LOS APUNTES DE ECONOMÍA PRÁCTICA Y FAMILIAR de Joan F. Domene

Entradas etiquetadas como ‘maskin’

Nobel a la evidencia

La asignación eficiente de recursos escasos que, según uno de los padres de la ciencia económica, Adam Smith, procuraban el mercado y “la mano invisible” que lo guiaba ha existido siempre más en el papel que en la realidad. Y si no que se lo digan a las tres compañías de móvil que operan en España y a las que Competencia ha abierto un expediente por incrementar a la vez y en el mismo porcentaje sus tarifas con motivo de la entrada en vigor de la ley que prohibía el redondeo en las llamadas.

Pues bien, el premio Nobel de Economía de este año ha decidido reconocer la labor de un economista y dos matemáticos norteamericanos que han dedicado su carrera a desmontar la teoría y demostrar la evidencia: contra lo que dice la teoría clásica, ni la competencia es totalmente libre, ni los consumidores están totalmente informados a la hora de tomar sus decisiones, ni la mayoría de transacciones se dan en mercados abiertos, etc, etc, etc.

Leonid Hurwicz, Eric Maskin y Roger Myerson, los tres premiados, han conseguido proporcionarnos las herramientas -la llamada teoría del diseño de mecanismos- para detectar en qué situaciones los mercados funcionas bien o no como consecuencia del uso estratégico que los agentes económicos hacen de la información privada que poseen.

Sus enseñanzas se pueden aplicar tanto al ámbito específico de la economía -la actividad de las empresas, el comportamiento de los consumidores, el funcionamiento de un sector…-, como a las regulaciones impuestas por los gobiernos en algunos mercados, o incluso al diseño de políticas sociales eficientes que permitan mejorar los niveles de bienestar de la población.

Por cierto, que otra vez el galardón va a parar a Estados Unidos, y ya van 41 de 61 en la historia de estos premios, que acostumbran a premiar aportaciones que, incluso la de este año, van en la línea de reforzar el establishment sin tomar demasiados riesgos. Para eso está el Nobel de la Paz, supongo, y ahí están Yunus y a sus microcréditos.