Entradas etiquetadas como ‘turrón’

Turrón de patatas fritas, ¿cuál es el problema?

El turrón más consumido en España no es ninguno de los tradicionales sino el de chocolate. Suponiendo que no podemos llamar también tradicional a una variedad aprobada hace ya unas cuantas décadas y que puede lucir el nombre de turrón.

Así nos lo explicaba recientemente el chocolatero Rafa Gorrotxategui que, además, aportaba un dato curioso: el mítico turrón Suchard de chocolate con arroz inflado se inventó y produjo durante muchos años en Donosti.

Fue esta variedad la que abrió la puerta a las decenas de sabores de lo más curiosos y exóticos que, desde hace años, pueblan las estanterías de los supermercados. Recetas con más o menos fortuna en los resultados, cierto, pero turrón de chocolate con cosas al fin y al cabo.

Sin embargo, por algún extraño motivo, el turrón de patatas fritas que desde hace un par de años lanza la firma Lay’s -este 2020 en colaboración con Albert Adrià- es una especie de sacrilegio que algunos no están dispuestos a tolerar.

Confesamos que nos da mucha pereza intentar averiguar si el delito está en las patatas fritas, en la marca de las patatas, en el chef o en llamar a eso turrón. Pero teniendo en cuenta que ninguna de esas cosas es nueva, cuesta entender las pataletas que se han podido leer estos días respecto al tema en cuestión.

Puede que sea una vertiente navideña del cansino purismo gastronómico: eso no es paella, eso no es turrón y blablabla. O simplemente una demostración de que siempre es más divertido y rentable, en términos de aplausos y aparente valentía, destrozar un producto o un restaurante que decir “a mi no me gusta, me parece una cerdada o no me interesa, pero oye…”

Porque el turrón en cuestión está bueno. Eso no es negociable. Lo probamos el año pasado, lo hemos probado este y la conclusión es la misma: está rico. De hecho, no es ninguna sorpresa, porque lo de combinar chocolate con sal y algo crujiente no es nuevo. Y es de sobra sabido que funciona ya en su versión más simple, así que en esta receta de “praliné de macadamia tostada, chocolate, caramelo, sal y patatas Lay’s Gourmet” imagínate.

Pero no se trata de eso, por supuesto. Es más, como todo el mundo sabe, para decir que algo es una mierda o no tiene sentido no hace falta ni siquiera probarlo.

Tampoco las críticas han ido por una vertiente que podía tener su punto. Porque, a ver, igual ahora mismo en el país hay cocineros que necesitan el apoyo económico de una multinacional más que Albert Adrià. Algo, por cierto, aplicable a muchas de las acciones de empresas desarrolladas durante estas Navidades y que han vuelto a contar con los mismos de siempre.

Total, que llevamos décadas comiendo chocolate con arroz inflado y ahora nos ponemos finos con las patatas fritas. Algo así comentaba con muy buen criterio el heladero Fernando Saenz alrededor de esta polémica turronera hace unos días. Así que menos indignación y postureo, añado yo a la que sería la respuesta perfecta para zanjar este tema.

Escribo esto, por cierto, tras acabar de zamparme un trocito de Suchard de chocolate blanco con Oreos, lo que deja el de Lay’s en una especie de liebre a la royal de los turrones.

Mi sobrino asegura que este de Oreos es el mejor del año y no he podido negarle que está bueno en términos de guarrindongada diseñada por gente malvada para que esté bueno y haya que repetir.

He repetido, de hecho. Mi único miedo no es ya que algún sesudo sabio gastronómico me diga que eso no es turrón, sino que el dedo acusador de SinAzúcar.org me recuerde que me he zampado un par de docenas de azucarillos.

La cerveza de turrón existe (y la hemos probado)

Las luces están encendidas, los escaparates decorados, los turrones desde hace semanas en los supermercados, así que ya no hace falta disimular más: la Navidad ya está aquí.

Y en Amstel este año se han venido muy arriba con eso de las ediciones especiales de cervezas y han lanzado una de turrón.

¿Cerveza de turrón? Sí, en serio. Si con la Cruzcampo de gazpacho o la Estrella Galicia de percebes o pimientos de Padrón pensábamos que ya se había llegado a lo más alto en este segmento, está claro que había margen para superarse.

Una edición especial de 150.000 botellas que promete combinar el frescor habitual de la cerveza con un toque de sabor navideño. ¿Pero de verdad sabe a turrón? Para comprobarlo, nos hemos visto obligado a ejercer de catadores de esta rareza.

Ojo que las cervezas de Navidad son algo más o menos habitual entre las artesanas y últimamente entre las industriales. También cervezas invernales, con calabaza, con especias e incluso con toques de chocolate o canela. Vaya, que los sabores dulces no son ajenos al mundo cervecero.

¿Pero turrón? Concretamente turrón de Jijona con un toque de miel, según leemos en la nota de prensa de Amstel. Evidentemente no se trata de echar un par de tabletas de turrón a la cerveza mientras fermenta, sino que aquí simplemente se añade aroma de turrón.

Lee el resto de la entrada »

Turrón sin azúcar: ni más sano ni ‘light’

Foto: GTres

Que la Navidad es una temporada muy dada a los excesos a la hora de comer no es ningún secreto. En realidad, se ganan menos kilos de los que se piensa y de los que algunas compañías y su discurso détox intentan hacernos creer cada mes de enero. Bastaría con un poco de sentido común y moderación para que estas dos semanas no acaben pasando factura.

Pese a ello, hay quienes han visto en productos como el turrón sin azúcar una posible solución para no renunciar a los caprichos navideños durante estas fechas, pero ingiriendo menos azúcar y calorías. ¿Pero realmente es así?

Dicho de forma rápida y sencillo: no. Así lo confirma Beatriz Robles, consultora de seguridad alimentaria, que ha comparado con todo lujo de detalles un turrón convencional con uno sin azúcar en un artículo que merece mucho la pena leer para acabar con unos cuantos mitos.

Lo primero: es importante tener en cuenta que los denominados turrones sin azúcar son en realidad “sin azúcares añadidos”. Es decir, contienen azúcares presentes de forma natural en los ingredientes utilizados, como las almendras.

Lee el resto de la entrada »

Receta de Navidad: turrón crujiente de chocolate

Turron_Principal_02

¿A quién no le gusta lucirse en la cocina en Navidades? Un turrón casero es una buena forma de conseguirlo, aunque es verdad que es una receta que, de entrada, asusta un poco. Al menos hasta que conocimos la fórmula de Lluís Costa, maestro chocolatero y autor del mejor croissant artesano del país este año.

Con él estuvimos practicando para elaborar estas barras de turrón de chocolate crujiente relleno de manzana confitada y diferentes especias. Pero es sólo una idea, porque una vez que aprendamos a hacer el praliné que sirve de base, podemos preparar el turrón con los ingredientes que más nos apetezca.

¿Lo más divertido? Atemperar el chocolate sobre la mesa y no caer en la tentación de comernos la mitad en el proceso. ¿Lo más complicado? Posiblemente poner el chocolate y el relleno en los moldes semicirculares, y conseguir sacarlo sin romper el bloque de turrón. Pero con un poco de práctica, seguro que para Navidad lo tenemos dominado y nuestro turrón casero de chocolate se convierte en la estrella de la comida.

Turron_Principal_01

Lee el resto de la entrada »

Recetas e ideas para aprovechar los restos de la cesta de Navidad

CestaNavidad

Fijo que vuestra cesta de Navidad ha sido como esta

Cuenta la leyenda que hay personas que estas pasadas fiestas todavía han recibido cesta de Navidad de su empresa. Teniendo en cuenta que tradicionalmente este aguinaldo en especie ya solía estar repleto de productos bastantes chuscos -de esos que aportan más volumen y peso que calidad- no hay que ser adivinos para suponer que este año la cosa habrá ido a peor. Donde había jamón -si es que alguien ha llegado a pillar una cesta de esas- ahora habrá chóped, para entendernos.

Total, que si somos de esos bichos raros con trabajo y cesta, llegado el 7 de enero es posible que nos encontremos con la despensa repleta de turrones que no tenemos intención de comer, latas de melocotón en almíbar -condenadas a hacerse amigas de las del año pasado, que todavía siguen ahí- algún roscón de vino, los infames coquitos a los que nadie hinca el diente… ¿Qué hacer con todo esto?

Como tirar comida es de lerdos, y lanzarla contra las ventanas de la CEOE en plan perfomance poética al grito de “¡Toma flexibilidad!” podría acarrearnos algún problema legal, hemos decidido afrontar esta vuelta al cole con una lista de recetas para aprovechar todas esas birrias gastronómicas. También ellas merecen una oportunidad.

– Mermelada de melocotón en almíbar. Aunque siempre está la opción de usarlo para montar un pijama -la madre de todos los postres viejunos- mejor si lo aprovechamos para hacer mermelada. Una lata bien escurrida, unos 150 gramos de azúcar (que bastante dulces son ya) y a fuego medio una media hora antes de triturarlo. Para darle un toque original, no estaría mal echarle un poco de jengibre o canela.

– Patatas a la riojana con ese chorizo “ibérico” fake. Si es que se le ve sin sacarlo del plástico, todo pálido y blandurrio. Ese chorizo tiene de ibérico lo que Ángela Merkel. Pero algo habrá que hacer con él. Primer paso, fuera del plástico y de la nevera -por supuesto- y dejarlo unos días para que se seque, a ver si conseguimos que mejore. Como los milagros no existen, en lugar de comerlo en crudo, lo podemos aprovechar para hacer unas patatas a la riojana. Que sí, que quedan mejor con un chorizo en condiciones, pero oye malas no van a estar.

Lee el resto de la entrada »

Turrón en dos texturas

Hemos sobrevivido a la Nochebuena y a la comida de Navidad. Nos hemos hartado de dulces hasta decir basta. Pero seguro que aún nos quedan unas cuantas barras de turrón -sobre todo del blando y del duro- a las que da como pereza atacar.

En La Gulateca hemos dado con la clave para dar una salida a este fondo de despensa y presentar un postre muy navideño con un toque diferente para las comidas y cenas navideñas que tenemos por delante. Se trata de una combinación de gelatina y espuma de turrón a la que hemos bautizado como turrón en dos texturas. Por aquello de darle un nombre de esos que lucen.

Lee el resto de la entrada »