BLOGS

LOS APUNTES DE ECONOMÍA PRÁCTICA Y FAMILIAR de Joan F. Domene

Baja la gasolina (por ahora)

Pero no todo han sido malas noticias en el terreno económico. Los descensos continuados del precio del petróleo que se han producido a lo largo de las última semanas se empiezan a notar en las gasolineras. Ya podemos llenar nuestro depósito por menos dinero. Sin ir más lejos el precio medio de la gasolina ha caído en septiembre 8,5 céntimos y se ha colocado por debajo del euro; y el gasóleo se ha abaratado casi siete céntimos, hasta los 92. Aún así, parece un descenso demasiado moderado si tenemos en cuenta que el barril de crudo ha caído casi un 25% (de 78 a 60 dólares) desde el inicio del verano. ¿Por qué será que las subidas del petróleo se trasladan tan rápido a nuestros bolsillos y tardamos tanto en beneficiarnos de las benditas bajadas? Sólo hay que echar un vistazo a la cotización en Bolsa de las petroleras y a sus cuentas de resultados para darse cuenta de a quién favorecen realmente esos movimientos caprichosos del mercado. Pero no se hagan ilusiones. Los países productores de petróleo consideran que por debajo de los 60 dólares el barril nos sale demasiado barato y ya están manos a la obra para que el precio se mantenga en esos niveles o un poquito por encima. Para conseguirlo, piensan recortar la producción en un millón de barriles y así, con menos oferta en el mercado y si la demanda se mantiene, pagaremos más primero por el crudo… y después por los carburantes.

Los comentarios están cerrados.