serie.

    Pensar que por no dar un par de azotes como castigo tu hijo está a salvo de convertirse en un maltratador es ser muy ingenua.

    13 diciembre 2017 | 12:08

  15. Dice ser en fin

    Seguir haciendo caso de estudios chorra y llegaremos a la luna:-))

    A la del blog cuando tu hij@ sea mayor de edad y te pisotee se ria de ti te pegue le das uno cariñitos y se soluciona no?

    Cuando un hijo se pone a veces insoportable un sopapo a tiempo nunca viene mal pero cada uno que los eduque como qiiera pero que luego no llore

    13 diciembre 2017 | 12:25

  16. Dice ser Madre mía... si la que me azotó cuando hacía falta

    Alucinante lo que se lee en ese artículo…

    Madre reciente, no cuestiono si darle un cachete a un niño o no darselo y aplicar castigos psicologicos es más o menos producente, pero te puedo asegurar de que tu no es que no lo cuestiones, es que prmulgas tus ideales muy gratuitamente.

    Está demostrado que la sociedad que se avecina es por falta de disciplina y que tu hijo/a vivirá en una sociedad menospreciativa e intolerante debido a sus excesivas libertades y pocas obligaciones. Estamos conduciendo a nuestra descendencia a un mundo en que se autoproclama “tolerante” cuando ellos lo perciben como “pasotista”, sexista y opresivo. Nuestra generación ha fracasado estrepitosamente en un solo concepto, la educación.

    Algún día dejarás de ser una madre reciente para ser un madre veterana, algún día los compañeros, amigos o parejas de tu hijo/a no te cederán su sitio en el metro, por que seas muy mayor, algún día te cruzarás con alguno enseñandote únicamente el dedo corazón como gesto de su soberbia, o te encontrarás que uno de esos jovenes te roba el bolso mientras paseas y no sientes impotencia a rendirte en su persecución, sino importencia por ver que nadie a tu alrededor te presta su ayuda. Eso, querida redactora, es por falta de una buena hostia a tiempo.

    13 diciembre 2017 | 12:32

  17. Dice ser PETU

    Yo he dejado de leer cuando he llegado a “Les estamos enseñando que si te levantan la mano pero no hay sangre hay que aguantarse y no llorar o protestar. ¿Y si lo asimilan y acaban aplicándolo cuando sean adultos?”
    Madre mia lo que hay que leer. Con un adulto se puede razonar, y con un niño no, por mucho que los buenistas insistan. Así pasa lo que pasa… que no hay nada mas que niños malcriados.
    Además, si el niño utiliza el llanto, el pataleo y los gritos como arma contra los padres (que lo hacen), el padre/madre que tiene que hacer ¿quedarse callado y mirarlo hasta que el nene se canse? ¿Por qué los niños se pueden
    comportar como niños y los tenemos que tratar como adultos?
    En fin. Un sin sentido.

    13 diciembre 2017 | 13:02

  18. Dice ser Héctor Tilla

    Otra chorrada más de los que no tienen otra cosa que hacer que matar moscas con el rabo.
    ¿A quién no han ‘pegado’ de pequeño o menos pequeño?. Qué levante la mano.
    ¿Porqué en un mismo entorno familiar, donde a todos les han calentado, hay buenos y malos?. Deberían ser todos maltratadores.

    Ese ‘pegar’ del estudio a que se refiere, ¿pegar o deslomar?.

    Por cierto, desde que se ‘educa’ a los churumbeles en la ‘no violencia’ estos son más violentos y ejercen más la violencia … pero no interesa estudiarlo … nadie tira piedras contra su propio tejado.

    13 diciembre 2017 | 13:08

  19. Dice ser belen

    Veo que todos coincidimos en no estar de acuerdo con el blog en cuanto a los castigos físicos, a todos (o casi todos) con una “cierta” edad, nos han dado cachetes, algún pellizco, zapatillazo en su momento y no por eso nos hemos convertido en maltratadores.
    Estoy un poco harta del buenismo, como lo ha calificado otro comentario, a los niños no se les puede dar un cachete, que les traumatiza, no se les puede castigar, hay que dialogar con ellos.
    Cuando estoy en un restaurante y hay un niño molestando al resto de mesas y los padres intentado razonar con él o en muchos casos pasando, porque es su forma de ser, me pongo mala, un buen tortazo a tiempo viene bien, no digo paliza pero a mi, al menos en mi caso, que he sido muy rebelde un tortazo o castigo me ha venido bien para enmendarme y no me ha creado ningún trauma, es más, después te pensabas muy mucho volver a hacer algo malo pensando en las consecuencias.

    13 diciembre 2017 | 13:09

  20. Dice ser infoshow

    Depende de los motivos. No todos los hijos de ladrones son ladrones.

    13 diciembre 2017 | 14:34

  21. Dice ser infoshow

    Eso sí cuando sean abuelos que no se quejen si les encierran en una residencia. o no los permiten ver a sus nietos

    13 diciembre 2017 | 14:41

  22. Dice ser en fin

    No habia leido la ultima parte y la verdad es que te has pasao en comparar la violencia de genero con educar a los hijos que ni por el forro de mi potorro hay comparacion.Perdona que te diga pero no es comparable

    Y las peleas de hermanos también lo criticarias verdad?No se puede mezclar las churras con las merinas

    13 diciembre 2017 | 18:27

  23. Dice ser akihito

    Ya estan los de siempre justificando el maltrato infantil. Confunden el no pegar a los niños con que se les permita todo, porque en sus limitadas cabezas de neandertal solo se puede enseñar a golpes. Yo no pego a mis hijos y los veo bastante mas educados que a la mayoria, de hecho a la gente le llama la atencion lo bien que se portan, y así me lo dicen, y no me ha hecho falta pegar. Me ha costado bastante mas, eso sí. Pegar es mas facil.

    14 diciembre 2017 | 10:26

  24. Dice ser valvi

    “Maltrato Infantil”, por Dios…. de verdad que es una pena.
    Este tipo de corriente ya ha dado sus frutos… y madre mía qué miedo.
    Seguid así educando con la paciencia y el sermón exclusivamente que así nos va.

    14 diciembre 2017 | 13:57

  25. Dice ser LaCestitadelBebe

    Buenas,

    la violencia está claro que no, no hay que meter miedo, pero infundar respeto no está mal, si al final hay que dar un cachete a modo de corrección no lo veo mal, los crios ahora van muy brabucones y está sociedad está perdiendo el respeto y los valores.

    Besos!

    Anabel

    15 diciembre 2017 | 08:10

  26. Dice ser en fin

    Para el 23

    Se os llena la boca cuando sacais el maltrato infantil que perdona que te lo pregunte sabes lo que es el maltrato infantil? Veo que ni puta idea tienes eso en primer lugar y luego tenemos la justicia que esta perdida unos no lo ven como maltrato sino correcion momentanea y otros si ven maltrato, vamos como cualquier delito,estan mas perdidos que un pulpp en un garaje
    Espero que tengas suerte en el futuro y no te maltraten y haz el favor de respetar los demas comemtarios y no llamarnos maltratadores

    15 diciembre 2017 | 12:25

Escribe aquí tu comentario





    Normas para comentar en 20minutos.es

    • Esta es la opinión de los internautas, no la de 20minutos.es.
    • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
    • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
    • Por favor, céntrate en el tema.
    • Algunos blogs tienen moderación previa, ten paciencia si no ves tu comentario.

    Normas para enviar su comentario e información sobre el tratamiento de sus datos de carácter personal

    Antes de enviar su comentario lea atentamente las normas para comentar en 20minutos.es. La opinión de los autores y de los usuarios que realizan comentarios no es responsabilidad de 20 Minutos Editora, SL. No está permitido realizar comentarios contrarios a la normativa española y europea ni injuriante. 20 Minutos Editora, SL se reserva el derecho a administrar y eliminar los comentarios que consideremos puedan atentar contra las normas, resultar injuriosos, resulten spam o sencillamente no estar relacionados con la temática a comentar.

    Le informamos que, de conformidad con lo establecido en la normativa nacional y europea vigente en materia de protección de datos personales y de servicios de la sociedad de la información y de comercio electrónico, al enviarnos el presente formulario Ud. está dando expresamente su consentimiento a 20 MINUTOS EDITORA, SL para que trate los datos recogidos en este formulario con la finalidad de gestionar el servicio de recepción de su comentario, así como para enviarle comunicaciones electrónicas informativas o comerciales o dirigirle publicidad electrónica de productos y servicios propios o de terceros. No está permitido el registro de menores de 13 años.

    Algunos datos personales pueden ser objeto de tratamiento a través de la instalación de cookies y de tecnologías de tracking, así como a través de su acceso a esta web desde sus canales en redes sociales. Le rogamos consulte para una más detallada información nuestra Política de Privacidad y nuestra Política de Cookies

    Para la finalidad anteriormente indicada 20 Minutos Editora, SL puede ceder estos datos a otras empresas de Grupo Henneo o a terceros proveedores de servicios para la gestión de comunicaciones electrónicas y otros servicios de gestión comercial o publicitaria, incluso aunque se hallen fuera del territorio de la Unión Europea en aquellos casos que legalmente garanticen un nivel adecuado de protección que exige la normativa europea.

    Los datos personales solicitados deben ser exactos para que puedan tratarse con las finalidades indicadas. En el caso de dichos datos dejen de ser exactos, necesarios o pertinentes para las finalidades para las que han sido autorizados (por ejemplo, en caso de comunicaciones electrónicas devueltas por error o cancelación de dirección electrónica), 20 Minutos Editora, SL procederá a su bloqueo, conservándose los datos únicamente a disposición de las Administraciones Públicas, Jueces y Tribunales durante el plazo de 4 años, transcurridos los cuales 20 Minutos Editora, SL procederá a su supresión. Sus datos se conservarán por 20 Minutos Editora, SL mientras sean exactos y Ud. no retire el consentimiento que explícitamente emite con el envío de este formulario o durante los años necesarios para cumplir con las obligaciones legales.

    En cualquier momento Ud. puede retirar el consentimiento prestado y ejercer los derechos de acceso, rectificación, supresión, portabilidad de sus datos y limitación u oposición a su tratamiento dirigiéndose a 20 Minutos Editora, SL enviando un correo electrónico a dpo@20minutos.es o mediante comunicación escrita al domicilio en Pº Independencia, 29. 50001 Zaragoza, indicando en cualquiera de ambos casos la Ref. Datos personales y el derecho que ejercita así como adjuntando copia de su DNI o documento identificativo sustitutorio.