LOS APUNTES DE ECONOMÍA PRÁCTICA Y FAMILIAR de Joan F. Domene

Entradas etiquetadas como ‘eon’

¿Y qué pasa con los accionistas de Endesa y sus clientes?

Las acciones de Endesa han perdido este lunes un 1,69%, aunque de hecho todos los valores del Ibex-35 excepto Metrovacesa y Unión Fenosa han cerrado con números rojos en otra sesión dominada por las pérdidas. Mientras, el PP ha cumplido su amenaza de denunciar al Gobierno ante la CNMV, el organismo que vela por el buen funcionamiento de la Bolsa española, por propiciar la irrupción de Enel en la batalla eléctrica. Y de paso “defender a los consumidores, a las familias y a los pequeños accionistas”. Aunque no sé por qué la llegada de los italianos puede ser peor para los clientes de Endesa que la de los alemanes, si bien es cierto que este nuevo episodio plantea serias incertidumbres sobre los espléndidos beneficios que esperan recibir de E.ON los accionistas.

Forges en El País (5-3-2006)

Si finalmente E.ON decide retirar su oferta, los principales perjudicados van a ser los 800.000 pequeños accionistas que tenían en perspectiva los 38,75 euros por acción que ofrecía la alemana para hacerse con el control de Endesa. Más del doble de lo que valía en septiembre de 2005 cuando Gas Natural lanzó su infructuosa OPA.

En ese escenario, los expertos lo pintan bastante negro y recomiendan incluso empezar a dar órdenes de venta en los 38,20 o 38,30 porque se temen un desplome de la acción de entre el 10% y el 30% si E.ON da marcha atrás. Los que sí habrán hecho un espléndido negocio son los fondos de inversión que han vendido a Enel parte de sus acciones a 39 euros.

Esta semana habrá que estar pendientes de si el gigante alemán sigue las recomendaciones de sus asesores financieros para que compre hasta un 25% de Enel para intercambiarlo por el porcentaje de Endesa que ha adquirido la compañía italiana. O sea, como en un cambio de cromos.

Por ahora parece lejano el escenario de una guerra de precios. Ahora seguro que no porque las normas de OPAs impiden a E.ON mejorar su oferta a los accionistas. Quizá pueda hacerlo tras la junta del 20 de marzo. Lo que parece claro es que la legislación española debe ser revisada porque aparentemente perjudica al que la cumple y beneficia al que, como en este caso Enel, interfiere en un proceso altamente regulado poniendo en riesgo las ganancias de los accionistas minoritarios.

Y más allá del debate empresarial y bursátil, lo que no parece interesar a nadie cuáles son las necesidades de nuestro sector eléctrico, si es mejor estar en manos de los alemanes o de los italianos y, en definitiva, qué opción les conviene más a los sufridos consumidores. Por lo pronto no hay duda de que, sea quien sea el ganador de la subasta en la que se ha transformado la lucha por el control de Endesa, hará lo que sea para recuperar el dinero invertido y lo acabaremos notando en nuestro recibo de la luz.