El Blog sobre la Comunidad Latinoamericana en España

Entradas etiquetadas como ‘quinceaneras’

El paso de niña a mujer

Si naciste en algún país de Latinoamérica debes saber lo que es una fiesta de 15. Esas celebraciones en las cuales un padre orgulloso toma la palabra en medio de un salón lleno de invitados y, champagne en mano, dice en alguna parte de su discurso: “mi hija ha dejado de ser una niña y ha pasado a ser una mujer”. ¡Salud!

Con esas palabras te lanzaban al mundo de los grandes, de los adultos, donde ya te llamaban “señorita” y eso te hacía sentir bien. Las fiestas de 15 años eran, y siguen siendo, un ritual que simbolizaba el abandono de la infancia y el inicio de una nueva etapa en la vida de las mujeres, y por una sinrazón el color rosado es el tono oficial de la celebración.

Después del brindis, la nueva señorita, vestida de rosado de pies a cabeza, baila un vals con su padre y éste le entrega a su chambelán, que puede ser su novio adolescente o un amigo cercano, aunque si la quinceañera tiene un hermano mayor, no hay novio que valga.

Pero antes de todo esto, y siguiendo los rituales, hay una parte fundamental en las fiestas de 15: durante la misa, porque casi siempre la quinceañera inicia su nueva etapa con una bendición religiosa, se hace el siguiente rito: el sacerdote bendice los zapatos de la nueva señorita y los padres calzan estos zapatos, rosados, bendecidos y de tacón, a su hija, que hasta ese momento había estado usando sandalias planas. Como se ve en la fotografía de arriba, que la tomé en una ceremonia de 15 años que se celebró en la iglesia de San Lorenzo, en Madrid.

En España, esta tradición no existe, pero como he dicho al empezar este post, las fiestas de 15 no faltan en Latinoamérica, y las familias inmigrantes sigan festejando a sus quinceañeras en cualquier parte del mundo. Aunque años más tarde, muchas ex quinceañeras reprochemos ese discurso paternal que habla de la niña-mujer, pero en ese momento, en medio de la atmósfera rosada, nos hace mucha ilusión sentirnos grandes y ser llamadas señoritas.

¡Feliz cumpleaños Lucía!