Entradas etiquetadas como ‘vino’

El vino con acento mexicano que se ha propuesto conquistar Ribera del Duero

Cuando hace unos años tuvimos la oportunidad de probar la primera añada de Pinea descubrimos que eso que repetíamos sobre lo difícil que es distinguir un vino bueno de uno muy bueno era mentira. Este pertenecía a los segundos y al primer sorbo quedaba meridianamente claro.

Aquel era uno de los mejores tintos que recordábamos haber probado en mucho tiempo. La nueva añada (2017) confirma aquella impresión de estar ante uno de esos grandes vinos con aspiraciones de convertirse en un nuevo referente.

Y no nada fácil en una zona como Ribera del Duero donde ya hay nombres propios que son parte de la historia del vino a nivel mundial. Pero eso es exactamente lo que los creadores de esta bodega se propusieron en su momento: elaborar uno de los mejores vinos del mundo.

Aunque por el discurso podríamos pensar que Vicente Pliego y Hugo T. del Pozo -los fundadlos de Pinea Wine- son del mismísimo centro de Bilbao, en realidad son dos mexicanos enamorados de la zona y sus viñedos.

En 2017 pusieron en marcha este pequeño pero ambicioso proyecto basado en seleccionar de forma manual las mejores uvas tempranillo de cepas viejas y de altura, y conseguir llevarlas a su máxima expresión de la mano del enólogo Isaac Fernández.

Pinea es su referencia más exclusiva e internacional, con una producción de 16.000 botellas para todo el mundo en esta añada 2017.  Un dato curioso: se presenta en formatos de hasta 15 litros (Nabucodonosor, por si sale la pregunta en el Trivial) y tanto en esta versión gigante como en la de 3 litros ya está agotada.

Lee el resto de la entrada »

El envase que mantiene el vino perfecto durante 5 meses una vez abierto

¿Cómo se llama una botella de vino de tres litros? Pregunta de Trivial con respuesta relativamente sencilla: doble Magnum. Para el mercado doméstico, esta es la opción más conocida para juntar el equivalente a cuatro botellas estándar en un formato de gran volumen.

De todos modos, hay otra alternativa que, en realidad, no es nueva y tiene un nombre muy poco atractivo: bag in box. Peor que eso: casi siempre se asocia a vinos de calidad muy justa y están pensados sobre todo para hostelería, rara vez para el mercado doméstico y menos para un contenido de cierto nivel.

Pero eso es justo lo que quiere cambiar ahora la bodega Martúe con sus nuevos formatos Evolution que, sin ese nombre tan feo de bag in box, ofrecen justo eso: un recipiente de 3 litros, cerrado de forma hermética, con un dispensador muy práctico y presentado en un tubo de tamaño muy comedido y aspecto bastante resultón.

De hecho, este sistema en concreto se conoce como  un bag in tube y nos cuentan quienes saben de estas cosas que, de momento, no solo es relativamente raro de ver, sino que además resulta bastante caro.

Por ahora ofrecen dos referencias en este formato que quiere hacerse un hueco en el mercado doméstico y se presenta como alternativa al vino a granel, ofreciendo una solución más práctica, bonita y apostando por una calidad más que correcta.

Lee el resto de la entrada »

Las copas que prometen hacer que tus vinos buenos sepan mejor

Para muchos, la copa de vino es un accesorio que tiene más que ver con lo que estético que con lo práctico. Vaya, que un buen vino seguirá siendo bueno en un vaso y uno malo no hay copa cara que lo salve. Y aunque es tentador apuntarse a esa teoría y parte de ella -la segunda mitad- es incontestable, quienes saben del asunto aseguran que la copa juega un papel clave a la hora de disfrutar de un vino.

Y entre los mayores expertos del mundo en la materia, Kurt J. Zalto ocupa un lugar destacado. Este prestigioso vidriero es el artífice de Josephinen, unas copas alemanas de lujo que llegan ahora al mercado español y que, con un diseño único -y una finura que entre las manos hace temer lo peor pero disfrutar mucho de cada sorbo-, prometen conseguir que los buenos vinos sean un poco mejores.

Aprovechando su visita por el país para presentar el estreno de estas exclusivas copas hemos podido charlar con él para resolver algunas de esas dudas que siempre nos asaltan a la hora de elegir, guardar o limpiar copas sin acabar con la mitad rotas.

¿Hasta qué punto una copa puede condicionar la experiencia de beber vino?

La copa es mucho más relevante a la hora de degustar el sabor de lo que el público se imagina. Si pruebas el mismo vino en cinco copas distintas, seguramente tendrá un sabor distinto en cada una de ellas.

La estructura de la superficie de la copa determina cómo la copa es capaz de retener el vino y transmitir los aromas a la nariz. El tamaño de la superficie también es muy importante para transmitir la intensidad del vino.

La forma de la copa es clave. Puede aportar armonía al vino, abrirlo o marcar la diferencia en el caso de que no se consiga potenciar el vino si no incorpora el alcohol con la complejidad de aromas y sabores.

¿En qué hay que fijarse para saber que estamos ante una buena copa de vino?

Una buena copa de vino tiene que llevar el vino a su máxima expresión en cuanto a aroma, nariz y sabor. En segundo lugar, tiene que ser un vino auténtico. En otras palabras, un buen vino florecerá en una buena copa. Sin embargo, si es un mal vino, el sabor puede ser incluso peor.

Uno de los rasgos más importantes de una buena copa es que esta sea fina, ligera y delicada. La copa debe estar bien equilibrada para poder sostenerla en la mano y hacer girar el vino perfectamente. Tiene que ser fina, que te aporte la sensación de tener el vino en tus manos, conectar con el vino. Todo forma parte de una experiencia sensorial completa: ver, sentir, oler y saborear.

Además, la copa debe ser duradera y de uso diario. Personalmente, no me gustan los productos de lujo que no son funcionales.

Lee el resto de la entrada »

6 vinos blancos para probar este septiembre

Formas de despedir el verano y afrontar el mes de septiembre hay muchas. Pero hacerlo con unos cuantos vinos cerca siempre es una buena idea. Y más este año en el que la vuelta al cole, al trabajo, a la nueva normalidad y a lo que venga se presenta más áspera que nunca.

Así que para hacerla algo más llevadera hemos seleccionado media docena de blancos que hemos probado últimamente y que nos han parecido interesantes. Mucho verdejo pero con perfiles muy diferentes y también para todos los presupuestos.

Viña Albina Verdejo

Un auténtico clásico de los tintos de Rioja, Viña Albina, se asoma ahora a la DO Rueda y a los blancos con su primer verdejo. Aunque es verdad que dentro del portafolio de la casa (Bodegas Riojanas) ya había Ruedas y verdejos, ahora se recurre a una de sus etiquetas más reconocidas y clásicas para lanzar este nuevo blanco.

Algo que es, sin duda, una declaración de intenciones. Se presenta como un vino blanco “fiable y leal” y eso es justo lo que es, avisados quedan los buscadores de emociones fuertes o rarezas. Fresco, con la acidez justa, aromático y elegante y canónico, este nuevo Villa Albina ofrece lo que promete. Esta primera añada 2019 cuesta menos de 6 euros.

Mas de la Pansa parellada

Un tipo de uva poco conocida fuera de Cataluña es la protagonista de este blanco de la bodega Mas de la Pansa. Un pequeño proyecto que apuesta por la recuperación de viejas viñas y variedades poco populares como esta parrillada o la trepat en el caso de los tintos.

Tras un corto paso de 15 días por barrica los 6 meses con las lías le dan una estructura y complejidad realmente interesante. Es verdad que no es fácil encontrarlo, pero si tienes la suerte de cruzarte con él hazle sitio a una botella en tu despensa.

Afortunado Organic

Los vinos ecológicos cada vez tienen más tirón así que Viñedos Singulares ha decidido apostar por esta línea en una de sus referencias más populares: el blanco Afortunado.

El nuevo Afortunado Organic se presenta en una edición limitada de 20.000 botellas con el mismo carácter fresco,  sencillo y muy afrutado -la piña y las frutas están muy presentes- que le ha permitido posicionarse estos años, pero ahora con certificación ecológica y también apto para veganos. Anda sobre los 7 euros y la versión magnum por 13 euros.

Pazo Señorans Colección 2016

Los amantes del albariño seguro que conocen de sobra Pazo Señorans. Una bodega que lleva más de 30 años apostando y mimando esta variedad y que con su gama Colección quiere mostrar todo el potencial de la albariño.

Y es que estamos ante un vino que va más allá del guión clásico del albariño para demostrar que con un buen trabajo y paciencia (5 meses sobre lías y 30 en botella) la elegancia y complejidad de este blanco crece exponencialmente. De hecho, es imposible descorchar la botella sin pensar que nos estamos perdiendo una evolución todavía más interesante en el tiempo. Su precio es de unos 18 euros.

Xic

Los blancos sin complicaciones también tienen su momento. Y la verdad es que este Xic de la bodega Agustí Torelló nos parece una compañía inmejorable para el aperitivo, sólo o acompañando algo de picoteo.

Con DO Péneles y a base de uva xarel·lo su frescura, aromas frutales y la honestidad de un vino económico (anda sobre los 6 euros) sin grandes pretensiones pero que gusta y es fácil de beber lo concierte en un acierto seguro.

Menade Sobrenatural

En el otro extremo de los verdejos más previsibles está este Sobrenatural de la bodega Menade de Rueda. Un blanco que ya en su botella, color y etiqueta deja claro que no es un blanco más.

Un vino natural que juega con el paso del tiempo (30 meses en barrica) para mostrar una verdejo inédita. En nariz sorprende con una mezcla de dulce y mineral y en boca se muestra cremoso, con puntos de acidez y salinidad. Pero, no nos engañemos, estamos ante uno de esos vinos inclasificables que sólo se entienden al probarlos. Cuesta unos 48 euros, pero de verdad que merece la pena darse el capricho.

Estos son los “ruinosos” precios que las bodegas están pagando por la uva esta vendimia

Hace unos meses, la preocupación de las bodegas era qué hacer con todo el vino que, a causa de la pandemia y el cierre de la hostelería y las exportaciones, no se estaba vendiendo y que no dejaba espacio para la uva que entraría con la vendimia. Ahora son los viticultores los que han pasado de la preocupación a la indignación al ver los precios que las bodegas están pagando por kilo de uva recolectada.

Aunque es un clásico que se repite cada año cuando las primeras bodegas comienzan a publicar sus denominadas ‘tablillas’ -el precio que se paga por cada variedad de uva-, la crisis de este año hace que la situación sea especialmente grave en el campo.

Precios a la baja respecto al año pasado que ni siquiera cubren los gastos medio de producción son la nota dominante y la denuncia de muchos viticultores. En otros casos, como el del cava, las grandes bodegas están pagando al mismo precio pese a que hay mucha menos uva (hasta un 35% menos) debido al efecto del hongo mildiu.

Así, Freixenet -que se suele decir que marca el precio por su volumen de compra- ha anunciado que pagará lo mismo que el año pasado: 30 céntimos por kilo de uva. Una cifra que, por cierto, el año pasado ya originó numerosas protestas de los agricultores y que ahora no dudan en calificar de vergonzosa. En 2019 se justificaron esos precios a la baja por la elevada producción y disponibilidad de uva pero, pese a la disminución de esta temporada, los precios no se han subido.

Otros elaboradores elevan la cifra hasta más de 60 céntimos por kilo, pero lo cierto es que son cifras lamentables si se compara -señalan los responsables sindicales del sector- con los 6 o 7 euros por kilo que se paga en Champagne por la uva.

Un tema que, evidentemente, también afecta al trabajo en el campo y a cómo se paga la hora de trabajo en vendimia. Es decir, muchos españoles intentan apuntarse a la vendimia francesa donde los jornales son mayores mientras que inmigrantes de otros países acaban realizando este trabajo en España, con unos salarios y condiciones de trabajo que son de sobra conocidas. Vaya, que el precio de la uva es solo la punta del iceberg de un problema estructural del campo y sus precios.

Menos de 3 pesetas en Castilla La Mancha

La situación en Castilla La Mancha, la mayor zona de producción de uva del mundo, es todavía peor, con unos precios iniciales de compra por parte de las grandes bodegas que están por debajo de las 3 pesetas el kilogrado, una medida habitual en el sector y que tiene en cuenta los grados de alcohol por cada kilo.

¿Pesetas? Sí, curiosamente se sigue usando esta moneda en las tablillas y, sin duda, permite hacerse una impresión rápida de lo que supone que el kilo de uva moscatel se pague a 0,014124 euros el kilogrado, lo que sería un máximo de 19 céntimos dado que la graduación máxima que se paga es de 14 grados.

Aunque los precios varían según la variedad y si se trata de uva para vinos de alguna DO o fuera de ellas, según datos de EFE, el grupo bodeguero Felix Solís ha comenzado la vendimia pagando la chardonnay a 0,027046 euros el kilogrado (unos 35 céntimos como máximo)

Por si queda alguna duda de que eso es muy poco, la Asociación Agraria-Jóvenes Agricultores ASAJA de Castilla-La Mancha presentaba recientemente un estudio sobre los costes de producción de las diferentes variedades de uva, y en ningún caso bajaban de los 0,15 euros por kilo, siendo la media entre 20 y 30 céntimos.

Es decir, algunas bodegas están comprando por debajo de coste de producción, lo que no solo hipoteca el futuro del sector vitivinícola sino que, según denuncia esta asociación, directamente incumple la ley.

Tal vez ha llegado el momento de asumir que, por mucho que pueda parecer bueno para el consumidor, el bajo precio medio del vino español (poco más de 1 euro el litro de media) es un grave problema para todos los actores de este sector, empezando por el campo y quienes lo trabajan y viven de ello.

Oloroso ‘Don Zoilo’, el vino de la semana

Barbacoa veraniega busca maridaje. Posiblemente la cerveza, algún rosado o vino blanco ocuparán las primas posiciones entre los posibles candidatos. Pero, ¿y si probamos con algo diferente? ¿Y si les hacemos más caso a los vinos generosos del Marco de Jerez que tienen que buscar fuera la atención y prestigio que en España cuesta tanto obtener?

Es verdad que no hay peor manera de animar a probar algo que repetir eso de que somos tontos por perdernos esta maravilla. Así que optemos por otra estrategia: por los poco más de 10 euros que cuesta este oloroso Don Zoilo es difícil que encuentres un vino más diferente, complejo y sorprendente.

No, los vinos de Jerez no son para el postre. O sí, pero no solo o no necesariamente. Es una de esas ideas instauradas alrededor de estos vinos, y que limita mucho su potencial a la hora de acompañar comidas.

No vamos ahora a repasar la teoría de lo que es un fino, un oloroso, un amontillado o un palo cortado, porque la complejidad de este mundo hace que para muchos parezca algo tan misterioso como inaccesible.

Pero, muy brevemente, como todos los olorosos, este Don Zoilo de las bodegas Williams & Humbert es el resultado de una crianza oxidativa en el sistema de criaderas y soleras, y al que se le añade alcohol hasta llegar a los 19 grados para dejarlo envejecer durante 12 años.

Pero más importante que todo esto es probarlo y descubrir lo bien que combina su potencia y concentración de sabor, y la salinidad y la complejidad de aromas con el aperitivo, con quesos, o con esa barbacoa veraniega de la que hablábamos.

Variedades: palomino fino

Zona: DO Jerez

Para hacerte el listo: no hace falta la típica copa pequeña para beberlo. De hecho, una copa más amplia y una temperatura de servicio bien fresca ayudarán a normalizar este vino como una opción interesante. Eso sí, no la llenes, que los vinos generosos son para beber un poco.

Precio: 10 euros

¿Qué es un vino “limpio”? Así vende Cameron Diaz sus nuevos vinos “sin químicos”

“Un vino limpio, repleto de bondad natural y sin extras no deseados ni conocidos me ayuda a encontrar el equilibrio cuando estoy disfrutando de una copa de vino”. Suena, y mucho, a Gwyneth Paltrow queriendo vender alguna de sus tonterías para reconectar con el cosmos metiéndose cosas raras en el cuerpo. Pero esta vez es Cameron Diaz la que firma semejante declaración.

Un parecido que no es casual porque también Diaz quiere vender algo, claro.  Y, muy astutamente, se ha dado cuenta de que tirar de palabras como natural, equilibrio y meter miedo con químicos y aditivos siempre funciona. ¿Incluso para un vino? Pues eso parece.

Clean wine (vino limpio) es el concepto con el que se presenta Avaline, la marca de vinos de la popular actriz. No son los primeros en usarlo, según leemos en este interesante artículo de The Guardian en el que explican cómo esto de aplicar al mundo del vino los trucos del negocio del bienestar y la salud es una gran tomadura de pelo. Concretamente una que pretende mover muchos millones de euros, eso sí.

El cuento es el de siempre: nos están envenenando con aditivos y químicos y hacen falta alternativas “naturales” y blablabla. En el caso del vino, además, las bodegas que se han apuntado a lo del clean wine juegan con una buena baza: no es obligatorio detallar la lista de ingredientes usados, con lo que aquí, jugar con el miedo del consumidor es mucho más sencillo.

Lee el resto de la entrada »

Florencia recupera sus “ventanas del vino”, usadas hace más de 400 años durante la peste negra

Durante las primeras semanas tras el confinamiento, algunos bares y restaurantes habilitaron pequeñas ventanas en las que poder recoger la comida minimizando el contacto. Una buena idea que, por supuesto, ya estaba inventada.

Y hace muchos siglos además, porque ya en el siglo XVII  se popularizaron en Florencia las llamadas buchette del vino (ventanas del vino) que, como su propio nombre indica, servían precisamente para eso: despachar vino a los clientes sin tener que estar cerca de ellos.

Un invento que se extendió por toda la Toscana en aquellos años de peste negra y peste bubónica, especialmente intensa en Italia en 1630. Posiblemente no lo llamarían así, pero lo que ahora conocemos como distancia social se volvió un requisito imprescindible para mantenerse a salvo.

Así que algunos se las ingeniaron para poder seguir comprando y bebiendo vino sin riesgo de contagio a través de estas pequeñas aperturas. Tenían el tamaño justo para una botella o garrafa de vino y contaban con una puerta de madera para poder dejarlas cerradas.

Durante siglos quedaron olvidadas hasta que, durante el confinamiento por el coronavirus, alguien se acordó de ellas y pensó que sería una buena idea recuperar su uso original.

Foto: Asociación ‘Buchette del vino’

Han pasado más de 400 años y ahora toca la Covid-19 en lugar de la peste. Y en vez de vino a granel se utilizan para servir copas de vino o un Spritz a la hora del aperitivo. Pero se mantiene el espíritu original tan italiano: que una maldita pandemia no nos deje sin algo rico para beber. La Dolce Vita en tiempos de pandemia.

Lee el resto de la entrada »

‘Lucero 2018’, el vino de la semana

La última incorporación a la línea de referencias de la bodega Cruz De Alba se presenta con una interesante combinación de tradición -estamos en Ribera- y nuevos sistemas de cultivo ecológico y biodinámico para las pequeñas parcelas a partir de las que se elabora este tinto.

Aunque suene contradictorio, estamos ante un vino con mucha personalidad y una tirada corta (apenas 25.000 botellas de las 40 hectáreas dedicadas), pero que resultará familiar a los amantes de los tintos más frescos de la zona. El concepto que usan sus creadores es “bodega boutique” y, aunque pueda sonar un poco altisonante, en realidad define muy bien la esencia del trabajo que se hace aquí.

Fresco, con mucha fruta, acidez que facilita el copeo, estamos ante uno de esos vinos sencillos a los que les sienta genial un punto de frío en el servicio y que, además, puede presumir de una relación calidad-precio excepcional.

El precio oficial es de unos 9 euros pero, en realidad, en la tienda online de la propia bodega se puede encontrar por menos de 8. Así que, aunque es verdad que se plantea más para hostelería que para consumidor final, resulta difícil resistirse a tener en casa alguna botella a mano para este verano.

Variedades: 100% tempranillo

Zona: DO Ribera del Duero

Para hacerte el listo: aunque suponemos que será tan útil como la usada para personas (es decir, cero), las viñas se tratan con lo que se denomina “agrohomeopatía”.

Precio: 8 euros

20 Aldeas, el vino de la semana

Siempre es interesante asistir al nacimiento de un nuevo vino. Más cuando detrás está una bodega como Condado de Haza y una familia del sector como Fernández Rivera que, con este 20 Aldeas, quiere dar un pequeño toque de modernidad a su catálogo de tintos.

Un 100% tempranillo y certificado ecológico -también eso es parte de la adaptación a los nuevos tiempos- que en esta primera añada de 2018 llega con aires de cambio y frescura dentro de una bodega que, según nos explican sus responsables, quiere apostar por eso del terroir y la personalidad propia en una zona tan reconocida como Ribera del Duero donde muchas veces se buscan más estándares que solistas.

De todos modos, este 20 Aldeas se presenta como Vino de la Tierra de Castilla y León, lo que también refuerza ese perfil algo más informal. Pero que nadie se equivoque con esos guiños de modernidad porque estamos ante un vino con carácter y cuerpo que, eso sí, combina con una fuerte presencia de fruta lo que sirve para aligerar el conjunto.

¿Vamos a volver a decir lo de fácil de beber? Pues sí. Aunque también es verdad que este vino promete una evolución interesante en la botella. Así que, vamos con el consejo de siempre: mejor aprovechar su buena relación calidad-precio para comprar hacerse con dos botellas, una para probar ya mismo y otra para guardar un tiempo.

Variedades:  100% tempranillo

Zona: IGP Castilla y León

Para hacerte el listo: si siempre has querido decir eso de “taninos redondos” este es un buen vino para hacerlo.

Precio: 14 euros