Entradas etiquetadas como ‘vermouth’

El vermut afrodisíaco

Turmeon-03

Cada vez hay más vermuts en el mercado, con lo que establecer diferencias entre unas marcas y otras es una tarea cada vez más compleja. No sólo en lo que respecta a sabor, sino también a primera vista. Porque, igual que ocurre con el vino, reconozcámoslo: ante la duda, nos dejamos convencer por la etiqueta y el diseño.

En Turmeon lo tienen muy claro. Tras ese curioso nombre entre lo castizo y lo sugerente (turn me on, enciéndeme) está una veterana bodega familiar de vinos a granel de Morata de Jalón (Zaragoza), cuya historia se remonta a 1846. “Mi padre me cuenta  que antiguamente se vendían miles de litros de vermut, aunque cuando yo empecé en la bodega era algo anecdótico y solo vendíamos unos cuantos en un pequeño despacho de graneles que tenemos en nuestra bodega”, recuerdan sus creadores.

Pero el vermut ha vuelto -si es que alguna vez se fue-, las ventas han ido aumentando, y los fieles a éste de Bodegas Jaime llevaban tiempo lanzándole piropos y pidiendo que se animaran a embotellarlo. Así que el siguiente paso estaba claro, y es de lo más original.

¿Un vermut aragonés siguiendo la estela de otras marcas que han apostado por la reivindicación de un sabor de la zona mediante un vino base característico? En Turmeon han apostado por otro camino, y es que, según nos cuentan sus responsables, prefieren usar de base un vino lo más neutro posible. La importancia está -aseguran- en la combinación de botánicos que llevan décadas usando, y en incluir como parte de la receta un vino añejado, con una solera de entre 60 y 80 años.

Y es al hablar de los botánicos (canela, clavo, ajenjo… hasta doce) cuando los creadores de este vermut reivindican el carácter afrodisíaco de esta bebida. “Las principales hierbas con las que se macera nuestro vermut son afrodisíacas. Sumándole que el alcohol es uno de los lubricantes sociales más potentes que existen, tenemos un “cóctel del amor” maravilloso”, bromean. O no, porque visto así el nombre encaja perfectamente.

Lee el resto de la entrada »

El vermut se lleva

Vermut

El vermut está de moda. Qué gran noticia, ¿verdad? No sé por otras latitudes pero al menos en Barcelona es un tema sobre el que apenas se ha escrito y casi tan desconocido como el asunto de los gin tonic y los cupcakes. Grandes temas pendientes para el periodismo gastronómico de investigación.

Pero por si alguien todavía no se había percatado, por aquí el rito vermutero y las tascas de toda la vida compiten ahora con el mismísimo Primavera Sound en lo que a barbas y gafas de pasta se refiere. Hipsters y vermut, el no va más.

¿Pero qué pasa si esta sana costumbre de darle al vermut, las aceitunas, las conservas y la mojama nos pilla un poco lejos? ¿O si tenemos sin planchar nuestra camisa de cuadros preferida y no queremos presentarnos en el bar hechos unos zorros? Que no cunda el pánico, porque algunos locales se han puesto las pilas y comercializan unos estupendos kits para llevarse el vermut a casa.

Lee el resto de la entrada »