BLOGS
Madre Reciente Madre Reciente

La maternidad es tan cambiante que siempre eres una recién llegada a ella

En los comedores escolares también deberían respetar los gustos y diferentes apetitos de los niños

EUROPA PRESS

(EUROPA PRESS)

Os recomiendo la lectura del reportaje que ha publicado hoy mi compañera y madre reciente (más que yo) Lolita Belenguer sobre comedores escolares, en el que habla de cómo la línea fría de catering se va extendiendo (el 61% de los centros lo usan), de cómo cada vez más voces defienden la tradicional cocina en el colegio y piden el uso de productos locales y ecológicos. Ha hablado con colegios a los que cocinando les salen las cuentas, con las empresas que los elaboran y con una nutricionista.

En serio que merece la pena dedicarle unos minutos, Aquí podéis leerlo entero.

Ya os comenté hace tiempo que para mí el comedor escolar era un mal necesario, que prefiero que mis hijos coman en casa. Como tengo a mi hija en un colegio y a mi hijo en otro, especializado en niños con autismo, solo ha podido ser en uno de los casos.

Jaime come en el colegio con una de esas líneas de catering de las que habla Lolita. Comida que se calienta en el colegio y que mi hijo devora encantado. Menús que han pasado por un nutricionista y que mi hijo que es de buen saque devora encantado.

Puede que no sea la comida más apetecible del mundo para un adulto, tampoco para algunos niños, pero merienda y cena en casa. Ahí ya soy yo la que cocina, procurando dar cancha a su amor por las judías verdes, la coliflor y el pescado.

Os confieso que el principal motivo por el que a mí no me gusta el comedor y lo veo como un mal necesario es porque comiendo también se educa. Me tomo muy en serio no insistir en que tomen una cucharada más, en respetar el apetito y los gustos de cada niño, igual que los adultos hacemos respetar los nuestros. Si mi madre tiene derecho a negarse a comer cualquier cosa que tenga cebolla o judías verdes y mi santo y mi amigo Miguel consideran la coliflor algo poco menos que demoníaco, ¿por qué empeñarnos en que los niños coman de todo y en la cantidad que nosotros decidimos?

El día que hay coliflor en casa, Jaime y yo la disfrutamos y mi santo y Julia tienen plan alternativo. Y no pasa nada. ¿Por qué? Me remito a un post de hace tres años: Respeta el apetito de los niños, respeta el “no quiero más” y el “tengo hambre”.

Comiendo se educa y miedo me da que lo hagan otros.  Tengo un amigo de mi misma cuerda de respetar las cantidades y gustos de sus hijos que ha tenido trifulcas considerables por querer que las auxiliares del comedor no obligasen a comer a sus hijos.  Y si preguntáis a mi hija si quier quedarse al comedor os dirá que no “porque te obligan a comer verduras que no te no gustan”, y habla por lo que cuentan sus compañeros: comiendo en el cole hay niños que lo pasan mal.

Sé que muchos padres valoran que en el comedor a sus hijos “les enseñan a comer de todo”, a mí precisamente me da miedo que pretendan hacerlo.

Julia come en casa. Y ojalá tuviera un horario intensivo en su colegio que facilitara nuestra decisión, que esa es otra. Tener que ir y volver al colegio mañana y tarde complica el comer en casa y favorece que los niños se queden a comedor. De hecho es abrumadora la mayoría de niños que hacen uso del comedor en su colegio, apenas tres o cuatro van a casa. Los que viven cerca, los que tienen padres, abuelos o cuidadores dispuestos a llevarles a las 9, recogerles a las 12:30 y volver a llevarles a las 15 y recogerles a las 16:30. Es decir, a pasar la jornada yendo y volviendo del colegio.

(ARCHIVO)

(ARCHIVO)

La jornada intensiva para mí es preferible, favorece que un buen puñado de niños salgan a las 14 y puedan comer a casa y tengan la tarde libre para actividades extraescolares, deberes y juego. Y no me parece que perjudique a aquellos que no tienen adultos que puedan recogerlos antes de las 16:30, ya que siguen pudiendo quedarse a comedor y a extraescolares en el colegio. La única diferencia es que comen más tarde, pero come a las 14 en nuestro país es la norma. Y la hora y media de clase tras la comida tiende a producir alumnos poco concentrados.

Pero ese tal vez sea otro tema…

En fin. Comedor sí, comedor no. Jornada intensiva sí, jornada intriga no. Catering o comedor. El universo infantil está lleno de cruce de camino semejantes. Teta, biberón. Colecho, cuna. Brazos, dejar llorar…. Y en realidad es tan difícil ponernos de acuerdo porque estar a un lado u otro depende de las circunstancias personales y modo de pensar de cada cual.

27 comentarios · Escribe aquí tu comentario

  1. Dice ser Ruben

    Claro, y si el niño quiere comer todo el rato croquetas o patatas fritas pues le damos eso.
    Hay que respetar sus gustos!!!

    12 septiembre 2016 | 09:11

  2. Dice ser Paz

    Nunca he visto un post que contemple algun deber.
    Los comedores hacen lo que pueden. A mi con dos hijos me cuesta esfuerzo la hora de la comida sin que sean tiquismiquis.
    Cuando tienes muchos niños al cargo, igual que en familias de muchos hermanos, hay que seguir unas normas en favor del bien comun.
    Los menus suelen ser faciles de comer.
    Empatia con los profesionales, no solo con los niñis, que no son el ombligo del mundo!

    12 septiembre 2016 | 09:11

  3. Dice ser una mamá

    Estoy de acuerdo en no obligar, yo soy de esas madres, pero en el cole conozco papás que sus hijos hay ciertas comidas que no las comen en casa pero sí en el comedor, sólo porque sus amigos lo comen.
    Con referente al horario intensivo, lo siento, no estoy de acuerdo ya que debido a que tanto mi marido cómo yo trabajamos, no tenemos más remedio que dejar a nuestro hijo de 7:30 a 16:30h. Si ponen horario intensivo estaría mi hijo una hora más en el colegio. No creas que los padres dejan a sus hijos en el comedor sólo por ahorrarse el ir y venir, a lo mejor es porque no tienen más remedio, como es mi caso.

    12 septiembre 2016 | 09:31

  4. Dice ser Susana

    Tu sube el precio dl comedor cuando paguen cocineras y suba el gasto por los productos ecologicos….
    Te comeeeeeeeen….en cuanto a respetar sus gustos….en la medida q se pueda guapa…q si les valiera…macarrones….arroz…y asi eternamente.

    Os creeis mejores madres q las q les obligamos???
    Pq estoy un poquito harta d q los “modernos” piensen q los demás nos equivocamos.
    Donde están ahora los antivacunas?…pues como eso …todo.

    12 septiembre 2016 | 10:08

  5. Dice ser Casandra

    22.08.16

    El veneno en los alimentos, este martes ‘En el punto de mira’

    Ni un solo gramo de nuestra alimentación está libre de contaminantes

    ¿Quién vigila la calidad de lo que comemos? ¿Están todos los alimentos contaminados? La Unión Europea advierte de que el arroz y los productos derivados pueden tener un alto contenido de arsénico, pero emplaza a 2018 la tarea de recoger datos y determinar los límites de las cantidades aptas para el consumo. Sin embargo, la Organización Mundial de la Salud considera que uno de cada tres cánceres se pueden prevenir con una buena alimentación. Este, martes, 23 de agosto, a partir de las 22:45h, ‘En el punto de mira’ buscará respuestas a estos interrogantes en una nueva entrega que lleva por título ‘Veneno en los alimentos’.

    Las patatas fritas, la carne, el marisco y el pescado no están exentos de haber entrado en contacto con algún potente veneno o producto contaminante durante su proceso de producción. La necesidad de cubrir las demandas alimenticias de tantos millones de personas ha provocado una cultura de la producción masiva de carne dando lugar a granjas enormes donde se crían animales a destajo. ¿Qué riesgo conlleva para nuestra salud esta crianza intensiva? Los reporteros Boro Barber, Estefanía Masó y Ricardo Pardo salen a buscar respuestas.

    Tampoco se encuentran libres de peligro las frutas y verduras. El programa descubre que se emplean 40.000 toneladas de fertilizantes y pesticidas en los huertos españoles y compara estos productos procedentes de tiendas convencionales con otros de cultivo ecológico. ‘En el punto de mira’ termina el viaje de esta semana en Parma, Italia, donde se encuentra la sede de la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria. El equipo viaja hasta allí para esclarecer la situación y asegurarse del estado de nuestra alimentación.

    12 septiembre 2016 | 10:18

  6. Dice ser ARC

    Como no enseñes a comer bien en la primera infancia tendras en un futuro a un adolescente obeso y a un adulto enfermo.

    12 septiembre 2016 | 10:19

  7. Dice ser ciudadanox

    Eso, eso, que les pongan una burguer con queso y una cerveza XD Y luego cafe y cigarrito para bajar la comida.

    12 septiembre 2016 | 10:23

  8. Dice ser pABLO

    Hombre, uno de los puntos positivos de un comedor escolar es que no se andan con miramientos y enseñan a los niños a que hay que comer de todo. Muchas madres son muy de preparar otra cosa porque el niño no quiere y con eso hacen un flaco favor a su hijo.

    12 septiembre 2016 | 10:23

  9. Dice ser mari mar

    Lo que principalmente defiendo ,es que se respete al niño teniendo en cuenta que unas comidas gustan más que otras , y que no siempre se tienen las mismas ganas de comer.

    12 septiembre 2016 | 10:35

  10. Dice ser Mariló

    De acuerdo con comentario 4.
    Si ya mucha gente tiene dificultades para pagar el comedor, el autobús escolar, etc etc…
    Si tienes q contratar cocineras, luz, materia prima y además, hacer tropecientos menús para que cada niño pueda elegir que come según sus gustos….q me supongo q os pasarían el papelito a las supermamás para que seais VOSOTRAS las q elegís el menú al nene…y luego ponle a un niño una cosa y al otro otra…..pelea y llanto en 3…2…1..
    Q listas sois… y q buenas madres… q chics!!
    Y que poco conoceis a los niños por este artículo…jajaja friki!

    12 septiembre 2016 | 10:41

  11. Dice ser Menú a la carta para cada niño???

    Me parece alucinante que se pretenda que cada niño coma según sus gustos en un comedor de colegio, vamos, es que ni en casa si se son cuatro o cinco personas es práctico hacer una comida al gusto de cada uno.
    Los comedores, sin ser la solución ideal, son básicos para el ritmo de vida actual y no se puede hacer a gusto de cada niño ni por capacidad ni por educación. A un niño de pequeño hay que darle de todo, porque el paladar también se educa… y lo que a la primera no gusta, a lo mejor cuando se ha probado cuatro veces, sí.

    Y al menos los comedores que yo conozco no “embuten” a los niños a la fuerza como parece dar a entender el artículo, si el niño no come lo dicen a la madre al salir, y listo. Anda que no hay niños que en función de lo que haya comen bien o mal!!!

    Lo dicho, hay padres y madres que parece que si no le dan a su hijo su comida preferida a diario le van a causar un trauma, cuando es todo mucho más sencillo que eso…

    12 septiembre 2016 | 10:44

  12. Dice ser Ángel

    Antes o después los niños tendrán que comer cosas que no les gusten fuera de casa, eso es así.

    Hace poco estuve en una boda, con varios platos únicos (marisco, ensalada, pescado, carne). Yo me sentaba al lado de un primo mío, cuya madre le ha consentido comer sólo lo que le gustaba.

    Pues bien, este primo comió únicamente un par de trozos de la carne, y se quedó sin comer nada más hasta que se fue a las tres de la mañana, y no descarto que hiciera que su madre le cocinara algo al llegar a casa. Tiene 18 años y va a entrar en Derecho.

    Es más, cuando los primos mayores le hicimos ver que tenía que acostumbrarse a comer más cosas porque iba a estar en una residencia de estudiantes, se pilló un berrinche y estuvo de morros el resto de la noche.

    Lo dejo como reflexión. No siempre se puede escoger qué comer, y en comedores y restaurantes no se van a adaptar a tus gustos.

    12 septiembre 2016 | 11:03

  13. Dice ser patricia

    Así es como hacemos a los niños unos caprichosos y malcriados… Que coman lo que les gusta y lo que quieran… Claro, y si al niño todos los días se le pone que no quiere otra cosa que no sean patatas fritas y salchichas, pues ale, a darle al niño lo que quiera. O que no quiere comer, que es peor todavía… Yo no me quedaría tranquila sabiendo que al menos no han insistido para que mi hijo coma al menos la mitad de lo que le han puesto. También hay que tener en cuenta que no va tu hijo solo al comedor, sino seguramente 100 niños más… y si nos tenemos que ceñir uno por uno a los gustos de cada niño a diario, pues faltarían monitores de comedor en este mundo para atenderlos a todos.

    12 septiembre 2016 | 11:04

  14. Dice ser miopinion

    No estoy de acuerdo contigo. Para mi es bueno que se les intente dar de comer algo que algún día puede que les guste. No digo que se les obligue a comer un plato enterito, pero si probarlo y comer aunque sea un poco de todo….. Si no lo hiciera, mi hija comería 3 cosas. Además, he comprobado que lo que no le gusta un día, un mes después puede que si….. En su cole, la dicen que tiene que comer un poco y probarlo, un plato entero mínimo. Y menos mal, sino mi hija se iría a jugar sin comer….

    En cuanto a la jornada intensiva, entiendo que a ti te venga mejor, pero a mi personalmente me vendría fatal. Lo de apuntar a las extraescolares….como si las regalaran!!!! Venga, como trabajan y no pueden ir a recoger a sus hijos, que paguen más, y si no pueden, pues que dejen de trabajar para recogerlos, así también se ahorran el comedor.

    12 septiembre 2016 | 11:05

  15. Dice ser Enrique

    Una alimentación adecuada

    12 septiembre 2016 | 11:39

  16. Dice ser Alicia

    Trabajé durante un tiempo en un comedor escolar, y me gustaría contarte mi experiencia, por si sirve de algo. Respecto al tema de no obligarles a comer, como te digo desde mi experiencia, si un niño que normalmente come bien puntualmente un día no tiene hambre no se le obliga, son personas que al igual que los adultos tienen días con más hambre y días con menos por lo que sea. En el caso de los niños que se niegan a comer por sistema sí que hay que insistirles un poco más, algunos lo hacen para llamar la atención y al final, cuando la han recibido, comen, a otros simplemente no les gusta comer, también hay que insistirles. Tampoco se les obliga, simplemente se les insiste más para que coman al menos un poco de lo que se les ha servido, se negocia con ellos, se les convence.. Pero raramente un monitor va a coger la cuchara y sentarse a dale de comer a un niño de primaria. Es responsabilidad de los monitores que los niños no se vayan sin comer, a pesar de que a nadie le gusta estar insistiéndole a un niño para que coma, y si esto es difícil en casa podéis imaginar con 20 niños a tu cargo a los que tampoco se les puede premiar ni castigar. Lo fácil sería dejarles que hicieran lo que quisieran y si no comen a medio día que se encarguen sus padres de alimentarles por la tarde, que tendrán más hambre, pero nunca he visto a ningún monitor de comedor con esa actitud, porque les importan los niños y se toman en serio su trabajo.
    Respecto a los gustos personales de cada uno también se respetan en la medida de lo posible, pero hay que tener en cuenta que el paladar también se educa, y que si prueban todos los alimentos es posible que con el tiempo acaben apreciando más sabores, por lo que siempre se intentaba que comieran al menos un poquito de las cosas que les gustaban menos. Si el niño no se ha comido bien la verdura siempre se le puede poner otro filete de lomo o más patatas antes de que se vaya sin comer. Por supuesto, también existen niños a los que determinados alimentos les dan arcadas. Jamás he visto a nadie obligar a un niño en esta situación a comer ese alimento. Además, los monitores les acompañan día tras día a la hora de comer, y al poco tiempo ya conoces a los niños, y al igual que se tienen en cuenta las alergias también se tiene en cuenta que menganito no soporta la coliflor o que fulanito no tolera los pescados con espinas. En estos casos se habla con los padres y si no tienen incoveniente cuando se sirve ese alimento no se le pone. Resumiendo, que el comedor no es tan malo como cuentan muchos niños, cada uno cuenta la película según le ha ido y si ese día tocan espinacas y al niño no le gustan, aunque le hayan puesto solo una cucharadita para que las pruebe va a llegar a casa contando que le obligan a comer espinacas, aunque la situación en el comedor diste mucho de obligar a ningún niño a comer algo que no quiere.

    12 septiembre 2016 | 11:44

  17. Dice ser truli

    C´omo se nota que no has tenido problemas con que tus hijos no quisieran comer.
    Yo, que tengo un niño que pesa 9 kilos con 2 años, si no le obligara a comer algo al menos, le habr´ia tenido que ingresar por desnutrici´on.
    Acabamos de empezar a comer en la guarde, porque viendo a los dem´as se animan a comer lo que no quieren en casa.
    Y yo reconozco que si no me hubieran obligado a comer de todo de pequeña, ahora mismo no comer´ia mitad de cosas que como y me gustan, no probar´ia verduras ni legumbres, y aunque habra cosas que me gusten mas o menos, procuro comer de todo y eso se debe a unos habitos desde pequeños.
    Creo que le das demasiado protagonismo a los deseos de tus hijos.

    12 septiembre 2016 | 11:45

  18. Dice ser Allister

    Empiezo diciendo que estoy a favor de no obligar a comer a los niños, yo a los míos no les obligo. A veces insisto un poco y la mayoría de las veces me acaban dando la razón de que la comida está buena. Pero si insisten en que no les gusta y no pueden, no se lo hago comer. Ni les fuerzo a que se acaben el plato.

    Dicho esto, una cosa es lo que practiquemos en casa y otra cosa en los comedores escolares, donde no se puede, obviamente, dejar elegir a los niños lo que comen. Un niño no tiene la capacidad, como un adulto, como hago yo en el comedor de mi empresa, de elegir lo que me conviene, aunque sea menos apetecible. Por eso deben comer el menú que se pone, que me imagino que, mejor o peor, vendrá avalado por algún nutricionista. Son además, menús fáciles que pueden comer todos los niños sin problemas. Dudo que pongan mucha coliflor o repollo. Dejar elegir a los niños sería la puerta de entrada a la obesidad y a inculcarles hábitos dietéticos no saludables. Lo veo un mal menor.

    12 septiembre 2016 | 12:28

  19. Dice ser Carmen

    Siento decirte que tras leer el artículo me parece que tu responsabilidad o madurez, como quieras, queda en entredicho respecto a la educación de un niño. Bien es sabido que un niño siempre dirá no a determinados alimentos porque sus papilas gustativas lo rechazan en gesto de asco (eso tiene una explicación biológica de adaptación; el asco sirve como señal para no tomar nada amargo que dañe el sistema).

    Adaptar la comida a un niño sólo se debe hacer si es celíaco, alérgico, por ejemplo al marisco a los frutos secos presentes en ciertos alimentos, y bajo otras circunstancias en las que el niño la rechace por alguna causa desconocida. Ahora bien, pretender adaptar el menú según qué gustos y en base a otro artículo es querer consentir, no respetar. La delgada línea que separa una de otra es a veces imperceptible, pero no confundas: son niños, edúcalos como tales.

    12 septiembre 2016 | 13:02

  20. Dice ser A Parla

    Pues claro, mujer…. Tu, en vez de dejar al niño en el comedor, le mandas con un bocadillo de Nocilla y el niño encantado.

    12 septiembre 2016 | 13:44

  21. Dice ser Quimera

    Una vez mas esta señora escribe un articulo “de opinión” en forma de verdad universal para convencer a los lectores que su forma de ver el mundo es la ideal.
    Pero señora no se confunda la forma que tiene usted de educar a sus hijos se llama “Síndrome del emperador” sus hijos son los dueños y señores de su vida, lo que ellos dicen debe ser tomado en consideración por encima de todo lo demás y, pese a ser injusto, les obliga a tomar decisiones las cuales debido a su corta edad y su falta de experiencia y conocimientos no deberían tomar.
    Un niño por muy listo que sea no puede saber lo que es bueno o no es bueno para él, no va a tomar decisiones pensando en su salud o su bienestar futuro, eso es responsabilidad de los padres, porque por muy tirano que pueda parecer a los niños acomodados que hoy en día son padres, a un niño hay que decirle que no, hay que obligarlo ha hacer cosas que no le gustan y sobre todo hay que pensar que la educación que les damos desde pequeños es la base para su forma de ser en la edad adulta y que probablemente defina el carácter de esa persona, una vez que ya son adolescentes malcriados ya no hay marcha atrás…

    12 septiembre 2016 | 13:56

  22. Dice ser kjdkfjaid

    eso , tú sigue censurando, madre mia lo que hay que leer, y si un niño squiere lo mismo todos los días o le faltan nutrientes anda que, que asco dais porque enicma os créeis superiores

    12 septiembre 2016 | 16:24

  23. Dice ser Tía de SobrinoS

    Vaya ahora va a resultar que todos comemos comida que odiamos en vez de la que nos gusta.
    Nadie discute que haya que comer de todo pero dentro de cada grupo de comidas hay preferencias: unas verduras gustan más que otras porque obligar a un niño a comer coliflor si lo que le gusta es el brocoli? Y si prefiere lentejas en vez de garbanzos? Le obligamos se comer garbanzos?
    Lo de comer en el colegio es cosa se parte. Por que obligarlos a terminarse unos “palitos de pescado” rebozados y fritos en quien sabe que aceite?
    Yo preferiría que salgan con hambre a comerse la fruta de la merienda. Fruta que obviamente será seleccionada de entre las que les gustan.

    13 septiembre 2016 | 03:53

  24. Dice ser dfad

    pues si, tia de sobrino yo como verdura porque es sana porque de sabor que quieres que te diga la comeria una vez al mes, así que no te pases de lista, maja, y muchos niños comen mas guarrerias en casa que en el colegio

    13 septiembre 2016 | 10:20

  25. Dice ser Raquel

    A ver, yo no estoy de acuerdo en obligarles a comer si ves que al niño le estan dando arcadas y no puede con ello, pero creo que en esta vida hay que acostumbrarse a comer de todo. Habra cosa que comas con mas ganas y cosas que comas con menos. Yo lo que hago es que de lo que les gusta menos, pues les pongo menos cantidad, pero se lo pongo. A mi hay cosas que no me gustan mucho, pero si hay que comerlas las como.
    Si por mi hijo fuera no comia ningun tipo de pescado y de fruta solo melon. Entonces, que hago durante el invierno? no darle fruta? Pues se la doy. Mi hija come muy bien, pero nunca quiere probar cosas nuevas, pero cuando insistes y las prueba, pues normalmente le gustan.
    Mi madre me hacia comer de todo y ahora puedo ir a cualquier sitio, que me como el 95% de lo que haya. Con mi hermana fue mas permisiva y no se puede salir a comer con ella, no come nada de pescado, pocas verduras…. la sacas de la pasta y no sabe comer.
    En cuanto a la jornada intensiva, creo que en este pais mas que intensiva es intensa, por lo que no me parece adecuada para niños tan pequeños. Creo que el descanso del mediodia les viene muy bien para afrontar el resto de asignaturas. Aparte de eso, en mi caso, me tocaria reducirme mas la jornada de lo que la tengo o meterles mas extraescolares, por lo que al final, seguirian haciendo una jornada partida.
    Para mi gusto, lo de la jornada intensiva es una inventiva de los profesores para tener una tarde tranquila y de las madres que no trabajan para no tener que hacer varios paseos
    Yo hice jornada partida todo EGB y no me parece que haya salido tan mal

    13 septiembre 2016 | 10:25

  26. Dice ser Mariola

    No se debe obligar a comer de todo, entre otras cosas porqué a veces la comida del xatering escolar es incomible, debería haber mucho mas control sobre la alimentación y raciones de nuestros hijos, hay empresas que esctiman demasiado para que les salgan las cuentas.

    15 enero 2018 | 14:04

  27. Dice ser marian

    Tienen que aprender a comer de todo, y si es necesario por supuesto, obligarles, en el colegio y en casa.
    Aprender a comer bien y desde pequeños es como ir al colegio o no cruzar con el semáforo en rojo o no pegar o ir al médico. OBLIGATORIO por su propio bien sin mas historias.

    16 enero 2018 | 11:01

Escribe aquí tu comentario





    Normas para comentar en 20minutos.es

    • Esta es la opinión de los internautas, no la de 20minutos.es.
    • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
    • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
    • Por favor, céntrate en el tema.
    • Algunos blogs tienen moderación previa, ten paciencia si no ves tu comentario.

    Normas para enviar su comentario e información sobre el tratamiento de sus datos de carácter personal

    Antes de enviar su comentario lea atentamente las normas para comentar en 20minutos.es. La opinión de los autores y de los usuarios que realizan comentarios no es responsabilidad de 20 Minutos Editora, SL. No está permitido realizar comentarios contrarios a la normativa española y europea ni injuriante. 20 Minutos Editora, SL se reserva el derecho a administrar y eliminar los comentarios que consideremos puedan atentar contra las normas, resultar injuriosos, resulten spam o sencillamente no estar relacionados con la temática a comentar.

    Le informamos que, de conformidad con lo establecido en la normativa nacional y europea vigente en materia de protección de datos personales y de servicios de la sociedad de la información y de comercio electrónico, al enviarnos el presente formulario Ud. está dando expresamente su consentimiento a 20 MINUTOS EDITORA, SL para que trate los datos recogidos en este formulario con la finalidad de gestionar el servicio de recepción de su comentario, así como para enviarle comunicaciones electrónicas informativas o comerciales o dirigirle publicidad electrónica de productos y servicios propios o de terceros. No está permitido el registro de menores de 13 años.

    Algunos datos personales pueden ser objeto de tratamiento a través de la instalación de cookies y de tecnologías de tracking, así como a través de su acceso a esta web desde sus canales en redes sociales. Le rogamos consulte para una más detallada información nuestra Política de Privacidad y nuestra Política de Cookies

    Para la finalidad anteriormente indicada 20 Minutos Editora, SL puede ceder estos datos a otras empresas de Grupo Henneo o a terceros proveedores de servicios para la gestión de comunicaciones electrónicas y otros servicios de gestión comercial o publicitaria, incluso aunque se hallen fuera del territorio de la Unión Europea en aquellos casos que legalmente garanticen un nivel adecuado de protección que exige la normativa europea.

    Los datos personales solicitados deben ser exactos para que puedan tratarse con las finalidades indicadas. En el caso de dichos datos dejen de ser exactos, necesarios o pertinentes para las finalidades para las que han sido autorizados (por ejemplo, en caso de comunicaciones electrónicas devueltas por error o cancelación de dirección electrónica), 20 Minutos Editora, SL procederá a su bloqueo, conservándose los datos únicamente a disposición de las Administraciones Públicas, Jueces y Tribunales durante el plazo de 4 años, transcurridos los cuales 20 Minutos Editora, SL procederá a su supresión. Sus datos se conservarán por 20 Minutos Editora, SL mientras sean exactos y Ud. no retire el consentimiento que explícitamente emite con el envío de este formulario o durante los años necesarios para cumplir con las obligaciones legales.

    En cualquier momento Ud. puede retirar el consentimiento prestado y ejercer los derechos de acceso, rectificación, supresión, portabilidad de sus datos y limitación u oposición a su tratamiento dirigiéndose a 20 Minutos Editora, SL enviando un correo electrónico a dpo@20minutos.es o mediante comunicación escrita al domicilio en Pº Independencia, 29. 50001 Zaragoza, indicando en cualquiera de ambos casos la Ref. Datos personales y el derecho que ejercita así como adjuntando copia de su DNI o documento identificativo sustitutorio.