BLOGS

José Ángel Esteban. Señales de los rincones de la cultura. Y, por supuesto, hechos reales.

Una maldita otitis

Cosas que pasan en los rincones. De su vida anterior se trajo un gusto especial por la música y un oído exquisito, absoluto, que detectaba lo mejor de cada sonido, la nota exacta. Así que no tardó mucho en encontrar trabajo. Su manta se llenó de música y su oído le sirvió para identificar los cantos de las sirenas mucho antes de que llegaran: si eran ambulancias de intervención o de traslado, coches oficiales con ilustres protegidos, bomberos de ida o de vuelta, médicos de visita, policías de ciudad, del estado, de la guardia civil, de los ejércitos. Cada una tenía su timbre, su tono, su cadencia que él clavaba en el pentagrama de su tímpano. Sus colegas tiraban de la manta y desaparecían cuando escuchaban el más mínimo rumor sin arriesgarse; él conocía el uniforme por el sonido que llegaba y sólo se levantaba cuando era seguro que los azules se acercaban. Aguantó más que nadie en las esquinas, en los rincones; y le fue bien mientras los otros no ganaban para sustos. Muchos horas en la calle, demasiadas, tantas que un domingo cogió frío: una infección pequeña que le desafinó el oído y le llevó directo al calabozo.

4 comentarios

  1. Dice ser sorel

    repatriado de nuevo en un avión a “tutiplen” tenía de todo menos futuro, fue recobrando los sonidos tibios de la despedida, primero escuchó el levante colerico acariciar acantilados, despues olas calmas q vuelven tras romper en europa, y al final sumido en sonidos olió su patria muda sedienta, hambrienta, moribunda.y la muerte, tiene eco?

    19 Noviembre 2006 | 9:35

  2. Dice ser luces

    …antes de morir, repitió como un eco su odisea, la de ida y la de vuelta, y los cantos de sirena. Algunos de los que le escucharon se quedaron, no sabían de darwin y lo suyo; otros se atrevieron. Y los que llegaron, como un coro, con el primer apaño se compraron una caja de aspirinas. Genéricas.

    19 Noviembre 2006 | 10:39

  3. Dice ser soledad

    …Coros de querubines le acompañaron en el viaje,los oía de lejos como un susurro, su oido absoluto le permitió distinguir las negras de las blancas, su imaginación, dibujar un pentagrama y un dedo divino le escribió con tinta de oro la partitura.

    19 Noviembre 2006 | 18:48

  4. Dice ser MM

    ….Antes de partir dejó su familia durmiendo. Lloraba en silencio, como son las lágrimas más amargas, pensando en no ver jamás esos ojos del pasado.Muchos días ahorrando, muchos días de hambre para que el mafioso se enriqueciera a costa de sueños donde existen paraísos en los que no cabe el hambre ni la miseria: Europa!Oscuridad, sed, miradas hambrientas, frío mucho frío. La costa, el alambre, la muerte. Corred.Ya estoy en el paraíso. No me cabe duda. Lo logré.No existen fronteras, es el propio hombre el que las fabrica.

    19 Noviembre 2006 | 22:21

Los comentarios están cerrados.